Conscientes de que la sociedad demanda una imagen cuidada, el hombre se preocupa por su belleza igual que una mujer y apuesta por un porte seductor con la piel hidratada, el cabello sedoso y una anatomía definida con la firme intención de retener a la preciada juventud.

Las necesidades de la piel masculina son las mismas que la femenina: limpieza, nutrición y protección solar. El cuidado de la piel es cuestión de hábitos y hoy el hombre se cuida mucho más, tanto es así, que, a pesar de la crisis, los tratamientos masculinos continúan en expansión.

“EL MAQUILLAJE ES OTRA HERRAMIENTA CON LA QUE HOMBRE CUENTA PARA REALZAR SU BELLEZA. SI LEEMOS LA HISTORIA, DESCUBRIREMOS QUE EL MAQUILLAJE MASCULINO ES TAN ANTIGUO COMO EL FEMENINO”.

Aunque la piel masculina es un veinticinco por ciento más gruesa que la de la mujer gracias a su testosterona, el cansancio, la contaminación, el estrés, el abuso de las grasas saturadas, el alcohol, el tabaco y la falta de hidratación son algunos de los factores que la afectan y la torna más fina y vulnerable al paso del tiempo.

A la piel masculina también le afectan la acción nociva del sol y los dermatólogos recomiendan aplicar protección solar todos los días, antes de la hidratante. Hoy se cuenta con nutritivas que en sus fórmulas incluyen propiedades protectoras. Así la firma Nivea for Men ha lanzado al mercado una loción con taurina, aminoácido sulfatado que ejerce una importante función protectora frente a las agresiones externas incluidas la radiaciones solares.

La hidratación es fundamental

Una vez que se han cumplido los 30 años, la capacidad de recuperación natural de la piel es menor. Surge la fatiga, primer signo del envejecimiento masculino. Si la piel no se hidrata por la mañana y por la noche, rápidamente aparecerán las primeras arrugas.

"Las hidratantes y nutritivas se deben aplicar masajeando de una forma muy suave el área de pómulos, la barbilla, la frente y el cuello", explica la esteticista Carmen Navarro, quien advierte de que "en el contorno de ojos, una zona muy sensible, se deben aplicar productos específicos".

“UNA VEZ QUE SE HAN CUMPLIDO LOS 30, LA CAPACIDAD DE RECUPERACIÓN NATURAL DE LA PIEL ES MENOR. SURGE LA FATIGA,  PRIMER SIGNO DEL ENVEJECIMIENTO MASCULINO. SI LA PIEL NO SE HIDRATA POR LA MAÑANA Y POR LA NOCHE, RÁPIDAMENTE APARECERÁN LAS PRIMERAS ARRUGAS”. Pero antes de la hidratación es importante comenzar con una limpieza en profundidad para eliminar las toxinas. "Exfoliar la piel una vez a la semana es imprescindible para eliminar las células muertas y facilitar la oxigenación de la dermis", explica la esteticista Carmen Navarro, quien asegura que hoy el hombre frecuenta con más asiduidad los centros de belleza para eliminar el vello con láser o someterse a tratamientos de rejuvenecimiento facial.

El maquillaje, una rutina en alza

El maquillaje es otra herramienta con la que hombre cuenta para  realzar su belleza. Si leemos la Historia, descubriremos que el maquillaje masculino es tan antiguo como el femenino. Al igual que la mismísima Cleopatra, los faraones egipcios usaban el color y pintaban su rostro como símbolo de poder y virilidad.

También los guerreros de las tribus y los indios recurrían a un salvaje maquillaje para demostrar su fuerza y valor y así intimidar a su adversario. Empolvado era el maquillaje que lucía la aristocracia del siglo XVIII, que con total naturalidad lucía una tez blanca con ligero rubor sobre los pómulos y los labios. Más tarde el maquillaje quedo para uso exclusivo de artistas y bailarines.

Hoy, el maquillaje masculino es muy habitual. Firmas de gran prestigio como Yves Saint Laurent, Chanel o Gaultier han lanzado al mercado productos específicos para la dermis masculina. "El maquillaje debe ser natural y favorecedor", apunta el maquillador Pedro Cedeño, quien advierte que antes de aplicar color lo ideal es preparar la piel.

“AUNQUE LA PIEL MASCULINA ES UN VEINTICINCO POR CIENTO MÁS GRUESA QUE LA DE LA MUJER, GRACIAS A SU TESTOSTERONA, MUCHOS SON LOS FACTORES COMO EL ESTRÉS, EL ALCOHOL Y O EL TABACO QUE LA HACEN MÁS FINA Y VULNERABLE AL PASO DEL TIEMPO.”

Limpieza e hidratación son los pilares básicos para el cuidado de la dermis. La aplicación de color sobre el rostro requiere destreza y práctica para conseguir un efecto natural y sano. Es importante elegir un tono de base que se mimetice con el tono de piel.

El primer paso es aplicar el corrector para borrar los signos de fatiga y camuflar las imperfecciones de la piel. A continuación aplicar el fondo de maquillaje y extenderlo muy bien. Después delinear los ojos y aplicar brillo en los labios. "Es importante cepillar y peinar la cejas para abrir la mirada", concluye Cedeño.

Dormir bien regenera la piel y regula el metabolismo, un secreto de belleza que acompañado con una cosmética idónea preserva la belleza de la piel.

El sueño es vital para el organismo, pero no siempre es fácil conciliarlo, los buenos hábitos y la disciplina horaria son fundamentales para descansar. Durante el sueño, la piel descansa y se relaja, es el momento de reparar los daños ocasionados durante el día para que a la mañana siguiente se muestre luminosa e hidratada.

“ES IMPORTANTE QUE SE MANTENGA UNA DISCIPLINA CON LOS HORARIOS DEL SUEÑO. ACOSTARSE Y LEVANTARSE A HORAS SIMILARES Y EVITAR LAS SIESTAS DE MÁS DE TREINTA MINUTOS”.

Los expertos apuntan que las mujeres necesitan más horas de sueño que los hombres, ya que los varones son más rápidos en la reparación celular.  Es importante saber que la hormona del crecimiento, responsable también de la regeneración celular, se segrega durante las 3 o 4 primeras horas de sueño, periodo de la noche imprescindible para reparar y restaurar la dermis.

"Es entonces cuando el ADN se restaura y se produce la síntesis de colágeno" afirma el doctor Tom Mammone, director ejecutivo de Investigación y Desarrollo de la firma Clinique.

En ese periodo de tiempo, la piel se encuentra menos cansada, es el momento en el que todas las bondades de las fórmulas cosméticas penetran en la piel y regeneran un nuevo tejido conectivo, borran los signos de fatiga y estrés y reducen las irritaciones. "Pero, antes de acostarse es necesario limpiar, tonificar e hidratar la piel", apunta la esteticista Maribel Yébenes.

“MIENTRAS SE DUERME, LA BARRERA NATURAL DE LA PIEL SE VUELVE MÁS PERMEABLE Y, POR TANTO, ES MÁS RECEPTIVA A LA ABSORCIÓN DE INGREDIENTES”.

Sabiendo que la falta de sueño produce radicales libres y causa el envejecimiento prematuro de la piel, se deben tomar medidas para disfrutar de un sueño tranquilo para lucir una piel fresca y radiante. Los expertos también advierten de que durante la noche la dermis sufre cambios, entre ellos aumenta su temperatura y pierde hidratación, aunque es más permeable y absorbe mejor los productos.

Según el doctor Daniel Maes, vicepresidente de Investigación y Desarrollo de Estée Lauder, "si se aplican las formulas cosméticas bastante antes de la media noche, se les dan  más de 8 horas para que penetren y realicen su cometido".

Mientras se duerme, la barrera natural de la piel se vuelve más permeable y, por tanto, es más receptiva a la absorción de ingredientes, así, conscientes de que la noche es el momento ideal para utilizar tratamientos específicos que cubran las necesidades de cada piel, la industria cosmética ha lanzado una serie de productos que trabajan cuando el hombre y la mujer duermen. Antes de empezar a soñar, elige el que más necesitas.

“SABIENDO QUE LA FALTA DE SUEÑO PRODUCE RADICALES LIBRES Y CAUSA EL ENVEJECIMIENTO PREMATURO DE LA PIEL, SE DEBEN TOMAR MEDIDAS PARA DISFRUTAR DE UN SUEÑO TRANQUILO PARA LUCIR UNA PIEL FRESCA Y RADIANTE”.

En el mercado existe productos nocturnos que velan por la salud de las uñas, reparan las células, combaten la celulitis,  se ocupan de frenar las arrugas del rostro, el cuello y el escote, además de luchar contra el acné suavizar e hidratar las manos y los pies.

Cuando se duerme bien también descansa la vista, lo que evita amanecer con las anti estéticas ojeras. Aunque parezca increíble, un sueño reparador también tiene gran influencia sobre el cabello, ya que al estar relajado el cuero cabelludo se frena la caída del pelo. De la misma manera que ocurre con la piel, la noche es el momento privilegiado en la que la fibra capilar está más receptiva que nunca a los tratamientos y tiene mayor capacidad para regenerarse y reconstruir sus defensas naturales.

Protocolo para un dulce sueño

Si está atravesando momentos difíciles que le quitan el sueño, es importante seguir un sencillo protocolo con el fin de que Morfeo sea su mejor compañía nocturna. Como el estrés y las preocupaciones  se ocupan de restar horas de sueño, procure irse a la cama tranquila y desestima realizar tareas que impliquen actividad mental como contestar el correo electrónico, navegar por Internet, ver la televisión o leer.

No ayuda a conciliar el sueño ingerir sustancias estimulantes como la cafeína, la teína o el alcohol. Si tiene el sueño ligero, evite las cenas copiosas y tardías, así como cambiar de habitación.

Es importante que se mantenga una disciplina con los horarios del sueño. Acostarse y levantarse a horas similares y evitar las siestas de más de treinta minutos. Muchos especialistas aconsejan realizar un ritual que introduzca al sueño como tomar infusiones relajantes, un masaje relajante, una ducha o un baño de agua caliente, dar un paseo o escuchar música tranquila.

Otro detalle a tener en cuenta es la habitación y su entorno. Procure que la estancia sea agradable, esté ordenada, mantenga una temperatura adecuada, no haya ruidos y que el colchón y la almohada sean cómodas.

Se puede comer de todo, pero sin excesos. Los especialistas recomiendan moderación durante las celebraciones navideñas, en especial a aquellos enfermos crónicos con patologías relacionadas con la alimentación, tales como la diabetes, la hipertensión y las cardiopatías.

Detrás de los villancicos, las reuniones y las fiestas acechan los peligros de una época dada a los excesos. Así, los empachos y las intoxicaciones etílicas son habituales en las celebraciones navideñas.

Los enfermos crónicos deben tener especial cautela en Navidad, sobre todo aquellos que sufren enfermedades relacionadas con la alimentación, tales como diabetes, hipertensión o problemas cardíacos.

“Suspender el consumo de alcohol, hacer una dieta ligera, durante algunos días, acompañada por un poco de ejercicio físico, dormir siete u ocho horas diarias y recuperar los horarios habituales de las comidas son algunos consejos para recuperarse tras la Navidad”.

“Lo fundamental es evitar los excesos en lo que a cantidad se refiere y controlar mucho el consumo de alcohol”, indica Salvador Tranche, secretario de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria.

Si se cumplen estas recomendaciones, “no hay ningún alimento prohibido”, asegura. De este modo, “un diabético puede comer turrón pero tiene que tomar poca cantidad y renunciar a otros hidratos de carbono porque ya los ha ingerido en el turrón”, explica el médico.

“Lo que hacemos, cada vez con más frecuencia, es negociar con los pacientes pues ya no sirve de nada decirles que no coman un alimento concreto o que no abusen de otro”, apunta el doctor Tranche. “La recomendación es que se puede comer de todo, pero en una cantidad moderada”, añade.

“Los mayores de sesenta y cinco años, los enfermos crónicos y quienes sufren problemas hematológicos o inmunitarios deben vacunarse contra la gripe”.

El facultativo comenta que algunos pacientes acuden a la consulta a principios de diciembre para conocer sus niveles de colesterol y ver cuánto pueden comer durante las fiestas. Esos mismos pacientes suelen regresar a finales de enero para someterse al mismo examen y comprobar si se han pasado demasiado.

Pero esta conducta entraña sus riesgos pues, según afirma el experto, “un consumo moderado es, en general, saludable mientras que un consumo excesivo puede acarrear muchos problemas”.

Comer de manera desproporcionada

Las comidas de empresa, las cenas con los amigos y las celebraciones familiares suponen pasar casi un mes “comiendo de una manera absolutamente desproporcionada”, afirma Tranche. En estas circunstancias, el médico recomienda controlarse en cuanto a la cantidad de comida y evitar una ingesta excesiva de alcohol.

No obstante, quienes hayan hecho caso omiso de estos consejos y se hayan extralimitado deben suspender el consumo de alcohol, hacer una dieta ligera durante algunos días y acompañarla con un poco de ejercicio físico. Dormir durante siete u ocho horas y recuperar los horarios habituales de las comidas son otras de las indicaciones del facultativo.

Además de los atracones de comida y alcohol, los resfriados y la gripe aparecen con frecuencia en Navidad. Respecto a los primeros, “no tenemos ninguna capacidad de prevención”, asegura Tranche. “El resfriado es, fundamentalmente, una enfermedad de tipo vírico y el número de virus que lo produce es muy variado”, explica.

La gripe estacional, por su parte, “se caracteriza por el inicio súbito de fiebre alta, tos, dolores musculares, articulares, de cabeza y garganta, intenso malestar y abundante secreción nasal”, señala la Organización Mundial de la Salud.

La fiebre y los demás síntomas suelen desaparecer en la mayoría de los casos en el plazo de una semana, sin necesidad de atención médica, aclara la OMS. Pero para algunos grupos, la gripe puede convertirse en una enfermedad grave.

“Quienes corren mayor riesgo de sufrir complicaciones son los menores de dos años, los mayores de sesenta y cinco y las personas de todas las edade s con determinadas afecciones, tales como inmunodepresión, enfermedades crónicas cardiacas, pulmonares, renales, hepáticas, sanguíneas o patologías metabólicas como la diabetes”, subraya esta entidad.

Así, el doctor Tranche recomienda a las personas mayores de sesenta y cinco años, a los enfermos crónicos y a quienes sufran problemas hematológicos o inmunitarios que se vacunen contra la gripe.