Nuestro planeta está cubierto por las dos terceras partes del océano. El mar nos dio el don de la vida y a su vez su inmensidad inspiradora. Twothirds es una marca masculina ubicada en San Sebastian que te ayudará a bandear el entretiempo profundamente conectado al mar. Pequeña1 Twothirds cuenta con un claro objetivo, dirigirse a personas de ideas afines, personas despiertas y conscientes del inmenso valor de nuestros océanos, personas profundamente conectadas al surf con sed de sustancia y estilo. Pequeña5 Utilizando el 10% de su margen de utilidad bruta, esta firma masculina apoya activamente las medidas para proteger y preservar nuestros océanos, así como crear conciencia y educar a través de su Programa de Sentintel. Se trata de la primera marca de ropa que reemplaza sus bolsas de poliéster por un envase que se va a deshacer completamente en sustancias naturales y no producen residuos nocivos. Pequeña3 Utilizar algodón orgánico, métodos de teñido sin cloro, minimizar el uso de agua y reutilizar telas de stock muertas con los sobrantes de tejidos acabados son algunas de sus maniobras de reciclaje. Si a esto le añadimos una estética práctica, cómoda, surfera y exquisita el resultado no puede ser más absolutamente evocador. Pequeña Twothirds, es el futuro escrito en letras mayúsculas, no la pierdas de vista.
Hace ya cuatro años que se presentó ante el mundo como un aparente prototipo. Pero Adastra Yacht ya es una realidad. Sus 140 metros de eslora y su línea aerodinámica lo convierten en un capricho irresistible para todo millonario amante del mar. Pequeña No es un pájaro pero tiene alas, no es un avión pero es capaz de albergar en su interior a 15 pasajeros. John Shuttlewoth Yacht diseñó la arquitectura de esta nave, su interior y su rendimiento como una de las embarcaciones de diseño más características de los últimos tiempos. Pequeña1   Su velocidad de crucero alcanza una optimización de 10.5 nudos y tan solo consume unos 4.4 litros de combustible por hora. Descrito por la revista Boat como uno de los súper yates más increíbles del mundo, pertenece a un magnate naviero llamado Antonio Marden, quien planea cruzar el mundo con su yate a medida, y le ha costado la friolera de 9,5 millones de libras. Pequeña6 Su creador, John Shuttlewoth es toda una eminencia en el mundo de la industria náutica y es reconocido por la seguridad de sus barcos. El diseño interior de Adastra ha sido creado a su vez por los japoneses Jepsen y fabricado por McConaghy Boats. Su línea futurista se ha ganado el reconocimiento de todos los premios 2013 concedidos en alta mar. Pequeña7     Pequeña2   Pequeña3   Pequeña4
Con una estrella Michelin, este restaurante mallorquín especializado en cocina creativa y fuerte presencia de producto local, cuenta con unas vistas privilegiadas al mar Mediterráneo. Si planeas visita este verano Es Fum es de obligada visita. Ubicado en Palmanova, a pocos kilómetros de Mallorca en el complejo hotelero St Regis, Es Fum está regentado por el jefe de cocina Thomas Kahl. De entre sus productos se encuentra lo mejor de Mallorca y Las Baleares así como una impresionante selección de delicias de Europa, América y el Pacífico. Sus platos, inspirados en la cocina mediterránea donde se fusiona el legado clásico con cocina creativa, y servicio insuperable, así como una selección altamente cuidada de vinos y licores, elegidos y servidos por sus expertos sumilleres hacen de la visita a este restaurante con estrella una experiencia única y especialmente romántica. Es Fum es el restaurante idóneo para disfrutar de un momento único y romántico en pareja.

01

Islas Maldivas es uno de los destinos clásicos de luna de miel. ¿Cuál es el secreto para que este paraíso siga sorprendiendo a miles de parejas de recién casados? Un entorno de ensueño de aguas transparentes y de un hermoso azul turquesa, playas largas de arena blanca y miles de actividades deportivas teniendo como telón de fondo los atractivos de las islas. Nada que envidiar a otro clásico de viajes de novios, el Caribe.

Las deliciosas Maldivas, al suroeste de Sri Lanka, tienen muchas cosas que ofrecernos y, pese a que podamos pensar que la gran afluencia de turismo haya podido afectar al aspecto de las islas con el tiempo, sus efectos negativos en la zona están perfectamente controlados con visitas regulares y reducidas a determinados pueblos y playas. Incluso, para la visita a determinadas islas nos será necesario un permiso especial expedido por el propio Ministerio de Turismo.

02

Esta conciencia ha dado lugar a un paisaje único, cuidado y respetuoso con el medio ambiente, un destino en el que podremos disfrutar vivir experiencias únicas como las que aquí te presentamos:

  • El alojamiento en las Islas está concentrado en alguno de los tres atolones próximos a su capital, Malé. Son complejos turísticos situados en pequeñas islas de coral en forma de anillo con lagunas interiores con las que se comunica al mar a través de pasos estrechos.
  • La capital de Maldivas es muy peculiar ya que alrededor de las clásicas edificaciones puramente rurales surgen edificios más grandes, donde se alojan los cien mil habitantes que puede llegar a acoger la Isla de Malé en su época más turística.
  • Si queremos sentirnos como Indiana Jones en alguna de sus aventuras, no debemos faltar a nuestra cita en la Isla de Kudahuvadhoo, en donde se guardan misterios arqueológicos, tumbas, ruinas de templos budistas y antiguas mezquitas.
  • La isla Fuamulaku es la más exuberante de todas las islas que componen Maldivas. En ella se encuentras frutas y verduras que no solemos encontrar en los mercados de occidente.
  • Quizá uno de los secretos para que Islas Maldivas siga siendo un destino predilecto para recién casados es la increíble oferta de spas y experiencias culinarias. Islas Maldivas cuenta con el primer spa bajo el agua del mundo, una forma única de descubrir el fondo marino que no siempre está al alcance de nuestros sentidos.
  • Buceo, pesca, submarinismo, son algunas de las alternativas que ofrecen las Islas para disfrutar al máximo de nuestro viaje, tanto si somos expertos como principiante. El Arrecife Banana es uno de los mejores lugares para encontrarnos en directo con la flora y fauna marina de las islas: corales, tortugas, langostas, peces de mil colores y abundantes rayas.
  • Una cena romántica sólo para dos en una playa desierta es posible también en Maldivas. Un buen broche final a un inolvidable viaje al “último paraíso sobre la Tierra”.
¡Sumérgete en las aguas de Maldivas con Kuoni con esta oferta para los lectores de Estilo Lexus! 03

El verano se acerca y las ganas de darse un chapuzón o divertirse en el mar aumentan. Atrás han quedado los años en que el buceo se consideraba un deporte “extremo”, hoy esta actividad se ha vuelto popular en todo el mundo.

En 1943, en la II Guerra Mundial, el explorador francés Jacques-Yves Cousteau (1910-1997) junto con el ingeniero francés Émile Gagnan (1900-1979), inventó un aparato para sumergirse bajo el agua: la escafandra autónoma, dispositivo que permite el buceo sin dependencia de suministro de aire desde la superficie y que une dos inventos anteriores: el regulador, una válvula que se abría cada vez que el buzo inhalaba, y la botella de aire comprimido.

“PARA EMPEZAR A BUCEAR NO SON NECESARIAS NINGUNAS CARACTERÍSTICAS ESPECIALES. INCLUSO LAS PERSONAS DE EDAD AVANZADA Y LOS NIÑOS SE DEDICAN A ESTA ACTIVIDAD. SON SOLO LAS CONTRAINDICACIONES MÉDICAS QUE PUEDEN IMPEDIR LAS INMERSIONES”.

El dispositivo denominado “Aqualung”, o pulmón de agua, facilitó enormemente la exploración acuática.

Hasta hace poco el buceo recreativo se practicaba solo en las esferas militar o industrial. Hoy está experimentando un “boom”. Existen miles de centros de buceo por todo el mundo. Esta actividad ya no es un deporte extremo sino una actividad recreativa familiar. El mundo del mar es una de las partes más interesantes de nuestro planeta. El ser humano siempre se ha sentido atraído por los misterios de las aguas profundas.

Barcos hundidos, cuevas, paisajes nocturnos, encuentros con delfines y tiburones, rodaje submarino son algunas de las posibilidades que nos ofrece el buceo. “Mucha gente viene a aprender a bucear después de ver los documentales de Jacques Cousteau”, dice Arturo Ruiz López, instructor de buceo de la escuela Oceanía de Madrid, España.

Arranca la aventura

“Para empezar a bucear no son necesarias ningunas características especiales. Solo tienes que saber nadar y estar tranquilo en el agua. Pero hay que tener en cuenta que el buceo, como toda actividad de aventura, tiene sus riesgos”, advierte el experto.

“Para poder practicarlo con seguridad es imprescindible adquirir los conocimientos básicos y obtener una certificación. Es lo mismo que sacar el carnet de conducir”, matiza Ruiz López.

Actualmente hay muchas escuelas que ofrecen cursos para aprender las reglas básicas de seguridad bajo el agua. Su precio es de unos 450 dólares. Para no preocuparse por la validez del certificado en el extranjero, es recomendable optar por sistemas mundialmente difundidos como el de PADI (Asociación Profesional de Instructores de Buceo), la escuela de formación y evaluación más rígida y centralizada que existe. Su sede se encuentra en Estados Unidos y desde allí controla los centros locales por todo el mundo.

“EL BUCEO APORTA GRANDES BENEFICIOS PSICOLÓGICOS PARA LA SALUD. “SIENDO UNA ACTIVIDAD EN EL ENTORNO NATURAL QUE REQUIERE LA TRANQUILIDAD Y LA PAZ, EL BUCEO AYUDA A RELAJARSE Y ESTAR DE BUEN HUMOR”, EXPLICA LA DOCTORA BÁRBARA MOLINA GIL DE LA CLÍNICA BUCEO Y SALUD DE LA CAPITAL DE ESPAÑA”.

“El buceo es una actividad accesible para todas las edades”, comenta Arturo Ruiz López. “En muchos países al cumplir 10 años los niños ya pueden dedicarse a hacer inmersiones. Las personas de edad avanzada también son bienvenidas a condición de que se hayan realizado un reconocimiento médico por un especialista en medicina subacuática e hiperbárica”.

“Existen contraindicaciones absolutas que impiden bucear. Son las enfermedades graves, como por ejemplo, la epilepsia o problemas importantes de los oídos”, añade la doctora Bárbara Molina Gil de la clínica Buceo y Salud de Madrid. “Existen otras enfermedades que pueden contraindicar la práctica del buceo, por eso se debe hacer una evaluación individual de cada caso”.

“Aunque el buceo recreativo no se considera peligroso para la salud, al practicarlo regularmente es necesaria una revisión médica cada dos años”,  indica la doctora.

Una forma de pensar

Una vez recibido el primer grado de la calificación de los buceadores que se llama “Open Water Diver” y comprado un seguro de accidentes que cuesta alrededor de 45 dólares, llega la hora de pensar en el equipo necesario.

“Al principio se puede alquilar todos los componentes del equipo básico en los centros que organizan inmersiones en aguas abiertas”, aconseja Arturo Ruiz López. “Luego, si te apasionas por esta actividad, ya tendrás que comprarse uno en algún momento”.

De hecho, es mejor que no invierta dos mil dólares (1.500€) en su propio traje, chaleco hidrostático, regulador, aletas, máscara y botas sin estar seguro de que el buceo realmente le gusta. “Debido a los precios, el público que se anima a practicar buceo suele encontrarse entre los 30 y 35 años con poder adquisitivo medio alto”, señala.

“EL “AQUALUNG”, DISPOSITIVO QUE PERMITE SUMERGIRSE BAJO EL AGUA, INVENTADO EN 1943 POR EL FAMOSO EXPLORADOR MARINO JACQUES-YVES COUSTEAU Y EL INGENIERO FRANCÉS ÉMILE GAGNAN, FACILITÓ ENORMEMENTE LA EXPLORACIÓN ACUÁTICA”.

Como cualquier pasatiempo activo, el buceo ayuda a mantenerse en buena condición física, pero los beneficios más grandes que tiene para la salud son a nivel psicológico. “Siendo una actividad en el entorno natural que requiere la tranquilidad y la paz, el buceo ayuda a relajarse y a estar de buen humor”, explica la doctora Bárbara Molina Gil.

Practicar buceo es sentirse parte del club especial que tiene su propio lenguaje y sitios de reuniones. Los buceadores comparten la admiración y respeto hacia el mundo submarino. Algunos creen que el buceo es una determinada forma de pensar y vivir, una filosofía de vida que une a la gente de diferentes países y edades.

A más de tres mil metros sobre el nivel del mar se encuentra la estación de tren más alta de Europa. Se llama Jungfraujoch y está debajo del pico Jungfrau, una cota mítica para montañeros y esquiadores amantes de los Alpes suizos, que temen que el llamado "techo de Europa" se convierta ahora en una especie de Disneylandia de las nieves.

Poder llegar a este lugar inigualable es obra de un industrial suizo, Adolf Guyer-Zeller, que en 1893 tuvo la idea de llevar el tren hasta esta cota mientras caminaba un domingo de agosto por la montaña acompañado de su hija, según cuenta la leyenda.

Seis meses después, Guyer-Zeller presentaba un borrador de su idea ante el Consejo Federal (Gobierno) de Suiza, con la idea de excavar en la montaña un túnel que permitiera llevar un tren cremallera hasta este punto en el plazo de cuatro años.

El proyecto fue aprobado y puesto en marcha en un momento de euforia industrializadora en toda Europa (este tren es contemporáneo de la torre Eiffel) y de fascinación colectiva de los suizos por la red ferroviaria, un espíritu que sigue presente hoy en día en el país más montañoso de Europa.

El resultado, inaugurado en agosto de 1912, fue el segundo tren cremallera más alto del mundo (por detrás del Pike's Pike estadounidense, que sube hasta los 4.302 metros de altura) y el que más distancia recorre por el interior de un túnel (7.300 metros).

Urs Kessler, consejero delegado de Jungfrau Railway, afirma que hoy en día, justo 100 años después de su entrada en funcionamiento, sería impensable un proyecto de estas características.

A bordo de uno de los trenes que tardan algo más de dos horas en unir la localidad de Interlaken con Jungfraujoch, Kessler explica con pasión que esta vía ferroviaria "es una obra maestra incomparable, porque se adelantó a su tiempo y porque actualmente sería inconcebible".

"No solo por el dinero. Nadie se metería hoy en una aventura financieramente tan costosa. Física y técnicamente, podríamos llegar hasta la cima del Jungfrau (4.158 metros), pero sería imposible lograr los permisos legales, dada la influencia actual de los movimientos ecologistas", dice Kessler.

Patrimonio Natural de la Unesco

Además, la zona fue declarada patrimonio natural de la UNESCO en 2001, por lo que está prohibido construir más.

El túnel por el que sube este tren, en el que resulta difícil mantener de pie el equilibrio en los momentos de mayor pendiente, sigue el siendo el mismo que cavaron con picos, palas y dinamita, un grupo de obreros italianos, mano de obra barata que trabajó en condiciones extremadamente penosas y que dejó su sangre en el lugar.

Treinta de ellos murieron durante los 16 años que finalmente se tardó en abrir esta vía, que hoy da trabajo a 630 personas y genera unos ingresos anuales de unos 150 millones de euros.

El lugar se ha convertido en uno de los lugares de parada obligatoria para cientos de miles de asiáticos que anualmente visitan Suiza, por lo general en el marco de viajes organizados por todo el continente.

Kessler reconoce sin complejos que se trata de una operación deliberada de marketing para atraer un mercado pujante que contrarreste el pesimismo económico que hay en Europa.

"La estrategia de ventas en Asia -explica- ha sido extraordinariamente exitosa. Nuestro objetivo es que la marca Jungfrau siga siendo interesante, un nombre reconocible como Gucci o Patek Philippe. Queremos que cale el mensaje de que no merece venir a Europa si no se visitan París y este techo de Europa".

“EL OBJETIVO DE LA COMPAÑÍA FERROVIARIA ES QUE 700.000 PERSONAS VISITEN ANUALMENTE EL LUGAR ATRAÍDAS, NO SOLO POR SU BELLEZA NATURAL, SINO POR LA POSIBILIDAD DE COMER CON UNO DE LOS GLACIARES MÁS IMPRESIONANTES DE EUROPA COMO TELÓN DE FONDO, O COMPRAR UN RELOJ DE LUJO EN LA RELOJERÍA MÁS ALTA DEL MUNDO”.

Kessler concede esta entrevista en el marco de un viaje organizado para periodistas del todo el mundo, un grupo de medio centenar de profesionales, de los cuales el 90 por ciento provienen de Asia: chinos, japoneses, tailandeses, indonesios e indios, a los que Jungfrau Railway ha traído hasta la otra esquina del mundo en un viaje de cuatro días con todos los gastos pagados.

Jungfrau Railway quiere seguir vendiendo imagen, aunque su consejero delegado asegura que "no queremos ser un Disneylandia de las montañas, sino aprovechar las posibilidades del mercado para crear y traer riqueza a esta zona de Suiza".

La vía que sube hasta Jungfraujoch funciona todo el año y en la temporada alta, entre mayo y septiembre, puede subir hasta la estación a 5.000 personas diarias.

El objetivo de la compañía ferroviaria es que 700.000 personas visiten anualmente el lugar, atraídas no solo por su belleza natural, sino por la posibilidad de comer con uno de los glaciares más impresionantes de Europa como telón de fondo o comprar un reloj de lujo en la relojería más alta del mundo.

Turismo entre montañeros y esquiadores

Resulta chocante ver en el lugar a mujeres que salen a pisar la nieve con zapatos de tacón o a turistas que llevan consigo botellas de oxígeno para combatir el mal de altura. La ascensión es rápida y la falta de aclimatación hace que muchas personas sientan malestar cuando llegan al Jungfraujoch, algo que tratan de combatir los empleados de la compañía ferroviaria con agua, café y croissants.

“A BORDO DE UNO DE LOS TRENES QUE TARDAN ALGO MÁS DE DOS HORAS EN UNIR LA LOCALIDAD DE INTERLAKEN CON JUNGFRAUJOCH, URS KESSLER, CONSEJERO DELEGADO DE JUNGFRAU RAILWAY, EXPLICA CON PASIÓN QUE ESTA VÍA FERROVIARIA "ES UNA OBRA MAESTRA INCOMPARABLE, PORQUE SE ADELANTÓ A SU TIEMPO Y PORQUE ACTUALMENTE SERÍA INCONCEBIBLE".

Los turistas se mezclan con los montañeros y esquiadores, que tienen en esta estación ferroviaria un lugar casi mítico.

Los primeros, porque están sólo a 700 metros de coronar una de las montañas más legendarias de los Alpes y los segundos porque tienen la opción de bajar esquiando el glaciar Aletschgletscher, el más grande de Europa, en una pendiente continua de 23 kilómetros en medio de un paisaje sobrecogedoramente bello.

Los que están más en forma hacen el trayecto completo. Cuatro o cinco horas de pistas casi vírgenes, incluso bien entrada la primavera.

Víctor Riverola, montañero, escritor y periodista español, autor de numerosos libros y reportajes de montaña, afirma que "aunque parezca extraño, la llegada del cremallera al Jungfraujoch se ha visto siempre como algo positivo desde el punto de vista del esquí y la escalada, porque ha acercado las grandes cumbres (Eiger, Monch, Jungfrau o Finsteraarhorn) a miles y miles de alpinistas, que se han ahorrado la brutal caminata de subida a través del glaciar".

"Lo único que no gusta y que empieza a cansar es la masificación", dice Riverola, que teme que por un mayor beneficio económico "se decida cambiar los horarios, y en vez de un tren cada hora, dejen subir un tren cada media hora, colapsando la montaña". Riverola destaca que este tren "ha salvado muchas vidas". "Gracias a las ventanas de la cara norte del Eiger (estación de Eigerwand) y a las de la antigua estación del Rotstock, ahora fuera de servicio, se han podido realizar muchos rescates". "Si a esto le sumamos que en el Jungraujoch hay un centro de investigaciones científicas de primer nivel, el resultado es que el cremallera tiene su utilidad, por muy excesivo que pueda parecer ver a miles de japoneses, indios y chinos a 3.500 metros, vestidos de calle y con una bufanda de marca", señala.

Riverola deja una recomendación para quien quiera disfrutar de la parte menos comercial de la experiencia: "tomar el primer tren de la mañana, que sale aproximadamente a las 06.30, el que suelen tomar los escaladores y esquiadores de montaña. Ofrece un descuento muy interesante, evitas colas y aglomeraciones, y puedes ver amanecer en la ascensión. Es maravilloso".

Jordania ha sabido conjugar en su territorio lo más destacable de uno de los elementos que existen en la Naturaleza,  “la tierra” (los otros son aire, mar y fuego), aprovechando su estructura y variedad  como piedra, arena y barro, para configurar una serie de tesoros que en su territorio, y sólo en él, pueden ser admirados por los viajeros.

Piedra es Petra,  la mítica ciudad que hace más de 2.000 años “fabricaron”  los nabateos de la nada;   arena es Wadi Rum,  un desierto histórico destacado en sus relatos por el británico Lawrence de Arabia quien se impresionó ante su espectacular orografía de valles casi ocultos;  y barro es el que ofrece el Mar Muerto, unido a su salinidad, para permitir tratamientos de belleza, y quien sabe si de rejuvenecimiento, superando así la típica fotografía de leer un periódico flotando en su superficie.

Petra, donde la roca habla

Algo más de tres horas desde que se deja atrás la capital, Ammán, y a través de  una buena carretera se llega a la primera explosión del elemento tierra: la piedra.

La leyenda cuenta que un nómada que buscaba uno de sus  dromedarios perdido tras una tormenta, se adentró en un profundo y estrecho desfiladero siguiendo sus huellas. Tras recorrer más de dos kilómetros  descubriendo un camino insospechado entre paredes de un colorido refulgente que iban ganando en altura, llegó hasta una pequeña explanada, donde encontró al animal que se había detenido a comer unas matas de hierba. El  viajero se maravilló por el camino recorrido y pensó en las posibilidades que había allí, tras el desfiladero, de establecerse. Con esta idea regresó sobre sus pasos y comunicó a sus compañeros lo que había visto. Era un lugar seguro, fácilmente defendible, desde el que dominar los caminos que cubrían las caravanas.

“Piedra es Petra,  la mítica ciudad que hace más de 2.000 años “fabricaron”  los nabateos de la nada. Posiblemente una de las más fotografiadas del mundo, e incorporada a cómic clásicos como el título “Stock de Coke” de Tin Tin, o al cine, con Indiana Jones y la “Última Cruzada”, entre otros.”

Y quizás fue de esta forma como los nabateos decidieron hacer de aquel desfiladero y del subsiguiente valle el lugar idóneo para asentarse y tallar en la piedra una de las ciudades más bellas del mundo hace más de 2.000 años: Petra, donde la roca habla.

La mejor hora para visitar Petra es no más tarde de las 8,30 horas, ya que hay pocos madrugadores que quieran recorrer el desfiladero, el Siq, y sus más de dos kilómetros de longitud tan temprano. Muy pocos visitantes inician el recorrido a esa hora, y es, en verdad, cuando se puede disfrutar del silencio, de la paz que se encuentra en cada curva, en cada recoveco; gozar de un paso cuya anchura oscila entre tres y 17 metros,  y admirar la variación de colores que ofrece la oxidación de las rocas al incidir allí el primer Sol del día: negros, rojos, amarillos, azules, anaranjados..., subiendo por las laderas hasta los más de cien metros de profundidad en el que se sumerge el desfiladero.

Al final, espera la sorpresa. En una explanada se encuentra el monumento más significativo de la ciudad nabatea, posiblemente uno de los más fotografiados del mundo, e incorporado a comic clásicos como el título “Stock de Coke” de Tin Tin, o al cine, con Indiana Jones y la “Última Cruzada”, entre otros. Es Al Khazbeh, el Tesoro. Impresionante obra maestra de la arquitectura nabatea tallada en la roca con una precisión extrema. El efecto que causa el Sol al incidir sobre él, es posiblemente la causa de que se conozca con ese nombre de “tesoro”, ya que parece estar cubierto de oro. Y tras la piedra, llega la arena, el polvo...

Wadi Rum, la arena que mece el viento Wadi Rum  es el desierto glosado por Lawrence de Arabia, el Valle de la Luna, situado a 1.600 metros de altura. En él que el cielo limpio permite contemplar todas y cada una de las estrellas que lucen en el firmamento, y en el que la vida beduina se mantiene inalterable al paso de los siglos.

Pero Wadi Rum no es un desierto al uso, sino una región poblada de picachos que combina la arena con el granito, la arenisca, y…, naturalmente el horizonte pelado.

Quizás por ello aquello el calificativo que se le ha dado de paisaje lunar, pues en esta  extensión se pueden encontrar picos tan altos como en monte Jabal Umm ad Dami, con 1.854 metros sobre el nivel del mar, o el famoso Mount Rum, de 1.734 metros.

“En Wadi Rum, el limpio cielo permite contemplar las estrellas, y allí la vida beduina se mantiene inalterable al paso de los siglos”.

La aventura se puede vivir en Wadi Rum recorriendo esos parajes que nos ofreció en su momento la película del director David Lean, sobre la vida de Lawrence de Arabia, protagonizada por Peter O’Toole. Pistas que se pueden recorrer en 4x4, o en camello, para ver la inmensidad de una grandeza, con un momento de esplendor, la caída del sol por detrás de esas montañas, dando paso a un cielo como no hay otro en el mundo.

Mar muerto: sal y barro

Una carretera perfectamente asfaltada, y de recta continuada acompaña el recorrido que puede hacer el turista en coche por la orilla del Mar Muerto, de sur a norte, buscando en la parte jordana uno de los espectaculares establecimientos hoteleros existente en esta zona, donde recibir un buen baño de barro, que cuide y proteja la piel, y flotar en la alta salinidad de sus aguas, haciéndose, si así se quiere, una fotografía de la lectura del periódico aprovechando la estabilidad acuosa.

Frontera entre dos países, Jordania e Israel, región donde la Biblia apunta que estaban las ciudades “malditas” de Sodoma y Gomorra, este punto salado situado a 416,5 metros por debajo del nivel del mar, considerado el lugar más bajo de la Tierra, ofrece una serie de posibilidades que tan sólo con asomarse a él se muestran al instantes.

En la orilla jordana, el desarrollo hotelero ha sabido conjugar  el paisaje con la construcción de establecimientos que no rompen el “ecosistema”, y que se agradece por parte del viajero que hasta allí llega.

“En el Mar Muerto se puede  recibir un buen baño de barro, que cuide y proteja su piel  y flotar en la alta salinidad de sus aguas, haciéndose, si así se quiere, una fotografía de la lectura del periódico aprovechando la estabilidad acuosa”.

Fuera del agua espera el barro, negro, oscuro, que por unos instante cubre de “color de chocolate” los cuerpos, Unos minutos para que se seque, y una buena ducha de limpieza. ¡Ya se tiene la piel más suave, más cuidada, se ha celebrado la ceremonia del tratamiento corporal. Se ha disfrutado de, quizás, un tratamiento de rejuvenecimiento.

Y de noche, al otro lado del mar se pueden apreciar las luces próximas de la considerada ciudad más antigua del mundo, Jericó, y sobre las colinas un refulgente juego de luminarias anuncian que detrás se encuentra la ciudad sagrada de Jerusalén.

¿Habéis probado alguna vez de los beneficios del barro en algún otro lugar?

Deje atrás las paredes de su hogar y aproveche los momentos al aire libre frente al mar. Destape su perfil más marinero con platos, candelabros o manteles. Descubra el verdadero sabor salado de la temporada.

Nada como un baño o un paseo junto a la orilla del mar para abrir el apetito. Despierte esta temporada su vertiente más marinera y deje que le acompañe a la hora de elegir mantelería, cubiertos, vajilla, complementos e incluso menú.

Utilice todo lo que esté a su alcance para regocijarse con ello. La firma norteamericana de decoración Pottery Barn tiene entre su línea playera todo un abanico de complementos que le permitirán disfrutar de la buena mesa contemplando el azul del mar. Manteles decorados con suculentas langostas, arena o cangrejos a juego con servilletas de las mismas características, le harán la boca agua antes de que la comida llegue a la mesa.

Si las vistas no le permiten ver el mar desde la terraza, descubra ligeras y preciosas vajillas de loza en blanco con estrellas de mar, caracolas, conchas… y acérquelo a su mesa. Una estrella de mar se cierra sobre sí misma para ofrecerle desde una sopa a un suculento helado de postre o una refrescante macedonia de frutas.

Una fuente con forma de concha gigante abraza suculentos mejillones recién sacados del agua, la pasta es una magnífica manera de combinarlos.

Silvia García, directora de diseño de La Mediterránea, aporta la calidez que traen los recuerdos de la infancia para crear una colección de mesa, Maiaia.

Gabriela Torres, chef Banquetes La Boquería en México DF, afirma que la presentación de los platos es esencial. No es necesario que tenga invitados para que se esmere en ello.

Una buena presentación

“Estamos acostumbrados a convivir con gente de mucha confianza para nosotros, lo que en ocasiones amerita el hecho de poner poca atención y detalle al momento de servir la comida. Precisamente, si queremos que un niño o un joven descubra las delicias del mar hay que presentarles la comida de una manera atractiva. Una circunstancia que puede marcar la diferencia entre que coma o no coma, le guste o no le guste, de ahí la importancia en mostrar siempre, y en todo momento, un plato bonito y bien adornado”.

Si las vistas no le permiten ver el mar desde la terraza, descubra ligeras y preciosas vajillas de loza en blanco con estrellas de mar, caracolas, conchas.

Silvia García, directora de diseño de La Mediterránea, aporta la calidez que traen los recuerdos de la infancia para crear una colección de mesa, Maiaia, compuesta por platos, bandejas, bols, jarra y vasos. Las texturas son las de los puntos de tricot, derecho, revés, canalé, trenzas… y los acabados en nueve luminosos  e intensos colores que permiten combinaciones insólitas con una gran personalidad.

“Cuando cae la noche, iluminar de manera tenue se convierte en una alternativa a la oscuridad más absoluta”.

Reconoce que se sienten muy orgullosos con el diseño que “se distribuirá en las tiendas y catálogos del MOMA (Museo de Arte Contemporáneo) de Nueva York”, a partir del mes de diciembre.

“Como decimos en México: `De la vista nace el amor´ y el hecho de presentar un platillo llamativo, colorido y con una buena estética vende mucho más e incluso prepara al cerebro para percibir deliciosos sabores y aromas. Por otra parte, la vajilla es lo que `viste´ a la comida.  Platos bien presentados, limpios y con diferentes formas geométricas creo que hacen todavía más placentero el sentarse a la mesa y degustar de nuestros alimentos”, indica Gabriela Torres.

Tortugas y más

Después de una suculenta comida, repose sobre cojines cubiertos con estampados de peces, tortugas o delicadas algas ayudan a que la conversación o la siesta, según le pida el cuerpo, sea más cómoda.

Cuando cae la noche, iluminar de manera tenue se convierte en una alternativa a la oscuridad más absoluta. Artcromo ha presentado una colección de candelabros que emiten una cálida luz, un complemento perfecto para ir descubriendo la luna y las estrellas, con un marcado toque romántico.Los candelabros y faroles artesanales están elaborados en forja y mantienen el acabado, y del diseño, de una antigüedad.

La buena cocina se complementa con vajilla y detalles de decoración que le acercan el mar a la mesa.

Un estilo colonial, balinés con un toque afrancesado de estilo palaciego le ofrecen diferentes posibilidades.

¿En qué lugar te gustaría organizar una cena íntima este verano?