INNOVACIONES EN LA SEGUNDA GENERACIÓN DEL LS

Tras haber establecido un estándar sin precedentes con el LS 400 original, Lexus tenía que esforzarse en mejorar el modelo de cara a  la segunda generación. Para cumplir las altas expectativas de sus clientes, el nuevo coche tenía que ser más poderoso y eficiente, más limpio y ligero que el anterior, así como más lujoso y más gratificante y satisfactorio de conducir.

Pequeña 2

El trabajo de diseño comenzó en la primavera de 1991, casi dos años después del lanzamiento de la primera generación de LS. Pese a que existía una tentación de desarrollar algo revolucionario, el deseo de consolidar una tradición y una fuerte identidad visual para su modelo insignia llevó a un enfoque basado en la evolución de su diseño exterior.

Los compradores de la primera generación de LS habían comentado que valoraban sus líneas clásicas y elegantes pero que habrían apreciado un mayor espacio interior. Lexus fue sensible a este consenso, creando un interior totalmente nuevo que conservaba las proporciones familiares y los elementos de diseño, con unas líneas más claramente definidas para una mejor presencia.

Pequeña 3

Pero el nuevo diseño era algo más que una simple revisión estética; también mejoraba la aerodinámica suave y delicada presente en el LS. Las líneas exteriores permitían, además, que las esquinas del coche estuvieran más definidas desde la perspectiva del conductor, ayudando así a la visibilidad en las maniobras de aparcamiento en lugares estrechos.

También estaban en el punto de mira la reducción del peso y la precisión en la construcción. Por ejemplo, el lateral del coche, desde la parte de atrás, quedó unificado como un miembro integrado en el panel, en lugar de aparecer en dos secciones –esto fue posible debido a que la Planta de Tahara de Lexus había instalado recientemente la troqueladora más grande del mundo, que permitía incorporar paneles de más de 4 metros de longitud. De esta forma, la segunda generación de LS se convirtió en la más ligera de su categoría.

Pequeña

Enormemente aclamado como uno de los mejores motores, el 1UZ-FE 4.0 litros de 8 válvulas fue incorporado en la segunda generación de coches, beneficiado por las considerables mejoras internas que redujeron el peso y la fricción y aumentaron la potencia máxima de 250 a 260 CV. En conjunto con la misma caja automática de 4 velocidades (modificada con un conversor de par más eficiente, un engranaje revisado y una palanca de cambios cerrada), estas medidas dotaban al nuevo LS400 de la mejor relación peso/potencia, la aceleración más rápida y el consumo de combustible más eficiente de su categoría.

Pero quizá la razón más importante para la introducción de la segunda generación de LS era la necesidad de mejorar la acomodación interior.

Se instaló un nuevo sistema de aire acondicionado de alta capacidad y se utilizaron hasta 10 tipos de pieles para confeccionar el interior, con cada panel seleccionado individualmente y cosido por máquinas para elegir la mejor forma posible para los asientos. Los tiradores de los reposabrazos de las puertas fueron tratados para dotarlos de una suavidad especial, con tacto de cuero, y los posavasos de amortiguación hidráulica, cenicero y porta-monedas de las puertas fueron diseñados para abrirse de forma uniforme.

Pequeña 4

El hecho de dar prioridad a los ocupantes del vehículo tuvo un efecto también en la seguridad, como por ejemplo en las estructuras de las puertas, que incluían una barrera de protección que cubría estándares de impacto lateral que no entrarían en vigor hasta después de dos años. Incluso los cinturones de seguridad delanteros fueron empotrados para evitar causar daños y los ganchos para colgar la ropa fueron diseñados para retraerse en caso de accidente.

En su producción, la segunda generación de LS fue actualizada. Con ello llegaron el recientemente desarrollado sistema inteligente de sincronización de las válvulas del  VTT-i – el primero de este tipo aplicado nunca en un motor V8- y una nueva caja automática de 5 velocidades. Combinado con la aplicación de un control electrónico de la aceleración, los cambios de marchas pasaron a ser notablemente más suaves.

El material para silenciar los sonidos fue mejorado, y aumentó el grosor del parabrisas, llevando a una reducción del ruido interior de unos significativos 2,5 dB. El sistema de aire acondicionado incluía ahora una función que manejaba tanto la calidad del aire interior como el exterior, pasando automáticamente a redirigir el aire si se detectaba contaminación exterior, y abriendo los respiraderos si la humedad de la cabina excedía un nivel predeterminado.

Finalmente, la producción del LS fue completado con la introducción de airbags laterales en los asientos delanteros – los primeros de este tipo en cualquier modelo de Lexus o Toyota.

https://estilolexus.lexusauto.es/innovaciones-en-la-segunda-generacion-del-ls/