Flúor, neón, "fosforito"... llámelo como prefiera, pero asúmalo: una de las tendencias más estridentes de los años ochenta ha vuelto. Por suerte, lo hace renovada, en accesorios y maquillaje, en pequeñas dosis o en "total look". Le contamos cómo abrazar sin riesgos esta resurgida moda.

“PARA LA VIDA REAL, LA REGLA DEL "MENOS ES MÁS" ES CLAVE. SE TRATA DE INTRODUCIR LOS COLORES FLÚOR EN LOS ESTILISMOS EN PEQUEÑAS DOSIS.”

Los pantalones de campana, el pelo a lo "afro", el rabillo de eye-liner extralargo, las tachuelas... Tendencias extremas de hace décadas que nadie habría pensado que pudieran regresar, pero lo han ido haciendo a lo largo de los últimos tiempos.

Ahora le llega el turno a los colores flúor, auténticos reyes del armario en los años ochenta especialmente en sus versiones rosa, verde, amarillo y naranja, aunque también azul y violeta.

Esta fiebre neón, como todo en la moda, no es casual. Trae el contrapunto energético perfecto a otra de las tendencias que han triunfado en los últimos dos años, la de los colores pastel, los femeninos tonos empolvados y desvahídos: esos lánguidos grises, mentas, malvas pálido...

La llegada del calor crea el clima perfecto para estos tonos ácidos y frescos, que se incorporan tanto al maquillaje como al armario en forma de ropa y accesorios, y cuya regla básica de uso es la moderación, porque sin duda se trata de material explosivo.

 

Rihanna apuesta al flúor

Artistas como Katy Perry, Rihanna o Lady Gaga ya han abrazado estos impactantes tonos en sus maquillajes, especialmente los labios en rosa ácido, las sombras de ojos en intenso violeta y las uñas en amarillo, turquesa intenso o cobalto.

Combinar toques de flúor con tonos más suaves es la clave para la artista del maquillaje Bobbi Brown, quien este año ha creado la colección "Neon & Nudes", que conjuga la energía del neón con la sutileza de los tonos "desnudos".

"EL TRUCO ESTÁ EN RESALTAR SÓLO UNO DE TUS RASGOS. EL COMPLEMENTO PERFECTO PARA UNA BARRA DE LABIOS FLÚOR SON SOMBRAS DEL COLOR NATURAL DE TU PIEL."

"Cuando se trata de maquillar, me gusta la yuxtaposición de colores suaves con otros más intensos. Es una manera de llevar tonos flúor sin que quede exagerado o sin que parezca que acabas de salir de un vídeo musical de los años ochenta", bromea la experta.

Bobbi Brown desvela algunos trucos para llevar estos llamativos colores durante el día: "los colores vivos son sorprendentemente versátiles porque pueden ir desde más intensos a traslúcidos haciéndolos más sutiles, todo depende de la fórmula y la manera de aplicarlo".

Si eliges aplicar tonos neón en los labios, la maquilladora propone utilizar una brocha específica para esta zona, lo que logrará un "efecto impactante". Pero si buscas un efecto más sutil, la mejor forma de aplicar el color de la barra de labios es mediante suaves toques sobre los labios con la yema de los dedos para difuminarlo.

"El truco está en resaltar sólo uno de tus rasgos. El complemento perfecto para una barra de labios rosa o naranja flúor son sombras que se asemejan al color natural de tu piel. Si prefieres desviar la atención a los ojos, deja tus labios en tonos nude y beige", comenta la experta.

Puntos de luz

En las últimas pasarelas también se han visto otras propuestas de cómo usar sombras amarillo flúor para crear puntos de luz en los ojos y el rostro, el atrevido eyeliner en tonos neón de Derek Lam o las pestañas postizas rematadas con minúsculos pompones en rosa, naranja y amarillo flúor de Shu Uemura.

Para las más tímidas, la opción perfecta es llevar los colores neón a las uñas, una alternativa fresca, menos extrema y que queda preciosa en verano, cuando manos y pies lucen más bronceados. Firmas como Christian Dior, Deborah Lipmann,, Yves Saint Laurent, Maybelline o Bourjois ofrecen lacas de uñas en tonos flúor.

Por supuesto, el vibrante flúor también ha retornado al armario y con una fuerza arrolladora en el apartado de los complementos, el terreno perfecto en el que aplicar esta arriesgada paleta cromática.

“LA LLEGADA DEL CALOR CREA EL CLIMA PERFECTO PARA ESTOS TONOS ÁCIDOS Y FRESCOS, QUE SE INCORPORAN TANTO AL MAQUILLAJE COMO AL ARMARIO.”

Las principales "biblias de la moda" ya han declarado el regreso de estos tonos explosivos idolatrados hace tres décadas, aunque recomiendan sutileza en su uso y manejo.

La gala del MET

El regreso del "fosforito" quedó patente este año en la gala del Metropolitan (MET) en Nueva York, un evento considerado como uno de los principales termómetros de la moda y en el que se vieron numerosas interpretaciones extremas y sin anestesia de esta tendencia.

Por la alfombra roja desfilaron con modelos flúor actrices y modelos como Eva Mendes con un Prada naranja intenso; Isabeli Fontana con un modelo con bordados neón en rosa y malva o January Jones con un Versace.

No faltó ni siquiera una versión "vintage" de esta tendencia gracias a Coco Rocha, quien se enfundó en un Givenchy en tonos flúor amarillos y fucsias que perteneció a Elizabeth Taylor.

Para la vida real, la regla del "menos es más" es clave. Se trata de introducir los colores flúor en los estilismos en pequeñas dosis, manteniendo una absoluta sobriedad en el resto de las prendas.

También funcionan propuestas como la de Christopher Kane, quien en sus carteras y faldas de cuero troquelado al láser palía la "agresividad" del neón con el inesperado toque femenino que otorga el encaje, y por supuesto en su versión playera en forma de bañadores y biquinis.

Aunque sin duda donde ya reina el neón es en el mundo de los accesorios: gafas den sol con monturas que incorporan detalles en estos tonos, cinturones y sobre todo bolsos incorporan esta tendencia.

Grandes firmas como Chanel o Sass&Bide apuestan por la mezcla de plateado y flúor en los bolsos, mientras la hermana pequeña de Prada, Miu Miu, propone sandalias y bolsos en los que combina neón con piel negra o lentejuelas.

Para mantener un rostro radiante y terso durante muchos años se tiene que proteger diariamente con una crema hidratante de alta protección solar. Así de rotundo es el cirujano plástico Ramón Vila-Rovira quien da consejos prácticos para conseguir una piel radiante sin usar el bisturí.

Para proteger nuestra piel tanto de los rayos del sol como de la luz del día, Vila-Rovira  nos propone un “ABC de la belleza diaria”, basado en sus muchos años de experiencia. “Tanto los rayos del sol como la luz natural envejecen la piel, por lo que el uso diario de una buena crema hidratante, con un factor de protección solar de 50, es imprescindible para evitar las arrugas”, nos advierte desde su consulta en la Clínica Teknon de Barcelona.

“Pese a sus detractores, la toxina botulínica sigue siendo para mí uno de los mejores productos indicado para las arrugas de la frente, las patas de gallo y el entrecejo", enfatiza el doctor Vila- Rovira”.

Antes de aconsejar cualquier tratamiento doméstico, Vila-Rovira es partidario de analizar no sólo si la piel es grasa, seca o mixta, sino también su grosor, oleosidad, laxitud, fragilidad y su color, para recomendar una  crema hidratante transparente o con alguna tonalidad.

El ácido hialurónico: el ingrediente estrella

Una de las “cremas estrella” de la actualidad está formulada con ácido hialurónico, un producto que rellena las arrugas y que se puede adquirir tanto en farmacias como en establecimientos de alta cosmética, siempre asesorados por un especialista.

“El ácido hialurónico, por su capacidad para rellenar, sirve tanto para disimular las arrugas finas, como los gestos de expresión, los rictus naso-labiales o para dar tono a las mejillas, que pierden consistencia con el paso de los años”, advierte Vila-Rovira.

Otra de las cremas aconsejadas por el especialista son las compuestas por ácido glicólico, procedente de la caña de azúcar, porque  mejoran la textura de la piel y rejuvenecen, "ya  que dejan el rostro luminoso y limpio de impurezas, si se aplican al 8 por ciento", subraya Vila-Rovira.

Para mejorar la textura de la piel, este especialista propone una fórmula magistral de farmacia, en la que se combina el ácido salicílico con ácido láctico y el ácido glicólico y que da excelentes resultados, a juicio del experto.

Vila Rovira propone también la aplicación de un tratamiento de tres meses en la piel con ácido retinóico en proporciones mínimas, “la  mejor crema para eliminar las arrugas finas del rostro”, asegura.

Y, para quitar las manchas de la cara y de las manos, Vila-Rovira se decanta con un tratamiento con  hidroquinona,  “que proporciona excelentes resultados”.

Lo último en infiltraciones

Para las mujeres  ya maduras que desean tratamientos faciales más espectaculares, Vila-Rovira aconseja las  infiltraciones: microinyecciones de productos cosméticos en el rostro  mucho más efectivas que las cremas, indoloras y que no dejan secuelas.

“Pese a sus detractores, la toxina botulínica sigue siendo para mí uno de los mejores productos indicado para las arrugas de la frente, las patas de gallo y el entrecejo, ya que bloquea el músculo frontal, el músculo del entrecejo y el de las patas de gallo”,  enfatiza el experto, que aconseja una aplicación cada cuatro meses.

“Para las mujeres que desean tratamientos faciales más espectaculares, Vila-Rovira es partidario de las infiltraciones: microinyecciones de cremas cosméticas bajo la piel del rostro, que no dejan secuelas”.

El ácido hialurónico en infiltraciones resulta adecuado para rellenar las arrugas profundas, los surcos naso-labiales y los pómulos y también se utiliza para el mentón, en un tratamiento que habrá que repetir cada año, a juicio de Vila-Rovira.

Otro de los “productos estrella” de la actualidad para proporcionar un efecto-realce de pómulos, barbilla y mejillas en las infiltraciones son los “Cócteles de Vitaminas”, compuestos con nutrientes, antioxidantes y ácido hialorónico, que es conveniente aplicarse dos veces al año.

Últimas novedades

El “Tratamiento de Grasa Antóloga” consiste en extraer grasa del vientre o del estómago  de la propia  paciente para, después de limpiarla y centrifugarla, infiltrarla en el rostro, es aconsejado en la actualidad por numerosos especialistas.

“Este tratamiento nunca produce rechazo, porque la grasa procede  de la propia piel de la paciente y regenera e hidrata la piel en profundidad en aplicaciones bianuales",  nos explica el doctor.

Otra novedad es el “Tratamiento de Plasma Rico en Plaquetas” (PRP), por el que se extrae sangre de la propia paciente, se centrífuga para  extraer los “factores de crecimiento” y se  infiltran en el rostro.  “Esta fórmula estimula activamente la producción de colágeno de la piel, aplicada una vez por  año", explica el doctor Vila- Rovira.