Terraceando… por fín!

Después de mucho mal tiempo y de amenazas constantes de ausencia de verano, por fin brilla el sol y suben los termómetros. Por supuesto, la consecuencia es ver miles de mesitas al aire libre repletas de gente.

Por la ley antitabaco han proliferado muchas terrazas a pie de calle pero si lo que buscáis son pequeños oasis en la ciudad, aquí tenéis algunas propuestas.

terraza1

Empiezo por los homenajes gastronómicas, mi gran debilidad. Quizás el mejor sitio es La Terraza del Casino cuya cocina dirige Paco Roncero, uno de los mejores cocineros de Madrid. Solo se puede cenar en la terraza porque a mediodía el sol calcina. Las vistas a los edificios históricos de la calle Alcalá son únicas.También el gran Sacha sale al aire libre los meses de verano a su bonita terraza del norte de Madrid.

La novedad este año es poder cenar en el jardín de Ramón Freixa solo viernes y sábados y, también, tomar un magnífico brunch los domingos.

Terraza2

El restaurante T.A.R.T.A.N de Javier Muñoz-Calero se ha trasladado desde un local más bien oscuro a un sitio emblématico, la azotea del Círuculo de Bellas Artes adoptando el nombre Tartan Roof. La oferta gastronómica es amplia y divertida. Muy bueno el duo de tartares, el hummus con azafrán. También las ensaladas o la hamburguesa. Eso sí, si tenemos un día de viento, no es el lugar!

Hace unos meses cerraba El Chaflán, uno de los primeros restaurantes de cocina de autor en Madrid, y acaba de resurgir como Ave Fenix transformado en la Posada del Chaflán, restaurante, bar y cocktail lounge. Uno de esos lugares donde puedes tomar algo desde las 7 de la mañana hasta bien entrada la noche.

panoramica rest_2

Y si lo que queremos es disfrutar del aire libre y picar algo en un ambiente muy relax, el nuevo The Patio, en Santa Bárbara, es una gran elección. Además, puedes hacer unas compras primero en el pop-up store que han abierto dentro del palacete.

En la calle Padilla encontramos un jardín interior con mucho encanto, Donde Mónica, para tomar lo que queramos en su horario continuo. El Café del Jardín del Museo del Romanticismo es el enclave perfecto para un desayuno y una merienda tranquila y bucólica. Más animada y moderna es la azotea del Hotel Urban o la terraza de La Cocina de San Antón en pleno barrio de chueca.

Acabo con el grupo Le Cabrera que se hizo hace unos años con la Casa de América. Cenar en Cien Llaves, asesorado por Juanjo López de La Tasquita de Enfrente, y acabar tomando los cócteles de Diego Cabrera es un plan para hacer, por lo menos, una vez cada verano.

¡Disfrutad del buen tiempo!

Artículo de Alejandra Ansón

https://estilolexus.lexusauto.es/terrazeando-por-fin/