Una granja de lujo

El mundo de la joyería de lujo sabe que se avecinan nuevos tiempos en los que la competencia cada vez es mayor y en el que las tecnologías serán las aliadas más poderosas para destacar.

En una marca como Cartier, con tradición, reconocida por su estilo sofisticado, calidad y diseño, saben que cada una de sus piezas es un reflejo del trabajo realizado por todo el equipo que llega al cliente.

CartierCartier cuenta con 5 fábricas en Suiza destinadas a la fabricación de relojes y componentes, pero una de ellas cuenta con un origen peculiar, y es que antes de ser la fábrica destinada producir los relojes de Cartier Haute Hotologerie era una típica granja suiza de más de 33.000m2.

La Chaux-de-FondsSituado a las afueras de La Chaux-de-Fonds, Maison des Métiers d’Art que es como la bautizaron, poco tiene que ver con una granja de 1872, totalmente renovado el edificio con grandes ventanales fábrica al año más de 450.000 relojes.

Está dividida en tres plantas: I+D, la planta de fabricación y el taller de restauración de piezas antiguas y servicio al cliente. Y es que sólo en la parte de desarrollo de movimientos trabaja un total de 35 personas y de cada modelo se hace un prototipo en 3D.

El compromiso de la marca suiza con la artesanía se refleja en las grandes inversiones que realizan el grupo al que pertenece, Richemont, que destinó 100.000 millones de francos suizos a crear un campus que pretende formar a las futuras promesas de la relojería y convertirse en un centro de creación e investigación.

https://estilolexus.lexusauto.es/una-granja-de-lujo/


Cayetana Vela
Socia fundadora de la empresa Luxurycomm (@luxurycomm) de estrategias digitales para marcas de lujo. Cayetana además es autora del blog de marcas de lujo Miss and Chic (@missandchic) y colaboradora habitual de diferentes publicaciones como The Luxonomist , Mujer Hoy o la revista de lujo de la Razón.