Angry Birds, una catapulta al éxito

Coloridos y de apariencia inofensiva, los simpáticos personajes del videojuego “Angry Birds”, que en 2011 facturó 700 millones de descargas, siguen combatiendo a los malvados cerdos mutantes que roban sus huevos. Recién desembarcados en Facebook, anunciados por la NASA y con una película en el horizonte, estos pájaros enfadados continúan en boca de todos.

Sus intrépidos vuelos, que ocupan los pequeños trayectos en autobús o los minutos en la sala de espera del dentista, ya han cautivado a millones de personas. Dos años después de su estreno Angry Birds se ha convertido, según sus creadores, en la aplicación de pago más descargada de todos los tiempos.

Su sencillo modo de juego, consistente en lanzar pájaros contra diferentes estructuras para acabar con los cerdos que se esconden en ellas, la simpleza de la historia en la que se basa y su logrado apartado visual son algunas de las claves del éxito del videojuego que presentó en 2009 la empresa finlandesa Rovio.

Disponible en sus diferentes versiones para teléfono móvil, tablet y PC, algunas cifras demuestran el verdadero alcance de este fenómeno. Según un estudio realizado por la empresa de estudios de mercado AYTM, si se sumase el tiempo que pasan entreteniéndose con Angry Birds todos sus jugadores, obtendríamos que cada día invierten un total de 200 millones de minutos, más de 380 años.

Mientras, su incorporación a Facebook el pasado 14 de febrero podría permitirle alcanzar la cifra de mil millones de usuarios atraídos por la jugabilidad del actual rey de los “casual games”, un género dirigido a audiencias masivas que se distingue por la sencillez de sus reglas y la escasa dedicación que requieren para lograr un alto nivel de satisfacción.

Sirviéndose de elementos extraídos de juegos como “Lunar Lander” y “Worms”, estas aguerridas aves proponen a sus seguidores cortas partidas cuyo grado de dificultad va aumentando progresivamente, requiriendo del participante unos cálculos cada vez más precisos.

EL ALETEO MÁS ADICTIVO.

Como recoge la investigación llevada a cabo por AYTM, el 54 % de los poseedores de “Angry Birds” manifiesta haber sentido síntomas de adicción ocasionalmente, mientras que un llamativo 13 % reconoce experimentarlos constantemente y un 18% dice desconocerlos.

En opinión del doctor en Filosofía Michael Chorost estos comportamientos se derivan principalmente de cuatro factores del juego: no es necesario disponer de conocimientos específicos para poder jugar a él, responde a nuestro primitivo placer de reventar objetos, sus movimientos son realistas y contiene divertidos sonidos y piruetas.

Este estudio señala que la expectación ante las consecuencias de nuestro lanzamiento hace que aumenten los niveles en el organismo de dopamina, una hormona y neurotransmisor entre cuyas habilidades se encuentran las de motivar y recompensar a nuestro cerebro. Este incremento nos mueve a querer saber qué ocurrirá cuando lancemos el próximo pájaro de forma compulsiva.

La información presentada respalda los datos que obtuvieron los investigadores del AYTM cuando encuestaron a mil jugadores con más de veinticinco partidas en su haber, de los cuales un 58 % afirmaron que su humor mejoraba después de una sesión de “Angry Birds”. Además, un 55 % de los entrevistados manifestaba sentirse relajado o muy relajado.

VUELO A LAS CARTELERAS.

Los insistentes rumores sobre una posible adaptación de Angry Birds al cine quedaron confirmados a mediados del año pasado, cuando la desarrolladora del juego anunció la contratación de David Masiel, antiguo ejecutivo de Marvel, compañía para la que trabajó en títulos como “Iron Man”, “Thor” y “Hulk”. Fue él mismo quien confirmó que el proceso ya había comenzado, aunque fuentes de la empresa aseguraron que el filme no estaría listo hasta 2014 como mínimo.

Hasta entonces, confiando en que la fiebre por sus aves no decrezca, Rovio tiene pensado estrenar una serie animada compuesta de 52 episodios y protagonizada por los personajes de la casa, a quienes dará vida el estudio de animación Kombo, comprado en junio de 2011 por la empresa finlandesa. Con una duración de tres minutos por entrega y una frecuencia semanal, esta producción estará disponible en diferentes dispositivos.

CIFRAS RÉCORD Y UN PROMETEDOR FUTURO.

Sólo tres días después del lanzamiento de la última versión del juego, “Angry Birds Space”, que llegó a las principales plataformas de aplicaciones a excepción de Windows Phone el 22 de marzo, alcanzó las diez millones de descargas, una cifra que responde, en parte, a la expectación generada por instituciones del prestigio de la NASA y National Geographic, que publicó un libro relacionado con la saga.

Mientras, el astronauta estadounidense Don Pettit explicó en un vídeo grabado desde la Estación Espacial Internacional cómo afecta la falta de gravedad, la principal característica de esta última entrega, a la trayectoria de los pájaros catapultados. Sirviéndose de un peluche y un globo verde, caracterizado como un cerdo para la ocasión, el estadounidense desentrañó las claves de una actualización que cuenta con tres nuevos animales: Lazer Bird, Ice Bird y Terence.

A esta buena respuesta se unen dos informaciones muy positivas para la marca. La primera de ellas es la compra de Futuremark Games Studio, una empresa dedicada a la programación de juegos en 3D conocida por haber desarrollado el juego Shattered Horizon.

La segunda, es la próxima inauguración en Finlandia del primero de los parques temáticos que planea abrir la franquicia aprovechando un tirón que, de momento, parece no tener fin.

https://estilolexus.lexusauto.es/angry-birds-una-catapulta-al-exito/