Sorbos de lujo

En el mundo de la coctelería la exclusividad cotiza al alza. Nace una nueva élite de los licores, puro lujo en la copa… Corteza de jengibre vietnamita pelado y cortado a mano, con cocción de oliva, romero, tomillo y albahaca, esencia natural de la flor de la Damiana, regaliz y cardamomo verde… ingredientes que no pertenecen ni a un cosmético ni a una receta de cocina fusión, sino que pueden encontrarse en las más exclusivas bebidas de diseño.

El diseño y el exotismo llegaron primero a la alta gastronomía y ahora extienden su influjo al arte de la coctelería con la aparición de un sinfín de licores que prometen convertir cada sorbo en una lujosa experiencia sensorial.

120 Ginebras

Como era de esperar, esta tendencia se ha trasladado a uno de los reyes de la coctelería actual, el gin-tonic, con la aparición de ginebras de autor que añaden un plus de sofisticación a este clásico británico del combinado. Entre ellas está Gin Mare, una ginebra que ha querido embotellar la esencia del Mediterráneo y que está elaborada con una combinación de botánicos “tan revolucionaria” como la oliva arbequina, la albahaca, el romero y el tomillo.

Con otra ginebra, la “Ish”, elaborada en el Reino Unido por un grupo de amigos que se hacen llamar “The Poshmakers”, se ha querido llevar el concepto de bebida de autor un poco más allá y darle un toque canalla, “irresistible y escandaloso” que comienza por su sensual botella roja, su acentuado sabor a enebro y las cinco destilaciones a las que es sometida, cuando lo normal son tres.

Y para contradecir a quien crea que la ginebra es algo típicamente inglés ha aparecido G’Vine, una ginebra francesa que tiene como ingrediente estrella la rara flor de la uva verde de la región de Cognac. A ella se añaden ingredientes como el cardamomo verde, el cilantro y las bayas de cubeb.

También desde una firma clásica como Tanqueray Nº 10 se da una vuelta de tuerca al combinado de toda la vida con Tea Tonic, un sistema “que realza los sabores y aromas ya presentes en el destilado a través de un ritual de infusión con los botánicos y cítricos que intervienen en su elaboración”.

Lujo Colonial

La preparación es igual que la de una infusión, pero en lugar de agua caliente, se emplea ginebra: se introduce la bolsita -hay cinco variedades- en la bebida y se deja reposar un minuto, para después añadir el hielo y la tónica. Además, la bolsita “tiñe” la bebida de colores diferentes.

“Sofisticación, exotismo y sensaciones inesperadas” es lo que promete el licor de jengibre Domaine de Canton, una bebida que pretende seducir a los “barman” como ingrediente de los cócteles más sugerentes. Este licor se inspira en la Indochina colonial, donde los franceses, “fascinados por el sutil sabor del jengibre de Cantón, comenzaron a añadir esta raíz afrodisiaca al aguardiente y al coñac”, explican los responsables de la marca en España.

Si hasta ahora los famosos se rendían a los encantos del vino y se animaban a elaborar sus propios caldos, últimamente comienzan a pasarse a la destilería, como en el caso del modisto italiano Roberto Cavalli, que produce un vodka artesanal “para los paladares más exquisitos”. Cavalli ha puesto en su vodka tanto mimo como en sus modelos, con agua de las laderas de Monte Rosa y grano cultivado en los valles donde los Alpes convergen con el río Po, todo ello destilado en alambique tradicional de cobre y filtrado con copos de mármol de Carrara.

Finalmente, en este compendio de glamour embotellado no puede quedar fuera el champán, que tiene su expresión más exclusiva en marcas como el mítico Crystal, creado inicialmente para Alejandro II de Rusia, o Perrier Jouet, heredero de la Maison que en 1854 elaboró el primer brut de la historia y hoy abanderado del “público más exigente y hedonista”.

https://estilolexus.lexusauto.es/sorbos-de-lujo/