Ecología sobre dos ruedas

Foto: Bamboodist

De montaña, de carrera, de paseo e, incluso, de bambú… cada vez más las bicicletas se convierten en una alternativa saludable y ecológica para los desplazamientos en entornos urbanos, no sólo por su practicidad si no por sus beneficios en cuanto a bienestar corporal y para el medio ambiente se refiere.

Los beneficios de montar en bicicleta de forma regular reducirán tu riesgo de infarto tanto como un 50%. Con el ejercicio del pedaleo el ritmo cardiaco máximo aumenta y la presión arterial disminuye.

Vas a reducir tu colesterol LDL (el “malo”), con lo que tus vasos tendrán muchas menos posibilidades de calcificarse, y a la vez aumentará tu HDL o colesterol “bueno”. Además, los movimientos regulares de las piernas fortalecen la zona lumbar y previenen la aparición de hernias discales.

Cada vez que montas en bicicleta tu sistema inmunológico se refuerza. Los fagocitos se movilizan de forma inmediata gracias al pedaleo para aniquilar bacterias y células cancerígenas. Esta es la razón por la que a los enfermos de cáncer y SIDA se les recomienda ir en bicicleta.

Cuando montas en bicicleta el cerebro se oxigena más y te permite pensar con más facilidad. Tu cuerpo segrega hormonas, las endorfinas también llamadas hormonas de la felicidad, quete hacen sentir mejor: está comprobado que los que montan en bicicleta regularmente sufren menos enfermedades psicológicas y depresiones. Montar en bicicleta y pedalear es uno de los mejores antidepresivos naturales que existen.

Una ciudad más feliz

Las bicicletas no solo son para el verano, también para ir al trabajo.

Gracias a ellas, sus usuarios reducen la contaminación y el tráfico de las ciudades, mejoran su estado de forma y su rendimiento laboral, y ahorran tiempo y dinero.

 

Sin embargo, un grupo de investigadores belgas realizaron un estudio en el que se demuestra que los ciclistas inhalan cinco veces más partículas contaminantes que aquellos que viajan en automóviles.

Si nos ponemos a pensar en las zonas en las que circulan muchos vehículos, sabremos por lógica que la contaminación es más elevada y por lo mismo los ciclistas absorberían las partículas en mayor cantidad, generando de este deporte una bomba a nuestros pulmones, ya que al ejercitarnos necesitamos respirar más rápido y más profundamente.

Este estudio lleva casi 3 años y aunque aún no se ha logrado una conclusión final, todo parece indicar que utilizar la bicicleta trae más beneficios que riesgos, por ahora.

Largos recorridos

Los participantes en el Tour de Francia recorren alrededor de 3.500 kilómetros cada verano.Pero desgraciadamente no todo el mundo cuenta con las piernas y la resistencia física de Miguel Indurain, de Lance Armstrong o de tantas otras leyendas de la ronda gala.

Los ciudadanos de a pie aficionados a pedalear pueden combinar la bicicleta con el transporte público cuando el trayecto sea un poco más largo de lo habitual. Los expertos dela revista “Consumer” afirman que la bicicleta es el medio de transporte urbano más rápido, ya que “los embotellamientos habituales de las horas punta se sortean con más facilidad en bicicleta, en especial si se pedalea por los cada vez más numerosos carriles-bici de las ciudades”.

¡Además la bici es muy práctica y económica! “Te da una libertad y una autonomía que el coche no puede ofrecer en la ciudad”, opina Iñaki Díaz-Etura, miembro de Pedalibre, asociación de usuarios de la bicicleta.

Pero no se hicieron las bicicletas sólo para circular por la ciudad. Pedalibre promueve también el cicloturismo y organiza diversas rutas por toda la geografía española.

“Se trata de hacer del desplazamiento una parte esencial del viaje”, afirma Iñaki. Con otros medios de transporte, “por ejemplo el autobús, el desplazamiento suele ser solo un medio para llegar a un lugar”, explica.

Los integrantes de Pedalibre cargan su equipaje en la bici y se lanzan a pedalear por caminos y carreteras secundarias con poco tráfico. Merendar en el campo, disfrutar del paisaje y visitar los pueblos que encuentren a su paso suelen ser las actividades más habituales en sus excursiones. Aunque cada escapada es distinta. Depende de las ideas que aporten los miembros de la expedición.

Hoy por hoy existen empresas que comercializan bicicletas hechas de bambú y botellas de agua biodegradables además de ropa de ciclista y accesorios orgánicos. Materiales sostenibles que convierten al ciclismo en una actividad todavía más respetuosa con el medioambiente.

Otra alternativa para desplazamientos urbanos en los que el trazado del recorrido es más exigente para las piernas son las bicicletas eléctricas. Su precio es un poco más caro que las normales pero su consumo respecto a cualquier otro vehículo a motor por gasolina supera concreces la inversión.

En ciudades como Tel Aviv han pasado de ser una moda a un vehículo de transporte muy común entre sus ciudadanos.

En relación a esto, Lexus ha extendido su tecnología hybrid-drive al mundo de las dos ruedas, creando el Lexus Hybrid Bicycle Concept.

 

Diseñada para captar los valores fundamentales de los vehículos Lexus, esta bicicleta híbrida dibuja los trazos de la filosofía L-Finesse, debido a su ligereza de su cuadro de carbono.

También se inspira en la experiencia única de conducción Lexus ya que ofrece un motoreléctrico con una transmisión de 8 velocidades.

Este concept también dispone de la función de regeneración de energía que ayuda a recargar la batería mediante la captura de la energía cinética en la frenada.

¿Vosotros tenéis el saludable hábito de andar en bicicleta?

https://estilolexus.lexusauto.es/ecologia-sobre-dos-ruedas/