Cada verano, los médicos advierten de que la protección solar es imprescindible para preservar la salud de la piel, pero si además deseamos minimizar las arrugas hay que echar mano de las cremas inteligentes.

El sol es imprescindible para la vida y tienen efectos muy positivos sobre el organismo. Sin embargo, una exposición excesiva sin la protección adecuada puede dañar la piel y provocar fotoenvejecimiento, léntigos solares, inflamaciones o eritemas", advierte la doctora Natalia Ribé, especialista en medicina estética.

“DE LA MANO DE LOS COSMÉTICOS TAMBIÉN SE PUEDE REPARAR Y PREPARAR LA PIEL ANTES DE LOS RAYOS DEL SOL. LAS FIRMAS COSMÉTICAS ESTÁN CONTINUAMENTE INVESTIGANDO E INTRODUCEN EN SUS FÓRMULAS ANTIOXIDANTES COMO LOS FLAVONOIDES, CAROTENOIDES, ÁCIDO FERÚLICO  Y VITAMINAS C Y E CON EL FIN DE PRESERVAR LA SALUD DE LA PIEL”.

Un mes antes de la exposición al sol, la doctora recomienda "realizar un 'peeling' para exfoliar las capas más superficiales de la piel y así conseguir un tono más uniforme y facilitar la penetración de las cremas".

Quince o veinte días antes es conveniente tomar nutricosméticos y aceleradores de bronceados que prolongan y aceleran el bronceado. "Sus principios activos refuerzan las defensas de la piel  frente a los efectos nocivos del sol", añade Ribé.

Se debe tener muy presente que los rayos ultravioletas son una de las principales causas de envejecimiento y daño de la piel. Extremar la precaución garantiza su salud.

¿Cuál es el mejor protector? Siempre y cuando tengan una completa protección UVA y UVB cualquier protector sirve, es importante aplicarlo media hora antes de exponerse al sol, "reaplicarlo y ser generosos con la cantidad", dice la doctora.

No se deben pasar por alto las manos, el escote, el cuello y las orejas, "zonas muy susceptibles a la aparición de manchas" explica la doctora, quien aconseja seguir una dieta rica en frutas y verduras, lo que ayudará a tener una piel saludable.

“NO DEBE PASAR POR ALTO LAS MANOS, EL ESCOTE, EL CUELLO Y LAS OREJAS, ZONAS MUY SUSCEPTIBLES A LA APARICIÓN DE MANCHAS”.

Además de que el fotoprotector sea resistente al agua, es importante evitar las horas en la que el sol incide más, usar gafas, sombreros o gorras y beber abundante agua.

Una vez que se ha terminado la jornada de sol, es  fundamental darse una ducha e hidratar la piel a conciencia con productos untuosos y regeneradores. "Se deben escoger distintos productos específicos para la cara y para el cuerpo", aclara la doctora

Con  prudencia, el sol es bueno, una fuente de vida, luz y calor para la Tierra, necesario e imprescindible para el ser humano. Entre sus bondades se haya la síntesis de vitamina D, indispensable para el desarrollo de los huesos.

"Esta vitamina se encarga de transporta el calcio al tejido óseo, también es cierto que esto no debe conducir a la ausencia de fotoprotectores", afirma Ribé

El sol es terapéutico es caso de psoriasis, eccemas y vitíligo. "Su déficit puede provocar cáncer de mama, colón y próstata", declara la doctora.

Con ayuda de los cosméticos

Una piel bronceada y luminosa irradia salud, belleza y vida. Sin embargo, los estrados que los rayos UV pueden causar a la piel son muchos. Por ello, la esteticista Maribel Yébenes propone un protocolo de preparación de la piel para aumentar las defensas y evitar que el bronceado.

“QUINCE O VEINTE DÍAS ANTES ES CONVENIENTE TOMAR NUTRICOSMÉTICOS Y ACELERADORES DE BRONCEADOS QUE PROLONGAN Y  ACELERAN EL BRONCEADO”.

De la mano de los cosméticos también se puede reparar y preparar la piel antes los rayos del sol. Las firmas cosméticas están continuamente investigando e introducen en sus fórmulas antioxidantes como los flavonoides, carotenoides, ácido ferúlico y vitaminas C y E con el fin de preservar la salud de la piel.

Así la firma Lancaster tiene productos específicos para pieles maduras con activos antimanchas y enriquecidos con agentes calmantes que frenan la acción de los rayos infrarrojos.

Por su parte la casa de cosméticos Biotherm ha lanzado al mercado el concentrado correcto "Firm Corrector" elaborado con el macroalga L.Ochroleuca extraído de las corrientes del mar Céltico que ayuda a recomponer el colágeno y aporta elasticidad a la dermis.

Los huevos de Pascua, la "reinventada" torrija española, los tacos de pescado mexicanos o la "Malarrabia" peruana. La ausencia de carne en la mesa no significa que durante la Semana Santa no se puedan degustar deliciosas especialidades culinarias que aúnan tradición y respeto a la vigilia.

Olvídese de las privaciones en Semana Santa, al menos en lo que al estómago se refiere. Muchas de las preparaciones típicas de esta época del año no solo son deliciosas, sino en algunos casos también más sanas.

Pescado, verdura, frutas y legumbres, tan recomendados por los especialistas en nutrición por sus bondades, se convierten en los reyes de la mesa en estas semanas en las que la carne queda proscrita del menú.

“EL COCINERO PERUANO LUIS ARÉVALO ALIGERA Y REINTERPRETA EN CLAVE "JAPO-PERUANA" LA CLÁSICA TORRIJA Y LE INCORPORA BRIOCHE Y LIMA”.

Eso sí, para compensar los sacrificios de la vigilia, la tradición brinda también ricos -y no tan sanos- dulces como las torrijas, un postre imprescindible durante la Cuaresma y la Semana de Pasión, la leche frita, los buñuelos, los pestiños y los bartolillos.

Los guisos y potajes son uno de los principales protagonistas culinarios de esta época del año, y entre ellos destaca un clásico como los garbanzos con bacalao, a los que en algunas zonas de España se le añaden espinacas y bolas de pan frito.

Y es que, a falta de carne, el pescado brilla estos días como protagonista de muchas recetas tanto en España como en numerosos países de Latinoamérica.

Pescado, incluso en tacos

En el país del mundo en el que viven más católicos, Brasil, el Viernes Santo es el día en el que los más pudientes suelen comer bacalao en distintas preparaciones y el resto, otros tipos de pescado.

También en México, los tradicionales tacos no se rellenan en esta época de carne, sino de pescado, una preparación habitual en las zonas costeras durante todo el año, pero que sólo se extiende al interior del país cuando se celebra la Semana Santa.

Venezuela, el país con la mayor extensión de costas sobre el mar Caribe, basa su gastronomía durante la Semana Santa en platillos preparados a base de pescados y productos marinos, entre los que destacan el cuajao, que se consume en el oriente del país, y el mojito en coco, de la zona occidental.

Especies acuáticas como cazón, raya, chucho, corvina, róbalo o bacalao protagonizan estas especialidades caribeñas a las que se agregan otros ingredientes como cebolla, papa, ajos, pimientos, aceitunas, alcaparras y leche de coco.

“EN MÉXICO, LOS TRADICIONALES TACOS NO SE RELLENAN EN ESTA ÉPOCA DE CARNE, SINO DE PESCADO, UNA PREPARACIÓN HABITUAL EN LAS ZONAS COSTERAS DURANTE TODO EL AÑO”.

Durante la Semana Santa, los salvadoreños disfrutan del pescado envuelto, un guiso típico que se prepara con pescado seco rebozado con huevo y salsa de tomate y que muchas familias comen cada viernes desde que empieza la Cuaresma.

El plato tradicional de Viernes Santo para los hondureños son las tortas de pescado seco envueltas en huevo, sumergidas en una sopa con especias, cilantro, sal y otros condimentos, aunque hay familias que también lo consumen el Jueves Santo.

Mientras, en la región norteña peruana de Piura se prepara la "Malarrabia", un plato servido el Viernes Santo a base de mero con plátano maduro sancochado y un aderezo de cebolla y queso, acompañado de arroz y verduras.

“LOS GUISOS Y POTAJES CON PESCADO Y LEGUMBRES SON UNO DE LOS PRINCIPALES PROTAGONISTAS CULINARIOS DE ESTA ÉPOCA DEL AÑO”.

Sin pescado pero con otro producto del mar se prepara en la capital de Bolivia la sopa de camaroncillos con leche, que lleva camarones, leche, verduras y especias.

Pero no sólo de frutos marinos vive el hombre en estas sacras fechas. En Paraguay, por ejemplo, se degusta la "chipá", una torta horneada a base de almidón, leche, queso, huevos, aceite y sal que figura entre los alimentos tradicionales del país.

Curiosamente, aparece alguna preparación con carne, como la "Sopa Teóloga" que se toma en Trujillo (Perú) cada Viernes Santo, una antigua receta de los monjes dominicos que lleva carne de gallina, cabrito, arroz y frijoles.

No sólo torrijas

Entre los postres, además de las clásicas torrijas, se encuentran otros platos como las dominicanas habichuelas con dulce, una mezcla batida y cocinada a fuego lento durante varias horas de habichuelas rojas, azúcar, leche de coco, batata, especias y galletas, o la costarricense miel de chiverre, una conserva casera con esta fruta parecida a la calabaza, higos, limón y especias.

Tampoco los más lujosos restaurantes escapan a las tradiciones gastronómicas de esta época del año, en las que algunos incorporan a sus cartas preparaciones típicas de la Pascua, al igual que hacen las confiterías con las "Monas de Pascua" y los huevos de chocolate.

En este campo destaca la reinterpretación "japo-peruana" de la torrija que elabora el chef peruano Luis Arévalo en su moderno restaurante madrileño Nikkei 225.

Arévalo aligera la receta tradicional española, sustituye el pan por brioche y lo sirve sobre una sopa con lima, vainilla y lemongrass.

Los perfumes, combinaciones de notas florales, especias o frutas, hoy se expresan en clave personal y se confeccionan a la medida. "Una mujer sin perfume es una mujer sin futuro", advertía Coco Chanel.

Un perfume no solo debe oler bien, sino que su composición olfativa debe tener carácter, personalidad y un lenguaje propio que le permita diferenciarse del resto, al mimo tiempo que otorgue a la mujer un sello personal y redondee su "look".

Pero, las fragancias son como el amor, no hay un único en la vida. Precisamente por eso, hablan muchos lenguajes para satisfacer los deseos y las exigencias de la mujer. "El perfume es una obra de arte que pertenece al patrimonio de la intimidad", explica el nariz Francis Kurkdjian, creador de los aromas de "le Parfum", de Elie Saab y "Le Male", de Jean Paul Gaultier.

“Elegir un perfume es un acto muy personal, una ceremonia que requiere tiempo y un buen estado de ánimo, tanto es así que muchos perfumistas se han lanzado a crear talleres donde elaboran fragancias personalizadas que encierran en sí mismas el carácter y la personalidad de la persona”.

Ahora los perfumes son auténticas sinfonías que replican las tendencias, además de empeñarse en vestir a la mujer de acorde con su personalidad, aunque hay fragancias que nacen con el motivo de complacer a su creador. "Mi mayor inspiración para crear "Stella" ha sido dar vida a un aroma que me encantaría llevar a mi misma", dice Stella McCartney.

Elegir un perfume es un acto muy personal, una ceremonia que requiere tiempo y un buen estado de ánimo, tanto es así que muchos perfumistas se han lanzado a crear talleres donde elaboran fragancias personalizadas que encierran en sí mismas el carácter y la personalidad de la persona. La experta en perfumes Ana Corsini, con sede en Madrid, elabora fragancias a partir de 250 euros.

Uno para cada mujer

Con  evocadoras historias, aromas frutales, cítricos o amanerados y presentados en cristales "vintage" o en envases de diseño, los perfumes hablan de ti y, por suerte, existe uno para cada mujer. El olor de una mujer es muy importante y no es lo mismo un aroma para una sofisticada que para otra de espíritu libre.

Para las más jovencitas surgen las fragancias frescas, suaves  y joviales como "Super G", de Harajuku Lover, compuesta a base de frambuesa, piña amarilla y freesia. Así como el "Eau de Toilette Ralph", confeccionada con hojas de manzano verde, mandarina italiana, magnolia e iris blanco, una sinfonía que apuesta por la vitalidad, al igual que "Light Blue", de Dolce&Gabbana, en la que predominan las notas cítricas, el bambú y la rosa blanca.

Las deportistas y amantes de la vida al aire libre requieren aromas que evoquen la naturaleza y para ellas surgen los perfumes con esencia de menta, limón, pimienta rosa, madera de cedro, bergamota, limones y naranjas. En esta línea se puede encontrar "H20", de Tous, "One", de Calvin Klein, "Oui", de Lancôme  y "Acqua di Gioia Essenza", de Armani.

“Para las más jovencitas surgen las fragancias frescas, suaves  y joviales, mientras que la mujer romántica se inclina por notas florales, orientales y cálidas con un final dulce”.

Una mujer romántica se inclina por notas florales, orientales y cálidas con un final dulce. Las magnolias, las peonías, los nardos, lirios del valle, rosas y jazmines configuran algunos de los 'bouques' aromáticos de los últimos perfumes.  Quizá "Oh, Lola!", de Marc Jacobs, que huele a pera, frambuesa, peonía y madera de sándalo junto con "Nina Ricci Nina" sean una buena opción.

Para las amantes de la ciudad surgen perfumes audaces y eclécticos con aromas de líneas puras y muy elegantes que no pasan desapercibidos. "Envy" de Gucci, un clásico, con almizcle e iris;  "Burberry Brit", trabajada con vainilla, madera de caoba, almendras y ámbar, y "Flowertag", de Kenzo, perfume en el que sobresale el aroma de la grosella y el te, acompañan a la mujer en la urbe.

“Las fragancias son como el amor, no hay un único en la vida. Precisamente por eso, hablan muchos lenguajes para satisfacer los deseos y las exigencias de la mujer”.

Las más elegantes pueden escoger entre "Tom Ford Violet Blonde" elaborado con hoja de violeta, jazmín de Sambac y mandarina o "Bottega Veneta", que simplemente huele a campiña veneciana.

Sofisticado resulta "Jasmin Noir LŽEssence", de Bvlgari, que contiene notas de jazmín negro, pimienta rosa, mirra y maderas preciosas.

Sexy y divertido es "Classique Silver My Skin", de Jean Paul Gaultier, un perfume que reivindica el toque sensual de la mujer a base de rosa, nerolí y especias de jengibre, mientras que "Shalimar Parfum Inicial", de Guerlain, evoca clasicismo con apuntes de caramelo, lirio empolvado y rosa Cenrifolia.