La ciudad de los grandes rascacielos está viviendo un florecer de parques únicos en los que la imaginación y el diseño se unen para transformar infraestructuras abandonadas, galerías de arte o viejas vías de tren en nuevos espacios verdes para la ciudad que ya cuenta con uno de los parques urbanos más famosos del mundo, Central Park.

Para los muy urbanos neoyorquinos, la vida de la ciudad también pasa por disfrutar de los espacios verdes, de los que tienen muchos y muy variados. Desde su famoso pulmón verde, Central Park,  hacia el norte de la ciudad, hasta el famoso “High Line”, o el parque subterráneo de Delancey, o las pequeñas plazas que se han habilitado como espacios verdes, muchas veces por los propietarios de los edificios adyacentes, todos son lugares para el esparcimiento y para disfrutar.

Parque subterráneo con luz natural

Puede que el más llamativo de esos proyectos sea el Delancey Underground, también conocido como “Low Line” (línea baja), que busca transformar en un parque con luz natural una vieja estación subterránea de tranvías construida en 1903 y que lleva más de seis décadas abandonada en el subsuelo de la Gran Manzana.

“Con una tecnología que crea una simulación del cielo, el espacio no se va a parecer a ningún otro en el que haya estado jamás tendrá, por un lado este legado histórico, pero por el otro lado funcionará como cualquier parque, tendrá árboles y césped naturales para que la gente lo disfrute”, explicó a Efe, James Ramsey, que impulsa este proyecto junto al arquitecto Dan Barasch.

Ramsey llevaba trabajando durante años en un dispositivo de cables ópticos que concentra la luz solar de la superficie y la redistribuye bajo tierra, lo que permite que crezcan plantas en un espacio subterráneo, por lo que decidió aplicar esa técnica en la enorme y abandonada estación de tranvías.

“EL POPULAR "HIGH LINE" TAMBIÉN ES LA INSPIRACIÓN DEL NUEVO PARQUE QUE SE ESTÁ CONSTRUYENDO EN EL CORAZÓN DEL BARRIO DE CHINATOWN, DONDE SE ESTÁ TRANSFORMANDO UNA PLAZA TRIANGULAR, A LOS PIES DEL PUENTE DE MANHATTAN, EN UN NUEVO JARDÍN EN LAS ALTURAS APODADO COMO EL “MINI-HIGH LINE”.

“Estaba trabajando con un antiguo ingeniero de la Autoridad Metropolitana del Transporte (MTA) que me contaba todas estas historias sobre los espacios perdidos debajo de Nueva York y me interesé muchísimo por ellos”, relata Ramsey, quien todavía  habla con emoción al describir la sorpresa que se llevó cuando descubrió que uno de ellos estaba, precisamente, debajo de su oficina en la calle Delancey, al sur de Manhattan.

El emprendedor explica cómo esta vieja estación, un lugar oscuro y algo lúgubre por el abandono de las últimas seis décadas, tiene también un sabor especial gracias a su legado histórico, a sus altísimos techos y a las vías del tranvía que permanecen casi intactas pese al paso del tiempo. El espacio de más de 6.000 metros cuadrados lleva abandonado desde 1948

Si Ramsey y Barasch consiguen finalmente transformar esa estación subterránea en un nuevo parque para Nueva York, el llamado Low Line se convertiría en una suerte de antónimo del ya famoso High Line, que convirtió unas viejas vías de tren a nueve metros de altura en uno de los parques de moda de la ciudad de los rascacielos.

Una galería de piel mudable

El sueño de convertir un espacio cerrado en una nueva zona verde para la Gran Manzana no es solamente un proyecto de los impulsores del Delancey Underground, sino que es también una realidad gracias a Park Here, que convierte cada invierno una gran galería del barrio de Nolita en un parque público para que los neoyorquinos se resguarden del frío.

“Lo nuestro es una rebelión contra el invierno” declara a Efe orgulloso, Jonathan Daou, propietario de la galería Openhouse, un espacio que muda tanto de piel que ha llegado a albergar desde una exposición de arte hasta el lanzamiento de una nueva línea de ropa, pasando por múltiples conciertos y, todos los inviernos, un parque.

“EL SUEÑO DE CONVERTIR UN ESPACIO CERRADO EN UNA NUEVA ZONA VERDE PARA LA GRAN MANZANA ES UNA REALIDAD GRACIAS A PARK HERE, QUE CONVIERTE CADA INVIERNO UNA GRAN GALERÍA DEL BARRIO DE NOLITA EN UN PARQUE PÚBLICO PARA QUE LOS NEOYORQUINOS SE RESGUARDEN DEL FRÍO”.

A pesar de que éste no cuenta con la tecnología de luz solar del Low Line, esta curiosa zona verde cuenta con árboles construidos a base de ramas naturales, césped artificial fabricado con productos reciclados, música de fondo con sonidos de pájaros y niños jugando y hasta un perfume que evoca los olores típicos de cualquier parque en verano.

“Lo más impresionante es la acogida de la gente, ha sido casi como un experimento social”, explica Daou, quien cuenta cómo incluso se tuvo que enfrentar a una mujer ciega que exigía poder entrar con su perro guía, ya que no entendía que no se le permitiera acceder por miedo a que el animal hiciera sus necesidades en el recinto.

El parque, que cerró sus puertas el pasado 14 de febrero y volverá a abrir el próximo invierno, ha sido todo un éxito en el gélido invierno neoyorquino y el año pasado llegó a recibir hasta 50.000 visitantes en un solo mes, con una media de unas 2.000 personas durante los fines de semana.

Sin recibir financiación alguna de las autoridades de Nueva York, la entrada es gratuita para todo el mundo a Park Here, que se financia gracias a las aportaciones de diferentes patrocinadores o a las comisiones que recibe de los carritos de comida y bebida que se instalan allí cada inverno.

El “Mini-High Line”

El popular "High Line" también es la inspiración del nuevo parque que se está construyendo en el corazón del barrio de Chinatown, donde se está transformando una plaza triangular, a los pies del Puente de Manhattan, en un nuevo jardín en las alturas apodado como el “mini-High Line”.

Impulsado por la organización Renaissance Economic Development y con el apoyo del Departamento de Transporte de Nueva York, el espacio ofrecerá “a los vecinos y a los ciclistas que crucen el puente un área pública donde disfrutar de las vistas hacia la calle Forsyth y de todo el barrio”, según detalla esa agencia pública en su página web.

“EL MÁS LLAMATIVO DE ESOS PROYECTOS ES EL DELANCEY UNDERGROUND, TAMBIÉN CONOCIDO COMO “LOW LINE” (LÍNEA BAJA), QUE BUSCA TRANSFORMAR EN UN PARQUE CON LUZ NATURAL UNA VIEJA ESTACIÓN SUBTERRÁNEA DE TRANVÍAS CONSTRUIDA EN 1903”.

El artista chino Xu Bing, conocido por el juego con la caligrafía china en su arte, podría ser el encargado de diseñar esta plaza elevada, cuya construcción se espera que comience en junio de 2013 y esté lista para ser visitada por el público un año después.

Una vez se complete, el “mini-High Line” se unirá a la larga lista de espacios verdes con la que cuenta la Gran Manzana, que a pesar de albergar el parque urbano más visitado de Estados Unidos, el parque Central, no deja de sorprender a locales y turistas con imaginativos proyectos que, como en el caso del Low Line, llegan a desafiar incluso las leyes de la naturaleza.

Lograr que nuestra casa sea ese lugar con el que siempre soñamos, a pesar de que le falten muchas cosas de las en su día utilizamos, es factible si tenemos en cuenta algunas ideas de decoración para convertirla en ese sitio confortable al que nos encanta volver, incluso después del viaje más maravilloso.

En una buena planificación se halla la clave de todo. Planificar el espacio, el presente y el futuro. Es importante no limitarse ni crearse expectativas irreales. Piense en el presente, en lo que le gustaría tener ahora, pero también en las necesidades que su vida le plantearía en el futuro próximo. Así evitará hacer frente a obras constantes.

Distribuir la casa hacia la luz, hacia el exterior, le permitirá iluminar sin esfuerzo cualquier habitación.

"En una buena planificación se halla la clave de todo. Planificar el espacio, el presente y el futuro. Es importante no limitarse ni crearse expectativas irreales."

La luz modifica el color y proyecta calidez, sea cual sea el tono del que tenga pintadas las paredes. En este sentido, intente unificar la paleta de color para crear un estilo base en todos los revestimientos.

La madera del pavimento se alía con la luz y con la calidez. Apueste por ella.

Cuando los metros son escasos gane centímetros a terrazas o miradores incorporándolos a la estancia general. Ganará en luz y en amplitud. Reduzca el perfil de los cerramientos y así añadirá continuidad. Los acabados en blanco le añadirán un plus de claridad.

Un buen cerramiento le permitirá también conseguir una buena climatización tanto en invierno como en verano.

 

OJO A LOS MUEBLES.

Si además consigue colocar los muebles y armarios más altos y voluminosos hacia la pared logrará sin esfuerzo su objetivo, pues hará que el espacio resulte mayor.

En este sentido lo ideal es elegir los muebles de un tamaño proporcional al espacio del que dispone. Si no tiene mucho piense que no podrá almacenar todo lo que desea y así le será más fácil optar por los muebles más adecuados.

"Elija los muebles de un tamaño proporcional al espacio del que dispone. Si no tiene mucho, piense que no podrá almacenar todo lo que desea y así le será más fácil optar por los muebles más adecuados."

También puede errar al adquirir un mueble pequeño para un espacio grande en el que se ve perdido ante la amplitud.

En el salón coloque el sofá de frente a la ventana y compartimente poco. En definitiva, como en otras parcelas de la vida, menos es más. Aunque el número de estancias se reduzca conseguirá que los metros con los que cuenta parezcan mayores.

 

DELIMITAR ESPACIOS.

Las piezas bajas son un instrumento ideal para delimitar espacios, los elementos móviles de estas características incluyen la versatilidad que les imprime poder colocarlos en distintas áreas, según las necesidades.

Los muebles sin traseras, como algunas estanterías, también ayudan a partir zonas y las mesas con cristal se alían con la ligereza en los espacios.

Aunque sean algo más caras, apueste por tapicerías duraderas con tratamientos antimanchas, en tejidos lisos que soportan más el paso del tiempo.

"Se yerra tanto al colocar una pieza grande para un espacio pequeño, como al adquirir un mueble pequeño para un espacio grande en el que se ve perdido ante la amplitud."

En este sentido también puede prescindir de puertas interiores: la cocina y el comedor no tienen porqué estar separados; de la misma manera que en el dormitorio pueden quedar unidos el baño y la habitación principal.

En cada uno de los casos evite que los muebles dificulten el acceso de entrada a una estancia ni la circulación de una a otra.

Con pequeños detalles conseguirá que la casa se adapte a sus necesidades y a sus gustos. En definitiva, tendrá un hogar a su medida.

Un edificio es bioclimático cuando está integrado en el entorno y existe conexión entre la composición del material y el medio de ubicación. El fin es lograr el máximo rendimiento de las instalaciones y proporcionar confort a quien lo habita. Eso es lo que afirma el arquitecto José Carlos Goyeneche. Desde hace algunos años, ante la perspectiva de que en un futuro las fuentes de generación de energía verán limitada su capacidad y las altas dosis de contaminación pueden afectar a la mayor parte de las ciudades, se está intensificando el estudio y la construcción de edificaciones sostenibles.

Para otorgar a una edificación el calificativo de sostenible o bioclimática debe de conjugar la relación entre la composición del material de la edificación (cerramientos, aberturas, impermeabilizaciones, ventilaciones naturales…), el lugar de ubicación (clima, orografía, temperatura, humedad, fenómenos meteorológicos e incluso paisajismo) y el máximo rendimiento de las instalaciones que sean necesarias para un funcionamiento óptimo, basado en el confort y el bienestar para el que es proyectado. Para José Carlos Goyeneche, la arquitectura “es la capacidad de organizar los espacios y crear ambientes, utilizando recursos del entorno como la luz, las sombras, y los elementos propios de la naturaleza, que aporten sensaciones cambiantes y que gratifiquen a las personas que residan en estos espacios”. Una vivienda bioclimática debe tener un balance entre los valores arquitectónicos per se y la eficiencia energética y el respeto al medio ambiente. La búsqueda de un entorno saludable y la obtención de espacios de energía positiva deberían ser los objetivos primordiales al momento de diseñar una vivienda bioclimática, donde la edificación esté perfectamente integrada en su ubicación, con una orientación solar que permita aprovechar la luz de una manera meticulosa, delicada y práctica. El recorrido de la luz es de vital importancia a la hora de diseñarla, para que el sol cada día vaya iluminando cada espacio de la vivienda. Asimismo la funcionalidad de todos los elementos se debe complementar para todos los usos que sean necesarios.