¡Esta tarde, fiesta!

Vajilla de colores, banderines, guirnaldas y globos de lado a lado… Zumos de frutas, tarta de chocolate y merengue de fresa. ¿Qué celebramos?

Es posible que sea el cumpleaños de alguien, que pensemos en celebrar un bautizo o una comunión o simplemente queramos ir de fiesta. Cuando hay niños en casa, los fines de semana, las vacaciones o los días no lectivos se convierten en un órdago para los padres, que tienen que buscar mil y una maneras para entretenerles.

Los días de lluvia son una prueba más que pasar, y donde caben dos, caben ¿seis, ocho quizá? … y si dispone de espacio, incluso más. La idea que sus hijos y sus amigos encuentren un lugar de reunión y diversión y una merienda en casa puede ser ideal para  conocer con quiénes se relacionan.

Eso piensa, Marcela Coo, directora de la empresa de organización de eventos familiares ‘La fiesta de Olivia’, quien sabe bien que, de donde nadie está dispuesto a recortar totalmente su presupuesto en tiempos de crisis, es de la celebración del “cumpleaños de su hijo” o de cualquier otro acontecimiento vinculado a los más pequeños.

“A LOS PADRES LES SORPRENDE GRATAMENTE CUANDO, POR EJEMPLO, UNA FIESTA DE INDIOS Y VAQUEROS CAUSA MUCHA MÁS IMPACTO E ILUSIÓN EN UN NIÑO QUE UNA DE LOS DIBUJOS QUE ESTÁN ACOSTUMBRADOS A VER BOMBARDEADOS EN LA TELEVISIÓN Y EN LOS COMERCIOS CADA DÍA”.

“Sin duda, estamos volviendo a las fiestas que nos hacían nuestras madres cuando éramos niños”. Son encuentros en casa con la familia o con los amigos de los más pequeños. A veces, sin ningún motivo especial, aprovechando que llega el fin de semana. Momentos propicios para reunir a gente.

De la misma opinión es María Luz Catarroso, directora de “My Little Party”, quien indica que todo el mundo quiere cuidar los pormenores de una celebración especial, “a los niños les hace ilusión y a los padres también”. La conmemoración del primer cumpleaños es una de las más solicitadas, últimamente. Y, como se hacen en casa, se atienden más los detalles”, indica la especialista.

Con ello quiere decir que los colores desbordan la casa: globos, guirnaldas, banderitas, mariposas, payasos o pasteles, siempre bien combinados.

Como primer paso, prepare unas invitaciones para que quede claro día y hora y el motivo de la fiesta.

Fiestas temáticas

Desde ‘La Fiesta de Olivia’ sugieren que sea el niño quien elija la temática de su fiesta de aniversario, implicarle en la celebración ya será todo un regalo y un éxito para que todo se desarrolle en el mejor ambiente.

Ajustar el presupuesto disponible es prioritario para descartar sorpresas de última hora.

“Tenemos pedidos por internet de nuestros productos y ponemos mucho cuidado en la preparación de las cajas, de tal manera que eso mismo puede ser el regalo del niño o de la niña. Luego son los padres quienes decoran la casa con lo que han solicitado”, indica Marcela Coo.

“TODO EL MUNDO QUIERE CUIDAR LOS DETALLES DE UNA CELEBRACIÓN ESPECIAL, A LOS NIÑOS LES HACE ILUSIÓN Y A LOS PADRES TAMBIÉN. LA CONMEMORACIÓN DEL PRIMER CUMPLEAÑOS ES UNA DE LAS MÁS SOLICITADAS”.

Y añade que su propuesta se va ampliando más allá de las celebraciones puntuales e incluso tienen un paquete especial para cocinar con delantales personalizados, moldes y más accesorios.

Con imaginación

Las dos especialistas en este tipo de fiestas huyen de los personajes televisivos para amenizar con su imagen estos encuentros.

“Nos decantamos por la organización de fiestas temáticas como las de piratas, por ejemplo; o “I love pink”, la del rosa, que les encanta a las niñas”, comenta Catarroso.

En ellas, se pone la atención en que todo sea del mismo color o combinado con el tema elegido.

La intención es conseguir “algo más especial, original y que guste tanto a los mayores como a los niños. A los padres les sorprende gratamente cuando, por ejemplo, una fiesta de indios y vaqueros causa mucha más impacto e ilusión en un niño que una de los dibujos que están acostumbrados a ver bombardeados en la televisión y en los comercios cada día”, señala la emprendedora suizo-chilena Marcela Coo.

Las mesas montadas estilo buffet son muy prácticas, tanto si tenemos espacio como si no. Así, la fiesta toma un dinamismo que de otra manera no tendría y en cualquier momento nos podemos aproximar para tomar otro refresco o degustar un nuevo pinchito.

La piñata y los juegos para divertir a los más pequeños son fundamentales, en especial si no dispone de espacio exterior donde puedan correr y desfogarse.

Y para el final, un recuerdo para los niños invitados siempre resulta una grata sorpresa.

https://estilolexus.lexusauto.es/%c2%a1esta-tarde-fiesta/