Déjate acariciar

Un masaje siempre es agradable, pero si además ayuda a levantar el estado de ánimo, calmar el estrés o eliminar la melancolía resulta imprescindible. Lo último son los masajes con mermeladas y geles de frutas frescas.

Si se tiene en cuenta el ritmo de vida tan frenético que se vive, destinar una hora a un buen masaje un par de veces al mes debería ser obligatorio. Además de la calma y la sensación de bienestar que se siente mientras se recibe el masaje, se activa la circulación, se elimina tensiones y se tonifica la musculatura.

Dejando a un lado su vocación hedonista, los masajes tienen un poderoso efecto para levantar el estado de ánimo y aplacar el estrés. Por estas y otras razones los masajes son la piedra angular de un buen estado de ánimo.

“La uva blanca, rica en  fibras, vitaminas y minerales, está recomendado para personas que necesitan energía revitalizadora”.

Ahora gustan mucho los masajes faciales y corporales con mermelada de melón, uva blanca y arándanos, enriquecidos con fitoendorfinas y extractos de zumo.

En el centro de estética Twentynails de Madrid basan los masajes en el uso de mermeladas y geles de extractos de frutas frescas, cuyos ingredientes esenciales se obtienen exprimiendo y centrifugando las uvas, el melón y los arándanos, consiguiendo además los mismos beneficios en la piel que nos proporciona la fruta tomada tal cual, como por ejemplo la reducción de manchas.

Así, el masaje con melón, gracias a sus propiedades, lo recomiendan para personas que se sienten con frecuencia tristes o melancólicas. El protocolo consiste en un masaje drenante con el jugo de esta fruta.

“El arándano, que está indicado para personas nerviosas tiene capacidad para despertar la energía introspectiva y las dotes comunicativas del quinto chakra, donde se esconden el  autoanálisis y la buena comunicación con los demás”.

Tumbado en la camilla, se aplica el zumo por todo el cuerpo y se deja actuar durante 10 minutos bajo una luz blanca con el fin de despertar la energía y otorgar alegría y vitalidad. A continuación se aclara con esponjas mojadas y se masajea todo el cuerpo.

El melón, al ser rico en vitaminas, fósforo, potasio y magnesio está especialmente indicado para tratamientos faciales de hidratación y corporales de drenaje.

El arándano, que está indicado para personas nerviosas tiene capacidad para despertar la energía introspectiva y las dotes comunicativas del quinto chakra, donde se esconden el autoanálisis y la buena comunicación con los demás.

“El masaje con melón, gracias a sus propiedades lo recomiendan para personas que se sienten con frecuencia tristes o melancólicas”.

Con el arándano, rico en flavonoides, el centro Twentynails propone un masaje californiano, perfecto para pieles sensibles y tratamientos corporales tonificantes.

La uva blanca, rica en fibras, vitaminas y minerales, está recomendado para personas que necesitan energía revitalizadora. Con esta fruta, el centro de belleza, realiza un masaje armónico y trata de reducir las manchas de la dermis.

Cuerpo y mente

La esteticista Silvia Giralt ofrece en su centro de belleza de Madrid el ritual Lulur, un masaje que une cuerpo y mente. Basado en los rituales que se realizan antes de casarse las novias en la isla de Java. El protocolo comienza con una exfoliación que se realiza en todo el cuerpo con frutas tropicales.

“Con frutas cítricas se activa la circulación, dejando sobre la piel un aspecto refrescante y sedosa”, explica Silvia Giralt, a quien le gusta realizar tratamientos personalizados y crear un ambiente muy agradable en la cabina con velas perfumadas con aromas de frutas.

El masaje antiedad, antioxidante o relajante se practica con aceites y cremas adecuadas para cada persona. El protocolo termina con la ingesta de un zumo de frutas y unos minutos de relax en la camilla.

El chocolate levanta el ánimo

Uno de los masajes más agradables para los sentidos y para la piel es el que se realiza con chocolate el centro “wellness” Caroli Health Club. Con música relajante de fondo, el masajista comienza a derramar sobre la piel chocolate líquido puro con aceites esenciales.

A continuación,  mientras el aroma del chocolate conquista las pituitarias y la mente se deja llevar por su fragancia, las piernas, la espalda, los brazos y el abdomen reciben un masaje con suaves movimientos pero lo suficientemente firmes para relajar los músculos más tensos. Los beneficios del chocolate van mucho más allá del paladar.

https://estilolexus.lexusauto.es/dejate-acariciar/