Para combatir la contaminación doméstica no basta con limpiar el polvo. Las fuentes alergénicas tienen que ver con los materiales de construcción, el aislamiento o la renovación del aire.

Las alergias se han convertido en una auténtica plaga en el siglo en que vivimos. Afecciones en la piel y en las vías respiratorias son las más comunes en todos los hogares, en especial porque pólenes y ácaros están presentes en el 90 por ciento de las casas.

Según Marcel Guedj, especializado en temas medio ambientales y de salud doméstica, y autor del libro “Una casa sin alergias y contaminantes”, no hay que creer que los agentes contaminantes domésticos son menos peligrosos que los exteriores.

“LO IDEAL ES DISPONER DE UNA VENTILACIÓN ADECUADA QUE RENUEVE EL AIRE DE UNA MANERA NATURAL Y LOGRAR UN ADECUADO MANTENIMIENTO DE LOS CONDUCTOS DE VENTILACIÓN, PARA EVITAR ASÍ QUE SE DESARROLLEN MOHOS Y BACTERIAS, POR LO QUE HAY QUE LIMPIARLOS Y DESINFECTARLOS CON REGULARIDAD”.

“Debido a la contaminación del aire doméstico, que procede de los productos de bricolage y de limpieza, de los materiales de construcción y de decoración, e incluso de los cosméticos, la vivienda, se convierte en una trampa donde se concentran alérgenos de todo tipo”, afirma.

Invisibles pero dañinas

Las ventanas y los conductos de ventilación introducen en nuestro hogar minúsculas partículas del exterior. En el interior, el polvo en suspensión es el encargado de transportar los contaminantes y alérgenos como esporas de mohos, fibras, alérgenos del gato y sustancias procedentes de la combustión de la calefacción, además de los metales tóxicos (plomo, cadmio, mercurio, etc.) presentes en determinadas pinturas.

Guedj advierte de que los aislamientos térmicos y acústicos de las viviendas, ubicados en techos, suelos y tabiques están realizados en lana de vidrio y lana de roca y que, al colocarlos y retirarlos, las lanas liberan fibras y estas provocan irritaciones cutáneas y respiratorias. “Actualmente hay multitud de alternativas ecológicas que no perjudican la calidad del aire y que no representan riesgos para la salud”, añade.

Entre éstos, el experto apunta la lana de oveja virgen que tiene muchas aplicaciones y se ha desvelado como uno de los mejores aislantes naturales. Después de lavarla con jabón y cristales de sosa recibe un tratamiento especial contra la polilla y así elimina la presencia de ácaros. Las plumas de pato son también un material nuevo y aislante que, una vez lavadas y esterilizadas, pierden todo componente orgánico.

Calefacción y aire

Tanto en invierno como en verano los aparatos para calentar y refrescar el ambiente tienen una incidencia directa sobre la respiración. Combatir la sequedad ambiental es clave en el interior de una vivienda cuando llega el invierno. Para que los ácaros no proliferen lo mejor es mantener una temperatura de entre 16 y 18 grados.

Los humidificadores, los ionizadores y purificadores de aire combaten las alergias respiratorias. Si no dispone de ellos coloque un recipiente con agua sobre los radiadores o seque próximo a ellos la colada, conseguirá así humedecer el ambiente.

“LOS HUMIDIFICADORES, LOS IONIZADORES Y PURIFICADORES DE AIRE COMBATEN LAS ALERGIAS RESPIRATORIAS. SI NO DISPONE DE ELLOS COLOQUE UN RECIPIENTE CON AGUA SOBRE LOS RADIADORES O SEQUE PRÓXIMO A ELLOS LA COLADA, CONSEGUIRÁ ASÍ HUMEDECER EL AMBIENTE”.

Lo ideal es disponer de una ventilación adecuada que renueve el aire de una manera natural y lograr un adecuado mantenimiento de los conductos de ventilación, para evitar así que se desarrollen mohos y bacterias, por lo que hay que limpiarlos y desinfectarlos con regularidad.

Decoración

La madera es uno de los materiales más recomendados para suelos y pared. “Lo ideal es utilizar revestimientos lisos y lavables, pues son más fáciles de mantener que las moquetas”, dice.

El terrazo de terracota es ideal, según explica Guedj en su libro “Una casa sin alergias ni contaminantes” pues, además de tener propiedades térmicas, permite decorar con variedad de estilos.

La madera maciza, los parqués y revestimientos de madera para paredes son buenos aislantes y fáciles de mantener. Aunque a veces pueden soportar mohos, sin que nos demos cuenta, si se ha producido condensación debido a una mala ventilación.

“PARA MARCEL GUEDJ, ESPECIALIZADO EN TEMAS MEDIO AMBIENTALES Y DE SALUD DOMÉSTICA, Y AUTOR DEL LIBRO “UNA CASA SIN ALERGIAS Y CONTAMINANTES”, NO HAY QUE CREER QUE LOS AGENTES CONTAMINANTES DOMÉSTICOS SON MENOS PELIGROSOS QUE LOS EXTERIORES”.

A pesar de que muchos no lo crean, el linóleo, compuesto por varias sustancias naturales, como aceite de linaza, resina de pino y serrín, es un material analérgico muy interesante, bactericida y también antiácaros.

Un cuidado pormenorizado de los materiales que nos rodean nos evitará tener que poner remedio a determinados problemas de salud.

En cuestiones de belleza, la crioterapia es un tratamiento que se basa en el aprovechamiento  de las bondades del frío para reducir la grasa, reafirmar la dermis  y luchar contra la flacidez y la celulitis.

El rejuvenecimiento de  la piel y la disminución de la celulitis son otras de las bondades de la crioterapia, además de solventar la artritis, el eczema, el estrés, el insomnio y la depresión.

A base de compresas frías, masajes con hielo, pulverizaciones refrigerantes o la aplicación de geles se baja la temperatura corporal, ya que las bajas temperatura contraen las fibras elásticas, lo que ayuda a mejorar el contorno de aquellas zonas en las que la grasa se siente muy cómoda como son los glúteos, las caderas y la tripa.

Eliminar la grasa con frio

Cuando se aplican sobre la piel temperaturas inferiores a la de cuerpo humano,  37º centígrados,  lo primero que ocurre es la  vasoconstricción, es decir, el estrechamiento de los vasos sanguíneos como acto reflejo, lo que estimula la aceleración de la circulación para poder elevar la temperatura.

“Así se produce un gasto calórico y un aumento en la velocidad con la que los glúcidos y las grasas se metabolizan y, al mismo tiempo que se destruye el tejido adiposo, se tensa la piel y se endurecen los músculos”, explica Leticia B. Carrera, responsable del centro Felicidad Carrera.

“Cuando la temperatura desciende por debajo de los 0ºC, el agua en el interior de las células pasa a estado sólido y se forman cristales de hielo que rompen las células”.

El tejido graso del organismo humano está compuesto por células grandes que acumulan lípidos –grasa- en forma de almacén. Estas células llamadas adipositos son muy frágiles y cualquier cambio de temperatura hace esas células puedan morir.

“Cuando la temperatura desciende por debajo de los 0ºC, el agua en el interior de las células pasa a estado sólido y se forman cristales de hielo que rompen la célula”, añade la experta.

“Por este motivo, la Criolipólisis es una novedosa manera de eliminar la grasa sin tener que pasar por el quirófano. Basta con aplicar un frío de manera controlada sobre la superficie de la piel”, explica Leticia B. Carrera. Corría el año 2008 cuando prestigiosos dermatólogos estadounidenses descubrieron que un enfriamiento controlado descomponía las células grasas sin dañar el resto de tejidos.

“Fue entonces cuando prestigiosos dermatólogos americanos descubrieron que el enfriamiento controlado del tejido adiposo desde el exterior de la piel descomponía las células grasas sin dañar el resto de tejidos”, añade Leticia B. Carrera

Durante dos años se desarrollaron exitosos estudios preclínicos con animales y seres humanos que determinaron la eficacia del tratamiento con frío. “Se seleccionaron personas que tenían grasa localizada - michelines, cartucheras y tripa- y se les aplicó sesiones a temperatura de 4º centígrados. Todas las personas redujeron su tejido graso”, dice la experta.

Ante estos estudios la compañía Milesman desarrollo Criolipo, un aparato con láser diodo de alta potencia, capaz de eliminar la grasa localizada de forma segura, indolora y eficaz en determinadas zonas corporales sin necesidad de una dura dieta de varios meses o una intervención quirúrgica con anestesia tumescente como la liposucción.

¿Cómo funciona? Antes de nada se selecciona la zona a tratar y se mide el grosor del pliegue. A continuación, mientras el cliente permanece tumbado en la camilla escuchando música o leyendo, se aplica un gel conductor y se masajea la zona durante 30 o 35 minutos con el cabezal que succiona y enfría a la vez. “Es importante resaltar que la succión es esencial para conseguir unos resultados satisfactorios”, cuenta Leticia B. Carrera.

“El frío y los grados bajo cero son auténticos aliados de la belleza, ya que cumplen una función descongestiva y anestésica y provocan la exfoliación y el recambio de la piel”, explica el centro H&H Medicina Estética, que asegura que con una sola sesión de Criolipo, según unos estudios de la Universidad de Harvard, se ven resultados satisfactorios en el cien por cien de los casos.

La crioterapia está contraindicada en personas hipersensibles a las bajas temperatura, a las que sufren problemas circulatorios severos y las que padecen enfermedades reumatológicas.

Lana, terciopelo, algodón, pelo y fino cashmere son las cálidas texturas que abrigarán nuestro hogar esta temporada. Gris y lavanda son los tonos estrella.

Las fibras y colores  campan a sus anchas esta temporada por los salones y habitaciones como ropa de cama o en forma de cojines, mantas para el sofá o tapicerías para el sillón y se convierten en todo un gusto para sentidos como la vista y el tacto.

Un universo de estilos se conjuga con materiales nobles y colores suaves, como el crudo, el gris y el lila, llegando hasta la intensidad de los fucsias.

Antonio López, jefe de ventas de Paniker, señala que esta temporada la apuesta se centra en los tonos monocolores. “Es una elección segura porque cansan menos a la vista y son reutilizables en otro momento, pues se combinan más fácilmente, aunque se modifique el tono de las pintura de la pared o algún elemento del mobiliario".

El experto también indica que la firma que representa ha optado por esconder los brillos y utilizar tonos neutros que se reutilicen más de una a otra temporada. Entre sus propuestas, la elección de materiales nobles como el algodón y los linos rotos, “que volvemos a recuperar, como las estrellas".

Telas de lujo

El gramaje de las fundas nórdicas aumenta, una circunstancia que también comenta Liliana Kakakis, de Reimatex, quien, continuando con la misma línea de color mezcla, sin embargo,  estampados y lisos para la lencería de cama y añade brillos a cortinas y edredones.

La firma francesa Nobilis presenta variados estilos en cojines, mantas o alfombras. Textiles elegantes como el terciopelo con cierto aspecto desgastado, como si se tratara de una reliquia heredada, dan calidez a cualquier ambiente.

Paula Serrano, responsable de comunicación de la empresa, señala que cada una de las colecciones está indicada para crear un ambiente diferente. “Tonos lisos y discretamente brillantes que proyectan un ambiente más sofisticado, incluso con ligeros relieves y aspecto de encaje, que nos remiten a la imagen de la opulencia del palacio francés de  Versalles".

Para contrarrestar, nada como el toque contemporáneo de la colección “Altitude” que la esta firma europea representa con cuadros mates y telas reversibles, donde la lana, las franelas y las pieles con pelo son las protagonistas.

El tacto de la lana

La firma norteamericana Lexington, por su parte, invita a introducirnos en la casa con la que siempre hemos soñado y a hacerlo con las suaves texturas de la lana y la constante sensación de cubrirse con sábanas recién lavadas.

Su estilo clásico y las mejores calidades son la llave de la nueva colección de esta temporada tanto para ‘lobos solitarios’ como para familias numerosas. Lana, terciopelo y fino cashmere son los materiales en los que confeccionan su colección, centrada como siempre en una acertada combinación de azules y blancos.

“Tonos lisos y discretamente brillantes, que proyectan un ambiente más sofisticado, incluso con ligeros relieves y aspecto de encaje que nos remiten a la imagen de la opulencia del palacio parisino de  Versalles”.

Ka-Internacional crea con los crudos, suaves azules, delicados rosas y fundamentalmente con diferentes todos del gris, una paleta de color que compone en lisos, rayas y dibujos florales para dinamizar el ambiente.

María José de Blas, relaciones públicas de Becara, comenta que "no hay que olvidar que complementos textiles como las mantas de pelo tienen un papel fundamental en el hogar".

“Es un elemento muy cálido y apetecible que se coloca, tanto sobre una butaca como a los pies de la cama”, apunta también de Blas.

“Los colores que proponemos son neutros: piedra, gris, el manchado sigue estando de actualidad o el negro, que marca carácter. Lo bueno de los neutros es que nunca modifican el color de la casa”, dice la experta.

Laura Ashley apunta a los tonos tierra para estores y cortinas, combinados con estampados en azul plomo, muy cercano al gris. Un campo de sueños en frambuesa pone color en el salón desde las tulipas al papel pintado.

Tonos luminosos como el beige, el berenjena y un suave toque dorado crean un triunvirato de luz para los salones más elegantes.