Rutas exóticas en tren

Algunos entran en la categoría de los más pintorescos, otros en los más altos del mundo. Unos son veloces y lujosos, otros lentos y peligrosos, pero todos los trenes comparten la particularidad de ser el único medio de transporte capaz de viajar a través de los lugares más recónditos que existen en el planeta.

Para los arriesgados

Para los amantes de emociones fuertes, el trayecto en tren por la colina La Nariz del Diablo, desde Riobamba a Alausí o viceversa, en Los Andes de Ecuador, ofrece a sus pasajeros esas sensaciones en un insólito trayecto en el que la locomotora avanza en zigzag.

La travesía que pasa por una colina de roca casi vertical,  brinda a sus pasajeros un paisaje rodeado de montañas, enormes rocas, amplias zonas de sembrados y frondosa vegetación.
En el viaje se enfilan 98 curvas y se atraviesan los ríos Alausí y Guasuntos, así como un gran cañón llamado Chiripungo, que en idioma quechua significa “Puerta del Frío”.

Su principal característica consiste en descender desde 2.340 a 1.816 metros sobre el nivel del mar avanzando en zigzag, desplazándose hacia adelante y hacia atrás por la vía ferroviaria que los ingenieros esculpieron en la escarpada colina.

“ENTRE LOS VIAJES MÁS PINTORESCOS DESTACA EL DEL TREN COLGANTE DE WUPPERTAL, EN EL ESTADO ALEMÁN DE RENANIA DEL NORTE-WESTFALIA, EL ÚNICO DE ESTAS CARACTERÍSTICAS EN EUROPA.”

El viaje, que se realiza en un tren con capacidad para 130 personas tirado de una locomotora electro-diesel, permite a sus pasajeros la posibilidad de instalarse, bajo su responsabilidad, encima de los compartimentos del convoy para disfrutar de la vistas espectaculares.

El trayecto por La Nariz del Diablo forma parte de una de las obras civiles más importantes que existen en Ecuador y ofrece durante el viaje la posibilidad de conocer diferentes poblaciones al igual que sus historias y costumbres.

Entre los más altos del mundo

Otras alternativas para disfrutar de emociones intensas son dos de los ferrocarriles más altos que existen en el mundo: el Quinghai, en el Tibet y el Tren a Las Nubes, en Argentina.

El Tren a las Nubes recorre 434 kilómetros (ida y vuelta) por Los Andes argentinos en un trayecto que atraviesa 29 puentes, 21 túneles y 13 viaductos, y posee una capacidad máxima para 468 pasajeros.

Su principal atractivo es ascender hasta 4.220 metros sobre el nivel del mar en el punto más alto de su itinerario: el Viaducto la Polvorilla, donde limita su velocidad a 35 kilómetros por hora y el pasajero experimenta la sensación de tocar con sus manos el cielo.

Su trayecto dura quince horas, sale de la ciudad de Salta  (1.187 metros por encima del nivel del mar) y para en San Antonio de los Cobres (3.774 metros), una pintoresca localidad construida en una desértica cavidad, dos estaciones antes del Viaducto de La Polvorilla.

Otra de las opciones para aquellos que quieran estar más cerca del cielo es el viaje que realiza el Quinghai en el Tibet, a una altura de 5.072 metros sobre el nivel del mar.

“OTROS DE LOS FERROCARRILES MÁS ALTOS QUE EXISTEN EN EL MUNDO SON EL QUINGHAI, EN EL TIBET, Y EL TREN A LAS NUBES, EN ARGENTINA.”

Esta vía que se construyó a pesar de las dificultades por los bloques de hielo que se formaban entre las rocas y por los -40 grados de temperatura, se caracteriza por tener el túnel y la estación ferroviaria más alta del planeta. Tiene una capacidad para transportar a 863 personas desde la ciudad de Lhasa, capital del Tibet, hasta Xining, capital de la provincia china de Quinghai, atravesando paisajes de una belleza excepcional.

Otras rutas

Otro recorrido digno de mención es el que permite subir hasta el pico Jungfrau, en Suiza, pues es uno de los más espectaculares que se pueden realizar por los Alpes, en Europa.

Su estación, que se encuentra entre los montes Eiger y Mönch, es considerada una de las más altas de Europa, con 3.454 metros de altitud.

“PARA LOS QUE BUSCAN EMOCIONES FUERTES, EL TRAYECTO EN TREN DESDE RIOBAMBA A ALUSÍ, EN ECUADOR, DESCIENDE POR LA NARIZ DEL DIABLO (UNA COLINA DE ROCA CASI VERTICAL), Y OFRECE A SUS PASAJEROS ESAS SENSACIONES EN UN INSÓLITO TRAYECTO EN EL QUE LA LOCOMOTORA AVANZA EN ZIGZAG.”

Su trayecto se inicia en el puerto de Kleinen Scheidegg hasta Jungfraujoch y durante este recorrido es posible ver desde las ventanas de cualquier vagón, las estatuas esculpidas en el hielo. También es posible durante este recorrido realizar paradas para esquiar o escalar.

Entre los ferrocarriles más pintorescos de Europa está el tren colgante de Wuppertal, en el estado alemán de Renania del Norte-Westfalia. Son solo 13,3 kilómetros de recorrido pero valen la pena tanto por el paisaje como por ir en un tren que no circula pegado a la vía, como casi todos los del mundo, sino colgado de los raíles, por encima del río y de las casas.

 

https://estilolexus.lexusauto.es/rutas-exoticas-en-tren/