La dieta del amor

El médico francés Pierre Durand ha creado un método terapéutico y de adelgazamiento que combina la felicidad y las calorías que supone hacer el amor con una alimentación sana y una vida sexual activa.

Para la gente que odia las dietas anodinas de adelgazamiento, para quienes se han  apuntado mil veces al gimnasio sin éxito, para aquellos que no tienen tiempo para practicar deporte y para los que detestan las piruetas,  ¿qué mejor que adelgazar haciendo el amor, degustando una comida afrodisíaca  y aprendiendo sugerencias y recetas para mejorar en ambas actividades?

Una sesión de sexo=250 calorías

Una sesión de sexo de veinte minutos supone una pérdida de doscientas cincuenta calorías de promedio, asegura este especialista francés, doctorado por la Universidad de París, que arrasa con su libro “Adelgaza haciendo el amor” en Francia, pero que residió durante tres años en la ciudad española de Zaragoza  y se insufló del espíritu lúdico del  mundo hispano.

Este libro se inicia con  la descripción de cada postura erótica y su nivel de dificultad para,  a continuación, proponer un menú completo para las cuatro comidas del día con platos saludables de alto nivel nutricional y bajos en calorías para compartir con la pareja.

“En cincuenta sesiones, se puede conseguir adelgazar entre tres y diez kilos y tonificar los músculos de todo el cuerpo”.

Este experto garantiza la pérdida de seis kilos en diez semanas de una manera placentera,  en cincuenta posturas altamente eróticas que van acompañadas con el número de calorías perdidas y los músculos ejercitados, junto con recetas sanas y afrodisíacas para completar los ejercicios.

“Si desarrollas todas las sesiones, te llevará algo más de tres meses perder entre tres y seis kilos, dependiendo de cada metabolismo, pero si necesitas o quieres perder el doble, simplemente repite las sesiones, lo que te llevará unos seis meses y medio aproximadamente”, nos explica el autor de este peculiar volumen.

Rienda suelta a la imaginación

Durand comenta que es posible reemplazar  las posturas con las recetas propuestas según la creatividad de cada lector porque, realmente, el fin de su trabajo es que la gente disfrute “de esta revolucionaria manera de mantenerse siempre en forma en todos los aspectos, con cuerpos más bellos y saciados”.

Como los consejos del autor son intercambiables como si de un puzzle se tratase,  este experto aconseja que si se llega antes a la meta se puede continuar sin ningún pudor, “porque nadie se cansa de comer platos jugosos y, desde luego, de hacer el amor;  y el ritmo de cada pareja es el  que marcará el tiempo oportuno”, matiza.

Las ventajas de esta “dieta amorosa” parte de la base de que “el acto sexual es uno de los ejercicios más completos, ya que se queman energías y grasas, se tonifican todos y cada uno de los músculos del cuerpo”, aunque el autor advierte que, al igual que en el gimnasio, se ha de evaluar el grado de agilidad, flexibilidad y peso de cada persona para realizar el esfuerzo necesario sin sentir dolor o cansarse demasiado.

Alimentos necesarios

Para adelgazar, el organismo necesita tomar todo tipo de nutrientes, aunque coma menos de los alimentos con más calorías y nunca tiene que olvidar las proteínas existentes en las carnes,  huevos, pescados y lácteos, porque regeneran nuestras células y nuestros tejidos, según indica el experto.

Los hidratos de carbono como  las legumbres,  las pastas, el arroz o las frutas, son imprescindibles para que el cerebro y los músculos del cuerpo estén bien alimentados y su contenido en fibra hace que nuestras digestiones sean más satisfactorias.

“Una sesión de sexo supone un desgaste de unas 560 calorías, lo mismo que pedalear  en bicicleta durante media hora, pero mucho más placentero, ya que disipa el dolor de cabeza, relaja la tensión y nos inmuniza contra la tristeza”.

Las grasas, con alto contenido en vitamina A, resultan importantes para transportar la corriente sanguínea y el sodio y potasio son minerales indispensables para regular la tensión, del mismo modo que las vitaminas y minerales son los responsables de un cabello brillante y de una piel sana.

Así, las diferentes dietas adelgazantes propuestas por Pierre Durand se basan en estos principios, junto con una importante ingesta de agua y algo muy, muy especial: platos deliciosos al paladar, estimulantes y afrodisíacos.

¿Sexo o montar en bicicleta?

Según el médico francés, “está demostrado que una sesión de sexo conlleva el desgaste de unas 560 calorías, igual que pedalear  en bicicleta durante media hora, pero mucho más placentero, ya que disipa el dolor de cabeza, relaja la tensión, previene la formación de placa dental porque los besos  neutralizan el ácido de la boca  y nos inmuniza contra la tristeza”.

Para el especialista, esa sensación de alegría después del acto amoroso se debe a la secreción de endorfinas, las  llamadas hormonas de la felicidad, que aumentan nuestro bienestar y el hecho de sentirnos deseados/as aumenta  nuestra autoestima.

También indica que, en las mujeres, la práctica amorosa estimula la secreción de estrógenos, unas hormonas que mantienen el cabello brillante y la piel tersa, y reduce la aparición de manchas dermatológicas.

“Por último, hacer el amor en una jornada en la que hemos gozado de buenas comidas estimulados por el deseo y la pasión, además de ayudarnos a cuidar nuestro aspecto, es un colofón fantástico;  algo que se parece muchísimo  lo que llamamos felicidad”, concluye el experto francés.

¿Qué alimentos considera afrodisiacos para una cena en pareja?

https://estilolexus.lexusauto.es/la-dieta-del-amor/