Los Videojuegos del futuro

Imágenes en 3D, control de juegos por movimiento, detector de voz y realidad aumentada parecían avances solo posibles en un mundo futurista. Sin embargo, la ciencia ficción se hace realidad gracias a las últimas novedades en videojuegos.

La imagen de un Tom Cruise protagonista de “Minority Report” ampliando imágenes, trasladando pantallas y controlando toda la tecnología a su alrededor con sencillos comandos de voz o movimientos de brazos volvió a las retinas de muchos de los asistentes a la presentación de las últimas novedades de Kinect para Xbox que tuvo lugar en la feria de videojuegos Electronic Entertainment Expo (E3) de Los Ángeles.

Parecía cosa de magia que alguien pudiera manejar las riendas de un caballo que aparece en la pantalla del televisor con un simple movimiento de brazos, pero es una de las proezas que hace posible el sensor desarrollado por Microsoft y que materializa el juego “Fable: The Journey”, un nuevo título de la conocida franquicia de rol y fantasía épica creada por Peter Molyneux que ha dejado a muchos con la boca abierta.

También impresionante resulta “Kinect Star Wars”, un título aún en fase de producción, que incluye elementos de todas las entregas cinematográficos para crear una nueva aventura donde la frase “que la fuerza te acompañe” cobrará más sentido que nunca.

Los seguidores de la saga transmedia creada por George Lucas podrán manejar la espada láser de personajes como Luke Skywalker o hacer uso de “la fuerza” sin necesidad de mandos de manera que el realismo del videojuego se acerca como nunca a la experiencia mostrada en la gran pantalla.

Realidad virtual

La portátil de Nintendo ha llevado a los hogares de todo el mundo el efecto estereoscópico (tan popular ya en las salas de cine), sin la incomodidad de las gafas. Sin embargo, 3DS es mucho más que 3D y una de sus grandes bazas, que explora de momento de manera incipiente, es la realidad aumentada.

La realidad aumentada se vale de dispositivos como la consola de Nintendo, la nuevaPlayStation Vita o cada vez más teléfonos móviles y tabletas para captar su entorno y reproducir en la pantalla elementos extraídos de un software o de la propia red para recrear la ilusión de que se añaden elementos virtuales a un escenario que sabemos real.

Más allá de su efectismo inicial, la realidad aumentada aún tiene mucho que demostrar, pero se va haciendo hueco con aplicaciones que no tienen nada que ver con los videojuegos (como los Goggles de Google, que permiten al usuario obtener información sobre un monumento que tiene ante sus ojos con solo fotografiarlo) o con títulos como “Reality Figthers”.

El juego diseñado por el estudio español Novarama para PS Vita, propone la lucha al estilo “Street Fighter” pero con una novedad: el jugador puede crear un personaje con su cara y utilizar como “tatami” un entorno real previamente detectado con la consola.

Nueva generación de consolas

No solo de software viven los aficionados a lo último en videojuegos. Una nueva generación de hardware se hacía imprescindible para escenificar el futuro del sector del ocio digital interactivo y parece que con la llegada de Nintendo 3DS, PS Vita y Wii U ese futuro está más cerca que nunca.

Si por algo sorprende, y va a dar mucho que hablar, la nueva portátil de Sony es precisamente por la versatilidad que ofrece en sus mandos. Pantalla táctil, acelerómetro, joysticks, varios sistemas de botones y una superficie trasera que también se puede manejar con los dedos parecen demasiados controles para una consola con las dimensiones de la PS Vita. Sin embargo, al jugar las primeras demos de juegos como “Little Big Planet” o“Uncharted”, el manejo resulta tan intuitivo y cercano que lo que ocurre en la pantalla parece formar parte de la realidad.

“Aunque las previsiones de las películas de ciencia ficción parecen haberse hecho real, aún queda mucho camino por recorrer”.

Imágenes en alta definición y un mando con pantalla que puede interactuar con el televisor son algunos de los puntos fuertes de Wii U, el hardware que tomará el relevo a la exitosa Wii y que permite que el título que está funcionando en la consola de sobremesa se pueda seguir jugando en la pantalla del mando si otro miembro de la familia quiere ver la tele.

Por si esto fuera poco, ambas pantallas, la del mando y la del televisor, interactúan, de manera que se puede recrear la ilusión de que las estrellas ninjas que sostenemos en las manos se trasladan a la tele con solo impulsar su lanzamiento con los dedos.

Experimentando

Gafas ideadas para aunar en unas lentes lo virtual y lo real, cascos que introducen al usuario en un entorno virtual multisensorial o proyectos como “AR.Drone”, que permite controlar una nave voladora real para eliminar los objetivos que aparecen en la pantalla de un móvil, ya están aquí.

Sus usos son aún experimentales o tan caros (como las lentes de realidad virtual) que sólo se emplean en sectores concretos como el militar. Sin embargo, el hecho de que ya se pueda hablar de ellos como prototipos reales dan pistas de hacia dónde camina el mañana de los videojuegos.

En un contexto en el que no son pocos los que creen que dentro de diez años Kinect o Wii no se van a parecer en nada a lo que son ahora, habrá que esperar para comprobar si el futuro que pintaba “Minority Report” es ya posible.