Aquí, allí, allá… tan próximo como quiera o tan lejos como le venga bien. El mobiliario con ruedas campa a sus anchas por la casa.

Muebles multiusos que lo mismo sirven de mesa de centro, que de auxiliar para colocar unos libros… Todo vale: mesas de televisión, de comedor, camas, banquetas, sillones y hasta cunas.

Diseños industriales o clásicos; en madera, en metacrilato o de cristal, con ruedas casi invisibles o con algunas que parecen una versión reducida de las que van por los raíles sobre los que se desliza un tren. Cualquier versión es válida.

No tiene porqué sentir que se encuentra ante mobiliario de oficina donde cualquier complemento es bienvenido en favor de la comodidad. Los nuevos diseños incorporan ruedas con el fin de hacer que un hogar tenga esa capacidad de transformación que nos invite a cambiar la decoración sin necesidad de mudar los muebles.

“UN SILLÓN CON DOS RUEDAS DELANTERAS SEMICAMUFLADAS ES LO QUE PROPONE LA OCA PARA DESVIAR SU ATENCIÓN Y AISLARSE EN EL RINCÓN QUE MÁS LUZ TENGA PARA DISFRUTAR DE UN MOMENTO DE SOLEDAD”.

Este tipo de mobiliario con ruedas dispone de una versatilidad que permiten dar actualidad a la decoración de su vivienda ya que pueden destinarse, según el momento, para distintas funciones.

Ikea, y sus especiales diseños para espacios reducidos, es una experta en ofrecer mobiliario móvil. En la cocina un mueble auxiliar para colocar paños, condimentos y hasta tabla para cortar el pan puede, gracias a sus ruedas, transformarse en una magnífica mesa de transporte para acercar bandejas y platos al comedor cuando tenemos invitados.

Rodando

Precisamente, en circunstancias como estas una mesa de televisión con ruedas facilita que podamos ubicarla ocasionalmente en el dormitorio, si lo que necesitamos es más espacio para una reunión entre amigos, e improvisar más asientos gracias a "pufs" y cojines por el suelo.

Un sillón con dos ruedas delanteras semicamufladas es lo que propone La Oca para desviar su atención y aislarse en el rincón que más luz tenga para disfrutar de un momento de soledad.

Si tiene que ocupar un rincón de la casa para oficina, el diseño de sillas móviles puede lograr que, pese a las ruedas, se adapte perfectamente a la decoración.

A pesar de su clasicismo, un tapizado en fieltro y  brazos en madera favorecen su utilidad en cualquier ambiente y las ruedas le añaden un plus de actualidad.

Sillas clásicas con ruedas

Para clásicas, la colección de mesas de comedor de estilo victoriano de Keen Replicas.

Realizadas artesanalmente en caoba maciza, tal y como se construían las mesas de comedor de la época, según indican en la firma. Los diseños son variados y, además de las tradicionales rectangulares y redondas, también las puede encontrar ovaladas sin olvidar las extensibles.

“IKEA, Y SUS ESPECIALES DISEÑOS PARA ESPACIOS REDUCIDOS, ES UNA EXPERTA EN OFRECER MOBILIARIO MÓVIL. EN LA COCINA UN MUEBLE AUXILIAR PARA COLOCAR PAÑOS, CONDIMENTOS Y HASTA TABLA PARA CORTAR EL PAN PUEDE, GRACIAS A SUS RUEDAS, TRANSFORMARSE EN UNA MAGNÍFICA MESA DE TRANSPORTE PARA ACERCAR BANDEJAS Y PLATOS AL COMEDOR CUANDO TENEMOS INVITADOS”.

La novedad viene de la mano de la terminación de sus patas en ruedas y manivela de latón fundido en molde de arena, para la apertura de la extensión. Están talladas a mano dibujando los ornamentos característicos del estilo victoriano.

Para aumentar la solidez de la estructura de las mesas, Keen Replicas ha añadido en esta nueva colección una quinta pata central, de la misma manera que en las piezas victorianas originales.

Un alarde de movimiento para lograr la mayor versatilidad posible.

Ganchos, caballetes, cuerdas, percheros, imanes todo sirve para tener a mano cualquier cosa cuando más lo necesite.

El tradicional perchero, le permite tener a mano varias prendas de abrigo para salir de casa urgentemente, cuando las prisas le persiguen por el pasillo. Una gabardina por si llueve, el práctico paraguas, un abrigo o una chaqueta y varios pares de pañuelos para el cuello o un par de bufandas, si es invierno, son básicos. Unas cómodas perchas multiusos también son elementos muy funcionales.

Si tiene un gran vestidor esta muy bien colocar en perfectos rollos de caracol las corbatas para su día a día laboral, pero nada como mantenerlas colgadas y a la vista según abre el armario, así podrá elegir la más adecuada según la camisa escogida.

Colocar una planta en el suelo cuando apenas hay espacio para los pies resulta complicado y finalmente acaba siendo el eje por el que discurren los trompicones, aunque si no quiere renunciar a la atmósfera que crean, opte por colocar una resistente red en la que situarla por encima de su cabeza o unos delicados soportes para colgarla en la pared como si estuviera en una terraza.

La firma Sia plantea otras posibilidades de tener plantas en casa, como los cuadros murales con flores, emulando a los jardines verticales de emblemáticos edificios de grandes empresas y hoteles. Toda una posibilidad y sobre todo muy original.

Si puede colgar la pantalla de la televisión, por qué no hacer lo mismo con una planta. Así dispondrá de espacio suficiente en el mueble auxiliar para almacenar libros, películas u otro tipo de adornos.

Un soporte de acero galvanizado sobre cómodos rieles además le permitirá trasladarla de manera que la pueda ver con comodidad, según se coloque a un lado u otro del sofá.

Los joyeros hace tiempo que dejaron de estar de moda, en especial si lo que tratamos guardar son piezas de escaso valor. Ahora se imponen sugerentes manos donde superponer uno tras otro, los anillos.

Sugerentes maniquíes con los brazos hacia arriba se colocan en el recibidor de la entrada o sobre la cómoda en la habitación. Allí tendrá a la vista todo tipo de collares y gargantillas para elegir según el vestido o suéter que vaya a lucir.

Para toda la familia

A los niños les encanta poder ver y tener a mano sus juguetes. Para que se conjuguen sus deseos con la relación con el orden de sus padres, la firma Ikea propone unos cestos colgantes de almacenaje, en poliéster, y cuadrantes de almacenaje en la pared, que dejan ver lo que guardan en su interior.

Los colgadores de puertas son todo un ejercicio de orden para el baño. Situando el gancho hacia el interior podrá dejar el albornoz o las toallas de una manera rápida y sin problemas, ya que no necesita realizar agujeros en la pared.

Un baño sin espejo es como un mar sin corales. Los prácticos espejos de aumento de doble cara tienen un pie o bien puede acoplarse a un extremo de la pared, donde se proyecte la fuente de luz principal, si es en una ventana mejor, y así evitamos cualquier golpe o caída inoportuna.

En la cocina unas oportunas barras metálicas con imanes son muy útiles para colocar todo tipo de utensilios. Pero también puede disponer de ganchos metálicos en los que colgar, por el asa, una jarra o una espumadera, y también existen en el mercado dispositivos para  tener a mano los especieros, aprovechando la propia puerta de los armarios.

El papel de cocina, un rodillo para amasar, el paño con el que secarse las manos o un recipiente para el estropajo y la bayeta,  toda una lista de elementos que no tienen porqué estar ocupando espacio sobre la encimera.

Las cocinas con isla central suelen aprovechar el techo para colgar un aro en el que colocar las sartenes y cazos más pesados. Mientras que en cómodos recipientes de gres o metal puede colocar los cubiertos de la familia.

Todo por los aires le permite crear una atmósfera de movilidad  muy atractiva a su hogar.

El barullo, el desorden no le deja ver con claridad. Se impone un toque de atención para que a nadie le resulte una pesada carga recoger en casa, y para ello lo mejor es optar por elementos útiles que no siempre tengan que estar guardados en el armario. La obsesión por tenerlo todo a buen recaudo en cajones, despensas y armarios es la tradicional, pese a que dentro todo pueda estar atomizado en un mínimo espacio. Bolsos, collares, pañuelos, juguetes, cinturones o corbatas, elementos tan imprescindibles y de uso diario, se pueden colocar a la vista en sencillos y cómodos percheros. Colgados Según como sea el aplique de la pared, puede dejar colgando sobre él cualquier complemento que utilice de manera habitual y que no dañe ni la luz ni el accesorio. Recuerde que si quiere tener un buen ‘feng shui’ en casa, y en especial en el dormitorio, debe permitir que fluya el descanso y nada altere la mente. Las cosas por el suelo, la ropa superpuesta y sin fin sobre una silla, llega a ser un motivo para que todo en su interior se altere. Utilice perchas que le permitan tener dos usos, pantalones o faldas, más chaquetas y blusas. Es la economía del espacio fácil, rápido y sencillo. Encajado en la parte superior de la puerta, sin tornillos, puede instalar un mini perchero incluso de seis aplicaciones, oculto, básico pero muy efectivo. En el interior del armario las cajas o cajones trasparentes o de cristal le permitirán acertar a la primera con lo que busca. Lo ideal es utilizar el almacenaje extraíble para sueters, camisetas, ropa interior o calcetines e incluso en este apartado en el interior del cajón puede colocar pequeños compartimentos que mantengan en orden cada cosa. A jugar Para un niño todo lo que parezca un juego puede ser motivo de diversión, por eso el momento de recoger sus juguetes debe de ser tan especial como el de sacarlos. Redes que cuelgan del techo y que a modo de colmenas van desvelando huecos donde introducir lo más variado, desde fichas de construcciones a cuentos de cabecera, pasando por coches, pelotas o peluches. Las cajas de plástico apilables, que incluso se pueden recoger bajo la cama y las minicómodas sobre las que además cualquier juguete encuentra su lugar en la parte en la repisa superior son ideales para decorar y colocar. Cocinas y baños En las cocinas se impone el cubo de reciclado triple. Deje de acumular bolsas por un lado y por otro para envases, papel y desechos orgánicos. Un cubo con tres apartados, aunque sea amplio le permitirá tenerlo todo concentrado en un punto y listo para tirar al contenedor adecuado. Los especieros siempre andan rodando sobre la encimera, lo mejor es tenerlos a la vista para usar sobre la marcha mientras cocinamos. Con un coqueto acordeón metálico puede encontrar la solución; cuando se extiende se abren pequeñas celdillas donde ubicar el eneldo, la pimienta, la canela o el azafrán. Un buen fondo para los cajones del baño resulta una opción muy práctica para acumular desde papel higiénico hasta los botes de gel, champú o crema. Pero siempre hay pequeños detalles que se nos cuelan por los rincones. Unas prácticas cestas nos facilitan la tarea de compartimentar el espacio. Fáciles de extraer para limpiar y para tener a mano todo aquello que necesitemos. No deje que un lavabo pequeño le impida colocar a su alrededor todo lo necesario. Pequeños aplique en los costados le servirán de magnífico apoyo para colocar cestas y tener a mano la crema de manos o la del rostro. Una pequeña balda de extremo a extremo servirá para colocar el jabón o un pequeño cepillo para las uñas. No se rinda, todo es cuestión de organización y de encontrar los accesorios adecuados.

¿Quién no ha buscado alguna vez prendas cómodas y a la vez con estilo?, ¿quién no se ha resignado a lucir en el hogar el viejo pantalón vaquero con esa camiseta histórica? Ya podemos estar confortables y atractivos en nuestra propia casa.

Consciente de que existe un hueco del mercado, la firma Rituals se ha convertido en la primera marca mundial que combina la cosmética del hogar y del cuerpo con diseños innovadores, con el objetivo de convertir cualquier  hábito cotidiano en algo especial, bajo el lema “redescubrir el momento”.

"Esta ropa para andar por casa cumple la  filosofía de que la felicidad empieza en los pequeños detalles y de que hay que convertir las rutinas diarias en rituales especiales, volver a disfrutar los momentos tan sublimes como darse un baño, tomar una taza de té o darse un masaje", confiesa el portavoz de compañía.

Algodón, el tejido ideal

Sus diseños están creados para clientes exigentes con ellos mismos, con su prójimo y con el medio ambiente, por lo que sus prendas deben sentirse como una segunda piel y no restringir la libertad de movimiento, con lo que el algodón al ciento por ciento resulta su tejido ideal.

Para conseguir un perfecto equilibrio entre el cuerpo y la mente, Rituals se ha inspirado en el ejercicio y la meditación de la ancestral filosofía del yoga para crear la línea de hogar  "Home&Yoga Otoño-Invierno 2011-2012", prendas atemporales de una maravillosa suavidad.

Un total de dieciséis prendas para mujer y cuatro para hombres en tonos amarillo mostaza, rosa palo, antracita, gris claro, azul grisáceo, azul oscuro y negro componen esta colección, de precios de nivel medio-alto, en cuyos básicos se incoporan “sutras” o textos cortos de la filosofía india.

La historia de esta firma se inicia en 1998, cuando Raymond Cloosterman, director ejecutivo, iniciador y fundador, quedó cautivado por la idea de abordar los productos con los que había estado trabajando, durante doce años, en la empresa Unilever de un modo totalmente distinto y lanzó la colección “Rituals home & body cosmetics” entre Bruselas y París.

“La ropa para andar por casa cumple la  filosofía de que "la felicidad empieza en los pequeños detalles y de que hay que convertir las rutinas diarias en rituales especiales".

Hoy en día, la oficina central del equipo de Rituals está situada en Ámsterdam (Holanda), desde donde se trabaja para la mejora continua de los productos y servicios, con  unos equipos muy especiales preocupados por los pequeños “rituales” de esta vida.

Esta empresa selecciona cuidadosamente a su personal, como en el caso de Yolanta Bak, una polaca afincada en París que  se vio obligada a huir a los Estados Unidos cuando todavía era una joven estudiante y llegó a ser catedrática de la prestigiosa Universidad de Harvard.

Bak se unió este grupo en 1998, cuando Rituals trabajaba en una pagoda japonesa del centro de París y ayudó al grupo a percatarse de que la gente cada vez concibe más su hogar y su persona como dos entidades interrelacionadas.

En Europa, el cuidado personal y el del hogar aumentan exponencialmente cada año, como lo demuestra y el aumento de las inversiones en  interiores, cocinas y baño. Y para responder a esta demanda, Rituals lanza periódicamente al mercado productos especiales.

¿Cuál es su prenda favorita para vestir cuándo está en casa?

Son un desafío para interioristas y arquitectos. Locales de menos de 150 metros en los que acomodar una cafetería o un restaurante y hacerlo con estilo propio. Diseñadores como Wonderwall, Martí Guixé y Thomas Heatherwick aceptaron el reto, cuyo resultado se presenta ahora en un libro de John Stones

Los cafés y los restaurantes de tamaño reducido son lugares con larga historia que evocan determinadas culturas y ciertas épocas.

Vista de la fachada del restaurante "Estado Puro"; en el centro de Madrid.

El cine ha recogido algunas de sus escenas más memorables en bares del viejo Oeste americano así como restaurantes neoyorquinos o cafés parisinos donde se reunían artistas, intelectuales y escritores con la caída del sol.

En el siglo XXI, la tendencia en las grandes ciudades es crear  establecimientos reducidos en los que se cuiden, de manera exquisita, el interiorismo y la oferta de su carta.

En las guías de turismo hay un apartado que indica: "no te lo puedes perder". Casi siempre se trata de locales pequeños y con diseño que aportan alguna característica gastronómica del país así como un plus en diseño. Pero ¡cuidado!: la originalidad y la sofisticación, habitualmente, no es económica.

Soy diferente

Marcar una diferencia con la competencia es la clave de los nuevos locales que cuidan el "diseño global", es decir, el interiorismo, la carta de platos, el uniforme de los camareros, la música, los olores y el "marketing" para atraer el público que les interesa.

“Son bares pequeños que cuidan, de manera exquisita, el interiorismo y la oferta de su carta”.

El gusto y el estar agusto van de la mano, afortunadamente, en ciertos espacios. Una cualidad que no siempre es posible: a veces el sitio es puro diseño y su comida es mala o viceversa.

Vista del local 100 % Chocolate de Tokio, de la firma de repostería japonesa Meiji, es un espacio exquisito dedicado al deleite de los sentidos a través el chocolate.

Para los turistas es fácil elegir el plato en restaurantes o cafeterías de reducidas dimensiones porque se puede observar fácilmente lo que sirven al resto de los comensales.

No hay barreras para el idioma de la vista y tampoco para apuntar con el dedo mientras se mueve la cabeza de arriba a abajo. ¡El camarero siempre nos entenderá!

Café en una nave espacial

Tradicionalmente, los cafés europeos son lugares de encuentro de pequeñas dimensiones. Recordemos cafés míticos como el Caffé Florian (Venecia), el Café de Flore (París), el Café Comercial (Madrid) o el Café de St Martin in the Fields (Londres).

Espacios en los que grupos de intelectuales y artistas han desarrollado movimientos de vanguardia de principios del siglo XX o escrito obras literarias bárbaras.

“La originalidad y la sofistificación, habitualmente, no es económica”.

En la actualidad, los nuevos cafés buscan llamar la atención. Un ejemplo es el Espresso K creado por el estudio holandés 2010 ARchitecten como si fuera una nave espacial "vintage" con lavadoras recicladas que en 18 metros cuadros te ofrece una taza de café.

 

Retro en estado puro

En diseño, una de las tendencias actuales es reivindicar la cultura nacional a través de objetos más o menos representativos. Así, el estudio de arquitectura James & Mau aplicó ese concepto en el bar Estado Puro, situado en el Triángulo del Arte de Madrid formado por el Museo del Prado, el Museo Thyssen-Bornemisza y el Museo Reina Sofía.

“El diseño "retro" está de moda para los locales pequeños”.

Más de mil peinetas de gran formato y de concha -un material específico para ese objeto- ha usado ese estudio para decorar una pared y el techo de la sala principal de Estado Puro. Asimismo ese local ha cuidado su carta que ofrece tapas creadas por el cocinero español Paco Roncero, quien las ha denominado simpáticamente: "tapas 2.0".

Vista del café Espresso K creado por el estudio holandés 2010 ARchitecten como si fuera una nave espacial "vintage"; con lavadoras recicladas que en 18 metros cuadros te ofrece una taza de café en la Universidad Tecnológica de Delft (Holanda).

Tanto en la comida como en el diseño global, el propósito  ha sido reinterpretar la españolidad en el local, comenta John Stones en su libro "Bares, cafeterías y restaurantes muy pequeños" (Blume).

 

Diseño de chuparse los dedos

Tanto el marketing, como el grafismo, el concepto de identidad de marca y el diseño de los envases son tan importantes como el color de las paredes.

El Artisan du Chocolat es una casa británica de chocolates de prestigio que elabora bombones con sabores tan insólitos como el tabaco. La firma tiene un local diseñado por Bart Lens en Londres que desde el escaparate no da pistas de qué es lo que vende a pesar de que las mesas reproducen trozos de tabletas de chocolate con leche que simulan una pequeña dentellada.

Por contra, desde el primer momento se percibe que el local 100 % Chocolate de Tokio, de la firma de reposteria japonesa Meiji, es un espacio exquisito dedicado al deleite de los sentidos a través el chocolate. Diseñado por el reputado estudio Wonderwall, la tienda y cafetería está concebida para que "la gente tenga la impresión de ser invitada a una degustación de delicatessen", señala Stones en su libro.

Vista del café Espresso K creado por el estudio holandés 2010 ARchitecten como si fuera una nave espacial "vintage"; con lavadoras recicladas que en 18 metros cuadros te ofrece una taza de café en la Universidad Tecnológica de Delft (Holanda).

Allí todo está hecho por y para el chocolate. Del techo pende un segundo techo falso con forma de tableta de chocolate negro colocada al revés, los mosaicos de las paredes están inspirados en el chocolate blanco y el mostrador y el mobiliario son de un intenso color marrón chocolate.

¡Un deleite sin fin! donde como ya se sabe: "Más vale poco y bueno que mucho y malo".

¿Cuál es vuestro bar favorito al que siempre lleváis a vuestros invitados?

Abra su mente, aproveche su imaginación. Si tiene la suerte de tener techos altos en su hogar no los desaproveche. En ocasiones, el espacio que se libera a la altura de nuestros ojos no es suficiente y hay que buscar alternativas para guardar ropa de otras temporadas, libros, maletas, archivos… un sin fin de cosas de las que no podemos, ni queremos desprendernos.

 

Librería, cama y sofa, todo en uno.

Con techos de 2,10 metros se consigue espacio, no digamos si disponemos de 3,40 metros o más. Todo un lujo, si sabemos cómo duplicar los huecos. La cuestión es lograr un espacio extra, aunque no sea muy grande, en la zona superior de alguna de las estancias para ganar superficie.

“Si la lectura es uno de sus fuertes, no lo dude, las escaleras serán su lugar de acceso a la cultura”.

El interiorista Héctor Ruiz Velázquez es todo un experto en transformar apartamentos pequeños.  “Cada vez es más caro comprar un apartamento de muchos metros cuadrados en una ciudad”, de ahí que sea necesario agudizar el ingenio “y buscar otras alternativas”, comenta. Según su experiencia, no hay que rendirse ante los inconvenientes y la falta de espacio no debe ser uno de ellos.

Los tradicionales altillos siempre han sido la solución convencional a la falta de espacio. Situados sobre la puerta de entrada, o encima de la del baño, la idea es buscar huecos  donde poder guardar elementos y no agobiarnos.

Todo a medida

Sin embargo, los nuevos diseños de camas y las nuevas propuestas de diseñadores han buscado soluciones actuales a la medida de las necesidades de cada hogar.

Si la lectura es uno de sus fuertes, no lo dude, las escaleras serán su lugar de acceso a la cultura. Olvide las barrocas estanterías de mansiones de otras épocas, rendirse al conocimiento no implica una ubicación clásica. Los nuevos diseños son ligeros, pero lo suficientemente resistentes para aguantar el peso de los libros.

 

Librerías en lo más alto. La escalera es su aliada.

Cubra una pared de repisas donde colocar a sus autores favoritos y no olvide que, en las zonas abuhardilladas, los techos pueden cobijar estantes a medida de manera original y práctica. Ahora sólo falta que coloque su mejor sillón en el lugar más iluminado.

Descanse en paz

Si lo que quiere es habilitar un reducto de paz en el que refugiarse, cerrar los ojos y leer y descansar en soledad, con metros hacia el cielo puede conseguirlo con una plataforma en un techo alto. Con ello se puede convertir un apartamento normal en una vivienda de dos alturas en la que lograr un desahogo.

En este “mini duplex” también puede ubicar un lugar de juegos para los niños. Un área en la que tenerlos cerca, pero lo suficientemente lejos como para no escuchar el primer nivel de alarmas, sirenas de coches, pitidos de consolas o gritos animados durante el juego.

Hector Ruiz Velazquez habilitó la zona de arriba de un apartamento de 50 metros para instalar la cama a modo de tatami.

Por otra parte, cuando crecen necesitan algo más de independencia y así este lugar se convierte en su reducto particular para recibir amigos y amigas en casa y mantener esas conversaciones que en la adolescencia tanto significan.

Las habitaciones de los más jóvenes o de aquellos que han decidido establecer un lugar de trabajo en casa también se transforman. La cama se eleva a las alturas para así dejar un espacio completamente diáfano en la parte inferior y colocar en esa zona un escritorio con algunas estanterías. Para muchos significa una manera de desconectar, de mantener dos ambientes en una misma habitación por pequeña que sea. Arriba y abajo, no se cansará de subir escaleras pero aprovechará el espacio.

¿Tenéis diferentes alturas en vuestra casa? ¿Cómo aprovecháis el espacio?