La sobriedad del nuevo Vuitton

La moda cambia. El lujo se sofistica y las marcas más internacionales y prestigiosas cambian de rumbo marcando las nuevas tendencias.

peque01

En medio de este panorama, Louis Vuitton comienza una nueva etapa con la presentación de la primera colección al frente del diseñador francés Nicolas Ghesquière en la última jornada de la Semana de la Moda de París. Se trataba del desfile más esperado de toda la temporada, que ponía punto y final a los desfiles en la capital francesa.

peque02

Este modisto, formado a base de experiencia y no en escuelas de diseño, ha tenido una carrera impresionante, primero fue el asistente en Jean Paul Gaultier con menos de 20 años de edad, para seis meses más tarde pasar a ser director creativo de la casa fundada por el modisto de Guetaria, Cristóbal Balenciaga a la que consiguió devolver todo su “Allure” para finalmente abandonarla a finales del año 2012.

El rasgo característico de los diseños de Nicolas Ghesquière son sus líneas estructurales, los cortes magistrales de sus telas a base de trazados tan lineales como seguros, unos volúmenes geométricos jugando con exagerados hombros y faldas trapecio que marcan una cintura ajustada a modo de reloj de arena. La moda en esencia pura.

Sin lugar a dudas Nicolas Ghesquière es la joya de la corona, el más adulado actualmente de todos los modistos del momento y por toda la crítica internacional y el nuevo “alma máter “ de la célebre casa Louis Vuitton en el que todos tienen puestos sus miradas. Diseños funcionales y muy cómodos, atemporales y sobre todo tremendamente actuales.

peque03

En esta primera aparición Ghesquière ha habido muchos cambios que fundamentalmente se resumen en una gran sobriedad. Por primera vez y a diferencia de la etapa Marc Jacobs, quien abandonaba la Maison tras 16 años al frente, no había show, el espectáculo dejaba protagonismo a la moda en pura esencia. En el patio del Museo del Louvre, un espacio neutro, las modelos desfilaron sin estridencias, sin destacar, con prendas que evocaban aires “sesenteros” y unos diseños en los que el cuero cobraba protagonismo.

Una colección de tonos tierra, rojizos arenas llenos de expresión con incursiones azules  diseñados y tejidos a base de mezclas de texturas y brillos, colores lisos con estampados de flores, exclamaciones rojizas, con trazos en azul y negro que parecían afianzar la visión del lujo más exclusivo que el grupo LVMH quiere imprimir en la identidad de la marca Louis Vuitton.

peque04

Con este relevo artístico y generacional en la dirección creativa de la primera marca de lujo del mundo se daban por clausurados los desfiles de la Semana de la Moda de París tras los éxitos de Nueva York, Londres y Milán.

Texto: Cayetana Vela Sánchez-Merlo

https://estilolexus.lexusauto.es/la-sobriedad-del-nuevo-vuitton/