¿Nos vemos en el baño?

El baño es mucho más. Se transforma en un lugar para la reflexión, la belleza, la diversión, el relax, los juegos… o el encuentro.

Una familia por pequeña que sea no le puede dar la misma utilidad al baño que una persona que vive sola o incluso una pareja.

Hay quien hace de este lugar íntimo de la vivienda un rincón donde instalar su segunda oficina. Un accesorio como el revistero se convierte en imprescindible e, incluso una pequeña estantería, puede utilizarse para algo más que para colocar colonias y cremas. Un buen libro también tiene su lugar.

Un relajante baño, tras una jornada laboral agotadora, ayuda a liberar tensiones, si lo acompañamos de una buena música favorecerá la reflexión sobre aquello que más nos angustia.

Una cena entre amigas, una cita, el inicio de la jornada laboral, salir con el ‘look’ adecuado para cada ocasión es imprescindible para una mujer. Un lugar para las confidencias, para el ‘tengo’ y ‘qué me puedes dejar’.

Prioridades

Según una encuesta reciente de la firma Ideal Standard, mientras la mujer utiliza el baño para fines higiénicos y de belleza, el hombre hace de este rincón del hogar su segunda oficina e incluso de mini sala  para disfrutar de los videojuegos.

Pero el estudio no deja de apreciar que el baño también se convierte en una sala de diversión y de confidencias, especialmente durante una fiesta; una bañera lo puede transformar en una sala de reflexión, pero también de juegos si se trata del baño de los niños, y de aprendizaje cuando hay que establecer hábitos sobre la higiene dental o de diversión.

Ideal Standard, especialista en diseño del cuarto de baño, ha puesto en marcha este novedoso juego de saber para qué utiliza el baño cada consumidor y, de este modo, ajustarse a las necesidades de cada grupo específico de clientes.

 

Cambios

El baño es el refugio de cada día y el lugar imprescindible donde realizar el aseo diario. Las exigencias que tenemos en este espacio se van modificando a lo largo de nuestra vida. No tienen las mismas necesidades una familia de cuatro miembros, que una pareja o una persona que vive sola. Pero además es que también nos condiciona la edad, el género y la cultura.

Una pareja de edad avanzada prefiere una ducha que la dificultad que le supone introducirse en la bañera, incluso aunque su movilidad no sea reducida. El ajuste de las bandejas de ducha con Ideal Grip, se consigue con un revestimiento que reduce el riesgo de deslizamiento y ofrece una mayor seguridad.

Sala de diversión. Si tiene adolescentes en casa no necesita imaginarse en qué se convierte el baño en una noche de fiesta. Brochas, carmín para los labios, gomina para ellos…, peines y perfumes no caben sobre el lavabo. Espejo grande, multitud de sitios que aseguren un buen almacenamiento para no tenerlo todo por el medio y buenos materiales; colores intensos y llenos de vitalidad es lo que propone Ideal Standard en este tipo de espacios.

Sala de amor. Son muchos los encuestados que han declarado que el baño se convierte en un lugar perfecto para el encuentro en pareja, especialmente los que se sitúan en una franja de edad de entre los 21 y 30 años y también parejas con niños, deseando abrir un espacio a la intimidad.

Un entorno de privacidad que lleva al romance, para lo que la firma propone formas dinámicas en duchas con paredes más altas y vidrios más fuertes, que las transforman en un lugar atractivo y exclusivo, como los modelos Prestige y Tonic de Ideal Standard.

El baño es, sin duda, otro espacio de juegos más para los niños. La hora del baño es uno de los momentos del día que más disfrutan, mientras que la mañana y la noche les sirven para copiar actitudes de los adultos: aprenden e incrementan nuevas formas de aseo y les ayuda a pasar más tiempo con sus referentes principales: sus padres.

Los usos y costumbres del cuarto de baño se diversifican. ¿En qué apartado se incluye?

https://estilolexus.lexusauto.es/%c2%bfnos-vemos-en-el-bano/