Que el hábito no hace al monje es una frase conocida, pero por poca idea que tenga de cocina, no descuide los accesorios, seguro que le inspiran.

Una cena con amigos, una merienda, un almuerzo inesperado, el día a día frente a los fogones… La lencería de la cocina no es un punto y seguido, algo que haya que descuidar porque la frecuentamos poco. Precisamente por eso, pero si además es de los que disfruta de ella, lo mejor es tener los elementos idóneos para recrearse y divertirse mientras cocina. Pequeñas pinceladas de color en manteles, manoplas o paños son ideales para enfrentarse con entusiasmo a cualquier avatar que se nos presente.

“LA NUEVA COLECCIÓN DE JACQUARD FRANÇAIS DESCUBRE SU LADO MÁS AUDAZ. COLORES RADIANTES Y ÁCIDOS SE COMBINAN CON MOTIVOS GEOMÉTRICOS Y ECOLÓGICOS”.

La cocina, amplia o diminuta, siempre le espera para que, por poco que sepa,  prepare un sándwich, una ensalada o un huevo frito. Por eso, lo mejor que puede hacer es tener los elementos necesarios para no estropear su ropa con manchas innecesarias.

Delantales y agarradores nos trasladan a los países de nuestras recetas preferidas. Si lo suyo es la pasta, El Corte Inglés le invita a poner salsa a sus platos con un combinado de pesto. Una colección en la que los colores de la huerta italiana inundarán su cocina con sus frutas y hortalizas estampadas sobre el frescor del blanco.

Cojines para las sillas con el mismo dibujo y la leyenda Veneto le conducirán directamente a la más pura esencia de la gastronomía más internacional del mundo. También dispone de una versión más sobria en tonos oscuros.

De moda

Desde el año pasado Reino Unido está de moda. La boda de Guillermo y Catalina revitalizó las visitas a las islas. Este año, el Jubileo de la reina Isabel II, que conmemora sus sesenta años en el trono y la celebración de los Juegos Olímpicos vuelven a poner en el punto de mira sus estandartes. Si quiere rendirle homenaje, nada como claudicar a un combinado de elementos con su bandera que incluye, incluso, salvamanteles de tela.

Pottery Barn se decanta por un verde suave y floral en sus caminos de mesa, como si una ligera brisa de primavera hubiera inundado la base de sus platos y sus cubiertos. Ideales para el almuerzo, o para un ‘picoteo’ informal con quesos y embutidos y con un buen vino para acompañar.

La firma también presenta diseños de paños de cocina con clara inspiración en el oeste americano. Letras y dibujos que recuerdan a los carteles que aparecían en el concurrido  "saloon" de un animado pueblo en mitad de un erial.

La nueva colección de Jacquard Français descubre su lado más audaz. Colores radiantes y ácidos se combinan con motivos geométricos y ecológicos.

La firma francesa apuesta por los tejidos revestidos en la ropa de mesa. Funcionales y modernos, perfectamente aptos para colocar durante cualquier celebración y no solo para la batalla diaria. Cien por cien algodón, con revestimiento acrílico por una cara.

“POTTERY BARN SE DECANTA POR UN VERDE SUAVE Y FLORAL EN SUS CAMINOS DE MESA, COMO SI UNA LIGERA BRISA DE PRIMAVERA HUBIERA INUNDADO LA BASE DE SUS PLATOS Y SUS CUBIERTOS. IDEALES PARA EL ALMUERZO, O PARA UN ‘PICOTEO’ INFORMAL CON QUESOS Y EMBUTIDOS”.

En la colección Doble Jeu Uni el blanco toma el protagonismo en los caminos de mesa, y gracias a su resplandor, el  verde y coral de los salvamanteles que cobran una intensidad especial.

“DELANTALES Y AGARRADORES NOS TRASLADAN A LOS PAÍSES DE NUESTRAS RECETAS PREFERIDAS. SI LO SUYO ES LA PASTA, EL CORTE INGLÉS LE INVITA A PONER SALSA A SUS PLATOS CON UN COMBINADO DE PESTO. UNA COLECCIÓN EN LA QUE LOS COLORES DE LA HUERTA ITALIANA INUNDARÁN SU COCINA”.

Los limones, las granadas y las sandías se estampan sobre algodón para dar a la cocina una buena dosis de vitalidad.

Quizá el hábito no haga al monje, pero un buen delantal, un paño donde secarse y un manguito para sacar el asado del horno le ayudarán a sentirse más dueño de la situación y dominar el arte de cocinar, no solo de degustar.

El día de los enamorados suele pillar a muchos con el paso cambiado, enamorados pero solos, porque su timidez o su inseguridad les ha impedido confesar su amor. Para no pasar otro año comiendo bombones en casa sin nadie a quien decir "te quiero", nada mejor que asistir a una escuela de seducción.

Llega San Valentín y, mientras las parejas festejan su felicidad por todo lo alto, se acrecienta la frustración de aquellos hombres que aún no han encontrado a su media naranja, ya sea por timidez, inseguridad a la hora de confesar su amor o, en el peor de los casos, porque están plenamente convencidos de que no tienen nada que hacer con el sexo opuesto.

“Es muy importante tener en cuenta que, para las mujeres, el físico no cuenta tanto como para los hombres”.

Sin embargo, nunca es tarde para convertirse en todo un seductor, y, además, prácticamente cualquier hombre puede conseguirlo. Eso es, al menos, lo que defienden las cada vez más numerosas escuelas de seducción, cuyos métodos y enseñanzas, ya sean impartidos en vivo o incluso a través de Internet, prometen transformar a un don nadie en todo un Don Juan, casi de la noche a la mañana.

"La primera persona a la que debes seducir, la más importante, eres tú", esa es la clave, según manifiesta el español Mario Luna, autor de varios libros sobre el arte de ligar y fundador de Seducción Científica, una destacada escuela de seducción de España.

Un galán debe "creer en su propio atractivo, al margen de cualquier resultado externo", insiste este profesional acerca del cortejo, asegurando que, tras varios años de investigación, él pasó de ser un "absoluto inepto social" a convertirse en alguien con un éxito sexual y emocional muy por encima de la media", por lo que cree firmemente que cualquier hombre puede lograr lo mismo.

“Lo más importante es seducirse plenamente a uno mismo y el resto viene solo”.

Así, "una vez que uno se convence a un nivel profundo de que es lo mejor que puede experimentar una mujer, dicha creencia se filtra en su actitud; en cada gesto, postura, etc y se vuelve mucho más magnético", según afirma Luna.

El ego, el gran enemigo

No obstante, para que un hombre conquiste a la mujer de sus sueños no basta con que se quiera a sí mismo; ese es el primer y fundamental paso. También debe "entender e interiorizar las diferencias entre la psicología masculina y la femenina, en lo que se refiere a sus respectivos mecanismos de atracción, los cuales difieren mucho entre sí", explica Luna.

Según sus palabras, "el desconocimiento sobre esto es la principal causa de frustración entre las personas con poco éxito amoroso", y, por ello, tanto los vídeos online como los talleres y las clases de Seducción Científica hacen hincapié en esta cuestión.

"El mayor obstáculo al que se enfrentan los hombres es su propio ego, y es que les cuesta reconocer que están más perdidos que un pato cuando se trata de entender las necesidades femeninas", señala Luna, quien destaca una serie de actitudes "erróneas" que se deben eliminar.

Actitudes a eliminar

Son, entre otras, la mentalidad de escasez, que consiste en que el hombre sienta necesidad por la primera mujer atractiva que le haga caso; la incapacidad de detectar lo que hace única a una mujer, más allá de su atractivo físico; o la obsesión con el resultado, en lugar de priorizar el proceso como algo estimulante que hay que disfrutar, ocurra lo que ocurra.

Y, sobre todo, lo que un aspirante a seductor debe corregir es el déficit de habilidades para dar una dirección romántica y sexual a las interacciones y así no caer en la llamada "zona de amigos".

Es decir, hay que evitar a toda costa convertirse en ese "imprescindible compañero" al que ella acaba hablando de los chicos con los que se acuesta, "lo que resulta castrante y tiene un efecto devastador sobre la autoestima de los hombres", como apunta Luna.

Para ellas, el físico no cuenta tanto

"La mayor limitación es creer que, para ellas, el físico cuenta tanto como para los hombres", sostiene Luna, quien, en este sentido, señala que "la inmensa mayoría de hombres no tienen un problema de físico, sino de actitud".

"Tan pronto como un hombre siente que se aleja de los arquetipos sentados por maromazos como Brad Pitt o Justin Timberlake, deja de creer en sí mismo y abandona", lamenta este profesional de la seducción.

Pero eso no significa que no haya que cuidar el físico. "Es sólo un factor más entre muchos otros", explica Luna, quien advierte de que "un físico desatendido puede cerrar muchas puertas, no tanto por el atractivo en sí, como por lo que dicho abandono comunica; que uno no se toma en serio y no cree en sí mismo".

“Prácticamente cualquier hombre puede convertirse en un conquistador, según las cada vez más numerosas escuelas de seducción”.

De este modo, la actitud del seductor debe incluir el respeto y el cuidado de su cuerpo, por dentro y por fuera, "lo que le dirá a ella que ese hombre cree en su 'producto'", en palabras del experto.

Luna lo tiene claro. Quienes acuden a sus clases "vienen convencidos de que sus habilidades y competencias están por debajo de la media, pero esto suele ser una percepción falsa", y está convencido de que, sólo por apuntarse a una escuela de seducción, "un hombre está demostrando unas cualidades que lo desmarcan del resto y que antes o después aprenderá a explotar."

Las librerías son auténticos espacios de almacenaje. Las tradicionales baldas han dado paso a otro tipo de lugares en los que su uso no solo es albergar libros, cd’s de música o películas, sino auténticos instrumentos decorativos, según su estilo y el uso que quiera darles.

Pese a tratarse de una pieza de mobiliario común, la firma Ikea se decidió a celebrar el treinta aniversario de su célebre librería Billy que, con el paso del tiempo,  se ha ido modificando en ancho y estabilidad, además de ir adecuando su peso a las medidas para resultar más manejable.

“Los metalizados en negro rivalizan con las maderas en color cerezo o abedul, imprimen un toque moderno y sutil, pues la delgadez de sus formas consigue que pasen desapercibidos”.

Gillis Lundgren fue su creador y señala que el éxito de Billy tiene que ven con el hecho de que encaja en cualquier parte. “No todos los hogares son iguales. Algunos disponen de muy poco espacio y otros de más, pero los tipos de madera y colores se encajan en cualquiera de ellos".

Ya no sólo forman parte de un rincón donde relajarse, toman el espacio por derecho propio y se  ensamblan en las paredes de pasillos, dormitorio o, incluso, en el  baño.

Doble juego

Hay lugares que desdoblan y transforman su actividad principal en mucho más. Un reloj,  cuyo pie sirve de lugar de almacenaje, es un buen ejemplo de ello.

Lo bueno de las nuevas librerías es que disponen de espacios adaptados para intercalar, para disponer de todo tipo de ocio en casa a mano. De manera que siempre podrá elegir leer un buen libro mientras, de fondo, escucha su música favorita.

La librería Brosna disponible en blanco y en negro, además de muy práctica, se adapta con facilidad a la decoración de cualquier ambiente. Los interioristas de El Corte Inglés aprovechan su brillo lacado para adaptarla a una decoración vinculada a los años 50, donde sus líneas rectas marcan un equilibrio determinante con los dibujos geométricos del papel pintado de la pared.

Para aquellos que consideran que un buen fin de semana es sentarse en el sofá con un generoso cuenco de palomitas y una sesión doble de cine en casa,  nada como una insinuante estantería de La Oca, con una dibujada curva para alejarse de lo convencional, sin olvidar su sentido práctico.

Mantener tanto CD´s como DVD´s fuera del alcance de los más pequeños es vital para no encontrarse con sorpresas desagradables. No es solo una cuestión de orden, se trata de evitar discos irrecuperables debido a ralladuras. En este caso, las librerías colgadas son la opción más oportuna.

Formas, tamaños, colores y material son muy variados. Los metalizados en negro rivalizan con las maderas en color cerezo o abedul e imprimen un toque moderno y sutil, pues la delgadez de sus formas consigue que pase desapercibida.