Sí, es el título de la última película sobre Blancanieves. ¿Quién se resiste a la tentación de pasar delante de un espejo y no mirarse?

Julia Roberts encarna a la malvada madrastra de Blancanieves en la adaptación del clásico infantil que ha realizado Tarsem Singh. Lejos de sus aviesas intenciones, ¿quién, como ella, se resiste a ponerse frente al espejo antes de salir de casa? Espejito, espejito mágico… .

Los espejos cumplen una necesidad mucho más que funcional dentro del hogar. Además de su evidente sentido práctico en dormitorio o baño, fuera de este contexto su ubicación más habitual es en la entrada o el comedor, aquí es donde su intención decorativa puede convertirse en el centro de todas las miradas.

Un complemento que se transforma en todo un alarde decorativo y que puede llegar al exceso, según el marco que lo adorne. La decoración veneciana, más rococó que cualquier otra, dice mucho de ello ya que, sin recargar los ambientes actuales, sabe cómo darles un toque especial con el fin de crear una atmósfera llena de clasicismo y encanto.

El espejo veneciano se caracteriza porque, tanto la luna como el marco están hechos de espejo. Esta pieza toma su nombre de los maestros venecianos de la vecina isla de Murano, conocida también como "la isla del vidrio" que, en el siglo XIV, sustituyeron el metal pulimentado con el que se fabricaban tradicionalmente los espejos por el vidrio y el cristal de roca.

Aunque en un principio, el marco era de madera tallada, a finales del siglo XVIII se impuso la moldura de cristal característica de estos espejos. Pura elegancia para cualquier rincón de la casa.

EFECTO REFLEJO.

Para Alberto Torres, gerente de PortobelloStreet.es, el espejo es un elemento que siempre debe estar presente en la decoración “dado que aumenta el espacio visual, generando un efecto de mayor amplitud a la estancia en la que se encuentra. Por otro lado, ejerce de reflector de la luz y genera en las estancias un efecto multiplicador”.

Destacar la importancia del espejo por su tamaño o por el ‘marco’ que lo acompaña depende el concepto del espejo.

“POR EJEMPLO, EN LOS ESPEJOS DE VESTIDOR ES MÁS IMPORTANTE EL TAMAÑO DEL ESPEJO QUE EL DEL MARCO, YA QUE SU UTILIDAD ES EMINENTEMENTE PRÁCTICA, MIENTRAS QUE EN LOS ESPEJOS QUE VAN SOBRE UN MUEBLE, COMO POR EJEMPLO LA CÓMODA O UNA CONSOLA, LA PARTE ESTÉTICA DEL MARCO COBRA MAYOR PROTAGONISMO”.

Buscar un toque diferente con un espejo veneciano siempre es una decisión acertada. El diseñador inglés Christopher Guy desvela, en cada una de sus propuestas, el lujo y la sofisticación y sabe bien cómo inspirarse en ese tipo de diseños a la hora de deslumbrar, con imaginación, en cada uno de sus espejos.

Cada una de sus propuestas sorprende, pues en unas da prioridad al diseño del material que nos refleja y en otras esa cualidad queda reservada a una exposición mínima, con el objeto de dar todo el protagonismo al marco.

EFECTOS.

El gerente de PortobelloStreet.es  señala que la decisión de decantarnos por diseños cuadrados o redondos dependerá del efecto que queramos crear en el espacio en el que decidamos colocarlo.

“Los espejos redondos son más decorativos, pero la superficie del espejo se ve reducida respecto a los cuadrados o rectangulares. En estos últimos, al ocupar un espacio mayor, el marco suele ser más reducido”, dice Torres.

Un truco de siempre, pero que le hará estar a la última, consiste en inclinarlos  ligeramente hacia adelante…¡notará la diferencia!.

El mobiliario también es capaz de transmitir la sensación más romántica. El estilo vintage irradia la impronta de un encanto con el más puro acento francés.

Lo ‘viejo’ con aire ‘nuevo’ es un valor en alza también en los muebles. Elementos de otra época que, actualizados, llenan de presencia cualquier estancia. Muebles, en definitiva cargados de historia, con un diseño antiguo, pero que pueden adaptarse según los cambios que seamos capaces de aportarle a cualquier espacio.

La técnica del decoupage puede simplificar la tarea y dejar que, con algo de imaginación, piezas de las que habíamos decidido desprendernos sigan formando parte de nuestra historia. Sin embargo, si no es de los que guardan, novedosas propuestas le ofrecen determinados elementos fabricados ahora, pero que simulan el paso del tiempo con un acabado tan perfecto como si hubiera salido de anticuario, solo tiene que esperar a que el desgaste se produzca realmente.

“El suelo también puede ayudarnos a potenciar la atmósfera vintage de nuestro hogar. La firma de pavimento y revestimiento Vives ha creado una colección, precisamente con ese nombre, en la que el diseño y la elegancia se dan la mano”.

Un toque francés en la decoración nunca está de más, en este caso se trata de un estilo entre provenzal y clásico, muebles que parecen desvencijados, pero que albergan una estructura de hierro. Mesas, cómodas, sillones, sofás, sinfoniers, vitrinas y aparadores ninguno escapa a su influencia.

Como no podía ser menos, encanto es lo que destilan a raudales. Precisamente ‘Charme’ es como ha bautizado la firma PortobelloStreet.es a su última colección de estilo vintage, con un marcado acento francés.

Plena actualidad

En ella se combina el romanticismo de las líneas vintage con acabados envejecidos, desgastados e incluso con la técnica del decoupage que, de una manera sencilla, transforma cada pieza en mobiliario de plena actualidad.

Alberto Torres, gerente de PortobelloStreet.es asegura que esta colección “nace de las casas de campo francesas. Se trata de piezas con un sabor muy especial, pero que en el siglo XXI se combinan con otros elementos más actuales".

“Se impone el eclecticismo y las podemos encontrar tanto en una vivienda del centro de la ciudad como en una casa de campo”, asegura Torres argumentando así que son perfectamente adaptables a cualquier ambiente.

Recomienda, no obstante, que al tratarse de muebles de tanta personalidad se puede caer en el exceso, y por esta razón,  “es mejor dar pinceladas con piezas sueltas”. Y señala que se puede elegir una butaca para utilizarla como descalzadora, o bien acoger en la entrada una cómoda y un espejo para imprimir una fuerte tendencia según abrimos la puerta de nuestro hogar.

Alberto Torres afirma el decoupage se puede realizar sobre superficies de  madera o latón sobre las que se adhiere papel pintado o tela. “Esta superficie se barniza una vez seca varias veces hasta que quedan perfectamente integrados los elementos, pareciendo que están pintados sobre la superficie inferior”, explica.

En el suelo también

El suelo también puede ayudarnos a potenciar la atmósfera vintage de nuestro hogar. La firma de pavimento y revestimiento Vives ha creado una colección, precisamente con ese nombre, en la que el diseño y la elegancia se dan la mano.

“‘Charme’ combina el romanticismo de las líneas vintage con acabados envejecidos, desgastados e incluso con la técnica del decoupage que, de una manera sencilla, transforma cada pieza en mobiliario de plena actualidad”.

La intención es transmitir un sentido espacial continuo con una estética del momento que nos lleva al pasado.

La combinación de azulejos lisos, estampados y mosaicos y recrear suelos de estilo victoriano son algunas de las posibilidades.

Siempre bajo la misma estética la serie Devon se centra en figuras geométricas, todas con un fondo en color crema que recuerdan los mosaicos de granito que decoraban las casas burguesas de otros tiempos.

En definitiva la propuesta se concentra en una vuelta al pasado con materiales de lo más actual.

Limpias y depuradas las líneas rectas del mobiliario de salón se concentran en perfiles lisos y funcionales, donde los límites claros construyen una atmósfera diáfana.

Concéntrese en lo que importa sin dejarse llevar por lo superfluo. Haga de su sala de estar, su comedor o su salón, como prefiera llamarlo, un lugar en el que poder estar de una manera acogedora.

Quizá la palabra mueble actual le remita a universos fríos y sin encanto. Nada más lejos de la realidad. Descubra las nuevas propuestas y verá que se trata de un mobiliario ligero, donde las líneas rectas marcan espacios concretos y consiguen una atmósfera diáfana en la que cada cosa y complemento ocupa su lugar.

“Lo que para muchos es convivir con la belleza siendo minimalistas, para otros es sencillamente una simpleza, sin darse cuenta que en ello existe una gran dosis de naturalidad”.

Los interioristas de El Corte Inglés reconocen que un nutrido número de clientes se inclinan por este tipo de propuestas. “Se decantan por líneas puras y la funcionalidad a la hora de decorar. De esa manera les permite sentirse como pez en el agua” en su propia casa.

Lo que para muchos es convivir con la belleza siendo minimalistas, para otros es sencillamente una simpleza, sin darse cuenta que en ello existe una gran dosis de naturalidad.

La elección de este tipo de muebles supone que nos concentremos en lo estrictamente necesario: el sofá, un sillón, una librería y el lugar donde colocar el televisor. Todo con un orden marcado que logre llevarnos a una armonía visual que favorezca nuestra vida.

El color blanco, en algunos casos en acrílico, y la madera clara, como el roble o el abedul, son los tonos habituales en este tipo de salones. En este tipo de superficies la luz rebota y devuelven una claridad que hace que la iluminación se duplique y gane en intensidad.

Líneas definidas

Las posibilidades son numerosas. Algunas librerías como Harmony, logran aun disponiendo de un amplio espacio de almacenaje tener un espacio para ubicar la televisión sin renunciar a huecos abiertos donde libros, películas o música se funden con el color de la pared.

“El color blanco, en algunos casos en acrílico, y la madera clara, como el roble o el abedul, son los tonos habituales en este tipo de salones”.

Un sofá cómodo, pero de líneas definidas, marcando brazos, cojines y patas, de manera que todo lo que pueda estar abullonado quede relegado a otro tipo de estética es lo que de nuevo marca la diferencia en este tipo de espacios. Si dejamos que sea de una sola tonalidad y los colores aparecen en cojines o alfombras sin duda habremos logrado el objetivo primordial, la simplicidad.

Elegancia atemporal

Un espacio decorado bajo estas premisas confiere una suerte de encadenado espacial por el que la estancia parece ganar metros a la vista. Las líneas depuradas y sin curvas destilan una elegancia atemporal que se mantiene a lo largo del tiempo.

Las ventanas deben de fundirse a la perfección con visillos o cortinas de texturas ligeras sin exceso de tela para que acompañen el estilo general.

Una mesa de centro en cristal con cajones en la base inferior es ideal para mantener la superficie a la vista despejada de libros, mandos a distancia o cualquier objeto que no estemos utilizando.

La mesa de comedor debe ajustarse a las mismas premisas. Es el momento de abandonar la idea de dejarse llevar y colocar sillas desparejadas. Puede fusionar estilos, pero siempre dentro de los cánones que le marca la sobriedad de las líneas.

La base de madera y el cromado para las patas son una buena elección. Sea cual sea el material por el que se decante evite que estás últimas llamen la atención por su robustez, saldrá ganando.