Hace ya cuatro años que se presentó ante el mundo como un aparente prototipo. Pero Adastra Yacht ya es una realidad. Sus 140 metros de eslora y su línea aerodinámica lo convierten en un capricho irresistible para todo millonario amante del mar. Pequeña No es un pájaro pero tiene alas, no es un avión pero es capaz de albergar en su interior a 15 pasajeros. John Shuttlewoth Yacht diseñó la arquitectura de esta nave, su interior y su rendimiento como una de las embarcaciones de diseño más características de los últimos tiempos. Pequeña1   Su velocidad de crucero alcanza una optimización de 10.5 nudos y tan solo consume unos 4.4 litros de combustible por hora. Descrito por la revista Boat como uno de los súper yates más increíbles del mundo, pertenece a un magnate naviero llamado Antonio Marden, quien planea cruzar el mundo con su yate a medida, y le ha costado la friolera de 9,5 millones de libras. Pequeña6 Su creador, John Shuttlewoth es toda una eminencia en el mundo de la industria náutica y es reconocido por la seguridad de sus barcos. El diseño interior de Adastra ha sido creado a su vez por los japoneses Jepsen y fabricado por McConaghy Boats. Su línea futurista se ha ganado el reconocimiento de todos los premios 2013 concedidos en alta mar. Pequeña7     Pequeña2   Pequeña3   Pequeña4

En las relaciones amorosas, si sus miembros se preocupan excesivamente por los bienes materiales, surgen conflictos que pueden deteriorar seriamente o poner en peligro el vínculo. Claves para resolver los asuntos de dinero de forma armónica.

La acumulación de bienes materiales suele reflejar la prosperidad económica de una pareja, pero también puede ser una fuente de discusiones y enfrentamientos cuando se convierte en el protagonista principal de la relación.

Las parejas muy materialistas probablemente tengan muchos objetos y dinero, pero también tienen más inconvenientes a la hora de mantener vivos la armonía, la comunicación y el amor que una vez unieron a ella y él, de acuerdo a una investigación.

Los investigadores, de la Universidad Brigham Young (BYU, según sus siglas en inglés), en Utah (EE.UU.)  han encontrado que cuando una pareja se enfoca en el dinero y las posesiones, puede ver deterioradas su felicidad y estabilidad.

El estudio, en el que se preguntó a más de 1.700 parejas casadas de Estados Unidos, cuánto valor dan a "tener dinero y muchas cosas", encontró que aquellos matrimonios que creen que el dinero no es importante puntuaron hasta 15 por ciento más que aquellos materialistas, en cuánto a estabilidad y otras factores iniciativos de la calidad de la relación.

"En las parejas en que ambos cónyuges son materialistas, la relación tiene más problemas, como una comunicación en descomposición, una mala resolución de los conflictos y una baja sensibilidad entre uno y otro, que cuando solo uno de los miembros otorga un elevado valor al dinero y las posesiones”, ha señalado Jason Carroll, autor principal del estudio y profesor de vida familiar de la BYU.

Según los expertos de la BYU, para una de cada cinco parejas que participaron en el estudio el dinero es muy importante, y para aquellas que tendían a ser más pudientes, el dinero era a menudo una fuente de conflicto en la relación matrimonial.

“Investigadores, de la Universidad Brigham Young (BYU, según sus siglas en inglés), en Utah (EE.UU.)  han encontrado que cuando una pareja se enfoca en el dinero y las posesiones, puede ver deterioradas su felicidad y estabilidad”.

“El dinero afecta las relaciones amorosas. Puede generarse mucha ‘tortura psicológica y emocional’ por el control económico, las mentiras derivadas de cómo se gastado o lo que ha costado una cosa u otra, todo lo cual puede separar a las personas”, señala el psicoterapeuta José María Doria, director de las Escuela Española de Desarrollo Transpersonal (EEDT).

Para el director de la EEDT “en general es recomendable que cada uno mantenga una economía independiente, y un fondo común para los gastos compartidos, y si uno de los dos pasa por un mal momento el otro lo ayuda”.

Compartir sin manipular

“De este modo –prosigue Doria- en la pareja hay unos gastos fijos a los cuales cada uno aporta un determinado dinero, y unos ingresos propios, que cada uno administra y utiliza en función de sus necesidades, y para poder hacerse regalos, darse sorpresas, invitarse el uno al otro”.

“Es bueno mantener la transparencia y también compartir, pero conviene mantener una cierta privacidad en la economía y autonomía para elegir lo que hace con el dinero propio”, sugiere el psicoterapeuta.

“Así, se evita tener que convencer al otro de que hay que comprar algo, buscar su aprobación o luchar contra la desaprobación de determinadas compras, y también las discusiones sobre si es más necesario o mejor adquirir `esto que aquello´”, señala Doria.

“El dinero está en la base de la vida marital y familiar, la mayoría de los matrimonios se separan más por desacuerdos sobre el dinero que por cualquier otro motivo y el resentimiento por cómo se maneja el dinero es probablemente la cuestión más importante que separa a padres, hijos y hermanos”, explica la psicóloga argentina Cloé Madanes, directora del Instituto de Terapia Familiar en Washington (EE.UU.).

“Los miembros de una familia pueden pelear encarnizadamente por el dinero, los padres no saben cómo hablar de él con sus hijos ni cómo darlo o cuándo no darlo; los esposos discuten sobre con cuánto ayudar a cada uno de los descendientes; muchos divorciados descubren amargamente que el matrimonio es una asunto de dinero”, señala la reconocida terapeuta familiar.

Según la autora “El significado oculto del dinero”,“el dinero genera competencia entre los miembros de una pareja con distintas situaciones laborales y económicas y atrapa a muchos matrimonios en la situación de comprar ciertas cosas porque lo hacen los demás o para pertenecer a un grupo social”.

Asimismo, “la estabilidad económica a menudo lleva al aburrimiento en la madurez y tanto el éxito profesional como la infelicidad en el trabajo son difíciles de manejar y ocasionan conflictos, mientras que el temor de perder el empleo o los ahorros, causa riñas, dolencias, depresión y dificultades sexuales”.

La Serie Mundial de Póquer, que se juega desde 1970, reúne a los mejores exponentes del juego de cartas más popular del mundo y ha entregado premios que superan los 1.400 millones de dólares. El ganador de la versión 2011 se dio a conocer el 8 de noviembre: el checo Martin Staszko.

El ganador de este año del evento principal de la Serie Mundial de Póquer (WSOP, por sus siglas en inglés) recibirá la nada despreciable cifra de 8,7 millones de dólares, pero para embolsillarse esa cantidad deberá haber superado a los 6.865 jugadores que pagaron su inscripción de 10.000 dólares para ocupar una de las sillas en el Hotel Rio de Las Vegas en Estados Unidos.

Y es que este evento es el que mayor atención capta entre los jugadores de póquer, no solo de Estados Unidos sino de todo el planeta, ya que gracias a las transmisiones por televisión que se hacen de la WSOP ha conquistado seguidores en todo el planeta. En los 58 eventos de este año de la WSOP participaron 75.672 jugadores de más de 100 países y en el que se entregaron casi 200 millones de dólares en premios.

“En el evento principal de este año participaron casi 7.000 jugadores y el campeón se llevará a casa un bolsa de 8,7 millones de dólares”.

La cifra de inscripciones y dinero es un récord histórico para la WSOP: en 1970 solo participaron 6 personas y en 2010 la cifra alcanzó los 72.966 jugadores. “El crecimiento es una fuerte evidencia de que la popularidad del póquer sigue en aumento. Es un juego reverenciado internacionalmente y que cuenta con más de 10 millones de practicantes en todo el planeta”, asegura Seth Palansky, director de comunicaciones de la WSOP.

Sobre el juego en América Latina el portavoz de WSOP asegura que “es un mercado en auge” y agrega que “el número de jugadores latinoamericanos que participan en los eventos sigue en aumento y no se ven señales que hagan pensar que esa tendencia cambiará”.

Toda la baraja

El aumento masivo de jugadores no solo responde al auge que se produjo desde que se empezó a transmitir la WSOP por televisión ni a la creciente tendencia de jugar por internet, sino que además explica que el póquer no hace reparos de ningún tipo entre sus participantes: cada año llegan a las mesas jugadores novatos (Logan Deen, por ejemplo, cumplió sus 21 años el día que comenzó el torneo), expertos profesionales (Ellen Deeb participó con 91 años) y mujeres (5,3 por ciento de los participantes de este año).

Aunque los jugadores profesionales (aquellos que se ganan la vida jugando póquer) partan como favoritos en los torneos, esto no garantiza su éxito, es más, en los últimos 10 años siete novatos, entre estudiantes, contadores, abogados y quiroprácticos, se han llevado el brazalete de oro en el evento principal, el premio más significativo en el mundo del póquer.

“No existe una fórmula exacta para llegar a ser un jugador de éxito, pero los profesionales más importantes del mundo comparten ciertas características: una sólida comprensión de probabilidades matemáticas, la capacidad de "leer" a otros jugadores y nervios de acero”, explica Palansky, quien añade que además hay que tener la inteligencia para saber retirarse a tiempo de una mano y las agallas para apostarlo todo en la siguiente.

“Actores como Matt Damon y Ben Affleck, y deportistas como Evander Holyfield y Charles Barkley, han dejado ver sus mejores caras de póquer en la serie mundial”.

Aunque la suerte es un factor determinante en el póquer, quienes lo juegan insisten en que está más cerca de un deporte en el que se busca reducir el azar a su más mínima expresión. “Es una competición que requiere de muchos de los atributos que el deporte tradicional: una intensa concentración, la capacidad de leer las intenciones y el talento para maximizar las fortalezas, mientras que se explotan las debilidades del rival”, apunta Palansky.

Varios famosos se han dejado contagiar de la fiebre y han pagado 10.000 dólares por una silla en el evento principal de la WSOP. Actores como Matt Damon, Edward Norton, Ben Affleck, Jason Alexander, Adam Sandler y Mena Suvari; y deportistas como Charles Barkley, Paul Pierce, José Canseco y Evander Holyfield han dejado ver sus mejores caras de póquer.

Ases bajo la mesa

El evento principal de la WSOP, que se comenzó a jugar desde mediados de año y que coronó a su ganador el 8 de noviembre, es el que capta la mayor atención del público. Se juega bajo la modalidad del Texas Hold’em sin límites, la más popular en el planeta póquer, y es seguido por millones de aficionados por televisión e internet.

Los nueve jugadores que se disputan el título más significativo del Olimpo del póquer demuestran la versatilidad de participantes que ofrece el juego: jugaron tres estadounidenses, un alemán, un inglés, un ucraniano, un irlandés, un checo y un representante de Belice; el mayor tiene 49 años y el menor acaba de cumplir sus 21 años.

“Trabajaba en un compañía de coches. Comencé a ver póquer por televisión y luego a jugar en línea. Ahora llevo tres años jugando como profesional”, explica el checo Martin Staszko, quien a sus 35 años lidera el conteo de fichas en su debut en el evento principal de la WSOP.

El estadounidense Phil Collins, 26 años y quien visita por tercera vez las mesas de la WSOP, renunció a la posibilidad de estudiar leyes para dedicarse al póquer. “Me gusta tener la libertad para hacer lo que quiera, no me gusta que la gente me diga qué tengo que hacer. Como jugador profesional me gusta saber que me puedo despertar y hacer lo que me plazca”, afirma en la página oficial del evento.

El debutante alemán Pius Heinz, 22 años, también cambió su futuro universitario para dedicarse de lleno al póquer. “Después de dos semestres en la universidad decidí concentrarme en el póquer. Me gustan muchas cosas del juego: aplicar presión a los contrarios, engañarlos, entrar en su cabeza y averiguar qué quieren hacer”, afirma.

Cualquiera de estos tres jugadores se puede convertirse en el próximo Zeus en el Olimpo del póquer, porque como dicen los expertos del juego: aunque quede una sola ficha todavía existen posibilidades de ganar.

Conocer en profundidad un país, confundirse entre la gente local y hacer amigos en el camino ha sido siempre el espíritu de los viajes. Hoy en día, nuevas alternativas a los hospedajes clásicos nos permiten incursionar en el destino soñado de una forma poco costosa e intercultural.

¿Siempre soñó con viajar por el mundo, conocer otras culturas e intercambiar experiencias con personas de diferentes países pero el dinero nunca fue su mejor aliado? Si su respuesta a la pregunta es positiva, entonces ya no tiene más excusas para seguir aplazándolo. Hoy en día, no sólo es posible viajar más barato sino que, además, más de un millón de personas de todo el mundo - que nunca hubieran tenido la posibilidad de conocerse – comparten la hospitalidad de una casa y un sinnúmero de gratificantes experiencias interculturales.

Viajar sin salir de casa

Un viaje como mochilero le permitió a Casey Fenton, un joven estudiante estadounidense, concebir en 2003 una idea que dio un giro inesperado a la concepción de viajar.

Mientras se encontraba en Islandia, Fenton pensó que sería agradable conocer gente de la ciudad. Las habilidades adquiridas como estudiante de ingeniería de sistemas le ayudaron a conseguir cientos de direcciones de correos electrónicos, que utilizó para lograr su objetivo. El resultado fue increíble, cientos de respuestas llenaban su bandeja de entrada, incluso con invitaciones a dormir.

Este éxito le ayudó a crear la organización Couchsurfing, cuyo enfoque se basaba en proporcionar a los viajeros hospedajes en casas de personas del lugar en todo el mundo.

Pero, si bien esta idea permite abaratar los costos de los viajes, lo que contribuye a que más personas puedan realizar travesías fuera de casa, los miembros de Couchsurfing tienen un interés especial en enriquecerse de la interacción intercultural.

Y es que no sólo los que viajan conocen otras culturas sino que, también gozan de este privilegio, aquellos que hospedan a los viajeros en sus casas.

Los orígenes de la integración mundial

No es correcto pensar que la propuesta de Couchsurfing fue revolucionaria. Ya que iniciativas similares comenzaron a gestarse desde el fin de la segunda Guerra Mundial.

El devastador sentimiento que dejó la guerra en las personas del mundo, hizo que se despertara un fuerte interés por consolidar la paz y la justicia en el mundo. Una de las propuestas para alcanzar este objetivo lo tuvo, en 1949, un grupo de estudiantes de diferentes nacionalidades que residían en Askov (Dinamarca) quienes desarrollaron un sistema mundial de viajes que denominaron “Peacebuilders” (Constructores de Paz).

Esta organización, que más adelante cambiaría su nombre por el de Servas (“Ayudamos, servimos”, en esperanto) se basaba en la idea de que cada viajero era acogido por un anfitrión del país de destino a quien ayudaba en las actividades de la casa mientras estudiaba las condiciones sociales del país e intercambiaba ideas para el desarrollo de mejores formas de entendimiento mundial.

La organización, que en un inicio comenzó con  personas comprometidas con asociaciones humanitarias o pacifistas y que ampliaría su alcance a todos los que compartieran la idea de alcanzar la paz mundial a través de la comprensión intercultural, sigue existiendo y ha llegado a agrupar más de veinte mil miembros repartidos en 148 países, según las estadísticas proporcionadas por Servas.

“En el 2003, Casey Fenton creo Couchsurfing: una organización que proporciona conexiones mundiales a los viajeros y locales promoviendo, de esta manera, el intercambio intercultural entre las personas y la posibilidad de realizar viajes a bajo costo”.

Sin duda, esta idea fue el origen de varias otras organizaciones que, décadas después, presentaron propuestas que compartían los mismos ideales que Servas, “preservar la diversidad a través del respeto, la tolerancia y la apertura de puertas a personas de culturas, razas y creencias diferentes”, según el portavoz de Servas en España Lluis Muns.

Sin embargo, hasta la aparición de internet, la difusión de estas iniciativas fue lenta. El alemán Veit Kühne, quien fundó la organización de paz Hospitalityclub en agosto de 2000, fue el primero en utilizar este recurso para difundir ampliamente su iniciativa.

A pesar que la inspiración de Fenton en la creación de Couchsurfing tuvo un origen distinto, su objetivo no difiere mucho de los anteriores movimientos.

Según señala Alexandre Palau - miembro voluntario de la organización -“creando conexiones y amistades entre personas de diferentes orígenes, diferentes culturas, diferentes formas de vida, Couchsurfing ayuda a que el mundo sea un lugar mejor, un sofá a la vez.”

Las estadísticas proporcionadas por la organización que demuestran que más de 2,9 millones de personas de 246 países han compartido más de 4.3 millones de experiencias positivas en sus encuentros (un 99.7 por ciento de todas las experiencias de la organización) son, sin duda, la mejor prueba que el objetivo se está alcanzando.

Como bien lo describe una usuaria canadiense: “Couchsurfing.org es una sociedad única donde los extraños tratan a los extraños como amigos.”

Una sociedad única, y hasta paralela, que más que ser un hotel gratis provee a los viajeros y locales conexiones mundiales para conocerse, entenderse y hacer amigos disfrutando del intercambio cultural.

Para gustos, los colores

Pero, si se trata de viajar y conocer otras culturas, Couchsurfing no ha sido la única organización que ha concebido una opción de viaje poco costosa e intercultural, sino que a raíz de su éxito o en paralelo a este, varias otras organizaciones idearon fórmulas con matices distintos que complementan la idea inicial.

Así, podemos encontrar iniciativas que fluctúan entre intercambios o alquileres de casas, apartamentos o simples habitaciones. Y aunque muchas de estas no sean tan altruistas como las iniciales organizaciones, las propuestas que manejan las hacen más que interesantes para realizar viajes distintos.

A través de Homelink.org se puede organizar excepcionales vacaciones mediante el intercambio de su casa o apartamento. En esta transacción sólo hay que encontrar una familia que viva en el destino que usted ha concebido para sus vacaciones y que, a su vez, este interesada en pasar unos días en su propiedad en la misma época.

Aunque a simple vista parezca azaroso, las más de catorce mil opciones en 69 países del mundo confirman que existe más de una probabilidad de realizar el viaje de sus sueños a un bajo coste. Incluso, si tiene suerte, el automóvil podría estar incluido.

En Dondedormir.com, existe la posibilidad de realizar viajes económicos y culturales mediante el alquiler de casas, apartamentos, habitaciones o hasta un sofá, a precios más bajos de los ofrecidos en los hoteles clásicos.

De acuerdo a Laura Díaz, directora de la organización, “el alquiler en alojamientos privados posibilita una experiencia social y cultural única, es como viajar 'de hogar a hogar', lo cual no es posible alojándose en hoteles. Los huéspedes además pueden ver cómo viven las personas locales, experimentar su cultura de primera mano y desde luego hacer uso de sus recomendaciones sobre qué ver y qué hacer. Todo esto contribuye a una experiencia de viaje totalmente diferente y para el recuerdo.”

Asimismo, Dondedormir.com también permite a las familias rentabilizar sus propiedades. Las estadísticas proporcionadas por la organización señalan que, hoy en día, dos mil personas de todo el mundo forman parte de esta nueva propuesta.

Lo cierto es que, sea cual sea la iniciativa que se elija, las posibilidades de realizar más viajes y conocer nuevas personas culturalmente distintas a uno son cada vez más viables. Entonces, ya no existen excusas para comenzar a conocer el mundo.

¿Ha probado alguna de estas opciones en sus vacaciones?

En cualquier época del año puede nutrir su hogar de cosas nuevas gracias a los outlets. Excelentes propuestas, a buen precio, de muebles para todos los gustos.

Ninguno de los grandes diseñadores del mundo renuncia a vender sus creaciones ni siquiera fuera de temporada, ¿por qué iba a ser distinto en el caso de los muebles? Los outlets de ropa han llevado de la mano el nacimiento de outlets de mobiliario clásico, actual o colonial, además de todo tipo de complementos para el hogar o el jardín.

En muchas ocasiones, lo que se pretende con este tipo de venta es liberar espacio de tiendas con muebles que se exhiben durante todo el año y a los que se les supone un mínimo deterioro al no provenir directamente de fábrica. Expuestos a la luz y al polvo o a posibles, pero mínimos golpes, bajan su precio de manera notable.

“En los outlets de muebles podemos encontrar diseños de temporada, sin ningún deterioro, perfectamente útiles para decorar hogares con un presupuesto reducido, pero siempre con el estilo que desea”.

Diseños que no están desfasados sirven para decorar hogares con un presupuesto reducido, pero siempre con el estilo que desea y con buen gusto. No existe ninguna relación entre mueble usado con outlets. Los muebles o ropa para el hogar que puede encontrar en este tipo de establecimientos no son de segunda mano.

Son muchas las tiendas de estas características que puede encontrar por internet y en las que incluso puede acceder a venta directa, otras, sin embargo, es imprescindible el paso por tienda.

Los pioneros

Una de las firmas más internacionales de mueble colonial, Becara, con puntos de venta en México, Estados Unidos, China, Turquía, Chile, Italia, Brasil, Emiratos Árabes o Nueva Zelanda, entre otros fue de las primeras en vislumbrar el éxito de los outlets.

Primero lo estableció en una nave industrial y después en uno de los centros de venta de outlets de ropa más importantes y visitados de Madrid (España), Las Rozas Village, donde dispone de una amplia cantidad de metros en los que mostrar artículos de fuera de colección a precios muy distintos a los que tuvieron en su día, sin mácula ni deterioro alguno, durante todo el año.

María José de Blas, relaciones públicas de Becara y responsable del saldillo, afirma que el cliente que acude a un outlet busca “ante todo un buen precio o ese "chollo" que de repente se encuentra, ya que conociendo la marca todo es garantía”, pues es lo que caracteriza a este tipo de muebles “buena calidad a buen precio”.

Se pueden encontrar muebles de hierro, forja, o de maderas nobles, butacas y sofás de cuero, médula de cuerda o tapizados; además de lámparas, apliques, faroles, cuadros, marcos, todo tipo de objetos de decoración, complementos y ropa de mesa, textil, alfombras, cojines o ropa de cama.

En Becara afirman rotundos que “la calidad no se toca. Hablamos de colecciones fuera de stock o piezas únicas antiguas que provienen de nuestro almacén de Antique, y que siempre es una auténtica ganga”, señala de Blas.

De todo como en botica

Virginia, Ohio, Georgia, Nueva York o Texas son algunos de los estados en los que la firma norteamericana Pottery Barn tiene ubicados sus outlets.

Además de ofrecer constantes ofertas en cada uno de sus productos, Pottery Barn, una de las firmas de muebles que más renueva sus colecciones, utiliza los outlets para dar salida al stock de su almacén.

Sillas, mesas, lámparas, vajillas, cojines o tumbonas para el jardín o los días de playa es sólo una pequeña parcela de lo que puede encontrar, aunque ellos aunque siempre sugieren que, si no quieren darse el paseo, para nada comprueben que van a tener aquello que buscan.

Si sabe buscar, en estos espacios puede encontrar todo aquello que se proponga.

“Contamos con mil complementos diferentes, vajillas, cristalerías, cajas, marcos, candelabros, flores, textil en toda su más amplia gama, lámparas, cuadros  y todo aquello que nos podamos imaginar” para decorar una vivienda.

¿Qué tipo de compras suele apartar para hacerlas en outlets?

No es necesario estar invitado a la boda del príncipe Alberto II con la sudafricana Charlene Wittstock para visitar Mónaco: un Principado de dos kilómetros cuadrados, enclavado en la Costa Azul, famoso por su casino y por la mediática familia Grimaldi.

Cerca de siete millones de turistas acuden cada año a esta pequeña ciudad Estado, destacado lugar de residencia de deportistas de alto nivel y de hombres de negocios, piezas de un puzzle de casi 120 nacionalidades en apenas 35.600 habitantes.

De ellos, unos 7.600 figuran entre los más privilegiados: los que gozan de la nacionalidad monegasca, transmitida de padres a hijos, y que además del derecho a voto concede beneficios como el acceso preferencial al empleo o ayudas al alojamiento cercanas al 70 por ciento.

Incluso en el más pequeño de los comercios los dependientes son capaces de atender al recién llegado en inglés, francés o italiano, y con esta boda se pretende consumar no solo la unión de una pareja, sino mostrar al mundo esa cara amable de un lugar copado durante años por el estereotipo de ser una de las capitales del juego y la evasión fiscal.

El Casino, un must

El turista que llegue a Mónaco, y que con toda probabilidad gozará del buen tiempo que ofrecen sus casi 300 días de sol al año, no puede obviar, cierto, la vista al Casino y Ópera de Monte-Carlo, construido en 1863.

Por diez euros (unos 13 dólares) y en los 40 minutos de visita, ciudadanos con costumbres y posibilidades más mundanas pueden pasearse por sus salones decorados con espectaculares vidrieras, esculturas y pinturas alegóricas, principal escenario de una actividad que sin embargo no representa en la actualidad más que un 4 por ciento de la cifra estatal de negocios.

Y llamados por el glamur de la familia Grimaldi y por las fotografías de los tradicionales saludos desde los balcones del Palacio en las fiestas nacionales, otra clásica parada debe realizarse en el mismo, erigido sobre el emplazamiento de una antigua fortaleza levantada por los genoveses en 1215.

Frescos del siglo XVI, una chimenea del Renacimiento en la Sala de Trono, el patio de Honor y sus escaleras del siglo XVII de mármol de Carrare adentran al visitante en el interior de la familia soberana, lanzada a su pesar a las portadas de la prensa por sus matrimonios fracasados, muertes trágicas y escándalos internos.

La repercusión de este nuevo enlace sobre el Principado, tanto en notoriedad como desde un punto de vista económico, todavía no puede ser cuantificada, pero sí ha resultado palpable en el número de gente que ha acudido a algunas de las competiciones internacionales más destacadas que tienen lugar en el mismo.

“Tiene casi trescientos días de sol al año y acuden a visitar el Principado cada temporada unos siete millones de turistas”.

El Gran Premio de Fórmula 1 y el torneo de Tenis de Monte Carlo han registrado desde el anuncio del compromiso, en junio de 2010, ventas "históricas" de entradas, y la cantidad de gente que asiste por ejemplo a ver el cambio de guardia se ha duplicado a simple vista, según indica la Oficina nacional de Turismo.

Invitados o no, de los tres días de fiesta popular organizada con motivo del enlace podrá ser partícipe de hecho todo el mundo por la cobertura garantizada por los cerca de 1.500 periodistas acreditados.

Una oportunidad publicitaria que se quiere aprovechar para mostrar, según el Principado, la "verdadera cara" de ese lugar, y su capacidad para ofrecer "la mejor prestación posible a una clientela mundial".

Reinventarse una vez más

Lo cierto es que desde que Alberto II asumió en marzo de 2004 la regencia del Principado y que desde tras la muerte de su padre, el 6 de abril de 2005, se convirtió en príncipe reinante, Mónaco ha tomado la velocidad de crucero en su intención por reinventarse.

De la fiebre constructora a partir de los años cincuenta bajo el mandato del príncipe Rainero, se ha apostado por convertirse en el reino de la innovación bancaria, tecnológica y cultural, con el medio ambiente en lo alto de sus prioridades.

Consciente de sus limitaciones geográficas, sus planificadores han conseguido ganar al mar el 20 por ciento de su territorio, ambición expansiva que no ha cesado en la actualidad, pero que se lleva a cabo con un mayor respeto medioambiental y, también, mayor vigilancia de los grupos ecologistas.

Ese muestra de poder en un oasis de calma, paraíso de los bon vivant, encuentra un nuevo ejemplo en el "Hôtel de Paris", a cuyo salón de belleza acudían a peinarse en la época dorada estrellas como Ava Gardner o Liz Taylor, y hasta la propia Grace Kelly.

Y los nostálgicos de estampas clásicas en el mundo del corazón pueden dirigirse hasta la catedral, edificio de estilo romano-bizantino construido en piedras blancas en 1875, en el que se celebró en 1956 la boda del Rainiero con la desde entonces princesa Gracia.

Alberto II y la sudafricana Charlene Wittstock celebrarán el próximo 2 de julio la ceremonia religiosa en la plaza del Palacio, pero al igual que entonces, la novia acudirá a depositar su ramo a la capilla de Santa Devota, construida en el siglo XI y dedicada a la patrona del Principado y a la familia principesca.

Quien acuda movido por los decorados retransmitidos en un acontecimiento menos mediático que enlaces como el del príncipe Guillermo de Inglaterra y Catalina Middleton, pero de igual alcance planetario, se cruzará con participantes en alguno de los casi 500 salones, congresos y conferencias organizados al año, que hace que la ciudad se autoproclame regularmente "capital" de alguna cosa.

Y si opta por cerrar su recorrido con otros de los puntos turísticos más reclamados, acabará en el Museo Oceanográfico, inaugurado en 1910 por su fundador, Alberto I, o en el "Fort Antoine", fortaleza construida a principios del siglo XVIII, y usada en la actualidad a modo de teatro al aire libre.

No faltan posibilidades en apenas dos kilómetros cuadrados de territorio a los pies de los Alpes y frente al Mediterráneo, estampa perfecta en la que yates de todo tamaño recuerdan el poderío económico de quien la ha elegido como lugar de residencia o veraneo.

Seguro que usted también ha experimentado, al igual que un gran porcentaje de la población, cómo el contenido de su bolsillo merma a diario. Esta situación se agrava, si cabe, cuando acude a cualquier gasolinera para repostar combustible.

Si hay un producto que sin duda incrementa su valor es el precio del crudo. Pero no todo está perdido. Existen algunos trucos que nos permitirán almacenar el carburante en nuestros depósitos por más tiempo.

Iniciando el viaje

En los motores de gasolina, se debe iniciar la marcha inmediatamente después del arranque. Esperar parado con el motor en marcha consume combustible. En los diesel es recomendable esperar unos segundos antes de comenzar el trayecto. En paradas prolongadas, es decir, mayores de sesenta segundos, es aconsejable apagar el motor, según Eroski Consumer.

Mantener la velocidad de circulación lo más uniforme posible, evitar frenazos, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios reduce el gasto de combustible. También sólo el uso de la baca, vacía o no, aumenta el consumo del carburante entre un 2 y un 35 por ciento.

 

El alto precio del combustible obliga a los usuarios del automóvil a buscar trucos para ahorrar.

No utilizar el coche para trayectos muy cortos. Puede llegar a consumir 20 litros/100km (5,28 galones/62,13 millas) en pequeños recorridos urbanos, más del doble que en carretera.

“Comience a conducir lentamente (durante los cinco primeros segundos no pasar de 20 km/h  para ahorrar un once por ciento de carburante) y evite acelerar bruscamente”.

En los motores de gasolina el cambio se tiene que realizar entre las 2.000 y 2.500 revoluciones. En los diesel el cambio óptimo se sitúa entre las 1.500 y 2.000 vueltas por minuto. Llevar el motor a un régimen adecuado no sólo reduce el gasto de combustible sino que también disminuye la contaminación acústica. Así, un coche con el motor a 4.000 revoluciones hace el mismo ruido que 32 coches a 2.000 revoluciones, según afirma el diario El Mundo.

Conducción en pendientes

Al acercarse a una subida, acelere gradualmente antes de entrar a la pendiente. No lo haga mientras esté en la cuesta, pues sólo forzará su motor y aumentará el consumo de combustible. Cuando la pendiente sea descendente, ahorre combustible valiéndose de la gravedad y del propio peso del vehículo para impulsarse.

“Circular con las ventanillas bajadas a 100 kilómetros por hora (km/h)  supone un incremento del cinco por ciento del consumo”.

El motor no consumirá nada si el vehículo presenta inercia y el usuario mantiene una marcha engranada. Por el contrario si se deja en punto muerto, el motor sí gasta combustible.

 

Si en el automóvil entra aire el gasto de combustible será mayor. Así, circular con las ventanillas bajadas a 100 km/h (62,13 mi) supone un incremento del cinco por ciento del consumo, mientras que conducir con el techo practicable abierto a la misma velocidad incrementa el gasto en un diez por ciento, exponen en El Mundo.

 

 

Llevar el motor a un régimen adecuado no sólo reduce el gasto de combustible sino que también disminuye la contaminación acústica.

Desde la Real Automóvil Club de España (RACE) advierten que “conducir usando neumáticos con una presión inferior a la correcta reduce el rendimiento del combustible en un dos por ciento y un cuatro por ciento respectivamente, en áreas urbanas y suburbanas. Además, un neumático correctamente hinchado es más seguro”.

Mantener la velocidad de circulación lo más uniforme posible, evitar frenazos, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios reduce el gasto de combustible. Foto: Eric Lalmand

Desde RACE dicen que, para ahorrar combustible, “es importante arrancar el motor sin pisar el acelerador. Usar la primera marcha sólo para el inicio y cambiar la segunda a los dos segundos o seis metros aproximadamente”. Por lo tanto, "debe comenzar a conducir lentamente (durante los cinco primeros segundos no pasar de 20 Km/h -12 mi/h- para ahorrar un once por ciento de combustible) y evite acelerar bruscamente", concluyen.

Uso de las marchas

Circular con marchas largas lo más posible y a bajas revoluciones (en la ciudad, siempre que sea posible, utilizar la cuarta o quinta marcha, respetando los límites de velocidad).

Para decelerar, levantar el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha metida en ese instante. Frenar de forma suave con el pedal del freno y reducir el cambio lo más tarde posible, con especial atención a las bajadas.

 

Aprovechar los consejos de los especialistas permitir ahorrar combustible.

Y es que, según Eroski Consumer, “circular a más de 20Km/h -12 mi/h- con una marcha metida, si no pisa el acelerador, el consumo de carburante es nulo. En cambio, a ralentí, el coche consume entre 0,5 y 0,7 litros/hora (0,13 y 1,18 galones/hora)”.

Aunque el precio del crudo aumente cada día, con estos consejos, que usted puede convertir en hábitos, notará un descenso del gasto en combustible y, por ende, un ahorro que seguro su bolsillo agradecerá.

En Lexus nos preocupamos por el ahorro de combustible, por eso en nuestros vehículos híbridos, al igual que ocurre con la reducción de emisiones, cuando el motor de gasolina/diesel no se utiliza, no se consume combustible en absoluto. Y, cuando trabaja en conjunción con el motor eléctrico, necesita menos combustible que su equivalente no-híbrido.

Esta tecnología, extremadamente inteligente, no necesita de conexión; cuando el vehículo frena, se aprovecha de la energía que normalmente se perdería y la usa para cargar la batería híbrida.

¿Qué trucos utilizas para ahorrar en carburante?