En cuestiones de belleza, la crioterapia es un tratamiento que se basa en el aprovechamiento  de las bondades del frío para reducir la grasa, reafirmar la dermis  y luchar contra la flacidez y la celulitis.

El rejuvenecimiento de  la piel y la disminución de la celulitis son otras de las bondades de la crioterapia, además de solventar la artritis, el eczema, el estrés, el insomnio y la depresión.

A base de compresas frías, masajes con hielo, pulverizaciones refrigerantes o la aplicación de geles se baja la temperatura corporal, ya que las bajas temperatura contraen las fibras elásticas, lo que ayuda a mejorar el contorno de aquellas zonas en las que la grasa se siente muy cómoda como son los glúteos, las caderas y la tripa.

Eliminar la grasa con frio

Cuando se aplican sobre la piel temperaturas inferiores a la de cuerpo humano,  37º centígrados,  lo primero que ocurre es la  vasoconstricción, es decir, el estrechamiento de los vasos sanguíneos como acto reflejo, lo que estimula la aceleración de la circulación para poder elevar la temperatura.

“Así se produce un gasto calórico y un aumento en la velocidad con la que los glúcidos y las grasas se metabolizan y, al mismo tiempo que se destruye el tejido adiposo, se tensa la piel y se endurecen los músculos”, explica Leticia B. Carrera, responsable del centro Felicidad Carrera.

“Cuando la temperatura desciende por debajo de los 0ºC, el agua en el interior de las células pasa a estado sólido y se forman cristales de hielo que rompen las células”.

El tejido graso del organismo humano está compuesto por células grandes que acumulan lípidos –grasa- en forma de almacén. Estas células llamadas adipositos son muy frágiles y cualquier cambio de temperatura hace esas células puedan morir.

“Cuando la temperatura desciende por debajo de los 0ºC, el agua en el interior de las células pasa a estado sólido y se forman cristales de hielo que rompen la célula”, añade la experta.

“Por este motivo, la Criolipólisis es una novedosa manera de eliminar la grasa sin tener que pasar por el quirófano. Basta con aplicar un frío de manera controlada sobre la superficie de la piel”, explica Leticia B. Carrera. Corría el año 2008 cuando prestigiosos dermatólogos estadounidenses descubrieron que un enfriamiento controlado descomponía las células grasas sin dañar el resto de tejidos.

“Fue entonces cuando prestigiosos dermatólogos americanos descubrieron que el enfriamiento controlado del tejido adiposo desde el exterior de la piel descomponía las células grasas sin dañar el resto de tejidos”, añade Leticia B. Carrera

Durante dos años se desarrollaron exitosos estudios preclínicos con animales y seres humanos que determinaron la eficacia del tratamiento con frío. “Se seleccionaron personas que tenían grasa localizada - michelines, cartucheras y tripa- y se les aplicó sesiones a temperatura de 4º centígrados. Todas las personas redujeron su tejido graso”, dice la experta.

Ante estos estudios la compañía Milesman desarrollo Criolipo, un aparato con láser diodo de alta potencia, capaz de eliminar la grasa localizada de forma segura, indolora y eficaz en determinadas zonas corporales sin necesidad de una dura dieta de varios meses o una intervención quirúrgica con anestesia tumescente como la liposucción.

¿Cómo funciona? Antes de nada se selecciona la zona a tratar y se mide el grosor del pliegue. A continuación, mientras el cliente permanece tumbado en la camilla escuchando música o leyendo, se aplica un gel conductor y se masajea la zona durante 30 o 35 minutos con el cabezal que succiona y enfría a la vez. “Es importante resaltar que la succión es esencial para conseguir unos resultados satisfactorios”, cuenta Leticia B. Carrera.

“El frío y los grados bajo cero son auténticos aliados de la belleza, ya que cumplen una función descongestiva y anestésica y provocan la exfoliación y el recambio de la piel”, explica el centro H&H Medicina Estética, que asegura que con una sola sesión de Criolipo, según unos estudios de la Universidad de Harvard, se ven resultados satisfactorios en el cien por cien de los casos.

La crioterapia está contraindicada en personas hipersensibles a las bajas temperatura, a las que sufren problemas circulatorios severos y las que padecen enfermedades reumatológicas.

Con la moda como aliada, los traseros poderosos se cotizan al alza. Sofisticados equipos y novedosos tratamientos velan para mantenerlos en forma. Los glúteos planos y escurridos pasan desapercibidos.

Los glúteos son sinónimo de feminidad, sexualidad, juventud y belleza, siempre que tengan armonía o forma de manzana con un perfil redondeado que se asemeje a una semicircunferencia de suaves contornos.

En la intimidad y ante un espejo, la mujer dispone de una serie de armas tan valiosas como las fajas reductoras o las bragas con efecto "push up" que ayudan a recoger y moldear los glúteos.

“La naturaleza no ha dotado a los glúteos de los recursos necesarios para que luzcan perfectos y en todo su esplendor, ya que, sin remordimiento alguno, la celulitis y la flacidez se asientan sobre la zona sin rubor”.

Sin embargo, al desnudo la cosa cambia. Entre las mujeres, el descontento es general. La naturaleza no ha dotado a los glúteos de los recursos necesarios para que luzcan perfectos y en todo su esplendor, ya que, sin remordimiento alguno, la celulitis y la flacidez se asientan sobre la zona sin rubor.

"La proporción y la forma viene determinada por la constitución y la genética. Pero su  belleza no solo dependen de la herencia, sino de la postura del individuo, el desarrollo y el tono de los músculos, los depósitos de grasa, que en el caso de la mujer son entre un 20 y 30 por ciento más que en el hombre, y el estado de la piel en la zona", explica la doctora Josefina Royo, del Instituto Médico Láser.

Mientras que su consistencia y estructura interna depende de la disposición muscular, menos potente que en el hombre, debido al influjo androgénico de la testosterona, el tamaño y la posición vienen determinados por una capa de tejido graso más grueso, que descansa sobre una musculatura mucho más delicada que en el hombre. "El influjo estrogénico es responsable de su localización en glúteos y caderas", afirma la doctora.

Respecto a la externa, la flaccidez de su piel es otro factor a tener en cuenta a la hora de valorar el estado de los glúteos, ya que además de los músculos, es la única estructura destinada a sustentar un eventual incremento de peso y de volumen.

“Para controlar la posición, la proporción, el tamaño y la consistencia de los glúteos es necesario vigilar de cerca su tono muscular, el estado de la piel y la evolución de la capa grasa mediante dos estrategias diferenciadas”.

Otra mala jugada que la naturaleza ha pasado al género femenino es la celulitis, "una alteración de la microcirculación que produce una intoxicación de los adipocitos en el plano hipodérmico", dice la doctora Royo.

"Este fenómeno inflamatorio y local, dispara la producción de tejido fibroso, compuesto por tractos hipertróficos, que traiciona la piel hacia dentro, creando los hoyuelos característicos del bajorrelieve 'capitoné'", añade la doctora.

Glúteos a tono

Para controlar la posición, la proporción, el tamaño y la consistencia de los glúteos es necesario vigilar de cerca su tono muscular, el estado de la piel y la evolución de la capa grasa, mediante dos estrategias diferenciadas.

Por un lado el ejercicio aeróbico y tonificante es fundamental para mantener un buen tono muscular y una correcta posición de los glúteos. En la lucha contra la celulitis es importante realizar actividades que colaboren en la quema de grasas como bailar, montar en bicicleta, correr o practicar "spinning".

"La aparatología, los masajes manuales y el drenaje linfáticos son hoy buenos aliados para presumir de glúteos", explica Leticia B. Carrera, directora de los centro estéticos Felicidad Carrera.

Por otro lado, los tratamientos médicos-estéticos son una opción más para controlar la instalación de la celulitis en la zona, mantener la textura de la piel, tonificar y corregir los tractos fibrosos del tejido celular subcutáneo.

“La aparatología, los masajes manuales y el drenaje linfático son hoy buenos aliados para presumir de glúteos”.

En relación con estos tratamientos, la doctora Royo recomienda la mesoterapia realizada con productos homeopáticos mediante microinyecciones locales. "Es un arma acreditada para el tratamiento de la celulitis en cualquier región corporal, especialmente en los glúteos, ya que mejora la microcirculación e induce la lipogénesis, además de reducir el volumen y el peso del tejido adiposo". Si se desea combatir la grasa y destruirla, la doctora aconseja la carboxiterapia, microinyecciones de anhídrido carbónico en el tejido celular subcutáneo.

La radiofrecuencia bipolar en 3D trabaja más en profundidad destruye las células grasas a 60 grados, además de incrementar la vascularización y activar el sistema linfático y arteriovenoso.

¿Cuál es tu truco mantener tonificada esa zona?