Un masaje siempre es agradable, pero si además ayuda a levantar el estado de ánimo, calmar el estrés o eliminar la melancolía resulta imprescindible. Lo último son los masajes con mermeladas y geles de frutas frescas.

Si se tiene en cuenta el ritmo de vida tan frenético que se vive, destinar una hora a un buen masaje un par de veces al mes debería ser obligatorio. Además de la calma y la sensación de bienestar que se siente mientras se recibe el masaje, se activa la circulación, se elimina tensiones y se tonifica la musculatura.

Dejando a un lado su vocación hedonista, los masajes tienen un poderoso efecto para levantar el estado de ánimo y aplacar el estrés. Por estas y otras razones los masajes son la piedra angular de un buen estado de ánimo.

“La uva blanca, rica en  fibras, vitaminas y minerales, está recomendado para personas que necesitan energía revitalizadora”.

Ahora gustan mucho los masajes faciales y corporales con mermelada de melón, uva blanca y arándanos, enriquecidos con fitoendorfinas y extractos de zumo.

En el centro de estética Twentynails de Madrid basan los masajes en el uso de mermeladas y geles de extractos de frutas frescas, cuyos ingredientes esenciales se obtienen exprimiendo y centrifugando las uvas, el melón y los arándanos, consiguiendo además los mismos beneficios en la piel que nos proporciona la fruta tomada tal cual, como por ejemplo la reducción de manchas.

Así, el masaje con melón, gracias a sus propiedades, lo recomiendan para personas que se sienten con frecuencia tristes o melancólicas. El protocolo consiste en un masaje drenante con el jugo de esta fruta.

“El arándano, que está indicado para personas nerviosas tiene capacidad para despertar la energía introspectiva y las dotes comunicativas del quinto chakra, donde se esconden el  autoanálisis y la buena comunicación con los demás”.

Tumbado en la camilla, se aplica el zumo por todo el cuerpo y se deja actuar durante 10 minutos bajo una luz blanca con el fin de despertar la energía y otorgar alegría y vitalidad. A continuación se aclara con esponjas mojadas y se masajea todo el cuerpo.

El melón, al ser rico en vitaminas, fósforo, potasio y magnesio está especialmente indicado para tratamientos faciales de hidratación y corporales de drenaje.

El arándano, que está indicado para personas nerviosas tiene capacidad para despertar la energía introspectiva y las dotes comunicativas del quinto chakra, donde se esconden el autoanálisis y la buena comunicación con los demás.

“El masaje con melón, gracias a sus propiedades lo recomiendan para personas que se sienten con frecuencia tristes o melancólicas”.

Con el arándano, rico en flavonoides, el centro Twentynails propone un masaje californiano, perfecto para pieles sensibles y tratamientos corporales tonificantes.

La uva blanca, rica en fibras, vitaminas y minerales, está recomendado para personas que necesitan energía revitalizadora. Con esta fruta, el centro de belleza, realiza un masaje armónico y trata de reducir las manchas de la dermis.

Cuerpo y mente

La esteticista Silvia Giralt ofrece en su centro de belleza de Madrid el ritual Lulur, un masaje que une cuerpo y mente. Basado en los rituales que se realizan antes de casarse las novias en la isla de Java. El protocolo comienza con una exfoliación que se realiza en todo el cuerpo con frutas tropicales.

"Con frutas cítricas se activa la circulación, dejando sobre la piel un aspecto refrescante y sedosa", explica Silvia Giralt, a quien le gusta realizar tratamientos personalizados y crear un ambiente muy agradable en la cabina con velas perfumadas con aromas de frutas.

El masaje antiedad, antioxidante o relajante se practica con aceites y cremas adecuadas para cada persona. El protocolo termina con la ingesta de un zumo de frutas y unos minutos de relax en la camilla.

El chocolate levanta el ánimo

Uno de los masajes más agradables para los sentidos y para la piel es el que se realiza con chocolate el centro "wellness" Caroli Health Club. Con música relajante de fondo, el masajista comienza a derramar sobre la piel chocolate líquido puro con aceites esenciales.

A continuación,  mientras el aroma del chocolate conquista las pituitarias y la mente se deja llevar por su fragancia, las piernas, la espalda, los brazos y el abdomen reciben un masaje con suaves movimientos pero lo suficientemente firmes para relajar los músculos más tensos. Los beneficios del chocolate van mucho más allá del paladar.

Tras las agresiones sufridas por el exceso de sol, el salitre del mar o el cloro de la piscina, la piel, aunque luzca bronceada, presenta un aspecto apagado y sin vida. Es el momento de activarla, meterla en cintura y adquirir buenos hábitos.

Después de la ajetreada temporada estival, la playa, las escapadas de fin de semana, los festivales de música, los malos hábitos y los miles de planes que invitan a perder horas de sueño y  a comer más de lo necesitamos, la piel y la silueta resultan castigadas y dañada por dichos excesos.

"Durante la época estival se tiende a la relajación y se presta menos atención a la alimentación, al cabello y a la piel, por lo que a la vuelta  de  las vacaciones es necesario una cura intensiva que permita reincorporarse al trabajo con el mejor aspecto posible", explica la cosmetóloga María Padilla.

Para ello, esta experta en belleza propone dos tratamientos balineses: 'Ongkara Face' y 'Loto Crystal Ritual'. El primero, específico para el rostro, tienen el objetivo de relajar, reducir el estrés y liberar tensiones nerviosas y musculares.

"El masaje Ongkara se realiza con cuarzo blanco y rosa, ambos responsables de la concentración y de la calma, además de incorporar efectos equilibrantes. Este mineral combinado con aceite de almendra y de jojoba, proporciona luminosidad e hidratación" explica Padilla.

"El tratamiento corporal Loto Cristal promete una experiencia neurosensorial, capaz de despertar el cuerpo y la mente", afirma Padilla, quien desvela que este ritual "combina los mejores aceites y esencias con las bondades de la flor de loto, que elimina la células muertas y aportar suavidad".

“Si se desea recuperar el cabello castigado por el salitre, el cloro y el sol es imprescindible recurrir a algún champú que fortalezca el cuero cabelludo y deje el cabello ligero y flexible. A continuación, es conveniente aplicar una mascarilla reparadora y nutritiva, que incluya en su fórmula aceite de oliva o manteca de karité”.

Este tratamiento también incluye masajes con extractos cítricos y sales revitalizantes. "La combinación de ambos protocolos supone la eliminación de las células queratinizadas tras el efecto solar y la renovación de la piel", añade la experta.

Si se desea recuperar el cabello castigado por el salitre, el cloro y el sol es imprescindible recurrir a algún champú que fortalezca el cuero cabelludo y deje el cabello ligero y flexible. A continuación, es conveniente aplicar una mascarilla reparadora y nutritiva, que incluya en su fórmula aceite de oliva o manteca de karité.

Los pies también sufren los estragos del verano. El uso de sandalias y tacones perjudican su salud. Recuperarla implica echar mano de exfoliantes ricos en sales marinas que colaboren en eliminar las células muertas. Después, lo ideal es aplicar una crema nutritiva hidratante con componentes refrescantes que relajen y estimulen su circulación sanguínea.

Meterse en cintura

Si durante la temporada estival se ha cometido el error de abusar de aperitivos y de comidas y cenas tan irresistibles como copiosas,  Leticia Carrera, farmacéutica especializada en bioquímica ha diseñado un plan intensivo de dos semanas para perder peso y volumen, basado en la combinación de las mejores técnicas de remodelación corporal, ejercicio y nutrición.

"Este plan de choque es muy fácil de seguir, incluso para personas que comen fuera de casa y para aquellas que no tienen demasiado tiempo para practicar deporte", afirma Carrera, quien asegura que con un poquito de disciplina se consiguen los objetivos.

Este tratamiento incluye una dieta hipocalórica, dos días a la semana una sesión con Cyclone, equipo que trabaja la cavitación, los ultrasonidos y la radiofrecuencia. "En los casos en que exista mucha grasa y volumen que perder, solemos combinar las virtudes de Cyclone con alguna sesión de Mesoterapia homeopática" explica Carrera, especialista que recomienda ejercicios aeróbicos para quemar calorías.

La vuelta de las vacaciones suele ser una época de buenos propósitos. "Es el momento de crear una rutina con hábitos saludables", dicen los doctores Carlos Lisbona y Xavier Puncernau, especialistas en salud vascular del Centro Médico Teknon.

"Practicar deportes aeróbicos como la natación y llevar una alimentación rica en fibra y preferiblemente cocinada a la plancha ayuda a prevenir las varices y disfrutar de una correcta salud vascular", asegura el doctor Lisbona, quien aconseja evitar cruzar las piernas, evitar el ascensor y caminar cinco minutos cada hora, más cuando se trabaja sentado.

Si la jornada laboral se realiza de pie, "es importante utilizar medias y calcetines elásticos, además de mover los tobillos dibujando círculos en el aire y elevar el cuerpo poniéndose de puntillas cada 60 minutos", advierte Lisbona.

El médico francés Pierre Durand ha creado un método terapéutico y de adelgazamiento que combina la felicidad y las calorías que supone hacer el amor con una alimentación sana y una vida sexual activa.

Para la gente que odia las dietas anodinas de adelgazamiento, para quienes se han  apuntado mil veces al gimnasio sin éxito, para aquellos que no tienen tiempo para practicar deporte y para los que detestan las piruetas,  ¿qué mejor que adelgazar haciendo el amor, degustando una comida afrodisíaca  y aprendiendo sugerencias y recetas para mejorar en ambas actividades?

Una sesión de sexo=250 calorías

Una sesión de sexo de veinte minutos supone una pérdida de doscientas cincuenta calorías de promedio, asegura este especialista francés, doctorado por la Universidad de París, que arrasa con su libro “Adelgaza haciendo el amor” en Francia, pero que residió durante tres años en la ciudad española de Zaragoza  y se insufló del espíritu lúdico del  mundo hispano.

Este libro se inicia con  la descripción de cada postura erótica y su nivel de dificultad para,  a continuación, proponer un menú completo para las cuatro comidas del día con platos saludables de alto nivel nutricional y bajos en calorías para compartir con la pareja.

“En cincuenta sesiones, se puede conseguir adelgazar entre tres y diez kilos y tonificar los músculos de todo el cuerpo”.

Este experto garantiza la pérdida de seis kilos en diez semanas de una manera placentera,  en cincuenta posturas altamente eróticas que van acompañadas con el número de calorías perdidas y los músculos ejercitados, junto con recetas sanas y afrodisíacas para completar los ejercicios.

“Si desarrollas todas las sesiones, te llevará algo más de tres meses perder entre tres y seis kilos, dependiendo de cada metabolismo, pero si necesitas o quieres perder el doble, simplemente repite las sesiones, lo que te llevará unos seis meses y medio aproximadamente”, nos explica el autor de este peculiar volumen.

Rienda suelta a la imaginación

Durand comenta que es posible reemplazar  las posturas con las recetas propuestas según la creatividad de cada lector porque, realmente, el fin de su trabajo es que la gente disfrute “de esta revolucionaria manera de mantenerse siempre en forma en todos los aspectos, con cuerpos más bellos y saciados”.

Como los consejos del autor son intercambiables como si de un puzzle se tratase,  este experto aconseja que si se llega antes a la meta se puede continuar sin ningún pudor, “porque nadie se cansa de comer platos jugosos y, desde luego, de hacer el amor;  y el ritmo de cada pareja es el  que marcará el tiempo oportuno”, matiza.

Las ventajas de esta “dieta amorosa” parte de la base de que “el acto sexual es uno de los ejercicios más completos, ya que se queman energías y grasas, se tonifican todos y cada uno de los músculos del cuerpo”, aunque el autor advierte que, al igual que en el gimnasio, se ha de evaluar el grado de agilidad, flexibilidad y peso de cada persona para realizar el esfuerzo necesario sin sentir dolor o cansarse demasiado.

Alimentos necesarios

Para adelgazar, el organismo necesita tomar todo tipo de nutrientes, aunque coma menos de los alimentos con más calorías y nunca tiene que olvidar las proteínas existentes en las carnes,  huevos, pescados y lácteos, porque regeneran nuestras células y nuestros tejidos, según indica el experto.

Los hidratos de carbono como  las legumbres,  las pastas, el arroz o las frutas, son imprescindibles para que el cerebro y los músculos del cuerpo estén bien alimentados y su contenido en fibra hace que nuestras digestiones sean más satisfactorias.

“Una sesión de sexo supone un desgaste de unas 560 calorías, lo mismo que pedalear  en bicicleta durante media hora, pero mucho más placentero, ya que disipa el dolor de cabeza, relaja la tensión y nos inmuniza contra la tristeza”.

Las grasas, con alto contenido en vitamina A, resultan importantes para transportar la corriente sanguínea y el sodio y potasio son minerales indispensables para regular la tensión, del mismo modo que las vitaminas y minerales son los responsables de un cabello brillante y de una piel sana.

Así, las diferentes dietas adelgazantes propuestas por Pierre Durand se basan en estos principios, junto con una importante ingesta de agua y algo muy, muy especial: platos deliciosos al paladar, estimulantes y afrodisíacos.

¿Sexo o montar en bicicleta?

Según el médico francés, "está demostrado que una sesión de sexo conlleva el desgaste de unas 560 calorías, igual que pedalear  en bicicleta durante media hora, pero mucho más placentero, ya que disipa el dolor de cabeza, relaja la tensión, previene la formación de placa dental porque los besos  neutralizan el ácido de la boca  y nos inmuniza contra la tristeza".

Para el especialista, esa sensación de alegría después del acto amoroso se debe a la secreción de endorfinas, las  llamadas hormonas de la felicidad, que aumentan nuestro bienestar y el hecho de sentirnos deseados/as aumenta  nuestra autoestima.

También indica que, en las mujeres, la práctica amorosa estimula la secreción de estrógenos, unas hormonas que mantienen el cabello brillante y la piel tersa, y reduce la aparición de manchas dermatológicas.

“Por último, hacer el amor en una jornada en la que hemos gozado de buenas comidas estimulados por el deseo y la pasión, además de ayudarnos a cuidar nuestro aspecto, es un colofón fantástico;  algo que se parece muchísimo  lo que llamamos felicidad”, concluye el experto francés.

¿Qué alimentos considera afrodisiacos para una cena en pareja?