Conscientes de que la sociedad demanda una imagen cuidada, el hombre se preocupa por su belleza igual que una mujer y apuesta por un porte seductor con la piel hidratada, el cabello sedoso y una anatomía definida con la firme intención de retener a la preciada juventud.

Las necesidades de la piel masculina son las mismas que la femenina: limpieza, nutrición y protección solar. El cuidado de la piel es cuestión de hábitos y hoy el hombre se cuida mucho más, tanto es así, que, a pesar de la crisis, los tratamientos masculinos continúan en expansión.

“EL MAQUILLAJE ES OTRA HERRAMIENTA CON LA QUE HOMBRE CUENTA PARA REALZAR SU BELLEZA. SI LEEMOS LA HISTORIA, DESCUBRIREMOS QUE EL MAQUILLAJE MASCULINO ES TAN ANTIGUO COMO EL FEMENINO”.

Aunque la piel masculina es un veinticinco por ciento más gruesa que la de la mujer gracias a su testosterona, el cansancio, la contaminación, el estrés, el abuso de las grasas saturadas, el alcohol, el tabaco y la falta de hidratación son algunos de los factores que la afectan y la torna más fina y vulnerable al paso del tiempo.

A la piel masculina también le afectan la acción nociva del sol y los dermatólogos recomiendan aplicar protección solar todos los días, antes de la hidratante. Hoy se cuenta con nutritivas que en sus fórmulas incluyen propiedades protectoras. Así la firma Nivea for Men ha lanzado al mercado una loción con taurina, aminoácido sulfatado que ejerce una importante función protectora frente a las agresiones externas incluidas la radiaciones solares.

La hidratación es fundamental

Una vez que se han cumplido los 30 años, la capacidad de recuperación natural de la piel es menor. Surge la fatiga, primer signo del envejecimiento masculino. Si la piel no se hidrata por la mañana y por la noche, rápidamente aparecerán las primeras arrugas.

"Las hidratantes y nutritivas se deben aplicar masajeando de una forma muy suave el área de pómulos, la barbilla, la frente y el cuello", explica la esteticista Carmen Navarro, quien advierte de que "en el contorno de ojos, una zona muy sensible, se deben aplicar productos específicos".

“UNA VEZ QUE SE HAN CUMPLIDO LOS 30, LA CAPACIDAD DE RECUPERACIÓN NATURAL DE LA PIEL ES MENOR. SURGE LA FATIGA,  PRIMER SIGNO DEL ENVEJECIMIENTO MASCULINO. SI LA PIEL NO SE HIDRATA POR LA MAÑANA Y POR LA NOCHE, RÁPIDAMENTE APARECERÁN LAS PRIMERAS ARRUGAS”. Pero antes de la hidratación es importante comenzar con una limpieza en profundidad para eliminar las toxinas. "Exfoliar la piel una vez a la semana es imprescindible para eliminar las células muertas y facilitar la oxigenación de la dermis", explica la esteticista Carmen Navarro, quien asegura que hoy el hombre frecuenta con más asiduidad los centros de belleza para eliminar el vello con láser o someterse a tratamientos de rejuvenecimiento facial.

El maquillaje, una rutina en alza

El maquillaje es otra herramienta con la que hombre cuenta para  realzar su belleza. Si leemos la Historia, descubriremos que el maquillaje masculino es tan antiguo como el femenino. Al igual que la mismísima Cleopatra, los faraones egipcios usaban el color y pintaban su rostro como símbolo de poder y virilidad.

También los guerreros de las tribus y los indios recurrían a un salvaje maquillaje para demostrar su fuerza y valor y así intimidar a su adversario. Empolvado era el maquillaje que lucía la aristocracia del siglo XVIII, que con total naturalidad lucía una tez blanca con ligero rubor sobre los pómulos y los labios. Más tarde el maquillaje quedo para uso exclusivo de artistas y bailarines.

Hoy, el maquillaje masculino es muy habitual. Firmas de gran prestigio como Yves Saint Laurent, Chanel o Gaultier han lanzado al mercado productos específicos para la dermis masculina. "El maquillaje debe ser natural y favorecedor", apunta el maquillador Pedro Cedeño, quien advierte que antes de aplicar color lo ideal es preparar la piel.

“AUNQUE LA PIEL MASCULINA ES UN VEINTICINCO POR CIENTO MÁS GRUESA QUE LA DE LA MUJER, GRACIAS A SU TESTOSTERONA, MUCHOS SON LOS FACTORES COMO EL ESTRÉS, EL ALCOHOL Y O EL TABACO QUE LA HACEN MÁS FINA Y VULNERABLE AL PASO DEL TIEMPO.”

Limpieza e hidratación son los pilares básicos para el cuidado de la dermis. La aplicación de color sobre el rostro requiere destreza y práctica para conseguir un efecto natural y sano. Es importante elegir un tono de base que se mimetice con el tono de piel.

El primer paso es aplicar el corrector para borrar los signos de fatiga y camuflar las imperfecciones de la piel. A continuación aplicar el fondo de maquillaje y extenderlo muy bien. Después delinear los ojos y aplicar brillo en los labios. "Es importante cepillar y peinar la cejas para abrir la mirada", concluye Cedeño.

Las nuevas tendencias estéticas abandonan ahora las operaciones de cirugía y apuestan por un “Rejuvenecimiento facial en 3D”,  gracias a la aplicación de un ácido hialurónico de última generación,  que sirve tanto para rellenar los pómulos y tensar  las mejillas, como para suavizar  las líneas oscuras de expresión y eliminar el aspecto de cansancio de nuestra mirada.

En el último congreso “Anti-Aging Medicine Word Congreso”, celebrado el pasado mes de marzo en Mónaco, se sentaron las bases de las nuevas  líneas de rejuvenecimiento facial, tendentes a tratar el rostro en su globalidad, aportando volumen en pómulos, mejillas y eliminado las sombras, por encima de complicadas intervenciones de cirugía estética de antaño.

"DENTRO DE NUESTRA PIEL Y NUESTRO CUERPO, EL ÁCIDO HIALURÓNICO SE COMPORTA COMO UNA PEQUEÑA ESPONJA QUE DA ESTRUCTURA A LOS TEJIDOS Y FACILITA LAS FUNCIONES NORMALES DE LAS CÉLULAS”, EXPLICA LA EXPERTA”.

En este sentido, muchos especialistas alabaron las bondades de una  nueva generación de ácido hialurónico denominado "Voluma", que se puede aplicar en todo el rostro, con grandes ventajas frente a los tratamientos anteriores.

¿Qué es el ácido hialurónico?

“El ácido hialurónico es una molécula de azúcar natural del organismo, cuya función es retener a su alrededor moléculas de agua”, asegura la doctora Nuria Escoda, en una entrevista con Efe.

“Dentro de nuestra piel y nuestro cuerpo, el ácido hialurónico se comporta como una pequeña esponja que da estructura a los tejidos y facilita las funciones normales de las células”, nos explica la experta que tiene un centro de medicina estética en la ciudad española de Barcelona.

Aunque este nuevo producto se aplica en toda la cara, ofrece sus mejores resultados en la zona central del rostro, ya que es precisamente en los pómulos, las mejillas, los rictus, la comisura y el contorno de los labios donde se produce una mayor absorción de grasa, como síntoma del paso de los años.

Cada zona un trato especial

La doctora Escoda aplica un ácido hialurónico con una estructura específica en cada zona del rostro, ya que “no puede ser igual el producto que inyectamos dentro de la grasa del pómulo que el que introducimos en la mucosa bucal, puesto que su función óptima se conseguirá cuanto mayor sea su parecido con la estructura el tejido en la que lo implantemos”, asegura.

“Este nuevo tipo de ácido hialurónico permite tratar la zona de los pómulos de un modo indoloro, ya que el propio producto lleva incorporado una anestesia local y una cánula especial, en vez de una aguja, por lo que  podemos rellenar los pómulos, rictus, comisura y mejillas sin hematomas y sin dolor alguno para la paciente”, nos explica Nuria Escoda.

Al ser muy denso, este producto permanece en el lugar aplicado sin posibilidad de desplazamiento por el interior del rostro, se reabsorbe al cien por cien y tiene una gran duración con tan solo una aplicación.

Una revolución estética

El tratamiento de la totalidad del rostro con esta nueva molécula de ácido hialurónico ha revolucionado la medicina estética, a juicio de la doctora Escoda, ya que evita los riesgos de una operación de cirugía estética y da resultados altamente satisfactorios, por su gran naturalidad.

“AUNQUE ESTE NUEVO PRODUCTO SE APLICA EN TODO EL ROSTRO, OFRECE SUS MEJORES RESULTADOS EN LA ZONA CENTRAL, YA QUE ES PRECISAMENTE AHÍ DONDE SE NOTA MÁS EL PASO DEL TIEMPO”.

Las zonas en las que este producto logra también una gran efectividad son las líneas finas del borde externo de los ojos, las líneas nasogenianas y los volúmenes faciales perdidos en barbilla, mejillas y pómulos.

“Aunque cada día existen multitud de tratamientos estéticos de rejuvenecimiento facial, el usuario busca cada día más un producto que erradique la totalidad del problema y que respete la armonía de luces y sombras de la fisonomía especial de la cara”, reflexiona Nuria Escoda.

Desde que el rostro de Nicole Kidman se convirtiera en ejemplo a no seguir, cada vez son más las mujeres que no renuncian a sus líneas de expresión o a sus pecas, defectos que hoy gustan.

En cuestiones de estética, la mujer y el hombre desean poner freno al envejecimiento, pero no a cualquier precio. La naturalidad de los pequeños retoques ha ganado definitivamente la batalla al bisturí. Ahora, prima la corriente de la naturalidad, de la frescura, de los rostros con expresividad, sobre todo con vida.

“Las líneas de expresión, también llamadas arrugas dinámicas, surgen cuando se fruncen los músculos suprayacentes y desaparecen cuando se relajan”.

“Lejos quedaron aquellos rostros hieráticos producto de la silicona y el exceso de botox”, apunta la doctora Josefina Royo, del Instituto Médico Láser, partidaria de “la corrección parcial controlada, técnica que evita la voracidad correctiva a fuerza de transigir con los defectos que gustan, que resultan simpáticos”.

Fruto del perfeccionamiento de la medicina estética, “la corrección parcial controlada es un procedimiento estratégico y selectivo que se encarga de eliminar los estigmas de crispación o cansancio y renuncia a borrar los signos correspondientes a la alegría y la felicidad, presente incluso en los rostros más jóvenes”, dice la doctora Royo.

Líneas de expresión

Directamente relacionadas con la expresividad, las líneas de expresión, que aparecen en la frente, en el entrecejo, en el surco nasogeniano y en el contorno de los ojos, son una característica privada y particular de cada individuo.

Las líneas de expresión, también llamadas arrugas dinámicas, surgen cuando se fruncen los músculos suprayacentes y desaparecen cuando se relajan. “Hoy, la mayoría de ellas se borran con infiltraciones de botox, técnica cada vez más depurada por la medicina estética”, explica la doctora Gemma Pérez Sevilla.

“Sea como sea, las pecas se perciben como un signo simpático de juventud, tal es así  que en la década de los sesenta las mujeres se las pintaban sobre los pómulos y la nariz”.

La corrección parcial controlada persigue un óvalo facial natural con una movilidad homogénea, de tal manera que se infiltra arruga sí, arruga no y se dejan algunas sin tratar con el fin de conseguir un resultado fresco y natural.

Pecas sí, manchas no

Como el melasma, las efélides, llamadas vulgarmente pecas, son acúmulos de melanina sin incremeto de melanocitos, propias de una piel con menor capital solar, bien sea por capricho de la genética o por abusar del sol sin la protección adecuada.

Sea como sea, las pecas se perciben como un signo simpático de juventud, tal es así  que en la década de los sesenta las mujeres se las pintaban sobre los pómulos y la nariz. Lamentablemente, con el paso del tiempo se confunden con los lentigos, que aparecen de forma precoz y con mayor densidad en los cutis que han sufrido el sol en exceso.

“Bajo la fórmula de la corrección parcial controlada, se trata de borrar las manchas sin  eliminar las pecas”, explica la doctora Paloma Cornejo de la unidad de dermatología del Instituto Médico Láser, quien asegura que “mediante los disparos precisos y cuidadosos de láser Q-Swichted de Alejandrita y el láser Neodimio-Yagt se consigue esa eliminación selectiva”.

Marcada por la risa

Hasta ahora, las arrugas del surco nasogeniano se rellenaban por sistema sin tener en cuenta que en muchas ocasiones esas arrugas resultaban bellas, favorecedoras y de gran personalidad. Distinta al hundimiento producido por la caída del triángulo graso centro-facial y malar, esta arruga de la risa se debe al movimiento continuado de los músculos cigomático y risorio, cuya disposición y potencia produce una fractura cutánea a ambos lados de la comisura de los labios.

Con la corrección parcial controlada, se limita al tramo superior del surco las infiltraciones de sustancias que generan nueva matriz de colágeno. “La técnica consiste en realizar un depósito en forma de abanico junsto en la depresión más cercada a las aletas de la nariz, que levanta óptimamente el resto de la arruga hasta la comisura sin necesidad de tocarla”, explica la doctora Almudena Royo

Este estratégico retoque, que elimina el gesto de cansancio asociado al envejecimiento, pasa totalmente desapercibido porque respeta precisamente la arruga de la risa que continúa estando presente sin poner años de más.

Por su parte, la doctora Natalia Ribé apuesta por la estimulación de la piel a través de inyecciones intradérmicas de sustancias biológicas a base de aminoácidos y ácido hialurónico para recuperar la salud y la belleza de la piel.