Rejuvenecimiento facial en 3D

Las nuevas tendencias estéticas abandonan ahora las operaciones de cirugía y apuestan por un “Rejuvenecimiento facial en 3D”,  gracias a la aplicación de un ácido hialurónico de última generación,  que sirve tanto para rellenar los pómulos y tensar  las mejillas, como para suavizar  las líneas oscuras de expresión y eliminar el aspecto de cansancio de nuestra mirada.

En el último congreso “Anti-Aging Medicine Word Congreso”, celebrado el pasado mes de marzo en Mónaco, se sentaron las bases de las nuevas  líneas de rejuvenecimiento facial, tendentes a tratar el rostro en su globalidad, aportando volumen en pómulos, mejillas y eliminado las sombras, por encima de complicadas intervenciones de cirugía estética de antaño.

“DENTRO DE NUESTRA PIEL Y NUESTRO CUERPO, EL ÁCIDO HIALURÓNICO SE COMPORTA COMO UNA PEQUEÑA ESPONJA QUE DA ESTRUCTURA A LOS TEJIDOS Y FACILITA LAS FUNCIONES NORMALES DE LAS CÉLULAS”, EXPLICA LA EXPERTA”.

En este sentido, muchos especialistas alabaron las bondades de una  nueva generación de ácido hialurónico denominado “Voluma”, que se puede aplicar en todo el rostro, con grandes ventajas frente a los tratamientos anteriores.

¿Qué es el ácido hialurónico?

“El ácido hialurónico es una molécula de azúcar natural del organismo, cuya función es retener a su alrededor moléculas de agua”, asegura la doctora Nuria Escoda, en una entrevista con Efe.

“Dentro de nuestra piel y nuestro cuerpo, el ácido hialurónico se comporta como una pequeña esponja que da estructura a los tejidos y facilita las funciones normales de las células”, nos explica la experta que tiene un centro de medicina estética en la ciudad española de Barcelona.

Aunque este nuevo producto se aplica en toda la cara, ofrece sus mejores resultados en la zona central del rostro, ya que es precisamente en los pómulos, las mejillas, los rictus, la comisura y el contorno de los labios donde se produce una mayor absorción de grasa, como síntoma del paso de los años.

Cada zona un trato especial

La doctora Escoda aplica un ácido hialurónico con una estructura específica en cada zona del rostro, ya que “no puede ser igual el producto que inyectamos dentro de la grasa del pómulo que el que introducimos en la mucosa bucal, puesto que su función óptima se conseguirá cuanto mayor sea su parecido con la estructura el tejido en la que lo implantemos”, asegura.

“Este nuevo tipo de ácido hialurónico permite tratar la zona de los pómulos de un modo indoloro, ya que el propio producto lleva incorporado una anestesia local y una cánula especial, en vez de una aguja, por lo que  podemos rellenar los pómulos, rictus, comisura y mejillas sin hematomas y sin dolor alguno para la paciente”, nos explica Nuria Escoda.

Al ser muy denso, este producto permanece en el lugar aplicado sin posibilidad de desplazamiento por el interior del rostro, se reabsorbe al cien por cien y tiene una gran duración con tan solo una aplicación.

Una revolución estética

El tratamiento de la totalidad del rostro con esta nueva molécula de ácido hialurónico ha revolucionado la medicina estética, a juicio de la doctora Escoda, ya que evita los riesgos de una operación de cirugía estética y da resultados altamente satisfactorios, por su gran naturalidad.

“AUNQUE ESTE NUEVO PRODUCTO SE APLICA EN TODO EL ROSTRO, OFRECE SUS MEJORES RESULTADOS EN LA ZONA CENTRAL, YA QUE ES PRECISAMENTE AHÍ DONDE SE NOTA MÁS EL PASO DEL TIEMPO”.

Las zonas en las que este producto logra también una gran efectividad son las líneas finas del borde externo de los ojos, las líneas nasogenianas y los volúmenes faciales perdidos en barbilla, mejillas y pómulos.

“Aunque cada día existen multitud de tratamientos estéticos de rejuvenecimiento facial, el usuario busca cada día más un producto que erradique la totalidad del problema y que respete la armonía de luces y sombras de la fisonomía especial de la cara”, reflexiona Nuria Escoda.

https://estilolexus.lexusauto.es/rejuvenecimiento-facial-en-3d/