Dormir es el secreto

Dormir bien regenera la piel y regula el metabolismo, un secreto de belleza que acompañado con una cosmética idónea preserva la belleza de la piel.

El sueño es vital para el organismo, pero no siempre es fácil conciliarlo, los buenos hábitos y la disciplina horaria son fundamentales para descansar. Durante el sueño, la piel descansa y se relaja, es el momento de reparar los daños ocasionados durante el día para que a la mañana siguiente se muestre luminosa e hidratada.

“ES IMPORTANTE QUE SE MANTENGA UNA DISCIPLINA CON LOS HORARIOS DEL SUEÑO. ACOSTARSE Y LEVANTARSE A HORAS SIMILARES Y EVITAR LAS SIESTAS DE MÁS DE TREINTA MINUTOS”.

Los expertos apuntan que las mujeres necesitan más horas de sueño que los hombres, ya que los varones son más rápidos en la reparación celular.  Es importante saber que la hormona del crecimiento, responsable también de la regeneración celular, se segrega durante las 3 o 4 primeras horas de sueño, periodo de la noche imprescindible para reparar y restaurar la dermis.

“Es entonces cuando el ADN se restaura y se produce la síntesis de colágeno” afirma el doctor Tom Mammone, director ejecutivo de Investigación y Desarrollo de la firma Clinique.

En ese periodo de tiempo, la piel se encuentra menos cansada, es el momento en el que todas las bondades de las fórmulas cosméticas penetran en la piel y regeneran un nuevo tejido conectivo, borran los signos de fatiga y estrés y reducen las irritaciones. “Pero, antes de acostarse es necesario limpiar, tonificar e hidratar la piel”, apunta la esteticista Maribel Yébenes.

“MIENTRAS SE DUERME, LA BARRERA NATURAL DE LA PIEL SE VUELVE MÁS PERMEABLE Y, POR TANTO, ES MÁS RECEPTIVA A LA ABSORCIÓN DE INGREDIENTES”.

Sabiendo que la falta de sueño produce radicales libres y causa el envejecimiento prematuro de la piel, se deben tomar medidas para disfrutar de un sueño tranquilo para lucir una piel fresca y radiante. Los expertos también advierten de que durante la noche la dermis sufre cambios, entre ellos aumenta su temperatura y pierde hidratación, aunque es más permeable y absorbe mejor los productos.

Según el doctor Daniel Maes, vicepresidente de Investigación y Desarrollo de Estée Lauder, “si se aplican las formulas cosméticas bastante antes de la media noche, se les dan  más de 8 horas para que penetren y realicen su cometido”.

Mientras se duerme, la barrera natural de la piel se vuelve más permeable y, por tanto, es más receptiva a la absorción de ingredientes, así, conscientes de que la noche es el momento ideal para utilizar tratamientos específicos que cubran las necesidades de cada piel, la industria cosmética ha lanzado una serie de productos que trabajan cuando el hombre y la mujer duermen. Antes de empezar a soñar, elige el que más necesitas.

“SABIENDO QUE LA FALTA DE SUEÑO PRODUCE RADICALES LIBRES Y CAUSA EL ENVEJECIMIENTO PREMATURO DE LA PIEL, SE DEBEN TOMAR MEDIDAS PARA DISFRUTAR DE UN SUEÑO TRANQUILO PARA LUCIR UNA PIEL FRESCA Y RADIANTE”.

En el mercado existe productos nocturnos que velan por la salud de las uñas, reparan las células, combaten la celulitis,  se ocupan de frenar las arrugas del rostro, el cuello y el escote, además de luchar contra el acné suavizar e hidratar las manos y los pies.

Cuando se duerme bien también descansa la vista, lo que evita amanecer con las anti estéticas ojeras. Aunque parezca increíble, un sueño reparador también tiene gran influencia sobre el cabello, ya que al estar relajado el cuero cabelludo se frena la caída del pelo. De la misma manera que ocurre con la piel, la noche es el momento privilegiado en la que la fibra capilar está más receptiva que nunca a los tratamientos y tiene mayor capacidad para regenerarse y reconstruir sus defensas naturales.

Protocolo para un dulce sueño

Si está atravesando momentos difíciles que le quitan el sueño, es importante seguir un sencillo protocolo con el fin de que Morfeo sea su mejor compañía nocturna. Como el estrés y las preocupaciones  se ocupan de restar horas de sueño, procure irse a la cama tranquila y desestima realizar tareas que impliquen actividad mental como contestar el correo electrónico, navegar por Internet, ver la televisión o leer.

No ayuda a conciliar el sueño ingerir sustancias estimulantes como la cafeína, la teína o el alcohol. Si tiene el sueño ligero, evite las cenas copiosas y tardías, así como cambiar de habitación.

Es importante que se mantenga una disciplina con los horarios del sueño. Acostarse y levantarse a horas similares y evitar las siestas de más de treinta minutos. Muchos especialistas aconsejan realizar un ritual que introduzca al sueño como tomar infusiones relajantes, un masaje relajante, una ducha o un baño de agua caliente, dar un paseo o escuchar música tranquila.

Otro detalle a tener en cuenta es la habitación y su entorno. Procure que la estancia sea agradable, esté ordenada, mantenga una temperatura adecuada, no haya ruidos y que el colchón y la almohada sean cómodas.

https://estilolexus.lexusauto.es/dormir-es-el-secreto/