Alojarse en el corazón de Hong Kong

Indigo es un hotel boutique de cuatro estrellas situado en el animado distrito de Wan Chai, convertido en uno de los sitios más cool de la ciudad. Diseñado en 2013 por el estudio de arquitectura Aedas con sede en Londres, su piscina ubicada en la azotea se puede ver en las alturas a más de 10 pies de la orilla del edificio. La parte inferior parcialmente acristalada permite a los nadadores mirar hacia abajo (si quieren) y a los transeúntes de la calle mirar hacia arriba (si ven bien de lejos).

Un dragón de bronce brillante creado con placas solares envuelve el exterior del Hotel Indigo® Hong Kong Island, totalmente integrado en la cultura y las tradiciones del vecindario. Los ventanales de las habitaciones ofrecen vistas panorámicas de Wan Chai en contraposición con otros detalles bien pensados, como las pequeñas figuras azules de su local de kung fu.

Su Skybar también es perfecto para disfrutar de las impresionantes vistas mientras que el diseño en azul eléctrico de su escalera se inspira en el grupo arquitectónico Blue House Cluster y en la animada vida nocturna de Wan Chai.

La decoración de su restaurante rinde homenaje a un tesoro del pasado: la antigua oficina de correos enfrente del hotel. El Cafe Post sirve un menú de platos locales con un toque moderno, como los Dai Pai Dong (“fideos de calle”).A poca distancia caminando podrás disfrutar de las tiendas, mercados, restaurantes, bares y el metro.Mucho antes de que las luces de neón iluminaran este vecindario, Wan Chai (“ensenada”, en cantonés) era un pueblito de pescadores.

Sin embargo, en los años 40, los marineros llegaron al puerto en masa, buscando el amor en los brazos de aquellas “Suzie Wong” que se apostaban en los bulevares, y con ellos llegó una intensa vida nocturna. Fue el comienzo de algo verdaderamente colorido: con el tiempo, los centenarios edificios de ladrillo comenzaron a yuxtaponerse con la arquitectura colonial asiática.

Hoy en día, hay edificios del siglo XIX con balcones azules, famosos por haberse pintado en los años 70, cuando el gobierno se encontró con un enorme excedente de pintura. Por todas partes pueden verse taxis, bicicletas y vendedores, cuyo ritmo y sonido forma el latido del corazón de este centro cultural urbano.

https://estilolexus.lexusauto.es/alojarse-en-el-corazon-de-hong-kong/