Revolución en el hogar

Teléfonos móviles que parecen televisores, televisores que pasarían por pantallas de cine, cámaras de fotos sumergibles y lavadoras conectadas a Internet. Los electrodomésticos viven inmersos en una revolución que amenaza con cambiar para siempre la relación de los usuarios con estos aparatos.

La feria de electrónica de consumo CES (Consumer Electronics Show) celebrada en Las Vegas (EEUU) ha escenificado estos cambios que poco a poco están consiguiendo difuminar las fronteras entre los usos habituales de los diferentes electrodomésticos.

El ejemplo más claro es quizá el de los teléfonos móviles. Ya estamos acostumbrados a consultar Internet en cualquier parte gracias a la conectividad de los “smartphones”. Sin embargo, los teléfonos inteligentes buscan dar un paso más incorporando mejoras en sus pantallas para dar soporte a contenidos en calidad HD haciendo posible la ilusión de llevar una tele en el bolsillo.

“Neveras con Facebook y lavadoras con servicio técnico: los límites entre distintos electrodomésticos se difuminan”.

Con una pantalla que soporta imágenes en alta resolución y un procesador de doble núcleo de 1,5 GHz, el nuevo “Xperia S” de Sony representa esa apuesta de los fabricantes por incluir en sus dispositivos pantallas potentes capaces de reproducir contenidos con altos estándares de calidad.

La tendencia de la industria a confiar en el “cine portátil” llega también de la mano de Samsung que estos días ha presentado la tableta Galaxy 7.7. Si una de las estrellas del CES fue la televisión de 55 pulgadas con tecnología Super OLED de Samsung, este mismo avance se ha aplicado a la tableta de la gama Galaxy para mostrar contenidos con una intensidad de colores y una definición en las formas que elevarán los contenidos audiovisuales en tabletas a un nivel de calidad superior.

Los nuevos lanzamientos confirman que la moda de los smartphones no es una cosa pasajera ni para los usuarios ni para la industria. Calum McDougall, responsable de marketing de la gama de smartphones Xperia, explicó a EFE que la estrategia de la compañía no contempla, por el momento, el desarrollo de teléfonos que no sean inteligentes. “Eso no significa que vayamos a reducir el público al que llegamos, lo que queremos es hacer fácil a todo el mundo el uso de este tipo de teléfonos”.

Televisores de película

Las teles están creciendo. Hace unos años ya desde que las pantallas planas cogieron el testigo de los televisores de tubo, pero ese cambio, lejos de dejar más espacio libre en el salón, ha contribuido a que los estándares de la diagonal de los televisores vaya en constante aumento. A tenor de las últimas presentaciones de fabricantes como LG o Samsung, pronto pasaremos del estándar de 40 pulgadas a las 55 pulgadas.

Televisores cada vez más grandes y proyectores domésticos trasladan la magia del cine a la sala de estar”.

Por la calidad de sus imágenes -gracias a la introducción de la tecnología OLED a un precio que aspira a ser pronto asequible para el gran público- y por su tamaño, esta nueva generación de televisores, en los que ya son habituales la conexión a internet y las imágenes en tres dimensiones, convierten las sala de estar en improvisados salones.

Aún más allá va la gama de proyectores 4K de Sony, que ofrecen una resolución cuatro veces superior al formato HD. Muy pronto se podrá adquirir una versión doméstica de este dispositivo que se usa ya en unas 10.000 salas de cine en todo el mundo.

En la feria de Las Vegas, los expertos que mostraban las novedades de Sony coincidían en la idea de que al margen de la cuestión de si los salones europeos cuentan con las dimensiones suficientes para hacer razonable estos estándares de tamaño, el mercado estadounidense demanda “teles más y más grandes cada vez” y los fabricantes se están esforzando para que un televisor más grande sea sinónimo de un televisor mejor gracias a aliados como la tecnología OLED o los avances que se están haciendo en lo que a imágenes estereoscópicas se refiere.

Lavadoras que hablan

Ya no es una novedad que las neveras se encarguen de gestionar la lista de la compra además de enfriar los alimentos de su interior. Lo que sí resulta más sorprendente es la propuesta de Samsung que a sus frigoríficos con pantalla LCD táctil y conexión wifi ha incorporado ahora la opción de acceder a Facebook para compartir recetas o, sencillamente, interactuar con otros usuarios mientras se está en la cocina.

“Los “smartphones” empiezan a incorporar pantallas capaces de soportar contenidos en alta definición”.

También conectada a Internet llega la nueva lavadora de LG. A través de una aplicación para el móvil, los poseedores de esta lavadora podrán acceder a la función “Smart Diagnosis” del electrodoméstico que les enviará un aviso si se produce un rotura y valorará la necesidad de llamar a un técnico además de alertar en caso de que se haya dejado la puerta de la lavadora entreabierta o cualquier otro descuido.

Hornos que son a la vez microondas, tostador y campana de cocina, cámaras de vídeo que sirven al mismo tiempo de proyector de cine y cámaras de fotos sumergibles con acceso a la redes sociales son otros de los ejemplos de que los distintos electrodomésticos tienen límites cada vez más difusos y tratan de hacer más fácil la vida al usuario.

https://estilolexus.lexusauto.es/revolucion-en-el-hogar/