La casa es el microcosmos de la pareja y uno de los elementos que más influyen en los encuentros amorosos. Le damos algunas pautas para conseguir que la iluminación, los espacios, el mobiliario y los estímulos del ambiente trabajen a favor de la sensualidad compartida. El éxito de la función no sólo depende del guión y de los protagonistas, sino también del escenario. Esta reflexión no sólo se aplica a las artes teatrales, sino también al “arte de amar”.

“SEGÚN LA ESCRITORA EVA GIZOWSKA, EXPERTA EN BIENESTAR Y AUTORA DEL LIBRO 'SEDUCCIÓN: 100 CONSEJOS PARA ATRAER', "PUEDE AUMENTAR EL ÁNIMO SENSUAL DE SU PAREJA, UTILIZANDO QUEMADORES DE ACEITES ESENCIALES, PARA INUNDAR LA HABITACIÓN CON SUS EMBRIAGADORES OLORES, COMO EL YLAN-YLANG, EL JAZMÍN O EL NEROLI”.

De acuerdo a la escritora y terapeuta de Reiki, Paloma Corredor, para que el dormitorio sea un lugar estimulante y acogedor, una habitación a la que siempre nos apetezca volver, "las parejas han de respetar dos recomendaciones básicas: orden y limpieza. Cuantos menos trastos y más espacio haya, mejor".

Según la autora de la novela sobre amor y autoayuda “La gestión del yo”, además de invertir en la cama, "cuanto más grande, mejor, ya que es más cómoda y permite intimidad e independencia al mismo tiempo", el colchón debe ser de calidad y las sábanas, de tejidos naturales y agradables al tacto, como el algodón.

Según Corredor "la luz es muy importante", y no hay que olvidar "repartir varias lamparitas con bombillas de tonos cálidos y distinta intensidad, para los momentos íntimos. Tampoco deben faltar las velas".

Otro aspecto fundamental para que "un dormitorio acogedor invite al amor" es el olor. Según la experta "se puede mantener la habitación suavemente perfumada con incienso o con aceites esenciales".

“PARA LA PSICOTERAPEUTA Y ORIENTALISTA SAÏDA ELKEFI, COAUTORA DEL  LIBRO “ ÉXTASIS SEXUAL”, NO HAY QUE SUBESTIMAR LA INFLUENCIA DE UN AMBIENTE DE TRANQUILIDAD Y CONFIANZA, SIN RUIDOS INQUIETANTES NI  INTERRUPCIONES. LA MÚSICA ESCOGIDA SEGÚN LOS GUSTOS DE LA PAREJA ES OTRA BAZA IMPORTANTE EN EL JUEGO AMOROSO”.

La escritora también aconseja procurar que la habitación sea silenciosa, incorporando "una ventana doble o una cortina de tela gruesa si no hay otro remedio para evitar ruidos o posibles miradas incómodas" y teniendo a mano un equipo de música.

Si se quieren poner imágenes o cuadros, "mejor si invitan a la sensualidad, la ensoñación y el erotismo. Por ejemplo: fotografías de flores, reproducciones de los cuadros de Klimt o de venus clásicas. También resulta muy agradable tener alguna planta o una orquídea", aconseja Paloma Corredor.

A oscuras y con pasión

Uno de los consejos prácticos para transformar su vida amorosa y elevar el disfrute que propone la investigadora británica Tracey Cox, experta en relaciones personales y autora de libro “Supersexo”, consiste en apagar las luces en el dormitorio.

"Deje la habitación en la más completa oscuridad y después véndense los ojos mutuamente. Al eliminar el sentido de la vista se realzan los demás, especialmente la sensación táctil. Privados de alcance visual somos más conscientes de la respiración, los gemidos y los demás sonidos eróticos", sugiere Cox.

De ese modo, según esta experta, también "se introduce el elemento sorpresa: cuando uno de los dos rompa el contacto, el otro no podrá ver hacia dónde se dirige hasta que sienta una mano acariciándole, oiga una frase lasciva susurrada junto a su oreja o sienta la  lengua en algún lugar de su anatomía".

Otros consejos eficaces provienen de Oriente, cuyas culturas vienen acumulando sabiduría y refinamiento en todos los terrenos, incluido el amoroso, desde hacer miles de años. Para la profesora de yoga, psicoterapeuta y orientalista, Saïda Elkefi, autora junto con el médico Pierre Jacquemart, del libro “Extasis Sexual”, las distintas técnicas y métodos orientales son una eficaz y sencilla herramienta para desarrollar la sexualidad, alcanzar la intimidad emocional, y el éxtasis sensual.

De acuerdo a Saïda Elkefi, la máxima de “la constancia de pequeños detalles construye las grandes cosas” es especialmente cierta en el terreno del erotismo, y uno de los principales elementos a tener cuenta es el “escenario amoroso”.

“No subestime la influencia de un ambiente de tranquilidad y confianza, sin ruidos inquietantes ni interrupciones. La luz de la habitación tamizada o la oscuridad en algunos casos, así como los alimentos y bebidas excitantes al alcance de la mano, la música escogida según los gustos de la pareja y otros detalles, son bazas importantes en el juego amoroso”, señala la orientalista.

“HAY QUE "REPARTIR POR EL DORMITORIO LAMPARITAS CON BOMBILLAS DE TONOS CÁLIDOS Y DISTINTA INTENSIDAD, PARA LOS MOMENTOS ÍNTIMOS” E  INCORPORAR "UNA VENTANA DOBLE O UNA CORTINA DE TELA GRUESA PARA EVITAR RUIDOS O MIRADAS INCÓMODAS”", SEÑALA PALOMA CORREDOR, AUTORA DE LA NOVELA DE AMOR “LA GESTIÓN DEL YO”.

En las parejas que han perdido la pasión pueden estar influyendo factores energéticos relacionados con su casa, según Ana Postigo, consultora en el milenario arte chino del Feng Shui, que consiste en reordenar y aprovechar el flujo de energía universal (Chi) de la casa para que armonice con la naturaleza y sus ciclos y pueda aportar bienestar, salud y vitalidad a sus habitantes.

Los secretos de oriente

Los practicantes de esta disciplina detectan los problemas que generan malestar en las personas elaborando un mapa energético de su hogar y los solucionan cambiando los colores, la decoración, la colocación de los objetos y la orientación del mobiliario, así como liberando espacios y eliminando obstáculos, entre otras técnicas basadas en la sabiduría oriental.

Evitar los espejos situados en el dormitorio y las lámparas colgadas encima de la cama, son dos de las recomendaciones de esta prestigiosa naturópata y experta en geobiología y útiles para que el dormitorio se convierta en un nido de amor donde las energías jueguen a favor de la íntima armonía de los cuerpos y almas.

Además de mantener el cuarto de dormir siempre limpio y recogido, según Postigo, "nunca es recomendable orientar la cama de modo que quede frente a una puerta ni ante la entrada de un baño; si no existe otra posibilidad al menos hay que mantener cerrada la puerta del baño. Tampoco es recomendable colocar cuadros y mucho menos estanterías sobre el cabecero de la cama".

Colocar dos cojines en la cama, uno junto al otro, elegir para el dormitorio colores suaves y dejar en su interior el espacio lo más diáfano posible, así como situar dos mesillas iguales, una a cada lado de la cama, son otras sugerencias básicas beneficiosas para la dinámica amorosa, de esta experta en Feng Shui.

Según la escritora Eva Gizowska, experta en bienestar y autora del libro “Seducción: 100 consejos para atraer”, "no cuesta trabajo transformar la habitación en un refugio de serenidad. Retire los montones de ropa y ordénela, apague las luces del techo, y utilice lamparillas de noche o velas, que son más relajantes y animan al amor".

También "puede aumentar el ánimo sensual de su pareja, utilizando quemadores de aceites esenciales, para inundar la habitación con sus embriagadores olores", señala Gizowska.

Según esta experta "el exótico ylan-ylang hará que ambos se sientan eufóricos, el jazmín tiene conocidas cualidades afrodisíacas, el sándalo se utiliza en Oriente para despertar la energía sexual, y el neroli despide un aroma sensual y persistente que pone a tono para el amor".

El día de los enamorados suele pillar a muchos con el paso cambiado, enamorados pero solos, porque su timidez o su inseguridad les ha impedido confesar su amor. Para no pasar otro año comiendo bombones en casa sin nadie a quien decir "te quiero", nada mejor que asistir a una escuela de seducción.

Llega San Valentín y, mientras las parejas festejan su felicidad por todo lo alto, se acrecienta la frustración de aquellos hombres que aún no han encontrado a su media naranja, ya sea por timidez, inseguridad a la hora de confesar su amor o, en el peor de los casos, porque están plenamente convencidos de que no tienen nada que hacer con el sexo opuesto.

“Es muy importante tener en cuenta que, para las mujeres, el físico no cuenta tanto como para los hombres”.

Sin embargo, nunca es tarde para convertirse en todo un seductor, y, además, prácticamente cualquier hombre puede conseguirlo. Eso es, al menos, lo que defienden las cada vez más numerosas escuelas de seducción, cuyos métodos y enseñanzas, ya sean impartidos en vivo o incluso a través de Internet, prometen transformar a un don nadie en todo un Don Juan, casi de la noche a la mañana.

"La primera persona a la que debes seducir, la más importante, eres tú", esa es la clave, según manifiesta el español Mario Luna, autor de varios libros sobre el arte de ligar y fundador de Seducción Científica, una destacada escuela de seducción de España.

Un galán debe "creer en su propio atractivo, al margen de cualquier resultado externo", insiste este profesional acerca del cortejo, asegurando que, tras varios años de investigación, él pasó de ser un "absoluto inepto social" a convertirse en alguien con un éxito sexual y emocional muy por encima de la media", por lo que cree firmemente que cualquier hombre puede lograr lo mismo.

“Lo más importante es seducirse plenamente a uno mismo y el resto viene solo”.

Así, "una vez que uno se convence a un nivel profundo de que es lo mejor que puede experimentar una mujer, dicha creencia se filtra en su actitud; en cada gesto, postura, etc y se vuelve mucho más magnético", según afirma Luna.

El ego, el gran enemigo

No obstante, para que un hombre conquiste a la mujer de sus sueños no basta con que se quiera a sí mismo; ese es el primer y fundamental paso. También debe "entender e interiorizar las diferencias entre la psicología masculina y la femenina, en lo que se refiere a sus respectivos mecanismos de atracción, los cuales difieren mucho entre sí", explica Luna.

Según sus palabras, "el desconocimiento sobre esto es la principal causa de frustración entre las personas con poco éxito amoroso", y, por ello, tanto los vídeos online como los talleres y las clases de Seducción Científica hacen hincapié en esta cuestión.

"El mayor obstáculo al que se enfrentan los hombres es su propio ego, y es que les cuesta reconocer que están más perdidos que un pato cuando se trata de entender las necesidades femeninas", señala Luna, quien destaca una serie de actitudes "erróneas" que se deben eliminar.

Actitudes a eliminar

Son, entre otras, la mentalidad de escasez, que consiste en que el hombre sienta necesidad por la primera mujer atractiva que le haga caso; la incapacidad de detectar lo que hace única a una mujer, más allá de su atractivo físico; o la obsesión con el resultado, en lugar de priorizar el proceso como algo estimulante que hay que disfrutar, ocurra lo que ocurra.

Y, sobre todo, lo que un aspirante a seductor debe corregir es el déficit de habilidades para dar una dirección romántica y sexual a las interacciones y así no caer en la llamada "zona de amigos".

Es decir, hay que evitar a toda costa convertirse en ese "imprescindible compañero" al que ella acaba hablando de los chicos con los que se acuesta, "lo que resulta castrante y tiene un efecto devastador sobre la autoestima de los hombres", como apunta Luna.

Para ellas, el físico no cuenta tanto

"La mayor limitación es creer que, para ellas, el físico cuenta tanto como para los hombres", sostiene Luna, quien, en este sentido, señala que "la inmensa mayoría de hombres no tienen un problema de físico, sino de actitud".

"Tan pronto como un hombre siente que se aleja de los arquetipos sentados por maromazos como Brad Pitt o Justin Timberlake, deja de creer en sí mismo y abandona", lamenta este profesional de la seducción.

Pero eso no significa que no haya que cuidar el físico. "Es sólo un factor más entre muchos otros", explica Luna, quien advierte de que "un físico desatendido puede cerrar muchas puertas, no tanto por el atractivo en sí, como por lo que dicho abandono comunica; que uno no se toma en serio y no cree en sí mismo".

“Prácticamente cualquier hombre puede convertirse en un conquistador, según las cada vez más numerosas escuelas de seducción”.

De este modo, la actitud del seductor debe incluir el respeto y el cuidado de su cuerpo, por dentro y por fuera, "lo que le dirá a ella que ese hombre cree en su 'producto'", en palabras del experto.

Luna lo tiene claro. Quienes acuden a sus clases "vienen convencidos de que sus habilidades y competencias están por debajo de la media, pero esto suele ser una percepción falsa", y está convencido de que, sólo por apuntarse a una escuela de seducción, "un hombre está demostrando unas cualidades que lo desmarcan del resto y que antes o después aprenderá a explotar."

Los perfumes, combinaciones de notas florales, especias o frutas, hoy se expresan en clave personal y se confeccionan a la medida. "Una mujer sin perfume es una mujer sin futuro", advertía Coco Chanel.

Un perfume no solo debe oler bien, sino que su composición olfativa debe tener carácter, personalidad y un lenguaje propio que le permita diferenciarse del resto, al mimo tiempo que otorgue a la mujer un sello personal y redondee su "look".

Pero, las fragancias son como el amor, no hay un único en la vida. Precisamente por eso, hablan muchos lenguajes para satisfacer los deseos y las exigencias de la mujer. "El perfume es una obra de arte que pertenece al patrimonio de la intimidad", explica el nariz Francis Kurkdjian, creador de los aromas de "le Parfum", de Elie Saab y "Le Male", de Jean Paul Gaultier.

“Elegir un perfume es un acto muy personal, una ceremonia que requiere tiempo y un buen estado de ánimo, tanto es así que muchos perfumistas se han lanzado a crear talleres donde elaboran fragancias personalizadas que encierran en sí mismas el carácter y la personalidad de la persona”.

Ahora los perfumes son auténticas sinfonías que replican las tendencias, además de empeñarse en vestir a la mujer de acorde con su personalidad, aunque hay fragancias que nacen con el motivo de complacer a su creador. "Mi mayor inspiración para crear "Stella" ha sido dar vida a un aroma que me encantaría llevar a mi misma", dice Stella McCartney.

Elegir un perfume es un acto muy personal, una ceremonia que requiere tiempo y un buen estado de ánimo, tanto es así que muchos perfumistas se han lanzado a crear talleres donde elaboran fragancias personalizadas que encierran en sí mismas el carácter y la personalidad de la persona. La experta en perfumes Ana Corsini, con sede en Madrid, elabora fragancias a partir de 250 euros.

Uno para cada mujer

Con  evocadoras historias, aromas frutales, cítricos o amanerados y presentados en cristales "vintage" o en envases de diseño, los perfumes hablan de ti y, por suerte, existe uno para cada mujer. El olor de una mujer es muy importante y no es lo mismo un aroma para una sofisticada que para otra de espíritu libre.

Para las más jovencitas surgen las fragancias frescas, suaves  y joviales como "Super G", de Harajuku Lover, compuesta a base de frambuesa, piña amarilla y freesia. Así como el "Eau de Toilette Ralph", confeccionada con hojas de manzano verde, mandarina italiana, magnolia e iris blanco, una sinfonía que apuesta por la vitalidad, al igual que "Light Blue", de Dolce&Gabbana, en la que predominan las notas cítricas, el bambú y la rosa blanca.

Las deportistas y amantes de la vida al aire libre requieren aromas que evoquen la naturaleza y para ellas surgen los perfumes con esencia de menta, limón, pimienta rosa, madera de cedro, bergamota, limones y naranjas. En esta línea se puede encontrar "H20", de Tous, "One", de Calvin Klein, "Oui", de Lancôme  y "Acqua di Gioia Essenza", de Armani.

“Para las más jovencitas surgen las fragancias frescas, suaves  y joviales, mientras que la mujer romántica se inclina por notas florales, orientales y cálidas con un final dulce”.

Una mujer romántica se inclina por notas florales, orientales y cálidas con un final dulce. Las magnolias, las peonías, los nardos, lirios del valle, rosas y jazmines configuran algunos de los 'bouques' aromáticos de los últimos perfumes.  Quizá "Oh, Lola!", de Marc Jacobs, que huele a pera, frambuesa, peonía y madera de sándalo junto con "Nina Ricci Nina" sean una buena opción.

Para las amantes de la ciudad surgen perfumes audaces y eclécticos con aromas de líneas puras y muy elegantes que no pasan desapercibidos. "Envy" de Gucci, un clásico, con almizcle e iris;  "Burberry Brit", trabajada con vainilla, madera de caoba, almendras y ámbar, y "Flowertag", de Kenzo, perfume en el que sobresale el aroma de la grosella y el te, acompañan a la mujer en la urbe.

“Las fragancias son como el amor, no hay un único en la vida. Precisamente por eso, hablan muchos lenguajes para satisfacer los deseos y las exigencias de la mujer”.

Las más elegantes pueden escoger entre "Tom Ford Violet Blonde" elaborado con hoja de violeta, jazmín de Sambac y mandarina o "Bottega Veneta", que simplemente huele a campiña veneciana.

Sofisticado resulta "Jasmin Noir LŽEssence", de Bvlgari, que contiene notas de jazmín negro, pimienta rosa, mirra y maderas preciosas.

Sexy y divertido es "Classique Silver My Skin", de Jean Paul Gaultier, un perfume que reivindica el toque sensual de la mujer a base de rosa, nerolí y especias de jengibre, mientras que "Shalimar Parfum Inicial", de Guerlain, evoca clasicismo con apuntes de caramelo, lirio empolvado y rosa Cenrifolia.

Al amor por el estómago. Nada como un buen festín para que la persona de nuestros sueños caiga rendida a nuestros pies.  Al menos así reza la sabiduría popular y si además la receta incluye algún secretillo de bruja, el éxito está garantizado. Todos los secretos nos los cuenta el libro "Recetas de bruja. Cocinar para enamorar".

Ni ojos de sapo ni pelos de gato. Los hechizos culinarios de las brujas de hoy en día se alejan de los ingredientes espeluznantes, porque el éxito de una "receta encantada" se basa en conocer y saber emplear en su momento y medida las delicias que nos ofrece la madre naturaleza.

Los secretos los explica la autora francesa Brigitte Bulard-Cordeau en su último libro, "Recetas de bruja. Cocinar para enamorar" (Océano), un volumen con mucho encanto que recoge un centenar de recetas mágicas para embrujar el paladar del amado.

"¿Quieres curar un mal de amores? Dale un escobazo a las penas del corazón con "Hierba de amor sobre canapé". ¿Quieres que sea tu futuro marido? Dale una copita de "Licor de naranja". Y para experimentar el vértigo del amor, no podría sino aconsejar unos "Almendrados de menta", cuenta la escritora en la introducción de su mágico recetario.

Pero como toda bruja fue algún día aprendiza, Bulard-Cordeau no ha olvidado incluir en este tratado una introducción para novatas en la que se habla de las propiedades de las frutas, verduras, y muy especialmente de las hierbas, un ingrediente clave que puede ensalzar o hacer zozobrar un plato.

Tras repasar los milenarios conocimientos de las hechiceras reunidos en este libro en forma de salsas, entrantes, platos principales y postres, hemos confeccionado un menú completo perfecto para que hasta la más inexperta de las brujas logre conquistar incluso al amante más escurridizo.

Comienzo estimulante

Para abrir boca, nada mejor que unas delicias de champiñones con albahaca, una "buena pareja" culinaria que forma parte de la farmacopea tradicional mexicana debido a su poder de estimular las papilas gustativas. Este plato se cocina en el horno y lleva además nueces, crema de leche, huevos, queso fresco, ajo y jugo de limón.

Como segundo entrante, una fresca, suave y romántica ensalada de violetas y primaveras que dejará muy claro al príncipe azul las intenciones de la hechicera porque "requiere paciencia desde la cosecha hasta la mesa, pero pone de manifiesto la impaciencia por el nuevo amor", explica la autora del recetario.

La violeta, de la que se emplean tanto las flores como las hojas, simboliza la timidez y la discreción y es la flor ideal "para ofrecer a un primer amor con absoluta sinceridad, con febril y desmesurada impaciencia".

Y es que esta ensalada es una receta para impacientes: sólo hay que lavar bien las flores y hojas, secarlas, mezclaras con lechuga y servir todo con una vinagreta elaborada con vinagre de violetas, aceite de cacahuete, sal y pimienta.

Gazpacho para desinhibir

Tras los entrantes, llega el momento de caldear el ambiente con una sopa, aunque no con una humeante, sino fría, que el calor ya lo ponen los comensales.

En el recetario encontramos el "Gazpacho de ajo de oso" como fórmula para conquistar el corazón de la persona amada, un plato que hace perder la cabeza gracias a las curiosas reacciones de las verduras empleadas, que parecen tener vida propia.

Para este gazpacho se emplea tomate "cuerno de los Andes", una antigua variedad de sabor delicioso que tiene forma de pimiento; pimiento violeta de los Países Bajos, que se vuelve verde después de cocinarlo; y ajo de oso (Allium Ursinum), una aromática variedad que ya era muy apreciada por celtas y romanos, y que representa la renovación, depura y desintoxica.

El festín de la conquista prosigue con el plato principal, en este caso unas "Tostadas de codornices con frutos rojos" que den al galán el valor de cortejar a su amada.

Las tonalidades rojas de las cerezas y el tono dorado del pan de especias sobre el que se sirve la codorniz añaden un juego cromático a esta receta para "avivar la imaginación del amante", asegura Bulard-Cordeau.

Codornices enrolladas en jamón dulce ahumado y doradas en la sartén sobre un lecho de cebolla rehogada, salsa de cerveza y un aderezo a base de cerezas en almíbar, azúcar y crema de leche dan forma a este plato que evoca también el ritual de cortejo de esta preciada ave.

Un dulce final

Se acerca el final de la cena y llega el momento de elegir un postre: brioche de amapolas "para vivir un momento rojo pasión", Hechizo de chocolate con avellanas y piñones "para hacer que coma de tu mano" o helado de rosas "para que pierda la cabeza" son algunos de los sugerentes encantamientos a base de dulce que propone la autora.

Del último capítulo, donde se recopilan pócimas y brebajes, hemos seleccionado el caldo perfecto para acompañar este menú: "Vino de Eros", "un brebaje que lleva al amor" y para cuyo destilado no es necesario emplear alambique alguno.

Dos vasos de oporto rojo y medio vaso de licor de naranja entibiados en una cazuela y espolvoreados con nuez moscada molida al servirlo dan como resultado este brebaje en honor del dios griego del amor.

La bruja Befana, Ded Moroz, Jultomten, Joulupukki, Belsnickel, Olentzero, Apalpador, los Pedros Negros, Colacho o el Viejo Pascuero ... Además de los clásicos Santa Claus o Papá Noel y los Reyes Magos, existen otros personajes más locales y menos conocidos con los que disfrutar de la Navidad.

La Navidad se celebra en casi todos los rincones del planeta y ya estés en uno u otro hemisferio la nomenclatura de sus personajes cambia de un lugar a otro.

Así, los tradicionales Papa Noel o Santa Claus y los Reyes Magos varían de registro si estamos en París, Estocolmo, Múnich o Amsterdam, sin olvidarnos de algunas acepciones que se producen en países como Costa Rica, donde Papá Noel es conocido como “Colocho” o Chile, donde el que reparte los regalos es el Viejito Pascuero, la versión chilena de Santa Claus o Papá Noel.

En España, los tres Reyes Magos son los encargados de traer los regalos a los niños la noche del 5 al 6 de enero, mientras en la noche de Navidad, 24 al 25 de diciembre, es la versión anglosajona de Santa Claus o Papá Noel, aunque en distintas comunidades autónomas se suceden otras figuras tan o más entrañables.

“En Costa Rica, Papá Noel es conocido como “Colocho” y en Chile quien reparte los regalos es el Viejito Pascuero, la versión chilena de Santa Claus o Papá Noel”.

Es el caso del Olentzero vasco-navarro, un carbonero que baja del monte con regalos para los niños; el Esteru astur-cántabro, un leñador que reparte regalos; el Tío de Nadal o Cagatió catalán, un personaje que defeca dulces y golosinas, o el “Apalpador” o "Pandegueiro", en algunas zonas de Galicia, un gigante, carbonero de profesión, quien al tocar las barrigas de los niños si veía que estaban llenas les decía "así, así estén todo el año" y les dejaba castañas.

Más al norte, Papa Noel o Santa Claus va cambiando de nomenclatura y formatos conforme va llegando a la Laponia finlandesa, donde los autóctonos reclaman que fue allí el lugar de residencia de Papa Noel, conocido como “joulupukki”, término que significa “cabra de Navidad” en finlandés y que representa a un anciano con blanca barba y traje rojo que cada víspera de Navidad reparte regalos a los niños en un trineo tirado por renos.

De aquí proceden los “bendegums”, secundarios imprescindibles en estas fiestas, duendes que ayudan a llevar los regalos a Santa Claus y que se han convertido en tan populares como su afamado amo.

El “joulupukki” finlandés es “julemand” (hombre de Navidad) en Dinamarca; “julenissen” en Noruega, mientras en Suecia quien hace las delicias de los niños es “jultomtem” (gnomo de Navidad). En Rusia, el entrañable “Ded Moroz” o “El Abuelo del Invierno”, es el encargado de entregar los regalos en Año Nuevo.

San Nicolás y la bruja Befana

Antes le llegan los regalos a los holandeses, quienes la noche del 5 de diciembre esperan con entusiasmo la visita del anciano San Nicolás, conocido en el país como el “Sinterklaas” y que procedente de Madrid (España), acude cargado de presentes en compañía de sus ayudantes, los “Pedros Negros”.

Precisamente San Nicolás es el personaje del que se cree surgieron los actuales Santa Claus o Papá Noel, un obispo de origen griego nacido en el siglo III en la ciudad de Myra, hoy Demre. La tradición cuenta que entregaba regalos y oro a los pobres y obraba milagros. Al morir, fue canonizado y venerado en todo el mundo cristiano. En el siglo XI, sus restos fueron trasladados por marineros italianos a la ciudad de Bari, donde reposan en la Basílica de San Nicolás.

“En Italia, es una bruja, denominada Befana, la que alegra las fiestas navideñas a los “bambinos” con sus regalos. En países como Holanda, Alemania, Bélgica o Polonia, San Nicolás adelanta los presentes la noche del 5 de diciembre”.

En países como Bélgica, Alemania, Polonia o República Checa también celebran su San Nicolás particular, visitando a los niños la noche del 5 de diciembre, repartiendo caramelos, pan de especias y frutos secos.

En Italia, es una bruja, denominada Befana, la que alegra las fiestas navideñas a los “bambinos” con sus regalos. Cuenta la leyenda que los Reyes Magos, en su camino hacia Belén para llevar las ofrendas al niño Jesús, se encontraron con una anciana a la que pidieron información e incluso compañía para llegar al portal. Ella se negó a acompañarles y Melchor, Gaspar y Baltasar tuvieron que proseguir su camino.

Pero arrepentida, la Befana hizo acopio de dulces y salió al encuentro de los Magos de Oriente. En su camino fue preguntando, casa por casa, por los tres Reyes y dejando a los niños de cada hogar parte de los caramelos que llevaba consigo.

El médico francés Pierre Durand ha creado un método terapéutico y de adelgazamiento que combina la felicidad y las calorías que supone hacer el amor con una alimentación sana y una vida sexual activa.

Para la gente que odia las dietas anodinas de adelgazamiento, para quienes se han  apuntado mil veces al gimnasio sin éxito, para aquellos que no tienen tiempo para practicar deporte y para los que detestan las piruetas,  ¿qué mejor que adelgazar haciendo el amor, degustando una comida afrodisíaca  y aprendiendo sugerencias y recetas para mejorar en ambas actividades?

Una sesión de sexo=250 calorías

Una sesión de sexo de veinte minutos supone una pérdida de doscientas cincuenta calorías de promedio, asegura este especialista francés, doctorado por la Universidad de París, que arrasa con su libro “Adelgaza haciendo el amor” en Francia, pero que residió durante tres años en la ciudad española de Zaragoza  y se insufló del espíritu lúdico del  mundo hispano.

Este libro se inicia con  la descripción de cada postura erótica y su nivel de dificultad para,  a continuación, proponer un menú completo para las cuatro comidas del día con platos saludables de alto nivel nutricional y bajos en calorías para compartir con la pareja.

“En cincuenta sesiones, se puede conseguir adelgazar entre tres y diez kilos y tonificar los músculos de todo el cuerpo”.

Este experto garantiza la pérdida de seis kilos en diez semanas de una manera placentera,  en cincuenta posturas altamente eróticas que van acompañadas con el número de calorías perdidas y los músculos ejercitados, junto con recetas sanas y afrodisíacas para completar los ejercicios.

“Si desarrollas todas las sesiones, te llevará algo más de tres meses perder entre tres y seis kilos, dependiendo de cada metabolismo, pero si necesitas o quieres perder el doble, simplemente repite las sesiones, lo que te llevará unos seis meses y medio aproximadamente”, nos explica el autor de este peculiar volumen.

Rienda suelta a la imaginación

Durand comenta que es posible reemplazar  las posturas con las recetas propuestas según la creatividad de cada lector porque, realmente, el fin de su trabajo es que la gente disfrute “de esta revolucionaria manera de mantenerse siempre en forma en todos los aspectos, con cuerpos más bellos y saciados”.

Como los consejos del autor son intercambiables como si de un puzzle se tratase,  este experto aconseja que si se llega antes a la meta se puede continuar sin ningún pudor, “porque nadie se cansa de comer platos jugosos y, desde luego, de hacer el amor;  y el ritmo de cada pareja es el  que marcará el tiempo oportuno”, matiza.

Las ventajas de esta “dieta amorosa” parte de la base de que “el acto sexual es uno de los ejercicios más completos, ya que se queman energías y grasas, se tonifican todos y cada uno de los músculos del cuerpo”, aunque el autor advierte que, al igual que en el gimnasio, se ha de evaluar el grado de agilidad, flexibilidad y peso de cada persona para realizar el esfuerzo necesario sin sentir dolor o cansarse demasiado.

Alimentos necesarios

Para adelgazar, el organismo necesita tomar todo tipo de nutrientes, aunque coma menos de los alimentos con más calorías y nunca tiene que olvidar las proteínas existentes en las carnes,  huevos, pescados y lácteos, porque regeneran nuestras células y nuestros tejidos, según indica el experto.

Los hidratos de carbono como  las legumbres,  las pastas, el arroz o las frutas, son imprescindibles para que el cerebro y los músculos del cuerpo estén bien alimentados y su contenido en fibra hace que nuestras digestiones sean más satisfactorias.

“Una sesión de sexo supone un desgaste de unas 560 calorías, lo mismo que pedalear  en bicicleta durante media hora, pero mucho más placentero, ya que disipa el dolor de cabeza, relaja la tensión y nos inmuniza contra la tristeza”.

Las grasas, con alto contenido en vitamina A, resultan importantes para transportar la corriente sanguínea y el sodio y potasio son minerales indispensables para regular la tensión, del mismo modo que las vitaminas y minerales son los responsables de un cabello brillante y de una piel sana.

Así, las diferentes dietas adelgazantes propuestas por Pierre Durand se basan en estos principios, junto con una importante ingesta de agua y algo muy, muy especial: platos deliciosos al paladar, estimulantes y afrodisíacos.

¿Sexo o montar en bicicleta?

Según el médico francés, "está demostrado que una sesión de sexo conlleva el desgaste de unas 560 calorías, igual que pedalear  en bicicleta durante media hora, pero mucho más placentero, ya que disipa el dolor de cabeza, relaja la tensión, previene la formación de placa dental porque los besos  neutralizan el ácido de la boca  y nos inmuniza contra la tristeza".

Para el especialista, esa sensación de alegría después del acto amoroso se debe a la secreción de endorfinas, las  llamadas hormonas de la felicidad, que aumentan nuestro bienestar y el hecho de sentirnos deseados/as aumenta  nuestra autoestima.

También indica que, en las mujeres, la práctica amorosa estimula la secreción de estrógenos, unas hormonas que mantienen el cabello brillante y la piel tersa, y reduce la aparición de manchas dermatológicas.

“Por último, hacer el amor en una jornada en la que hemos gozado de buenas comidas estimulados por el deseo y la pasión, además de ayudarnos a cuidar nuestro aspecto, es un colofón fantástico;  algo que se parece muchísimo  lo que llamamos felicidad”, concluye el experto francés.

¿Qué alimentos considera afrodisiacos para una cena en pareja?

La belleza de la novia no solo es fruto de la felicidad.

La belleza de la novia no sólo es fruto de la felicidad y del amor, sino que responde a un plan de tratamientos, dirigidos por expertos en una apretada agenda en la que velan para que todo salga perfecto.

El plan de belleza de una novia va mucha más allá de una depilación inmaculada, un peinado resultón,  un maquillaje favorecedor y atractivo y un bronceado envidiable. “La cuenta atrás en empieza como mínimo de tres meses antes del gran día. El objetivo es lucir un aspecto radiante y para ello es necesario una cura de belleza y bienestar”, explica la esteticista Felicidad Carrera.

Al tiempo que se elige el vestido, la novia también debe seleccionar un programa de belleza que se ajuste a las necesidades de la piel. “Lo más importante es evaluar el estado de su piel para empezar a trabajar”, afirma Carrera.

“Si la novia es mayor de 36 años, recomendamos que esta visita sea seis meses antes de la fecha de la boda por si fuera necesario mejorar la figura. En ese momento, aconsejamos dejar las cejas sin depilar durante un tiempo para poder diseñarlas libremente”, cuenta la esteticista.

En opinión de la especialista Maribel Yébenes “los tratamientos para ese día tan especial deben hacer hincapié en el rostro, cuello, escote, brazos y espalda”, aunque reconoce que “no se deben olvidar piernas, manos y pies. Debe ser un tratamiento integro”.

Un mes y medio antes de la boda, se debe hacer la prueba del maquillaje, que aunque aparenta sencillez y naturalidad  es un maquillaje muy trabajado. “Me gustan las novias con el rostro natural, la piel luminosa y toques de luz en los pómulos”,  advierte el maquillador Pedro Cedeño.

“En los maquillajes de novia no hay tendencias, se debe aplicar el color en función del tono de la piel y de los ojos”, advierte el maquillador Pedro Cedeño, quien asegura que “hoy las novias se atreven con colores más subidos y apuestan por labios rojos y ojos rotundos para profundizar la mirada”.

Un mes antes

Un mes antes, se debe realizar una limpieza de piel, paso imprescindible y fundamental para  la penetración de los productos que se administren en los tratamientos, además de ser fundamental para que el maquillaje luzca perfecto. “La limpieza profunda consiste en la realización de un tratamiento para eliminar las impurezas de la piel como células muertas, puntos negros y comedones”, dice Carrera.

Para mantener la piel cuidada hasta el día de la boda es aconsejable utilizar productos de limpieza adecuados a las características de cada piel y aplicar una mascarilla todos los días durante dos semanas, de este modo se conseguirá equilibrar la piel y aportarle luminosidad.

“Un mes antes se debe realizar una limpieza de piel, paso imprescindible y fundamental para  la penetración de los productos que se administren en los tratamientos, además de ser fundamental para que el maquillaje luzca perfecto”.

Dos semanas antes, es recomendable realizar un tratamiento facial de hidratación extrema, “que consiste en la aplicación de luz LED regeneradora o calmante, dependiendo del tipo de piel, emisión de oxígeno puro y principios activos que penetran en las células cutáneas, dejando la piel más fina, firme y elástica. “En una sola sesión este tratamiento aporta a la piel hidratación y salud”, cuenta la esteticista.

“Una semana antes, es el momento de tratar el cabello. Diseñar el corte de pelo, aplicar color mediante ligeros toque de luz con reflejos”, añade el estilista Michel Meyer, quien explica que “es importante que el cabello esté en armonía con las facciones, el velo, la mantilla, tiras, diademas o tacados”.

Cinco días antes, se recomienda la depilación y un tratamiento corporal de hidratación intensivo. Dos días antes, la novia se debe centrar en el diseño de las cejas. “El diseño debe realizarse según las normas del maquillaje, la fisonomía del rostro y las modas, para lucir unas cejas perfectas en un día tan importante. Una opción más para dar protagonismo a la mirada es rizar o realizar una extensiones de pestañas”, detalla Felicidad Carrera.

“El día antes de la boda, la novia debe someterse a una  cura intensiva de belleza de cuatro horas de duración”, recomienda Carrera, quien aconseja “un tratamiento facial con velo de colágeno, un tratamiento corporal hidratante y relajante con aceite de albaricoque para acabar con el estrés y a continuación la manicura y pedicura.

¿Cuál fue vuestra rutina de belleza previa al gran día?

No es necesario estar invitado a la boda del príncipe Alberto II con la sudafricana Charlene Wittstock para visitar Mónaco: un Principado de dos kilómetros cuadrados, enclavado en la Costa Azul, famoso por su casino y por la mediática familia Grimaldi.

Cerca de siete millones de turistas acuden cada año a esta pequeña ciudad Estado, destacado lugar de residencia de deportistas de alto nivel y de hombres de negocios, piezas de un puzzle de casi 120 nacionalidades en apenas 35.600 habitantes.

De ellos, unos 7.600 figuran entre los más privilegiados: los que gozan de la nacionalidad monegasca, transmitida de padres a hijos, y que además del derecho a voto concede beneficios como el acceso preferencial al empleo o ayudas al alojamiento cercanas al 70 por ciento.

Incluso en el más pequeño de los comercios los dependientes son capaces de atender al recién llegado en inglés, francés o italiano, y con esta boda se pretende consumar no solo la unión de una pareja, sino mostrar al mundo esa cara amable de un lugar copado durante años por el estereotipo de ser una de las capitales del juego y la evasión fiscal.

El Casino, un must

El turista que llegue a Mónaco, y que con toda probabilidad gozará del buen tiempo que ofrecen sus casi 300 días de sol al año, no puede obviar, cierto, la vista al Casino y Ópera de Monte-Carlo, construido en 1863.

Por diez euros (unos 13 dólares) y en los 40 minutos de visita, ciudadanos con costumbres y posibilidades más mundanas pueden pasearse por sus salones decorados con espectaculares vidrieras, esculturas y pinturas alegóricas, principal escenario de una actividad que sin embargo no representa en la actualidad más que un 4 por ciento de la cifra estatal de negocios.

Y llamados por el glamur de la familia Grimaldi y por las fotografías de los tradicionales saludos desde los balcones del Palacio en las fiestas nacionales, otra clásica parada debe realizarse en el mismo, erigido sobre el emplazamiento de una antigua fortaleza levantada por los genoveses en 1215.

Frescos del siglo XVI, una chimenea del Renacimiento en la Sala de Trono, el patio de Honor y sus escaleras del siglo XVII de mármol de Carrare adentran al visitante en el interior de la familia soberana, lanzada a su pesar a las portadas de la prensa por sus matrimonios fracasados, muertes trágicas y escándalos internos.

La repercusión de este nuevo enlace sobre el Principado, tanto en notoriedad como desde un punto de vista económico, todavía no puede ser cuantificada, pero sí ha resultado palpable en el número de gente que ha acudido a algunas de las competiciones internacionales más destacadas que tienen lugar en el mismo.

“Tiene casi trescientos días de sol al año y acuden a visitar el Principado cada temporada unos siete millones de turistas”.

El Gran Premio de Fórmula 1 y el torneo de Tenis de Monte Carlo han registrado desde el anuncio del compromiso, en junio de 2010, ventas "históricas" de entradas, y la cantidad de gente que asiste por ejemplo a ver el cambio de guardia se ha duplicado a simple vista, según indica la Oficina nacional de Turismo.

Invitados o no, de los tres días de fiesta popular organizada con motivo del enlace podrá ser partícipe de hecho todo el mundo por la cobertura garantizada por los cerca de 1.500 periodistas acreditados.

Una oportunidad publicitaria que se quiere aprovechar para mostrar, según el Principado, la "verdadera cara" de ese lugar, y su capacidad para ofrecer "la mejor prestación posible a una clientela mundial".

Reinventarse una vez más

Lo cierto es que desde que Alberto II asumió en marzo de 2004 la regencia del Principado y que desde tras la muerte de su padre, el 6 de abril de 2005, se convirtió en príncipe reinante, Mónaco ha tomado la velocidad de crucero en su intención por reinventarse.

De la fiebre constructora a partir de los años cincuenta bajo el mandato del príncipe Rainero, se ha apostado por convertirse en el reino de la innovación bancaria, tecnológica y cultural, con el medio ambiente en lo alto de sus prioridades.

Consciente de sus limitaciones geográficas, sus planificadores han conseguido ganar al mar el 20 por ciento de su territorio, ambición expansiva que no ha cesado en la actualidad, pero que se lleva a cabo con un mayor respeto medioambiental y, también, mayor vigilancia de los grupos ecologistas.

Ese muestra de poder en un oasis de calma, paraíso de los bon vivant, encuentra un nuevo ejemplo en el "Hôtel de Paris", a cuyo salón de belleza acudían a peinarse en la época dorada estrellas como Ava Gardner o Liz Taylor, y hasta la propia Grace Kelly.

Y los nostálgicos de estampas clásicas en el mundo del corazón pueden dirigirse hasta la catedral, edificio de estilo romano-bizantino construido en piedras blancas en 1875, en el que se celebró en 1956 la boda del Rainiero con la desde entonces princesa Gracia.

Alberto II y la sudafricana Charlene Wittstock celebrarán el próximo 2 de julio la ceremonia religiosa en la plaza del Palacio, pero al igual que entonces, la novia acudirá a depositar su ramo a la capilla de Santa Devota, construida en el siglo XI y dedicada a la patrona del Principado y a la familia principesca.

Quien acuda movido por los decorados retransmitidos en un acontecimiento menos mediático que enlaces como el del príncipe Guillermo de Inglaterra y Catalina Middleton, pero de igual alcance planetario, se cruzará con participantes en alguno de los casi 500 salones, congresos y conferencias organizados al año, que hace que la ciudad se autoproclame regularmente "capital" de alguna cosa.

Y si opta por cerrar su recorrido con otros de los puntos turísticos más reclamados, acabará en el Museo Oceanográfico, inaugurado en 1910 por su fundador, Alberto I, o en el "Fort Antoine", fortaleza construida a principios del siglo XVIII, y usada en la actualidad a modo de teatro al aire libre.

No faltan posibilidades en apenas dos kilómetros cuadrados de territorio a los pies de los Alpes y frente al Mediterráneo, estampa perfecta en la que yates de todo tamaño recuerdan el poderío económico de quien la ha elegido como lugar de residencia o veraneo.