Comer despacio y con tranquilidad tiene infinidad de ventajas a menudo ignorada. Ayuda a perder peso, a prevenir la diabetes y elegir comidas más saludables. Incluso en medio del vertiginoso ritmo actual puede conseguirse. ¿Por qué no lo intenta?

Ya sea debido al vertiginoso ritmo de vida, que causa estrés y prisas con el consiguiente descontrol en las comidas, o a causa de los malos hábitos alimentarios adquiridos durante la infancia y juventud que se mantienen en la edad adulta, muchas personas ‘pisan el acelerador’ cuando se están alimentando.

“SEGÚN EL DOCTOR GONZALO GUERRA FLECHA, DEL CENTRO MÉDICO QUIRÚRGICO DE ENFERMEDADES DIGESTIVAS (CMED) ES IMPORTANTE SABER QUE “A MEDIDA QUE AUMENTA LA VELOCIDAD A LA QUE SE COME, EL ESTÓMAGO MULTIPLICA EL TIEMPO QUE TARDA EN HACER LA DIGESTIÓN. PARA EVITAR EMPACHOS HAY QUE COMER DESPACIO Y MASTICAR BIEN".

Distintos estudios demuestran que comer con rapidez y sin tranquilidad tiene repercusiones negativas para el organismo.

Comer demasiada rápido podría aumentar el riesgo de padecer diabetes, de acuerdo a un estudio preliminar, de la  Universidad Lituana de Ciencias de la Salud.

Los investigadores lituanos, dirigidos por la doctora Lina Radzeviciene, compararon a 234 pacientes con diabetes tipo 2 con 468 personas que no padecían esta enfermedad, y encontraron que aquellos que comían con mayor rapidez tenían 2.5 veces más probabilidades de sufrir de diabetes que los que se alimentaban de forma más pausada.

Otra investigación de científicos griegos, ha comprobado que comer demasiado rápido también puede conducir a comer en exceso, porque engullir los alimentos de forma apresurada limita la liberación en el intestino de aquellas hormonas que desencadenan la sensación de saciedad.

Los participantes en el estudio comieron helado a diferentes ritmos. Antes y después de esta comida se midieron sus niveles de glucosa, insulina, lípidos en sangre y hormonas intestinales asociadas a la sensación de llenura.

Quienes tardaron 30 minutos en comer el helado presentaron las concentraciones más altas de las hormonas intestinales, y tendían a sentirse más llenos que los que comieron en menos tiempo.

“PARA LA DOCTORA NICOLE I. LARSON,  DE LA UNIVERSIDAD DE MINNESOTA, EN MINNEAPOLIS (EE. UU.),  LA GENTE DEBERÍA DEDICARLE MÁS TIEMPO A LAS COMIDAS COMO LO HACE CON CUALQUIER OTRA ACTIVIDAD IMPORTANTE Y "SI NO HAY OTRA OPCIÓN QUE COMER RÁPIDO, HA DE ELEGIR ALIMENTOS COMO FRUTAS, VERDURAS Y GRANOS INTEGRALES”.

"Algunos trabajos previos apoyan la idea de que comer rápido puede conducir a una ingesta excesiva de alimentos y a la obesidad. Nuestro estudio ofrece una explicación para este fenómeno al mostrar que el ritmo al que se come podría impactar en la liberación de hormonas intestinales que le dicen al cerebro que deje de comer", ha señalado el autor principal del informe, el doctor Alexander Kokkinos, del Hospital General Laiko en Atenas.

A mayor velocidad, peor calidad

Un encuesta entre casi 1.700 jóvenes estadounidenses en edad universitaria reveló que el 42 por ciento de las mujeres y el 35 por ciento de los hombres no tenían tiempo para sentarse a la mesa a comer y eso los hacía elegir alimentos de peor calidad.

Las mujeres y los hombres que habitualmente comían en compañía de otras personas tendían a tener una alimentación de mejor calidad, que incluía más frutas y verduras. En cambio, quienes tendían a "comer de paso" elegían habitualmente comida rápida e ingerían más grasas saturadas y gaseosas y menos alimentos saludables.

"Esto demuestra la importancia de dedicarle tiempo a las comidas y compartirlas con amigos o familiares", ha explicado la investigadora principal del estudio, la doctora Nicole I. Larson,  de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis (EE. UU.).

Para la doctora Larson, la gente debería dedicarle más tiempo a las comidas como lo hacen con cualquier otra actividad importante, y "cuando no hay otra opción que comer rápido, han de elegir algún alimento saludable”, como las frutas frescas o secas, los vegetales prelavados, las galletas de granos integrales y el queso en "hebras" de tipo light.

Otra de las consecuencias de comer aceleradamente y con nerviosismo, son los problemas digestivos.

De acuerdo a algunos nutricionistas,  para evitar un empacho, nombre popular de la indigestión, que produce síntomas como pesadez y dolor de estómago, entre otros, conviene conocer "cómo funciona el estómago".

“COMER DEMASIADA RÁPIDO PODRÍA AUMENTAR EL RIESGO DE PADECER DIABETES, DE ACUERDO A UN  ESTUDIO PRELIMINAR, DE LA  UNIVERSIDAD LITUANA DE CIENCIAS DE LA SALUD, Y TAMBIÉN PUEDE CONDUCIR A COMER EN EXCESO, SEGÚN OTRO INFORME DEL HOSPITAL GENERAL LAIKO EN ATENAS (GRECIA).”

Según el doctor Gonzalo Guerra Flecha, director del Centro Médico Quirúrgico de Enfermedades Digestivas (CMED) es importante saber que “a medida que aumenta la velocidad a la que se come, el estómago multiplica el tiempo que tarda en hacer la digestión”.

Para evitar los empachos, habituales en las fiestas navideñas y otras ocasiones del año que fomentan las comidas copiosas y los excesos gastronómicos, el doctor Guerra Flecha recomienda “comer despacio, masticar bien y no ingerir bebidas alcohólicas si antes no se ha tomado ningún alimento”

Para evitar indigestiones navideñas el director de CMED sugiere comportarse "como normalmente se hace en una boda. Se empieza a comer a las ocho de la tarde con los aperitivos, a las diez se empieza a cenar, se termina a la una de la madrugada y luego a lo mejor a las tres hay una nueva cena".

Los riesgos de comer en cinco minutos

El doctor Guerra Flecha aconseja para las grandes ocasiones gastronómicas, "no atiborrarse de líquido, porque el estómago no tiene capacidad digestiva",  ingerir "muy poca cantidad de  alimentos fuertemente grasos,  los más dañinos a la hora de hacer la digestión” y evitar "los alimentos muy voluminosos".

“Comer dos platos y un postre en cinco minutos, no sólo asegura una mala digestión, sino que ocasiona problemas digestivos más serios a largo plazo. Es recomendable tomarse un mínimo de 20 minutos para comer a un ritmo adecuado y masticar correctamente, o al menos sin tensiones”, señala la nutricionista Magda Carlas.

“Muchas veces comemos en cinco minutos, incluso los días festivos, o devoramos los platos sin saber siquiera qué hemos comido; aparte de privarnos del placer de paladear los alimentos, comer de forma inadecuada comporta a largo plazo trastornos digestivos y una ingesta mayor que la deseable”, explica la autora del libro “Alimentarse bien al ritmo de hoy”.

Para Carlas hay que “procurar comer en un ambiente tranquilo, relajado, sin tensiones y con el tiempo suficiente; las comidas de negocios rara vez proporcionan una buena digestión, sino más bien un montón de gases y cierto ardor. El tiempo que se ‘pierde’ en comer con tranquilidad, después se gana en salud y bienestar”.

Para la médica nutricionista Luz García Juan, especialista en dietética y adelgazamiento de las Clínicas Orel, de Madrid (España), “para una alimentación saludable hay que comer de forma adecuada, es decir sentados, despacio, masticando bien y saboreando los alimentos. También conviene regularizar los horarios de las comidas, así como alimentarse con regularidad y tranquilidad”.

Además, según la doctora García Juan “la regularidad es una de las cualidades que más agradece el organismo: se recomienda que las comidas del día se realicen siempre a la misma hora y la cena no se tome demasiado tarde. Cierto orden en los horarios favorece, entre otras cosas, un comportamiento alimentario adecuado y una buena digestión”.

“Se puede disfrutar comiendo en soledad serenamente, pero también es positivo reservar ciertos momentos para estar con personas a las que se quiere o aprecia, o compartir actividades placenteras, como una conversación mientras se está comiendo junto a ellas, lo cual ayuda a liberar endorfinas, unas sustancias hormonales que producen bienestar”, dice la nutricionista.

Conscientes de que la sociedad demanda una imagen cuidada, el hombre se preocupa por su belleza igual que una mujer y apuesta por un porte seductor con la piel hidratada, el cabello sedoso y una anatomía definida con la firme intención de retener a la preciada juventud.

Las necesidades de la piel masculina son las mismas que la femenina: limpieza, nutrición y protección solar. El cuidado de la piel es cuestión de hábitos y hoy el hombre se cuida mucho más, tanto es así, que, a pesar de la crisis, los tratamientos masculinos continúan en expansión.

“EL MAQUILLAJE ES OTRA HERRAMIENTA CON LA QUE HOMBRE CUENTA PARA REALZAR SU BELLEZA. SI LEEMOS LA HISTORIA, DESCUBRIREMOS QUE EL MAQUILLAJE MASCULINO ES TAN ANTIGUO COMO EL FEMENINO”.

Aunque la piel masculina es un veinticinco por ciento más gruesa que la de la mujer gracias a su testosterona, el cansancio, la contaminación, el estrés, el abuso de las grasas saturadas, el alcohol, el tabaco y la falta de hidratación son algunos de los factores que la afectan y la torna más fina y vulnerable al paso del tiempo.

A la piel masculina también le afectan la acción nociva del sol y los dermatólogos recomiendan aplicar protección solar todos los días, antes de la hidratante. Hoy se cuenta con nutritivas que en sus fórmulas incluyen propiedades protectoras. Así la firma Nivea for Men ha lanzado al mercado una loción con taurina, aminoácido sulfatado que ejerce una importante función protectora frente a las agresiones externas incluidas la radiaciones solares.

La hidratación es fundamental

Una vez que se han cumplido los 30 años, la capacidad de recuperación natural de la piel es menor. Surge la fatiga, primer signo del envejecimiento masculino. Si la piel no se hidrata por la mañana y por la noche, rápidamente aparecerán las primeras arrugas.

"Las hidratantes y nutritivas se deben aplicar masajeando de una forma muy suave el área de pómulos, la barbilla, la frente y el cuello", explica la esteticista Carmen Navarro, quien advierte de que "en el contorno de ojos, una zona muy sensible, se deben aplicar productos específicos".

“UNA VEZ QUE SE HAN CUMPLIDO LOS 30, LA CAPACIDAD DE RECUPERACIÓN NATURAL DE LA PIEL ES MENOR. SURGE LA FATIGA,  PRIMER SIGNO DEL ENVEJECIMIENTO MASCULINO. SI LA PIEL NO SE HIDRATA POR LA MAÑANA Y POR LA NOCHE, RÁPIDAMENTE APARECERÁN LAS PRIMERAS ARRUGAS”. Pero antes de la hidratación es importante comenzar con una limpieza en profundidad para eliminar las toxinas. "Exfoliar la piel una vez a la semana es imprescindible para eliminar las células muertas y facilitar la oxigenación de la dermis", explica la esteticista Carmen Navarro, quien asegura que hoy el hombre frecuenta con más asiduidad los centros de belleza para eliminar el vello con láser o someterse a tratamientos de rejuvenecimiento facial.

El maquillaje, una rutina en alza

El maquillaje es otra herramienta con la que hombre cuenta para  realzar su belleza. Si leemos la Historia, descubriremos que el maquillaje masculino es tan antiguo como el femenino. Al igual que la mismísima Cleopatra, los faraones egipcios usaban el color y pintaban su rostro como símbolo de poder y virilidad.

También los guerreros de las tribus y los indios recurrían a un salvaje maquillaje para demostrar su fuerza y valor y así intimidar a su adversario. Empolvado era el maquillaje que lucía la aristocracia del siglo XVIII, que con total naturalidad lucía una tez blanca con ligero rubor sobre los pómulos y los labios. Más tarde el maquillaje quedo para uso exclusivo de artistas y bailarines.

Hoy, el maquillaje masculino es muy habitual. Firmas de gran prestigio como Yves Saint Laurent, Chanel o Gaultier han lanzado al mercado productos específicos para la dermis masculina. "El maquillaje debe ser natural y favorecedor", apunta el maquillador Pedro Cedeño, quien advierte que antes de aplicar color lo ideal es preparar la piel.

“AUNQUE LA PIEL MASCULINA ES UN VEINTICINCO POR CIENTO MÁS GRUESA QUE LA DE LA MUJER, GRACIAS A SU TESTOSTERONA, MUCHOS SON LOS FACTORES COMO EL ESTRÉS, EL ALCOHOL Y O EL TABACO QUE LA HACEN MÁS FINA Y VULNERABLE AL PASO DEL TIEMPO.”

Limpieza e hidratación son los pilares básicos para el cuidado de la dermis. La aplicación de color sobre el rostro requiere destreza y práctica para conseguir un efecto natural y sano. Es importante elegir un tono de base que se mimetice con el tono de piel.

El primer paso es aplicar el corrector para borrar los signos de fatiga y camuflar las imperfecciones de la piel. A continuación aplicar el fondo de maquillaje y extenderlo muy bien. Después delinear los ojos y aplicar brillo en los labios. "Es importante cepillar y peinar la cejas para abrir la mirada", concluye Cedeño.

Dormir bien regenera la piel y regula el metabolismo, un secreto de belleza que acompañado con una cosmética idónea preserva la belleza de la piel.

El sueño es vital para el organismo, pero no siempre es fácil conciliarlo, los buenos hábitos y la disciplina horaria son fundamentales para descansar. Durante el sueño, la piel descansa y se relaja, es el momento de reparar los daños ocasionados durante el día para que a la mañana siguiente se muestre luminosa e hidratada.

“ES IMPORTANTE QUE SE MANTENGA UNA DISCIPLINA CON LOS HORARIOS DEL SUEÑO. ACOSTARSE Y LEVANTARSE A HORAS SIMILARES Y EVITAR LAS SIESTAS DE MÁS DE TREINTA MINUTOS”.

Los expertos apuntan que las mujeres necesitan más horas de sueño que los hombres, ya que los varones son más rápidos en la reparación celular.  Es importante saber que la hormona del crecimiento, responsable también de la regeneración celular, se segrega durante las 3 o 4 primeras horas de sueño, periodo de la noche imprescindible para reparar y restaurar la dermis.

"Es entonces cuando el ADN se restaura y se produce la síntesis de colágeno" afirma el doctor Tom Mammone, director ejecutivo de Investigación y Desarrollo de la firma Clinique.

En ese periodo de tiempo, la piel se encuentra menos cansada, es el momento en el que todas las bondades de las fórmulas cosméticas penetran en la piel y regeneran un nuevo tejido conectivo, borran los signos de fatiga y estrés y reducen las irritaciones. "Pero, antes de acostarse es necesario limpiar, tonificar e hidratar la piel", apunta la esteticista Maribel Yébenes.

“MIENTRAS SE DUERME, LA BARRERA NATURAL DE LA PIEL SE VUELVE MÁS PERMEABLE Y, POR TANTO, ES MÁS RECEPTIVA A LA ABSORCIÓN DE INGREDIENTES”.

Sabiendo que la falta de sueño produce radicales libres y causa el envejecimiento prematuro de la piel, se deben tomar medidas para disfrutar de un sueño tranquilo para lucir una piel fresca y radiante. Los expertos también advierten de que durante la noche la dermis sufre cambios, entre ellos aumenta su temperatura y pierde hidratación, aunque es más permeable y absorbe mejor los productos.

Según el doctor Daniel Maes, vicepresidente de Investigación y Desarrollo de Estée Lauder, "si se aplican las formulas cosméticas bastante antes de la media noche, se les dan  más de 8 horas para que penetren y realicen su cometido".

Mientras se duerme, la barrera natural de la piel se vuelve más permeable y, por tanto, es más receptiva a la absorción de ingredientes, así, conscientes de que la noche es el momento ideal para utilizar tratamientos específicos que cubran las necesidades de cada piel, la industria cosmética ha lanzado una serie de productos que trabajan cuando el hombre y la mujer duermen. Antes de empezar a soñar, elige el que más necesitas.

“SABIENDO QUE LA FALTA DE SUEÑO PRODUCE RADICALES LIBRES Y CAUSA EL ENVEJECIMIENTO PREMATURO DE LA PIEL, SE DEBEN TOMAR MEDIDAS PARA DISFRUTAR DE UN SUEÑO TRANQUILO PARA LUCIR UNA PIEL FRESCA Y RADIANTE”.

En el mercado existe productos nocturnos que velan por la salud de las uñas, reparan las células, combaten la celulitis,  se ocupan de frenar las arrugas del rostro, el cuello y el escote, además de luchar contra el acné suavizar e hidratar las manos y los pies.

Cuando se duerme bien también descansa la vista, lo que evita amanecer con las anti estéticas ojeras. Aunque parezca increíble, un sueño reparador también tiene gran influencia sobre el cabello, ya que al estar relajado el cuero cabelludo se frena la caída del pelo. De la misma manera que ocurre con la piel, la noche es el momento privilegiado en la que la fibra capilar está más receptiva que nunca a los tratamientos y tiene mayor capacidad para regenerarse y reconstruir sus defensas naturales.

Protocolo para un dulce sueño

Si está atravesando momentos difíciles que le quitan el sueño, es importante seguir un sencillo protocolo con el fin de que Morfeo sea su mejor compañía nocturna. Como el estrés y las preocupaciones  se ocupan de restar horas de sueño, procure irse a la cama tranquila y desestima realizar tareas que impliquen actividad mental como contestar el correo electrónico, navegar por Internet, ver la televisión o leer.

No ayuda a conciliar el sueño ingerir sustancias estimulantes como la cafeína, la teína o el alcohol. Si tiene el sueño ligero, evite las cenas copiosas y tardías, así como cambiar de habitación.

Es importante que se mantenga una disciplina con los horarios del sueño. Acostarse y levantarse a horas similares y evitar las siestas de más de treinta minutos. Muchos especialistas aconsejan realizar un ritual que introduzca al sueño como tomar infusiones relajantes, un masaje relajante, una ducha o un baño de agua caliente, dar un paseo o escuchar música tranquila.

Otro detalle a tener en cuenta es la habitación y su entorno. Procure que la estancia sea agradable, esté ordenada, mantenga una temperatura adecuada, no haya ruidos y que el colchón y la almohada sean cómodas.

En cuestiones de belleza, la crioterapia es un tratamiento que se basa en el aprovechamiento  de las bondades del frío para reducir la grasa, reafirmar la dermis  y luchar contra la flacidez y la celulitis.

El rejuvenecimiento de  la piel y la disminución de la celulitis son otras de las bondades de la crioterapia, además de solventar la artritis, el eczema, el estrés, el insomnio y la depresión.

A base de compresas frías, masajes con hielo, pulverizaciones refrigerantes o la aplicación de geles se baja la temperatura corporal, ya que las bajas temperatura contraen las fibras elásticas, lo que ayuda a mejorar el contorno de aquellas zonas en las que la grasa se siente muy cómoda como son los glúteos, las caderas y la tripa.

Eliminar la grasa con frio

Cuando se aplican sobre la piel temperaturas inferiores a la de cuerpo humano,  37º centígrados,  lo primero que ocurre es la  vasoconstricción, es decir, el estrechamiento de los vasos sanguíneos como acto reflejo, lo que estimula la aceleración de la circulación para poder elevar la temperatura.

“Así se produce un gasto calórico y un aumento en la velocidad con la que los glúcidos y las grasas se metabolizan y, al mismo tiempo que se destruye el tejido adiposo, se tensa la piel y se endurecen los músculos”, explica Leticia B. Carrera, responsable del centro Felicidad Carrera.

“Cuando la temperatura desciende por debajo de los 0ºC, el agua en el interior de las células pasa a estado sólido y se forman cristales de hielo que rompen las células”.

El tejido graso del organismo humano está compuesto por células grandes que acumulan lípidos –grasa- en forma de almacén. Estas células llamadas adipositos son muy frágiles y cualquier cambio de temperatura hace esas células puedan morir.

“Cuando la temperatura desciende por debajo de los 0ºC, el agua en el interior de las células pasa a estado sólido y se forman cristales de hielo que rompen la célula”, añade la experta.

“Por este motivo, la Criolipólisis es una novedosa manera de eliminar la grasa sin tener que pasar por el quirófano. Basta con aplicar un frío de manera controlada sobre la superficie de la piel”, explica Leticia B. Carrera. Corría el año 2008 cuando prestigiosos dermatólogos estadounidenses descubrieron que un enfriamiento controlado descomponía las células grasas sin dañar el resto de tejidos.

“Fue entonces cuando prestigiosos dermatólogos americanos descubrieron que el enfriamiento controlado del tejido adiposo desde el exterior de la piel descomponía las células grasas sin dañar el resto de tejidos”, añade Leticia B. Carrera

Durante dos años se desarrollaron exitosos estudios preclínicos con animales y seres humanos que determinaron la eficacia del tratamiento con frío. “Se seleccionaron personas que tenían grasa localizada - michelines, cartucheras y tripa- y se les aplicó sesiones a temperatura de 4º centígrados. Todas las personas redujeron su tejido graso”, dice la experta.

Ante estos estudios la compañía Milesman desarrollo Criolipo, un aparato con láser diodo de alta potencia, capaz de eliminar la grasa localizada de forma segura, indolora y eficaz en determinadas zonas corporales sin necesidad de una dura dieta de varios meses o una intervención quirúrgica con anestesia tumescente como la liposucción.

¿Cómo funciona? Antes de nada se selecciona la zona a tratar y se mide el grosor del pliegue. A continuación, mientras el cliente permanece tumbado en la camilla escuchando música o leyendo, se aplica un gel conductor y se masajea la zona durante 30 o 35 minutos con el cabezal que succiona y enfría a la vez. “Es importante resaltar que la succión es esencial para conseguir unos resultados satisfactorios”, cuenta Leticia B. Carrera.

“El frío y los grados bajo cero son auténticos aliados de la belleza, ya que cumplen una función descongestiva y anestésica y provocan la exfoliación y el recambio de la piel”, explica el centro H&H Medicina Estética, que asegura que con una sola sesión de Criolipo, según unos estudios de la Universidad de Harvard, se ven resultados satisfactorios en el cien por cien de los casos.

La crioterapia está contraindicada en personas hipersensibles a las bajas temperatura, a las que sufren problemas circulatorios severos y las que padecen enfermedades reumatológicas.