Wuyuan, la más bucólica comarca china

Hace unos años ni siquiera aparecía en la guía Lonely Planet. Hoy, la comarca china de Wuyuan figura en la lista de los principales lugares que la famosa “biblia” de los mochileros recomienda visitar en el gigante asiático.

La belleza pura y simple de sus docenas de pueblos, los limpios paisajes de colinas de té, arrozales y flores amarillas, y, por supuesto, la amabilidad de sus gentes, han convertido a Wuyuan en una de las comarcas más recomendables para visitar en el país, cuando hace una década era un lugar dormido de la China rural.

Visitándola uno se maravilla de que durante tanto tiempo el lugar no fuera incluido en las rutas turísticas por el centro y este de China. No sólo por su belleza intrínseca, con los típicos pueblos de la cuenca del Yangtsé blancos y negros y con tejados escalonados, sino porque se encuentra muy cerca (80 kilómetros) de uno de los lugares más conocidos por el turismo chino: Huangshan, la mítica Montaña Amarilla, que ya ascendían los emperadores hace siglos.

“Tras visitar el pueblo de los Li, pues así se apellidan todos en Likeng, muchos turistas alquilan una moto o un taxi para visitar las cercanas terrazas de Jiangling, surcadas por pequeñas aldeas tranquilas y pintorescas”.

De hecho, al pie de esa montaña se encuentran dos pueblos muy similares a los de Wuyuan, llamados Xidi y Hongcun que, desde 2000, están en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO y aparecen en algunas escenas de la película “Tigre y Dragón”.

Wuyuan, con pueblos de similar aspecto a Xidi y Hongcun, no tiene nada que envidiar a éstos, aunque quizá la frontera provincial entre ambos dificultó las comunicaciones entre las dos zonas durante años.

Casas típicas para el turista

La situación, no obstante, ha cambiado en la última década: pueblos de Wuyuan como Wangkou, Xiaoqi, Xixiyancun o Jiangling tienen pequeños hoteles, en realidad casas de las familias acondicionadas para el turismo, tiendas de souvenirs y bares con el tradicional vino de arroz fermentado “mijiu” para los visitantes, preferentemente chinos, ya que el inglés aún es poco hablado en la zona.

El desarrollo turístico también ha hecho que, para entrar en estos pueblos, haya que pagar un pase especial, que sirve para todos los pueblos y con descuentos para estudiantes, algo que choca a los turistas extranjeros pero que, en realidad, es una costumbre repetida en prácticamente todos los pueblos pintorescos de China, incluyendo otros más famosos como Pingyao (norte) o Lijiang (suroeste).

Todo son indicadores de que Wuyuan ha salido del ostracismo y ya es una comarca popular y visitada por muchos turistas chinos, especialmente procedentes de Shanghái, pues gracias a nuevas autopistas ya sólo está a seis horas en autobús de la metrópoli china, un tiempo relativamente corto para los estándares chinos.

En el futuro aún podría mejorar su accesibilidad, ya que se está construyendo una línea de alta velocidad entre Pekín y Fuzhou (ciudad del sureste chino) que pasará por la zona y la unirá a la ahora lejana capital nacional en tan sólo cuatro horas, hacia el año 2015.

De hecho, la tranquilidad de la comarca se ve de vez en cuando interrumpida por explosiones lejanas: son barrenos dinamitando montañas para abrir paso a las vías de la alta velocidad.

Patria chica de Jiang Zemin

Una de las principales razones de que Wuyuan haya ascendido meteóricamente como destino turístico en China es política, ya que la familia del anterior presidente chino, Jiang Zemin, es originaria de uno de los más bellos pueblos de la zona, Jiangwan, donde prácticamente todos los vecinos se apellidan Jiang, como el ex mandatario.

El presidente de China entre 1993 y 2003 visitó durante su mandato en alguna ocasión la comarca  y prometió entonces a sus “parientes lejanos” que les ayudaría a que el lugar se diera a conocer entre los turistas, mediante la construcción de infraestructuras y la promoción nacional, como así ha sucedido y continúa ocurriendo.

La visita a Wuyuan suele comenzar en uno de los pueblos más bellos de la comarca, Likeng, quizá el más dotado de infraestructuras turísticas, como pequeños hoteles familiares o incluso conexiones gratuitas a internet para los visitantes.

El pueblo está surcado por un pequeño canal con puentes de piedra y madera, y está al pie de una pequeña colina, por lo que un pequeño paseo al altozano permite desde allí una soberbia vista del lugar, con observación de la puesta de sol opcional. Lo ideal es tomar el té que se cultiva en la zona, en una de las casetas de madera que hay en lo alto.

Sin aglomeraciones

Tras visitar el pueblo de los Li, pues así se apellidan todos en Likeng (a veces apodado “pequeño Likeng”, pues cerca hay una ciudad con el mismo nombre), muchos turistas alquilan una moto o un taxi para visitar las cercanas terrazas de Jiangling, surcadas por pequeñas aldeas tranquilas y pintorescas.

En lo alto de las terrazas, si se visita la zona a finales de marzo o principios de abril, uno asistirá al inigualable espectáculo de un mar amarillo de flores de colza que se extiende por las laderas y el valle durante kilómetros y kilómetros, quizá la estampa que ha hecho más famosa a la comarca de Wuyuan.

Tras estas paradas casi obligadas, el abanico de posibilidades se abre a lo grande: se puede visitar Jiangwan, con su peculiar culto al expresidente Jiang en fotos colgadas en toda la ciudad… O la cercana Wangkou, encajada en el meandro de un río, otro lugar inigualable para las puestas de sol.

O el Puente del Arco Iris (Caihongqiao), un antiguo puente de piedra y madera de 140 metros y con más de mil años de historia, pues fue construido en la antigua dinastía Song.

Son muchas las atracciones de Wuyuan, pero quizá la mayor es la tranquilidad, en un país donde los destinos turísticos se ven inevitablemente invadidos por hordas de visitantes, una de las desventajas de un país superpoblado.

En Wuyuan todavía es posible que los locales te inviten a una cena, una taza de té o un cigarrillo, mientras te cuentan, con el típico acento sureño del Yangtsé, cómo los Guardias Rojos destruyeron las decoraciones de madera de su casa familiar.

 

https://estilolexus.lexusauto.es/wuyuan-la-mas-bucolica-comarca-china/