Todo por un sueño

Rendirse en los brazos de Morfeo resulta ser el mejor método para preservar la belleza y la juventud. Mientras  se duerme, el cerebro, gran consumidor de oxígeno y azúcares, es capaz de regenerar las neuronas y potenciar la capacidad de defensa del organismo.

Dormir poco o mucho y mal repercute en la salud. A lo largo de la noche, el sueño pasa por dos fases: no REM y REM. La primera  conduce a un sueño profundo, mientras que en la segunda surge una actividad cerebral provocada por los sueños, muy parecida a la que se tiene en la vigilia.

La actividad nocturna también se encarga de producir lípidos, aumentar la producción de colágeno y segregar hormonas esenciales para la belleza. “Aunque resulte extraño, el sueño está ligado a la hormona melatonina, encargada de estimular la regeneración de las células”, afirma la doctora Benalal.

“Un sueño reparador es imprescindible para rendir al día siguiente y vivir más y mejor. Gracias al sueño, el sistema nervioso se conserva en buen estado y el inmunológico aumenta su resistencia”.

Un sueño reparador es imprescindible para rendir al día siguiente y vivir más y mejor. Gracias al sueño, el sistema nervioso se conserva en buen estado y el inmunológico aumenta su resistencia. Respecto a la circulación sanguínea, al corazón le cuesta menos bombear la sangre, con lo que la presión arterial disminuye.

Cuando se duerme bien el cerebro descansa y obtiene mayor agilidad y capacidad de memoria. Los científicos advierten de que es necesario dormir 7 u 8 horas en un lugar adecuado.

De no ser así, surge el estrés, la irritabilidad, aparecen contracturas y se descompensa el sistema inmunológico. Siempre que no exceda de treinta minutos, la siesta resulta fantástica para aumentar el rendimiento de trabajo y equilibrar el estado emocional.

Además de cansancio y mal humor, dormir poco o mucho y mal provoca hinchazón en los párpados, ojeras y signos de fatiga. Felicidad Carrera, experta en belleza, afirma “que dormir ocho horas es la mejor cura de belleza, ya que durante el descanso se respira mejor, por lo que el oxígeno llega con más facilidad a las células y la dermis se recupera del daño sufrido por los radicales libres, los rayos UV o la polución”.

“Mientras se duerme hay productos que combaten la celulitis, nutren la piel, regeneran el cuero cabelludo, repara el ADN, queman calorías, borran las líneas de expresión, reparan los daños por el astro sol, restauran las manos o descongestionan los pies”.

Entre las cuestiones de belleza se ha puesto de moda el concepto de “mientras se duerme” y así, protegidos bajo ese paraguas han surgido una serie de tratamientos y productos que velan por el bienestar físico y psíquico, el cuidado de la piel y la reorganización de los procesos de la memoria.

Y mientras se duerme hay productos que combaten la celulitis, nutre la piel, regeneran el cuero cabelludo, reparan el ADN, queman calorías, reducen los michelines, borran las líneas de expresión, reparan los daños ejecutados por el astro sol, restauran las manos  o descongestionan los pies.

Hábitos nocturnos

Por la noche, una vez en casa y más relajada, es el momento de salvaguardar y reparar la piel de las agresiones diarias. “No se debe privar a la piel de los beneficios de las cremas nocturnas, actúan con más precisión gracias a la relajación total de la piel, lo que facilita la mejor penetración de los activos que lleven en su fórmula”, cuenta Felicidad Carrera.

“Lo más importante es limpiar y retirar las impurezas”, subraya Carrera, a quien le gusta trabajar la limpieza con productos oleosos.

A continuación, se debe aplicar serum y nutrientes específicos de noche, en función de la edad y del tipo de piel de la mujer. Por ejemplo, “Prodigy Powercell Night Shot“, de Helena Rubinstein, con células nativas vegetales de Oceanic Crista, está diseñada para reparar y regenerar.

“Además de cansancio y mal humor, dormir poco o mucho y mal provoca  hinchazón en los párpados,  ojeras y signos de fatiga”.

Para ayudar a su mejor absorción, lo ideal es aplicar un gramo de crema repartido en varias zonas del rostro -frente, nariz, mejillas y barbilla-. A continuación, extender con movimientos simétricos y circulares hacia el exterior. No se debe pasar por alto ni el cuello ni el escote, zonas muy sensibles al envejecimiento.

Una vez a la semana es conveniente realizar una exfoliación que elimine las células muertas y aplicar una mascarilla que cierre los poros y aporte luminosidad.

¿Se rejuvenece mientras se duerme?

Con materiales de hace más de 200 años como el algodón egipcio y la lana de oveja merina, Biovital ha fabricado un colchón “con propiedades que favorecen la regeneración celular, que promete reducir de estrés y unos dulces sueños”, explica Gregorio Mora, gerente de BioVital, empresa que ha estudiado los campos electromagnéticos para favorecer la producción de melatonina y así regenerar las células.

Este colchón está considerado como lo último en tratamientos de salud y belleza. “Catedráticos de la Universidad de Alcalá de Henares han demostrado su eficacia como objeto que lucha contra el  envejecimiento, los antioxidantes naturales, el estrés oxidativo y los radicales libres, además de prevenir enfermedades degenerativas”, añade Mora.

https://estilolexus.lexusauto.es/todo-por-un-sueno/