Deje atrás las paredes de su hogar y aproveche los momentos al aire libre frente al mar. Destape su perfil más marinero con platos, candelabros o manteles. Descubra el verdadero sabor salado de la temporada.

Nada como un baño o un paseo junto a la orilla del mar para abrir el apetito. Despierte esta temporada su vertiente más marinera y deje que le acompañe a la hora de elegir mantelería, cubiertos, vajilla, complementos e incluso menú.

Utilice todo lo que esté a su alcance para regocijarse con ello. La firma norteamericana de decoración Pottery Barn tiene entre su línea playera todo un abanico de complementos que le permitirán disfrutar de la buena mesa contemplando el azul del mar. Manteles decorados con suculentas langostas, arena o cangrejos a juego con servilletas de las mismas características, le harán la boca agua antes de que la comida llegue a la mesa.

Si las vistas no le permiten ver el mar desde la terraza, descubra ligeras y preciosas vajillas de loza en blanco con estrellas de mar, caracolas, conchas… y acérquelo a su mesa. Una estrella de mar se cierra sobre sí misma para ofrecerle desde una sopa a un suculento helado de postre o una refrescante macedonia de frutas.

Una fuente con forma de concha gigante abraza suculentos mejillones recién sacados del agua, la pasta es una magnífica manera de combinarlos.

Silvia García, directora de diseño de La Mediterránea, aporta la calidez que traen los recuerdos de la infancia para crear una colección de mesa, Maiaia.

Gabriela Torres, chef Banquetes La Boquería en México DF, afirma que la presentación de los platos es esencial. No es necesario que tenga invitados para que se esmere en ello.

Una buena presentación

“Estamos acostumbrados a convivir con gente de mucha confianza para nosotros, lo que en ocasiones amerita el hecho de poner poca atención y detalle al momento de servir la comida. Precisamente, si queremos que un niño o un joven descubra las delicias del mar hay que presentarles la comida de una manera atractiva. Una circunstancia que puede marcar la diferencia entre que coma o no coma, le guste o no le guste, de ahí la importancia en mostrar siempre, y en todo momento, un plato bonito y bien adornado”.

Si las vistas no le permiten ver el mar desde la terraza, descubra ligeras y preciosas vajillas de loza en blanco con estrellas de mar, caracolas, conchas.

Silvia García, directora de diseño de La Mediterránea, aporta la calidez que traen los recuerdos de la infancia para crear una colección de mesa, Maiaia, compuesta por platos, bandejas, bols, jarra y vasos. Las texturas son las de los puntos de tricot, derecho, revés, canalé, trenzas… y los acabados en nueve luminosos  e intensos colores que permiten combinaciones insólitas con una gran personalidad.

“Cuando cae la noche, iluminar de manera tenue se convierte en una alternativa a la oscuridad más absoluta”.

Reconoce que se sienten muy orgullosos con el diseño que “se distribuirá en las tiendas y catálogos del MOMA (Museo de Arte Contemporáneo) de Nueva York”, a partir del mes de diciembre.

“Como decimos en México: `De la vista nace el amor´ y el hecho de presentar un platillo llamativo, colorido y con una buena estética vende mucho más e incluso prepara al cerebro para percibir deliciosos sabores y aromas. Por otra parte, la vajilla es lo que `viste´ a la comida.  Platos bien presentados, limpios y con diferentes formas geométricas creo que hacen todavía más placentero el sentarse a la mesa y degustar de nuestros alimentos”, indica Gabriela Torres.

Tortugas y más

Después de una suculenta comida, repose sobre cojines cubiertos con estampados de peces, tortugas o delicadas algas ayudan a que la conversación o la siesta, según le pida el cuerpo, sea más cómoda.

Cuando cae la noche, iluminar de manera tenue se convierte en una alternativa a la oscuridad más absoluta. Artcromo ha presentado una colección de candelabros que emiten una cálida luz, un complemento perfecto para ir descubriendo la luna y las estrellas, con un marcado toque romántico.Los candelabros y faroles artesanales están elaborados en forja y mantienen el acabado, y del diseño, de una antigüedad.

La buena cocina se complementa con vajilla y detalles de decoración que le acercan el mar a la mesa.

Un estilo colonial, balinés con un toque afrancesado de estilo palaciego le ofrecen diferentes posibilidades.

¿En qué lugar te gustaría organizar una cena íntima este verano?