Gastar menos en casa

Los principales gastos del presupuesto doméstico provienen del hogar y el automóvil, por lo que todo ahorro bien calculado y racional, sobre todo en los apartados de combustibles, alimentación, servicios de agua, gas y electricidad, repercutirá positivamente en nuestros bolsillos.

Recortes, crisis, deudas, intereses al alza… En épocas de ‘vacas flacas’ como las actuales la ‘tijera de recortar gastos’ está más activa que nunca en muchos hogares y familias. Pero realmente, ¿se puede gastar menos sin sacrificar calidad de vida?.

Para los expertos en economía del consumo en la mayoría de los casos en que la escasez de recursos no ha llegado a límites insostenibles, es posible ahorrar de forma que no perjudique nuestro bienestar: La clave del éxito radica en que los ‘ajustes’ se hagan con sentido común y una razonable planificación.

Una de las principales partidas del gasto de las familia es el relativo al vehículo automotor personal, de acuerdo a un informe de la red social Comuto (www.comuto.es), especializada en organizar viajes con el coche compartido, una modalidad que va en aumento en muchos países, debido al factor económico.

“Conducir el coche de forma eficiente, sin cargarlo en exceso, arrancando el motor sin pisar el acelerador, eligiendo la marcha adecuada, viajando a una velocidad constante o usar el motor como freno, puede reducir el consumo de combustible un 15 por ciento”.

Comuto dispone de una base de miles de usuarios registrados, quienes proponen viajes de media y larga distancias como conductor o pasajero, acceden a las ofertas propuestas y finalmente eligen la opción que mejor cumple sus necesidades.

Esta comunidad de usuarios, basada en internet, señala que compartir el coche puede representar un ahorro de hasta el 75 por ciento en los gastos mensuales de transporte, y que en un trayecto de su casa al trabajo, un conductor puede ahorrar unos 2.500 dólares anuales alternando coches en una distancia de 20 kilómetros.

Para ahorrar con el coche también, y disminuir el consumo de carburante, hay que conducirlo de forma eficiente: sin cargar en exceso el maletero, arrancando el motor sin pisar el acelerador, eligiendo la marcha adecuada, no forzando los cambios, viajando a una velocidad constante o usar el motor como freno.

Con estas sencillas medidas, el consumo de gasolina puede reducirse hasta un 15 por ciento, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) español.

Gastar menos, economizar siempre

Además de compartir el coche, para gastar menos Comuto recomienda adquirir las denominadas ‘marcas blancas’, de menor precio y calidad similar, que según algunos estudios puede reducir el presupuesto destinado a la compra en el supermercado hasta un 40 por ciento, e incluso más si se eligen los comercios que ofrecen precios y ofertas más baratos.

Otras opciones para ahorrar, consisten en llevar al trabajo nuestra propia comida desde casa en un ‘tupper’, comprar y adquirir productos usados o de segunda mano y aprovechar los descuentos en internet que ofrecen los outlet on-line, las tiendas virtuales o las páginas webs de comparación de precios.

Para mejorar la economía doméstica, el grupo Eroski en colaboración con el IDAE aconseja aprovechar la iluminación natural, usar colores claros en las paredes y techos para que esa fuente de luz haga más efecto, y apagar los equipos eléctricos y electrónicos (ordenadores, radio-cadenas y televisores) en vez de dejarlos en posición “stand by” (en espera) si no se utilizan.

“Aprovechar la iluminación natural, usar colores claros en las paredes y techos para que esa fuente de luz haga más efecto, y apagar los ordenadores, radiocadenas y televisores, en vez de dejarlos en posición “stand by” (en espera) si no se utilizan”.

Para economizar electricidad en la casa también se puede recurrir a las bombillas de bajo consumo, ajustar los termostatos del frigorífico (seis grados centígrados en la parte central y dieciocho grados bajo cero en la zona de congelación), llenar al máximo el lavavajillas, utilizar el microondas en vez del horno convencional y usar todo lo posible la olla a presión o “exprés”.

Apagar la calefacción por la noche y no encenderla a  la mañana siguiente hasta después de haber ventilado la casa durante diez minutos, realizar un buen mantenimiento de la caldera, “purgar” los radiadores de la calefacción una vez al año, no dejar los grifos abiertos al cepillarse los dientes o afeitarse, y ducharse en vez de bañarse, son otras recomendaciones de Eroski-IDEA.

Asimismo, comparar distintas tarifas de teléfono móvil y elegir la más adecuada al uso real que se hace de este dispositivo, permite ahorrar hasta un 30 por ciento en la factura, ha señalado Fátima Elidrissi, ‘community manager’ de  la red social Comuto.

https://estilolexus.lexusauto.es/gastar-menos-en-casa/