01

La capital del mundo: de la cultura, el ocio, de una infinidad de atracciones turísticas y, por supuesto, de las compras. Todos los gustos y todos los diseñadores están accesibles para todo aquel que visite la Gran Manzana. Un recorrido que sorprende y conquista, mire como se mire.

Déjate llevar por la Nueva York del glamour y las compras. Manhattan es el lugar perfecto para deleitarse con la vida cosmopolita y agitada de la ciudad.

Pasea en el corazón de la vida neoyorquina, donde poder disfrutar de los siempre sorprendentes espectáculos de Broadway, el Times Square Center o el edificio Empire State.

La oferta de tiendas y almacenes que ofrece la gran ciudad es interminable, ideal si eres de los que se hace con las últimas novedades en moda, música, libros o electrónica.

Para aprovechar al máximo la variedad de oportunidades que te ofrece este lugar, empieza recorriendo la Quinta Avenida desde Rockefeller Center hasta Central Park para encontrarte con las tiendas más selectas y de los mejores diseñadores: Gucci, Louis Vuitton o Chanel.

02

Si sigues tu paseo por la gran avenida, rápido te darás cuenta del gran número de almacenes que hay abiertos: Macy’s en Herald Square, los almacenes más grandes del mundo. Los que están próximos a Time Square son los más turísticos y, por lo tanto, los que más aglomeración de gente tienen.

Completa tu visita con una parada en Tiffany’s, situada en la Quinta Avenida con la calle 57, una zona donde se encuentran la mayor parte de las tiendas de relojes y joyería.

Para los más “fashionistas”, esta es una recomendación de los locales que más os van a interesar:

Saks Fith Avenue. Un clasico de la buena ropa donde los haya. Mucho corner de marca de lujo. Está en la esquina de la 49th con la 5ª.

Henri Bendel. Una de las tiendas más up trendy de NY, con lo último de Chanel o Marc Jacobs. Están en el 712 de la 5ª Avenida, con las 56th St.

Barneys New York: toda la sofisticación neoyorkina. Tienen una coctelería en la 9ª planta, Freds, muy de moda para el cóctel de media tarde. Está en el 66o de Madison Avenue, con la 61thSt.

La tienda del gurú de la moda, Tom Ford, aunque cierra pronto, a las 17h, fantástica moda masculina y una deslumbrante decoración. En 845 Madison Ave., con la 70th St.

Damner. Es una joyería vintage muy renombrada en la City. En la 740 Madison Ave, con la 64th St.

Ya en el SoHo, Philip Lim, con ropa a buen precio y muy trendy: famosa por sus blazers y sus pantalones. Está en 115 Mercer St. con Prince St.

03

Opening Ceremony, es una tienda de SoHo famosa por predecir las tendencias que se van a llevar mañana. Está en 35 Howard St. con Broadway.

Comme des Garçons: una tienda muy divertida y moderna en su decoración. A veces demasiado. Está en la zona de Chelsea y Meatpacking District, donde están las tiendas más a vangarde. En concreto, en 520 W. 22nd St, con Tenth Ave.

Jeffrey New York, una de las zapaterías más famosas de NY y que está en 449 W. 14th St. con Tenth Ave (también en la zona de Chelsea).

Si viajas con niños, no te olvides de acercarte hasta FAO Schwart, la tienda de juguetes más famosa de Nueva York y considerada toda una atracción turística. El piano musical que preside la tienda es tan grande, que tiene que tocarse con los pies. Un lugar excepcionalmente original donde se han rodado famosas películas como Big, protagonizada por el oscarizado actor Tom Hanks.

Si te apasionan las nuevas tecnologías, no olvides adentrarte en la tienda del universo Apple, un espacio abierto las 24 horas del día, los 365 días del año. Tienes varias Apple Store en NY. La más famosa, en la 5th Ave casi enfrente de Central Park. Otra en el Soho y en Meatpacking District.

Tiendas para todos los gustos, lujo y artículos únicos e inverosímiles te esperan en la Gran Manzana, un lugar de sueños con un estilo de vida y un ambiente que hay que vivir y disfrutar para poder contarlo.

¡Disfruta de Nueva York con Kuoni con esta oferta para los lectores de Estilo Lexus!

04

La ciudad de los grandes rascacielos está viviendo un florecer de parques únicos en los que la imaginación y el diseño se unen para transformar infraestructuras abandonadas, galerías de arte o viejas vías de tren en nuevos espacios verdes para la ciudad que ya cuenta con uno de los parques urbanos más famosos del mundo, Central Park.

Para los muy urbanos neoyorquinos, la vida de la ciudad también pasa por disfrutar de los espacios verdes, de los que tienen muchos y muy variados. Desde su famoso pulmón verde, Central Park,  hacia el norte de la ciudad, hasta el famoso “High Line”, o el parque subterráneo de Delancey, o las pequeñas plazas que se han habilitado como espacios verdes, muchas veces por los propietarios de los edificios adyacentes, todos son lugares para el esparcimiento y para disfrutar.

Parque subterráneo con luz natural

Puede que el más llamativo de esos proyectos sea el Delancey Underground, también conocido como “Low Line” (línea baja), que busca transformar en un parque con luz natural una vieja estación subterránea de tranvías construida en 1903 y que lleva más de seis décadas abandonada en el subsuelo de la Gran Manzana.

“Con una tecnología que crea una simulación del cielo, el espacio no se va a parecer a ningún otro en el que haya estado jamás tendrá, por un lado este legado histórico, pero por el otro lado funcionará como cualquier parque, tendrá árboles y césped naturales para que la gente lo disfrute”, explicó a Efe, James Ramsey, que impulsa este proyecto junto al arquitecto Dan Barasch.

Ramsey llevaba trabajando durante años en un dispositivo de cables ópticos que concentra la luz solar de la superficie y la redistribuye bajo tierra, lo que permite que crezcan plantas en un espacio subterráneo, por lo que decidió aplicar esa técnica en la enorme y abandonada estación de tranvías.

“EL POPULAR "HIGH LINE" TAMBIÉN ES LA INSPIRACIÓN DEL NUEVO PARQUE QUE SE ESTÁ CONSTRUYENDO EN EL CORAZÓN DEL BARRIO DE CHINATOWN, DONDE SE ESTÁ TRANSFORMANDO UNA PLAZA TRIANGULAR, A LOS PIES DEL PUENTE DE MANHATTAN, EN UN NUEVO JARDÍN EN LAS ALTURAS APODADO COMO EL “MINI-HIGH LINE”.

“Estaba trabajando con un antiguo ingeniero de la Autoridad Metropolitana del Transporte (MTA) que me contaba todas estas historias sobre los espacios perdidos debajo de Nueva York y me interesé muchísimo por ellos”, relata Ramsey, quien todavía  habla con emoción al describir la sorpresa que se llevó cuando descubrió que uno de ellos estaba, precisamente, debajo de su oficina en la calle Delancey, al sur de Manhattan.

El emprendedor explica cómo esta vieja estación, un lugar oscuro y algo lúgubre por el abandono de las últimas seis décadas, tiene también un sabor especial gracias a su legado histórico, a sus altísimos techos y a las vías del tranvía que permanecen casi intactas pese al paso del tiempo. El espacio de más de 6.000 metros cuadrados lleva abandonado desde 1948

Si Ramsey y Barasch consiguen finalmente transformar esa estación subterránea en un nuevo parque para Nueva York, el llamado Low Line se convertiría en una suerte de antónimo del ya famoso High Line, que convirtió unas viejas vías de tren a nueve metros de altura en uno de los parques de moda de la ciudad de los rascacielos.

Una galería de piel mudable

El sueño de convertir un espacio cerrado en una nueva zona verde para la Gran Manzana no es solamente un proyecto de los impulsores del Delancey Underground, sino que es también una realidad gracias a Park Here, que convierte cada invierno una gran galería del barrio de Nolita en un parque público para que los neoyorquinos se resguarden del frío.

“Lo nuestro es una rebelión contra el invierno” declara a Efe orgulloso, Jonathan Daou, propietario de la galería Openhouse, un espacio que muda tanto de piel que ha llegado a albergar desde una exposición de arte hasta el lanzamiento de una nueva línea de ropa, pasando por múltiples conciertos y, todos los inviernos, un parque.

“EL SUEÑO DE CONVERTIR UN ESPACIO CERRADO EN UNA NUEVA ZONA VERDE PARA LA GRAN MANZANA ES UNA REALIDAD GRACIAS A PARK HERE, QUE CONVIERTE CADA INVIERNO UNA GRAN GALERÍA DEL BARRIO DE NOLITA EN UN PARQUE PÚBLICO PARA QUE LOS NEOYORQUINOS SE RESGUARDEN DEL FRÍO”.

A pesar de que éste no cuenta con la tecnología de luz solar del Low Line, esta curiosa zona verde cuenta con árboles construidos a base de ramas naturales, césped artificial fabricado con productos reciclados, música de fondo con sonidos de pájaros y niños jugando y hasta un perfume que evoca los olores típicos de cualquier parque en verano.

“Lo más impresionante es la acogida de la gente, ha sido casi como un experimento social”, explica Daou, quien cuenta cómo incluso se tuvo que enfrentar a una mujer ciega que exigía poder entrar con su perro guía, ya que no entendía que no se le permitiera acceder por miedo a que el animal hiciera sus necesidades en el recinto.

El parque, que cerró sus puertas el pasado 14 de febrero y volverá a abrir el próximo invierno, ha sido todo un éxito en el gélido invierno neoyorquino y el año pasado llegó a recibir hasta 50.000 visitantes en un solo mes, con una media de unas 2.000 personas durante los fines de semana.

Sin recibir financiación alguna de las autoridades de Nueva York, la entrada es gratuita para todo el mundo a Park Here, que se financia gracias a las aportaciones de diferentes patrocinadores o a las comisiones que recibe de los carritos de comida y bebida que se instalan allí cada inverno.

El “Mini-High Line”

El popular "High Line" también es la inspiración del nuevo parque que se está construyendo en el corazón del barrio de Chinatown, donde se está transformando una plaza triangular, a los pies del Puente de Manhattan, en un nuevo jardín en las alturas apodado como el “mini-High Line”.

Impulsado por la organización Renaissance Economic Development y con el apoyo del Departamento de Transporte de Nueva York, el espacio ofrecerá “a los vecinos y a los ciclistas que crucen el puente un área pública donde disfrutar de las vistas hacia la calle Forsyth y de todo el barrio”, según detalla esa agencia pública en su página web.

“EL MÁS LLAMATIVO DE ESOS PROYECTOS ES EL DELANCEY UNDERGROUND, TAMBIÉN CONOCIDO COMO “LOW LINE” (LÍNEA BAJA), QUE BUSCA TRANSFORMAR EN UN PARQUE CON LUZ NATURAL UNA VIEJA ESTACIÓN SUBTERRÁNEA DE TRANVÍAS CONSTRUIDA EN 1903”.

El artista chino Xu Bing, conocido por el juego con la caligrafía china en su arte, podría ser el encargado de diseñar esta plaza elevada, cuya construcción se espera que comience en junio de 2013 y esté lista para ser visitada por el público un año después.

Una vez se complete, el “mini-High Line” se unirá a la larga lista de espacios verdes con la que cuenta la Gran Manzana, que a pesar de albergar el parque urbano más visitado de Estados Unidos, el parque Central, no deja de sorprender a locales y turistas con imaginativos proyectos que, como en el caso del Low Line, llegan a desafiar incluso las leyes de la naturaleza.