Desayunos y meriendas… ¡a todo color!

Empezar el día con energía tiene que ver con el contenido, pero también con el continente. Tazas, platos, vasos o cuencos hacen más atractiva la primera comida del día y el entreacto entre el almuerzo y la cena, la deliciosa merienda.

Aunque el desayuno es la comida más importante del día, según los médicos, no siempre le dedicamos el tiempo que merece. Un café corriendo y de pie en la cocina, un yogurt entre pincelada y pincelada de maquillaje y un dulce rápido para los más pequeños… reconozcámoslo esa no es forma de comenzar el día.

“La loza es el material más habitual. Los nuevos diseños son innovadores y muy variados. El metal también se incorpora a ellos, especialmente en boles para frutas, leche y cereales o yogurt”.

Le proponemos una fórmula para que le resulte atractivo dedicarle tiempo al desayuno: elija una propuesta atractiva para que la mesa cobre vida a primera hora de la mañana. Toda una puesta en escena para que resulte estimulante sentarse y comenzar el día con vitalidad.

Los colores energéticos en manteles y servilletas son toda una apuesta. Un rojo intenso en tazas, jarras y azucarero es una de las apuestas de Laura Ashley y los salvamanteles florales en el mismo tono, pero con distinto estampado, que pueden complementar el resultado. Para los más pequeños juegos de tazas de mariposas revoloteando invitan a beber un vaso de leche caliente.

Las tazas blancas son un acierto siempre. Sea cual sea su grabado, se combinan con facilidad con cualquier tipo de plato y vajilla. De ahí que con ellas pueda complementar un juego que algún golpe dejó incompleto. Platillos de postre en azul grabados y platos con rebordes en tostado o rosas donde colocar las tostadas, algunas lonchas de jamón y queso o un dulce de leche, rematan la apuesta.

“Ilustraciones de limoneros nos recuerdan las que utilizaba Alicia en el País de las Maravillas en su deambular por su universo imaginario. Como ella, puede disfrutar de un momento de calma, de un universo en paz, con un té con pastas a la hora de la merienda”.

Si lo que le gusta es el café solo, utilice pequeñas tazas de colores para romper la armonía. El verde, el amarillo o el azul intenso son una buena apuesta.

La loza es el material más habitual. Los nuevos diseños son innovadores y muy variados. El metal también se incorpora a ellos, especialmente, en boles para frutas, leche y cereales o yogurt.

El cristal no es un elemento a descartar, y La Oca lo destina especialmente a las jarras de agua o botellas abiertas, para incorporar el zumo o la leche en lugar de colocar sobre la mesa el frío tetrabrik de leche.

Zara Home incorpora el morado, tan popular esta temporada en decoración, en jarras, vasos y tazas. Los platos grabados, también ese color, forman parte de la nueva colección de Sia.

La hora del té

Románticos, florales, delicados como un juego de té en plena campiña inglesa del siglo XVII. Así son los conjuntos que le proponemos para hacer más cálidas las tardes de invierno. Diseños clásicos e informales con colores vivos que le permitirán disfrutar de un momento para el relax.

La firma de decoración Lasura Ashey propone como novedad un clásico, la fina porcelana dibujada con miles de flores, pero con un diseño ligeramente renovado para no perder la perspectiva del tiempo, en el que incluye un juego de servilletas con el mismo grabado.

Tomar el té, con leche o con limón con Citronier, una sugerente porcelana que propone el servicio de decoración de El Corte Inglés, será todo un deleite.

Ilustraciones de limoneros nos recuerdan las que utilizaba Alicia en el País de las Maravillas en su deambular por su universo imaginario. Como ella, puede disfrutar de un momento de calma, de un universo en paz con un té con pastas a la hora de la merienda, o bien con una infusión tras la cena o la comida.

Juegue a mantener los detalles y no se limite a las tazas. El juego de azucarero, jarra y tetera completan un conjunto al que puede añadir una bandeja con la que trasladar todos los elementos.

No olvide que también hay preciosos expositores en los que colocar bocaditos de nata o incluso pequeños mini sándwich, si prefiere un bocado salado.