Imponentes y majestuosos, los cañones de Barrancas del Cobre, del sistema montañoso de Sierra Madre, se ubican en el estado norteño de Chihuahua. En ellos se pueden admirar paisajes agrestes,  naturaleza salvaje y culturas milenarias, como la de los rarámuri.

Cuenta la leyenda que las barrancas de la Sierra Tarahumara se formaron durante la creación del mundo, cuando las piedras aún no cuajaban y eran maleables.

“EL TREN CONOCIDO COMO ‘EL CHEPE’ CONDUCE AL TURISTA HASTA EL PARQUE NATURAL BARRANCAS DEL COBRE, QUE OCUPA UNA EXTENSIÓN APROXIMADA DE 600 KM2 DE LONGITUD POR 250 KM2 DE ANCHO, FORMANDO ASÍ EL SISTEMA DE BARRANCAS MÁS GRANDE DEL MUNDO, INCLUSO MÁS QUE EL CAÑÓN DEL COLORADO”.

Hoy, hablar de las Barrancas del Cobre es hablar del México profundo en su sentido más literal. Homero Adame, escritor, cronista de viajes y autor del blog Mitos y Leyendas de México, dice que de las 26 maravillas naturales o creadas por el hombre en este país, no hay ninguna como las Barrancas del Cobre, llamado así porque los españoles confundieron el musgo de las piedras con el verdín del cobre. “Su inmensa belleza y su biodiversidad nos ofrece casi todas las opciones turísticas que existen en todo el país y mucho más”, añade.

Diversidad en estado puro

La diversidad se da cuando se tiene la opción de atravesar praderas chihuahuenses y zonas de menonitas; dormir en una cabaña al borde del abismo; cruzar 2.750 metros de barrancas en el funicular o hacer tirolina.

Toda la zona es un verdadero paraíso para aquellos intrépidos amantes de los deportes de aventura. También se pueden admirar pinturas rupestres junto a algún grafiti más moderno.

La zona está rodeada de cascadas, bosques y lagos. Se puede optar por el turismo rural o de convivencia con los nativos rarámuri, una de las etnias mexicanas que conserva muchas de sus tradiciones ancestrales.

Los 37 puentes y los 86 túneles construidos para atravesar las montañas representan una obra maestra de la ingeniería mexicana. El gobierno mexicano inició los trabajos del ferrocarril en 1907 y después de sufrir varias interrupciones, “El Chepe” fue inaugurado en 1961.

“TODA LA ZONA ES UN VERDADERO PARAÍSO PARA AQUELLOS INTRÉPIDOS AMANTES DE LOS DEPORTES DE AVENTURA. TAMBIÉN SE PUEDEN ADMIRAR PINTURAS RUPESTRES JUNTO A ALGÚN GRAFITI MÁS MODERNO”. El trazado de las vías tardó más de cincuenta años en terminarse. La sucesión zig-zags y rulos, incluyendo la famosa curva ‘el lazo’ llamada así porque da la vuelta completamente, es tal, que obliga a que el tren circule a poca velocidad para no inclinarse más de dos grados y alcanzar una altura de más de 2.400 metros sobre el nivel del mar.

Existen en el mundo pocos trenes circulando a esas alturas, uno es el Tren a las Nubes que avanza lento por la puna salteña, al norte de Argentina, y alcanza los 4.200 metros de altura. Pero el tren que los supera a todos es el que va de Golmud a Lhasa, en la zona del Tíbet, y que hace necesario el uso de mascarillas de oxígeno ya que en su punto máximo, llega a los 5.027 metros de altura.

‘El Chepe’ conduce al turista hasta el Parque Natural Barrancas del Cobre, que ocupa una extensión aproximada de 600 km2 de longitud por 250 km2 de ancho, formando así el sistema de barrancas más grande del mundo, incluso más que el Cañón del Colorado. Un dato negativo: desde 1984 ya no está permitido dormir en el tren mecido por su traqueteo.

Culturas milenarias

La Sierra Tarahumara es una región montañosa que cubre 59.874 km2 en la Sierra Madre Occidental, en el estado de Chihuahua. También es el hogar tradicional de los Tarahumaras (rarámuris), una etnia que conserva su cultura ancestral. El visitante podrá ser testigo de la magia y misticismo que envuelven las celebraciones de Semana Santa que llevan a cabo estas comunidades.

El cronista Homero Adame relata que los rarámuri tienen una inmensa capacidad de adaptación a circunstancias geográficas y climáticas adversas. “Esto es en verdad admirable”, enfatiza.

Los tarahumara conservan su lengua, sus costumbres y sus creencias en torno a la naturaleza. Aunque no existe un censo exacto, se estima que hay entre 50.000 y 70.000 tarahumaras viviendo en las barrancas. ‘Rarámuri’ en su lengua significa “pies ligeros”. Pueden recorrer enormes distancias durante muchos días sin mostrar signos de cansancio extremo.

“HOMERO ADAME, ESCRITOR, CRONISTA DE VIAJES Y AUTOR DEL BLOG MITOS Y LEYENDAS DE MÉXICO, DICE QUE DE LAS 26 MARAVILLAS NATURALES O CREADAS POR EL HOMBRE EN ESTE PAÍS, NO HAY NINGUNA COMO LAS BARRANCAS DEL COBRE, LLAMADO ASÍ PORQUE LOS ESPAÑOLES CONFUNDIERON EL MUSGO DE LAS PIEDRAS CON EL VERDÍN DEL COBRE”.

A finales del siglo XVI, varios grupos indígenas habitaban en estas tierras. Hoy en día sólo sobreviven tres, aparte de los rarámuri: pimas, tepehuanes y uarojíos.

Adame añade que, desde que las barrancas fueron descubiertas por los españoles, varios han sido los objetivos colonizadores: religiosos y mineros, en sus primeras épocas coloniales, y maderero, desde el siglo pasado. “Pero a pesar de la acción intrusiva del humano, siguen siendo parajes prístinos y espectaculares”, afirma.

Actividades por doquier

Entre las barrancas más importantes se cuentan: Urique, la más profunda de México (1.879 metros); Batopilas, donde viven algunas de las comunidades tarahumaras más tradicionales o Candameña, donde se encuentran Piedra Volada y Baseaseachi.

Las opciones para disfrutar de un buen viaje son muchas y variadas. La zona es sede del Festival de Turismo de Aventura que cada año atrae a cientos de visitantes de todo el mundo. Existen muchas rutas y actividades para hacer, como la de Peña del Gigante, un monolito que presenta una cara vertical con más de 850 metros de caída libre, todo un reto para escaladores.

En los alrededores de Creel están el lago Arareco y el misterioso Valle de Hongos. Piedra Volada es la cascada más alta de México con una caída de 453 metros.

En cuanto a turismo rural o de convivencia, en alguna ocasión, los rarámuri invitan al viajero a su casa para que entienda cómo viven y conozca cuáles son sus creencias ancestrales. Para los amantes de la cultura, el Museo de Paleontología, en Creel, cuenta con una interesante muestra de objetos fosilizados que se han descubierto en la zona. En Guachochi está el Museo Comunitario Rarámuri, con objetos artesanales confeccionados por este grupo étnico.

En fechas señaladas (Semana Santa y 12 de diciembre) se celebran danzas con música autóctona, muestras gastronómicas y representaciones que simbolizan la eterna lucha entre el bien y el mal desde una visión ancestral y cristiana.

Cómo llegar

En coche: desde Chihuahua por la autopista No. 16 hacia Cuauhtémoc, hasta la desviación a San Juanito y Creel.

En avión: hay dos opciones. Volar a Chihuahua para ahí tomar el tren o un vehículo, o bien volar a Los Mochis donde se toma el tren.

En tren: es lo más recomendable. En Chihuahua sale a las 6:00 am y llega a Creel a las 11:15 am. También puede iniciar el recorrido en Los Mochis o en El Fuerte.

Dónde dormir

En Creel y Divisadero hay varios hoteles de diversas categorías. Las opciones en Cerocahui o en Batopilas son más limitadas, pero hay hoteles de primerísima calidad, así como hospedajes más sencillos en Bahuichivo y Témoris.

La Reserva de la Biosfera de Los Tuxtlas, en el sur del estado mexicano de Veracruz, es una gran riqueza biológica pero también un paisaje mágico impregnado de ritos ancestrales.

Con cientos de especies de plantas, mamíferos, aves, reptiles e insectos, la Reserva de la Biósfera de Los Tuxtlas, en el sur del estado mexicano de Veracruz, ofrece una de las mayores riquezas biológicas del país que se combina con ritos ancestrales y paisajes mágicos, formados por lagunas, cascadas, manglares y playas.

 

Salto de Eyipantla, en San AndrÈs de Tuxtla. Foto: Carlos Pindado

Pese a contar con toda esta biodiversidad y espectacular entorno, la región es poco conocida en el resto del país donde su fama se limita a la localidad de Catemaco, situada a orillas de una laguna de 73 kilómetros cuadrados de superficie, enclavada en un valle formado por las faldas del volcán San Martín Tuxtla y la Sierra de Santa Marta.

“Los Tuxtlas, nombre que proviene del vocablo náhuatl "toxtli" (conejo), ofrece al visitante mucho más que ritos mágicos y hierbas curativas”.

La Laguna de Catemaco cuenta con varios islotes, uno de ellos conocido como la Isla de los Monos, pues alberga una colonia de simios llevados desde Tailandia.

Catemaco es conocido en todo México por sus famosos brujos y chamanes que realizan limpias contra todos los males y son expertos conocedores de las más de 300 plantas con fines medicinales que se encuentran en la Reserva.

Convención de brujos

Una vez al año, cada primer viernes de marzo, la ciudad acoge desde 1970 la famosa Convención de Brujos, a la que acuden hechiceros de todo el país, una profesión venerada por los pueblos indígenas desde tiempos precoloniales.

Pero los Tuxtlas, nombre que proviene del vocablo náhuatl "toxtli" (conejo), ofrece al visitante mucho más que ritos mágicos y hierbas curativas.

“Este entorno fue elegido por el actor y director Mel Gibson para filmar su película Apocalypto, rodada en maya yucateco y estrenada en 2006”.

"Muchos vienen buscando brujería, pero se van decepcionados de eso y, en cambio, encantados con la magia del lugar, cuya energía es palpable sin necesidad de intermediarios", comenta Rocío Morteo, que tiene unas cabañas ecológicas en la pequeña localidad de Dos Amates.

Sus cerca de 2.500 kilómetros cuadrados, la abundancia de sus ríos y lagunas, su clima tropical y sus costas han permitido el desarrollo de más de 3.300 especies de plantas, 140 de mamíferos, más de 500 de aves, 120 de reptiles y un millar de distintas especies de insectos.

No en vano este entorno fue elegido por el actor y director Mel Gibson para filmar su película Apocalypto, rodada en maya yucateco y estrenada en 2006. Se cree que fue habitada en el periodo preclásico por los olmecas, quienes dejaron el mejor legado de su cultura con las famosas cabezas gigantes, la primera de las cuales fue hallada en la localidad de Tres Zapote, situada al pie de las montañas de esta región.

Ríos y cascada en Nanciyaga. Foto: Carlos Pindado

En la localidad de Santiago Tuxtla, al pie de la sierra, se puede admirar una de estas cabezas en su céntrica plaza principal. Su Museo Tuxtleco ofrece, además, una amplia colección de piezas arqueológicas olmecas y toltecas.

Actualmente es San Andrés Tuxtla la ciudad más importante de esta región, una tradicional zona agrícola productora de tabaco y conocida mundialmente por sus puros.

Fabricación artesanal de puros en San Andrés Tuxtla. Foto: Carlos Pindado

En este municipio también se encuentra una de las más bellas cascadas de México, el salto de Eyipantla, una caída de agua de unos 50 metros de altura y 40 metros de ancho, rodeada de una exuberante vegetación.

En la época prehispánica, la cascada fue símbolo de "Tláloc", el señor de las lluvias, a quien se acudía para recibir la bendición.

Pero la región cuenta también con una hermosa costa que alterna playas salvajes, acantilados y desembocaduras de ríos.

En sus costas destaca la barra de Sontecomapan, una lengua de tierra que separa la laguna del mismo nombre del Golfo de México y da lugar a una de las playas más largas y desiertas del estado de Veracruz.

Para llegar a ella, lo más común es usar las embarcaciones que parten del pueblo de Sontecomapan y recorren la laguna, rodeada de manglares, hasta alcanzar su desembocadura en aguas del Golfo.

La playa de Sontecomapan está habitualmente desierta y sólo es frecuentada en festivos por turistas mexicanos que acostumbran disfrutar de los deliciosos mariscos que se sirven en sus palapas.

Gran oferta gastronómica

Otros lugares destacados del litoral son Montepio y Roca Partida. La reserva de Nanciyaga, al norte del Lago de Catemaco, merece otra visita, ya que ofrece al turista un increíble entorno natural, salpicado de ríos, cascadas y valles.

"Nanciyaga es el lugar donde confluye la selva tropical más al norte del mundo, con su incalculable diversidad en flora y fauna, el lago y las aguas minerales", según las autoridades turísticas locales.

Los Tuxtlas cuentan también con una gran oferta gastronómica liderada por sus pescados y mariscos, entre los que destacan sus sabrosos ostiones (ostras) de la Laguna del Sontecomapan que extraen a mano los pescadores de la localidad que da nombre a la laguna.

Entre los productos obtenidos del Golfo de México y de las lagunas, sobresalen las jaibas (nécoras) los topotes, (charales), la mojarra, la anguila y los tegogoles (caracoles de laguna), cuya concha sirve para realizar distintas artesanías.

"Es una cocina sencilla porque el producto es de gran calidad, por lo que no necesita muchos condimentos y es sana pues se cocina mucho al vapor y con una amplia gama de verduras", señaló Rocío Morteo, quien agasaja a sus huéspedes con estas y otras delicias.

Laguna y manglares de Sontecomapan. Foto: Carlos Pindado

Para cocinar al vapor es habitual usar las hojas de plantas como el plátano, mientras que las verduras que suelen acompañar a estos platos son la yuca, la hoja de santa, la malanga o el tepejilote.

El bajo costo de los alimentos y la abundancia de árboles frutales que dan cítricos, mangos, mamey o guanábanas han permitido que sus poblaciones, pese al alto índice de pobreza, no se encuentren desnutridas y disfruten de un buen nivel de vida.

¿Cuál es tu plato favorito de la gastronomía mexicana?

El restaurante más internacional de Perú, "Astrid & Gastón", abrió sus  puertas hace ahora hace 17 años gracias a la ilusión de su dueño, Gastón Acurio, de tener un negocio de cocina francesa en Lima. Pero el reputado cocinero redescubrió por el camino los orígenes de la cocina peruana y generó una explosión gastronómica en el país.

Gastón Acurio, de 43 años, y su esposa Astrid Gutsche estudiaron en París cocina y pastelería, respectivamente y, al regresar a Perú, inauguraron su restaurante con un marcado apego al recetario francés "porque el mundo gastronómico estaba dominado por Francia en todo el mundo".

Fotografía del reconocido cocinero peruano Gastón Acurio, artífice de que la cocina peruana haya ingresado a la gran liga de la culinaria mundial. EFE/Paolo Aguilar

Sin embargo, "en el camino fuimos redescubriendo todo, reinterpretando y reflexionando todo", agrega Acurio sobre la etapa en la que regresó a los insumos peruanos tradicionales y creó su propia versión de la comida peruana actual.

“El desarrollo de su restaurante "Astrid & Gastón", incluido este año en el puesto 42 de la lista San Pellegrino de los mejores restaurantes del mundo, permitió a este experto convertirse en el chef más reconocido del Perú y contagiar a sus colegas el amor por la cocina autóctona”.

El éxito de Acurio se extendió a una serie de restaurantes que ha inaugurado en los últimos años en diversas ciudades del Perú y el extranjero, a la par de su presencia en los medios de comunicación por su programa de televisión "Aventura culinaria", en uno de los más importantes canales por cable.

El nuevo Astrid & Gastón

En los próximos meses, “Astrid & Gastón” se mudará a un nuevo local en la casa hacienda Moreyra, un palacio colonial ubicado en el exclusivo distrito limeño de San Isidro, donde Acurio abrirá un espacio cultural dedicado a la gastronomía.

El cheff peruano Gastón Acurio ofrece una entrevista a EFE en un ambiente de su nuevo restaurant de comida china "Madam Tusan"; en Lima, Perú. EFE/Raul Garcia.

"Vamos a construir una pieza arquitectónica de vanguardia, que represente un poco lo nuestro, lo que significa energías renovables y toda la modernidad más absoluta", cuenta Acurio.

El restaurante se levantará en los jardines de la casa Moreyra, habrá también un biohuerto para mostrar la biodiversidad peruana en pequeña escala y un salón abierto al público para dar conferencias y clases en vivo.

Este nuevo local será "el sueño hecho realidad, 17 años después, que no es muy diferente del sueño que teníamos al comienzo, sólo que en este caso es lo propio", apunta el chef.

Gastón, como es conocido popularmente, está interesado en dar un mayor espacio a la investigación porque el "problema" de ser un cocinero en Perú es que "cada día hay un ingrediente nuevo que descubrimos" y que se siente en la obligación de incorporar en sus platos.

Gastón Acurio, posa en Lima junto a todo un contingente de estudiantes de hostelería y decenas de cocineros para limpiar uno de los mercados más emblemáticos de la capital peruana, una iniciativa de la Asociación Peruana de Gastronomía (APEGA),. EFE/Paolo Aguilar

"¡Qué maravilla poder decirle al mundo que pronto van a llegar sabores nuevos que van a poder incorporar a sus vidas!", dice el chef en referencia a productos como el café orgánico sembrado en la sierra de Puno o el cacao que crece en la selva de Tocache, convertidos en productos bandera del país.

En tal sentido, Acurio destaca "la figura del cocinero (como él) que se involucra con el medio ambiente, con la nutrición, con el comercio justo, con banderas muchísimo más importantes que el mero acto de cocinar y que la respuesta a eso es el reconocimiento de la gente".

Explosión gastronómica

Durante dos años consecutivos, Gastón fue el artífice y director de la feria de gastronomía Mistura que atrajo a miles de comensales peruanos y extranjeros para degustar una larga selección de platos y postres nacionales, así como la promoción de diversos insumos cultivados por los campesinos en todo el país.

Esa feria dio trabajo y capacitación a miles de estudiantes de cocina que se han contagiado con el entusiasmo de los gastrónomos peruanos para difundir al mundo los platos más típicos del recetario de la región, como son el ceviche, el lomo saltado, el chupe (sopa) de camarones, la pachamanca (un asado "subterráneo" típico de la sierra) o la selvática cecina con tacacho.

"Hoy día esta revolución que hemos tenido en Perú hace que tengamos cincuenta mil chicos estudiando cocina. Es el país con más estudiantes de cocina en el mundo", subraya Acurio.

El famoso chef peruano tiene la ilusión de que, entre esos estudiantes, "esté escondido el próximo Ferrán Adriá (el famoso chef español considerado el mejor del mundo)" y apuntó que ese probable sucesor tendrá las cosas más fáciles "para que su genialidad pueda florecer con mucha más seguridad y definición" si el Perú mantiene esa presencia en la prestigiosa lista de San Pellegrino.

"Se nos ha elegido porque tenemos un universo peruano que contar y compartir con el mundo, eso nos marca una línea en el sentido de que la base de nuestra cocina está sostenida por nuestra biodiversidad y nuestra diversidad cultural", señala.

¿Habéis probado especialidades gastronómicas peruanas como el ceviche?

 

El Día Mundial del Medio Ambiente es uno de los principales vehículos que las Naciones Unidas utilizan para fomentar la sensibilización mundial sobre el medio ambiente y promoverla atención y acción política al respecto.

Los objetivos son darle una cara humana a los temas ambientales, motivar que las personas se conviertan en agentes activos del desarrollo sostenible y equitativo, promover el papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales, y fomentarla cooperación, la cual garantizará que todas las naciones y personas disfruten de un futuro más próspero y seguro.

Este año El Día Mundial del Medioambiente está dedicado a nuestros bosques, que además de proveer de habitabilidad el planeta, servir de refugio para muchas especies, también nos proveen de aire limpio para todos.

De ahí que en lo últimos años se les haya pasado a denominar “los pulmones del planeta”, debido a la creciente contaminación atmosférica. Entre otras razones porque la deforestación y la degradación forestal provoca que un 20% de las emisiones no puedan ser absorbidas por los bosques si estuvieran cuidados correctamente.

Las tres principales causas de la degradación forestal son: la tala comercial, los incendios, y la utilización de la madera como combustible. Los insecticidas y pesticidas también provocan una considerable degradación de los bosques.

Múltiples beneficios

Como recurso, los bosques proveen de un número importante de recursos naturales como madera, combustible, goma, papel y plantas medicinales. Los bosques también ayudan al sostenimiento de la calidad y la disponibilidad de agua en las cuencas forestales.

-Mitigación del cambio climático: Es de sobra conocido que los bosques juegan un papel clave en la batalla contra el cambio climático almacenando y succionando el dióxido decarbono de la atmósfera y bloqueándolo en su biomasa.

-Productos/beneficios: Pero es menos conocido que sus productos y servicios son esenciales en cualquier aspecto de la vida. Regulando el agua de muchos de los ríos del mundo ayudan a obtener una calidad del agua segura y suplen a muchas de las grandes ciudades del mundo, de Caracas a Nueva York. También ayudan a minimizar el impacto de las tormentas e inundaciones, regulando la erosión.

-Biodiversidad: Los bosques son el hogar de más de la mitad de las especies terrestres desde los grandes simios a las criaturas más pequeñas.

-Habitabilidad: También proveen de un hogar a 60 millones de indígenas, contribuyendo al mismo tiempo a la habitabilidad de 1,6 billones de personas en todo el mundo.

-Productos y biodiversidad: El impacto de los bosques cada vez es más grandes. En muchos países en desarrollo más del 80% de la energía consumida por la población y la industria deriva de los bosques, como la madera y el carbón vegetal. El comercio de madera y otros productos forestales está estimado en uno 330 billones de dólares alaño. Su valor se multiplica tanto como se procesa en otros productos de uso global a diario. El uso de la diversidad genética de los bosques permite el desarrollo de nuevas medicinas, progresos en salud y en ciencia.

Los bosques cubren el 31% de la superficie de la tierra y al mismo tiempo sostienen el 80% de la biodiversidad terrestre que vive en ellos. Muchos de los animales amenazados y en peligro de extinción del mundo viven en estos bosques haciendo de ellos cruciales para la sostenibilidad de los ecosistemas. No sólo los animales viven en los bosques, también proveen de un hogar a 300 millones de personas en todo el mundo.

Desde Lexus trabajamos a diario para que esta motivación no se quede en el mensaje y llevamos varios años trabajando en la producción de nuestros productos en base a estas premisas.

La responsabilidad de Lexus con el medio ambiente se condensa en un objetivo: un Lexus de emisiones cero. Desde el diseño y la fabricación hasta su política de reciclaje de vehículos, la filosofía de Lexus, la Búsqueda de la Perfección, resulta cierta.