La seducción del póquer

El póquer es un clásico que sigue seduciendo. La práctica de este juego de naipes y sus apuestas on-line se han convertido en un fenómeno entre los más jóvenes. A pesar de ser el póquer un juego con bastantes años de trayectoria, las nuevas tecnologías y la gran cantidad de dinero que mueve seducen cada día a más adeptos.

El fenómeno crece en Latinoamérica y España, en donde se ha cambiado la baraja tradicional por una de póquer o por el ratón del ordenador para disputar esta afición, que combina el azar con la habilidad mental. La práctica de este juego de naipes y apuestas sube, sobre todo, entre las personas más jóvenes, aunque lo ejercita gente de todas las edades. Algunos de los mejores jugadores jóvenes latinos y españoles se dedican al póquer de manera profesional.

Este es el caso de contrastados jugadores como Alexandre Gomes, abogado de profesión y en sus comienzos, aficionado al póquer. Sin embargo, Gomes observó el elevado beneficio que obtenía con este juego por internet y decidió pasar al profesionalismo. En 2008, este brasileño nacido en Curitiba consiguió el brazalete de campeón tras ganar el evento de “2000 dólares Sin Límite” en categoría Hold’em, en el que acumuló 770.540 dólares, y sólo un año después se proclamó campeón del World Poker Tour en el casino Bellagio embolsándose 1.187.670 dólares

La misma suerte han buscado Juan Maceiras, uno de los pocos españoles que puede presumir de haber estado en una mesa final del European Poker Tour, y Raúl Mestre “Sir_Donald”, llamado así por las elevadas sumas que ha conseguido jugando por internet.


Latinoamérica, un peldaño por encima de España

Pese a que el nivel en España ha mejorado considerablemente, sigue un peldaño por debajo de los países latinoamericanos y éstos todavía lejos de los estadounidenses, considerados los “maestros” en este sector.
Si hubiera que hacer un ranking entre los mejores jugadores latinos no habría todavía ninguno que se asomara al ‘top’ de la lista.

Para este año 2011, la organización de las Series Mundiales de Póquer (WSOP, en inglés), el más importante conjunto de torneos del mundo, ha decidido reanudar el Torneo de Campeones, un evento que dará comienzo el 27 de junio y para el que se otorgarán 27 plazas a los mejores jugadores del mundo, que serán elegidos por votación popular.

Entre esos posibles invitados se barajan los nombres de cinco latinos: el costarricense Humberto Brenes, el brasileño Alexandre Gomes, el mexicano Ángel Guillén, el ecuatoriano nacionalizado español Carlos Mortensen y el también ecuatoriano Diego Cordovez. Ganadores de brazaletes en las World Series, todos ellos tienen el honor de estar en la lista oficial más prestigiosa del póquer mundial. Una lista en la que siguen siendo minoría los latinos en detrimento de los grandes maestros, los norteamericanos.

A pesar de ello, no hay duda que sólo es cuestión de tiempo que aumenten los nombres de jugadores latinos y españoles entre los grandes de este juego teniendo en cuenta la creciente afición que se observa en los últimos años.

Precocidad de los jugadores

Pero lo más llamativo del póquer es ver la precocidad de los ganadores de botes millonarios en los más prestigiosos torneos de todo el mundo, como el español Jesús Cortés, de 22 años, que se llevó recientemente a casa 525.000 euros al quedar segundo en el European Poker Tour de Barcelona de 2010.
Cortés, de esta forma, no sólo consiguió uno de los mayores botes de la historia del póquer en España sino que también ha superado la mejor marca antes alcanzada en este evento europeo al desbancar el tercer puesto logrado en 2009 por Santiago Terrazas.

En este torneo se hizo con la victoria el sueco Kent Lundmark, que a sus también 22 años de edad se alzó en el primer puesto, consiguiendo para Suecia el sexto triunfo en un European Poker Tour. El estadounidense Galen Hall es otro joven jugador que puede presumir de haberse hecho millonario a una edad muy temprana tras recibir 2,3 millones de dólares al vencer recientemente el evento principal de la PCA 2011 celebrado en Bahamas. Bahamas también se ha convertido en el trampolín del argentino Leo Fernández y de la española Ana Márquez.

Leo Fernández finalizó segundo del torneo High Roller y recibió un premio de 544.925 dólares, superando a gigantes del póquer como Erick Seidel o Jason Mercier, mientras Márquez terminó décima en el evento principal, la mejor posición lograda nunca por una mujer, haciéndose merecedora de los 155.000 dólares con los que fue recompensada.
En un mundo predominantemente masculino como es el del póquer, también destaca la española Leo Margets, de 26 años, licenciada en económicas y marketing, que fue en 2009 la mejor jugadora al quedar en los mundiales de Las Vegas en el puesto 27 entre 6.500 jugadores de ambos sexos.

https://estilolexus.lexusauto.es/la-seduccion-del-poquer/