Flúor, neón, "fosforito"... llámelo como prefiera, pero asúmalo: una de las tendencias más estridentes de los años ochenta ha vuelto. Por suerte, lo hace renovada, en accesorios y maquillaje, en pequeñas dosis o en "total look". Le contamos cómo abrazar sin riesgos esta resurgida moda.

“PARA LA VIDA REAL, LA REGLA DEL "MENOS ES MÁS" ES CLAVE. SE TRATA DE INTRODUCIR LOS COLORES FLÚOR EN LOS ESTILISMOS EN PEQUEÑAS DOSIS.”

Los pantalones de campana, el pelo a lo "afro", el rabillo de eye-liner extralargo, las tachuelas... Tendencias extremas de hace décadas que nadie habría pensado que pudieran regresar, pero lo han ido haciendo a lo largo de los últimos tiempos.

Ahora le llega el turno a los colores flúor, auténticos reyes del armario en los años ochenta especialmente en sus versiones rosa, verde, amarillo y naranja, aunque también azul y violeta.

Esta fiebre neón, como todo en la moda, no es casual. Trae el contrapunto energético perfecto a otra de las tendencias que han triunfado en los últimos dos años, la de los colores pastel, los femeninos tonos empolvados y desvahídos: esos lánguidos grises, mentas, malvas pálido...

La llegada del calor crea el clima perfecto para estos tonos ácidos y frescos, que se incorporan tanto al maquillaje como al armario en forma de ropa y accesorios, y cuya regla básica de uso es la moderación, porque sin duda se trata de material explosivo.

 

Rihanna apuesta al flúor

Artistas como Katy Perry, Rihanna o Lady Gaga ya han abrazado estos impactantes tonos en sus maquillajes, especialmente los labios en rosa ácido, las sombras de ojos en intenso violeta y las uñas en amarillo, turquesa intenso o cobalto.

Combinar toques de flúor con tonos más suaves es la clave para la artista del maquillaje Bobbi Brown, quien este año ha creado la colección "Neon & Nudes", que conjuga la energía del neón con la sutileza de los tonos "desnudos".

"EL TRUCO ESTÁ EN RESALTAR SÓLO UNO DE TUS RASGOS. EL COMPLEMENTO PERFECTO PARA UNA BARRA DE LABIOS FLÚOR SON SOMBRAS DEL COLOR NATURAL DE TU PIEL."

"Cuando se trata de maquillar, me gusta la yuxtaposición de colores suaves con otros más intensos. Es una manera de llevar tonos flúor sin que quede exagerado o sin que parezca que acabas de salir de un vídeo musical de los años ochenta", bromea la experta.

Bobbi Brown desvela algunos trucos para llevar estos llamativos colores durante el día: "los colores vivos son sorprendentemente versátiles porque pueden ir desde más intensos a traslúcidos haciéndolos más sutiles, todo depende de la fórmula y la manera de aplicarlo".

Si eliges aplicar tonos neón en los labios, la maquilladora propone utilizar una brocha específica para esta zona, lo que logrará un "efecto impactante". Pero si buscas un efecto más sutil, la mejor forma de aplicar el color de la barra de labios es mediante suaves toques sobre los labios con la yema de los dedos para difuminarlo.

"El truco está en resaltar sólo uno de tus rasgos. El complemento perfecto para una barra de labios rosa o naranja flúor son sombras que se asemejan al color natural de tu piel. Si prefieres desviar la atención a los ojos, deja tus labios en tonos nude y beige", comenta la experta.

Puntos de luz

En las últimas pasarelas también se han visto otras propuestas de cómo usar sombras amarillo flúor para crear puntos de luz en los ojos y el rostro, el atrevido eyeliner en tonos neón de Derek Lam o las pestañas postizas rematadas con minúsculos pompones en rosa, naranja y amarillo flúor de Shu Uemura.

Para las más tímidas, la opción perfecta es llevar los colores neón a las uñas, una alternativa fresca, menos extrema y que queda preciosa en verano, cuando manos y pies lucen más bronceados. Firmas como Christian Dior, Deborah Lipmann,, Yves Saint Laurent, Maybelline o Bourjois ofrecen lacas de uñas en tonos flúor.

Por supuesto, el vibrante flúor también ha retornado al armario y con una fuerza arrolladora en el apartado de los complementos, el terreno perfecto en el que aplicar esta arriesgada paleta cromática.

“LA LLEGADA DEL CALOR CREA EL CLIMA PERFECTO PARA ESTOS TONOS ÁCIDOS Y FRESCOS, QUE SE INCORPORAN TANTO AL MAQUILLAJE COMO AL ARMARIO.”

Las principales "biblias de la moda" ya han declarado el regreso de estos tonos explosivos idolatrados hace tres décadas, aunque recomiendan sutileza en su uso y manejo.

La gala del MET

El regreso del "fosforito" quedó patente este año en la gala del Metropolitan (MET) en Nueva York, un evento considerado como uno de los principales termómetros de la moda y en el que se vieron numerosas interpretaciones extremas y sin anestesia de esta tendencia.

Por la alfombra roja desfilaron con modelos flúor actrices y modelos como Eva Mendes con un Prada naranja intenso; Isabeli Fontana con un modelo con bordados neón en rosa y malva o January Jones con un Versace.

No faltó ni siquiera una versión "vintage" de esta tendencia gracias a Coco Rocha, quien se enfundó en un Givenchy en tonos flúor amarillos y fucsias que perteneció a Elizabeth Taylor.

Para la vida real, la regla del "menos es más" es clave. Se trata de introducir los colores flúor en los estilismos en pequeñas dosis, manteniendo una absoluta sobriedad en el resto de las prendas.

También funcionan propuestas como la de Christopher Kane, quien en sus carteras y faldas de cuero troquelado al láser palía la "agresividad" del neón con el inesperado toque femenino que otorga el encaje, y por supuesto en su versión playera en forma de bañadores y biquinis.

Aunque sin duda donde ya reina el neón es en el mundo de los accesorios: gafas den sol con monturas que incorporan detalles en estos tonos, cinturones y sobre todo bolsos incorporan esta tendencia.

Grandes firmas como Chanel o Sass&Bide apuestan por la mezcla de plateado y flúor en los bolsos, mientras la hermana pequeña de Prada, Miu Miu, propone sandalias y bolsos en los que combina neón con piel negra o lentejuelas.

Empezar el día con energía tiene que ver con el contenido, pero también con el continente. Tazas, platos, vasos o cuencos hacen más atractiva la primera comida del día y el entreacto entre el almuerzo y la cena, la deliciosa merienda.

Aunque el desayuno es la comida más importante del día, según los médicos, no siempre le dedicamos el tiempo que merece. Un café corriendo y de pie en la cocina, un yogurt entre pincelada y pincelada de maquillaje y un dulce rápido para los más pequeños… reconozcámoslo esa no es forma de comenzar el día.

“La loza es el material más habitual. Los nuevos diseños son innovadores y muy variados. El metal también se incorpora a ellos, especialmente en boles para frutas, leche y cereales o yogurt”.

Le proponemos una fórmula para que le resulte atractivo dedicarle tiempo al desayuno: elija una propuesta atractiva para que la mesa cobre vida a primera hora de la mañana. Toda una puesta en escena para que resulte estimulante sentarse y comenzar el día con vitalidad.

Los colores energéticos en manteles y servilletas son toda una apuesta. Un rojo intenso en tazas, jarras y azucarero es una de las apuestas de Laura Ashley y los salvamanteles florales en el mismo tono, pero con distinto estampado, que  pueden complementar el resultado. Para los más pequeños juegos de tazas de mariposas revoloteando invitan a beber un vaso de leche caliente.

Las tazas blancas son un acierto siempre. Sea cual sea su grabado, se combinan con facilidad con cualquier tipo de plato y vajilla. De ahí que con ellas pueda complementar un juego que algún golpe dejó incompleto. Platillos de postre en azul grabados y platos con rebordes en tostado o rosas donde colocar las tostadas, algunas lonchas de jamón y queso o un dulce de leche, rematan la apuesta.

“Ilustraciones de limoneros nos recuerdan las que utilizaba Alicia en el País de las Maravillas en su deambular por su universo imaginario. Como ella, puede disfrutar de un momento de calma, de un universo en paz, con un té con pastas a la hora de la merienda”.

Si lo que le gusta es el café solo, utilice pequeñas tazas de colores para romper la armonía. El verde, el amarillo o el azul intenso son una buena apuesta.

La loza es el material más habitual. Los nuevos diseños son innovadores y muy variados. El metal también se incorpora a ellos, especialmente, en boles para frutas, leche y cereales o yogurt.

El cristal no es un elemento a descartar, y La Oca lo destina especialmente a las jarras de agua o botellas abiertas, para incorporar el zumo o la leche en lugar de colocar sobre la mesa el frío tetrabrik de leche.

Zara Home incorpora el morado, tan popular esta temporada en decoración, en jarras, vasos y tazas. Los platos grabados, también ese color, forman parte de la nueva colección de Sia.

La hora del té

Románticos, florales, delicados como un juego de té en plena campiña inglesa del siglo XVII. Así son los conjuntos que le proponemos para hacer más cálidas las tardes de invierno. Diseños clásicos e informales con colores vivos que le permitirán disfrutar de un momento para el relax.

La firma de decoración Lasura Ashey propone como novedad un clásico, la fina porcelana dibujada con miles de flores, pero con un diseño ligeramente renovado para no perder la perspectiva del tiempo, en el que incluye un juego de servilletas con el mismo grabado.

Tomar el té, con leche o con limón con Citronier, una sugerente porcelana que propone el servicio de decoración de El Corte Inglés, será todo un deleite.

Ilustraciones de limoneros  nos recuerdan las que utilizaba Alicia en el País de las Maravillas en su deambular por su universo imaginario. Como ella, puede disfrutar de un momento de calma, de un universo en paz con un té con pastas a la hora de la merienda, o bien con una infusión tras la cena o la comida.

Juegue a mantener los detalles y no se limite a las tazas. El juego de azucarero, jarra y tetera completan un conjunto al que puede añadir una bandeja con la que trasladar todos los elementos.

No olvide que también hay preciosos expositores en los que colocar bocaditos de nata o incluso pequeños mini sándwich, si prefiere un bocado salado.